Gran Torino

 

Erróneamente llamada obra menor en la extensa filmografía y tras la ultima etapa gloriosa que esta viviendo Eastwood. Banderas de nuestros padres, Deuda de sangre, Space Cowboys, El principiante o el Sargento de hierro (por mucho Highway que haya) si que son obras menores.

Lo que más le va a pesar a esta cinta son la cantidad de tópicos presentes desde el inicio y parte del desarrollo de la película. A eso hay que sumarle la cantidad de tópicos presentes en los últimos films de Clint Eastwood, la sensación de perdida, la dualidad y guerra constante que tiene con la fe, llenar el vació interno y encontrar una razón por la que seguir adelante… prácticamente nada de lo que se ve en esta película ofrece una novedad realmente importante en comparación a lo que nos ha ido ofreciendo el bueno de Clint en sus últimos años.

Mucho se hablo al principio de la posibilidad de que esta película fuera una nueva entrega de Harry Callahan. Puede que fuera perfectamente un rumor interesado. Y es que durante la primera media hora de película, media hora que se abre con el funeral de la mujer de Walt Kowalski (Clint Eastwood), creemos asistir, no al retiro de Harry Callahan, sino al Thomas Highway.

Los gruñidos, mala leche, y su condición de ex combatiente en Corea hace que irremediablemente nos acordemos de nuestro querido 0X2. Por suerte, hay pequeñas pinceladas de información que directamente hace que rechacemos esta opción. Lo que nos queda un fantástico espécimen que básicamente esta medio abandonado por su familia, que quiere quedarse rápidamente con la herencia, que tiene tintes racistas y xenófobos, y que es un cascarrabias de mucho cuidado. Vamos, un papel diseñado por y para Clint Eastwood.

Primeramente la gran preocupación de los hijos de Walt, es si su padre estará bien en el vecindario. La razón no es otra que el vecindario se ha ido poblando de familias de otras etnias, y conociendo como conocen a su padre la preocupación esta fundamentada. Lo único que quiere Walt es que lo dejen tranquilo. Quiere beber sus cervezas en el porche junto a su perra, y poder refunfuñar sobre como todo se va a la mierda.

Viendo el trailer de la película quedan muy claras las intenciones de la misma. Y las intenciones que se ven, el leit motiv de la película, tiene tanta credibilidad que decir que "Million Dollar Baby" es una película que trata sobre el boxeo.

Difícilmente puedo hablar y desarrollar mas la critica de la película, así como los demás matices (que yo he visto, que no es lo mismo a que estén con total seguridad) sin destripar nada.

De la dirección poco hay que decir. Pocos directores pueden rivalizar con Eastwood. Parece que siempre vaya aprendiendo y siempre tenga ganas de más. La dirección es impecable. Y es el único apartado en el que perfectamente podría haber estado Clint Eastwood nominado al Oscar.

Los actores todos cumplen perfectamente con su cometido. Pero esa es la principal pega de la película. Seguramente Eastwood ha querido hacerse un homenaje, y aquí es el dueño de la función. No es una critica hacia él o su actuación, ya que él mismo sabe cuales son sus limitaciones y sus capacidades. Pero, eso impide que se construyan otros personajes que sean realmente interesantes. Todos en general están muy bien, y los que tienen que aportar un poco mas que los demás (aunque siempre a la sombra de Eastwood) cumplen a la perfección.

La música, como la historia y la película es pequeña pero grandiosa. Siguiendo con el homenaje que se dedica a sí mismo, Clint se pone tras la guitarra para cantarnos junto a Jamie Cullum una vez aparecen los créditos.

Y detrás de todo ello, esta el Gran Torino, el Ford Gran Torino edición del 72.

Gran Torino, una historia pequeña, donde Clint Eastwood se mueve como pez en el agua. Donde gustara a los fans del director, y a los detractores les puede parecer una obra menor a tenor de lo que ha ido ofreciendo en sus últimos años. Pero la película es una lección. Para todos. Y aunque puede que no llegue al nivel de sus mejores obras (tiene momentos en los que llega, pero la película en si no se mantiene al nivel), no significa que no sea muy recomendable verla (porque lo es).

Toda la película huele a despedida, historia, actuación, música… y es que parece ser que esta puede ser la ultima vez que actúa. Es un homenaje que puede permitir hacerse. Y aun así, es una lección magistral de como hacer una película para el lucimiento personal.