Ni Burradas ni Gafapastas: Saw VI

La verdad es que yo no soy muyaficionado a este tipo de cine. Ni me parece un genero propiamentedicho, puesto que no es terror, ni me entusiasma ninguna de lassituaciones que aparecen en pantalla. Pero una calificación del tipoX para esta película llamó mi atención El resultado deriva a unacritica enfocada en tres aspectos: el de la película en si misma, lapolémica del gobierno, y ese maravilloso concepto explicado de formamagistral en un capitulo de Boston Legal, el schadenfreude.

Schadenfreude, es el placer quesentimos ante la desgracia o sufrimiento de los demás (vamos adejarlo así, con esta definición mínimamente aceptable). Delalemán, schaden, daño, lesión o perjudicar y freude, placer oalegría Para mi es un concepto clave, puesto que es la única formaque yo tengo de comprender como es posible que lleven seis partes deesta saga, y que la gente vaya a verla y demande mas y mas.

Este “sentimiento” forma parte denuestra naturaleza. Negarlo no lleva a ninguna parte, solo es noquerer ver algo que siempre ha estado ahí, que en mayor o menormedida y sobretodo con mayor o menor gravedad, forma parte inclusodel día a día Pero yo siempre he creído que para que eso secumpliera, uno de los mas importantes factores de la ecuación debíaser que la persona afectada fuera “conocida”. Una buena prueba deello, siempre ha sido lo bien que se lo pasan las masas (y tambiénmuchas veces nosotros como elementos individuales) creando y alzandoídolos y luego hundiéndolos en la miseria.

Todo esto lo menciono por una sencillarazón Durante el ejercicio de casquería gratuita variada quepropone la película, he intentado pensar que “atractivo” le vena esta saga. Y si tuviera que aplicarme el cuento a mi mismo, larespuesta seria la del schadenfreude. ¿Que placer me proporciona vertodas esas burradas sin sentido? Ninguna, pero en un sano acto deimaginación, imagino que mas de uno (yo incluido) cambiamos al pobredesgraciado que esta a punto de ver destrozado por una de las“ingeniosas” trampas de Jigsaw, por uno de nuestros jefes o exjefes que hemos tenido en el ámbito laboral.

El problema de “mi método”, es queuna vez vista una trampa el interés se diluye completamente. Miinterés se convierte en nulo una vez he tenido una válvula deescape a las cabronadas que puedo haber pasado. Y es entonces cuandodesgraciadamente me quedan 80 minutos de película por delante. Nohay ningún “fin” concreto con estas películas Como con lasanteriores, ves como una serie de cabezas de chorlito (víctimas,policía y malos) se dedican a cumplir con todos y cada uno de lospronósticos de Jigsaw, que incluso muerto es capaz de preparar todaslas movidas. Todos caen con sus juguetitos, sangre a montones, y girofinal con el que torcerte el culo.

Imágenes desagradables y de mal gustohan estado presentes en todas y cada una de las partes de esta saga,sobrevalorada en exceso en mi opinión. La poca coherencia, malasinterpretaciones y guiones preparados en los momentos en los que losguionistas se sentaban para cagar no han cambiado. Y lo que sepropone en esta sexta entrega es mas de lo mismo. Alguna situacióncon posibilidades de ser interesante. Y un inicio de película querealmente me ha parecido que podría revitalizar la saga, por parecermas paródico que serio.

Tobin Bell con el papel con el que serarecordado, intenta destacar un poquito. Ese aire de profeta seguroque a los seguidores de la saga les puede gustar. Pero no deja deparecerme todo un papel e idea sobre explotada de John Doe (se7en).Desde aquí, yo animo a los productores a que hagan el crossoverdefinitivo. Jigsaw contra John Doe en un concurso de juegos macabros,y como big boss a Hanibal Lecter. A ver si hay huevos contra Hanibalel caníbal (que se que no pinta nada aquí, pero como malo esta enuna liga muy superior).

¿Es en definitiva justificable lacalificación X de esta película? Como calificación no me suponeningún problema en absoluto. Quedaros con la idea. Calificación X.Eso implicaría, que los menores no pueden ver la película ¿Suponeeso un problema? Sinceramente, desde luego para mi no. El problemareside en que la proyección de una película calificada como X solopuede ser vista en salas X. Ese es el verdadero problema, no que loprohíban a menores.

Yo estoy completamente seguro quedándole un poco al seso podrían haber calificado la película comotal y estrenarla en las salas. Pero eso implicaba que los cinesfueran los que tuvieran el deber de regular quienes compraban yentraban en las salas. Aparte que eso implicaba una competenciadirecta a uno de los grandes estrenos del cine español del año. Yclaro, hay cosas que no deben permitirse. Quitarle competencia a losproductos patrios si. Incentivar la pirateria con las películasextranjeras, cuanto mas mejor. Todo sea para decir que este año laproporción entre visionados de películas nacionales y extranjerasse ha reducido. Un gran éxito.

 

Seguro que es menos criticable que lashijas de los ministros y ministras vean esa película española (yque por ello debe ser de autor) llamada “Mentiras y gordas”. Unapelícula un poco menos grave que si fuera pornografía infantil.Solo es el concepto de pornografía pre adulta, o pornografíaadolescente. Algo muy lícito para la academia. Coger actores queaunque sean mayores de edad son reconocibles por papelesadolescentes, en institutos de adolescentes para una película sobrela “juventud”. Juventud, que termino tan ambiguo que nodiferencia adolescencia con veinteañeros.

P.D. Si que ha dado de sí lo que parami es una chusta de película