Ni Burradas Ni Gafapastas: Toy Story 3

Se abre el telón y vemos a Laxo, la genial mascota de Pixar anunciándonos que empieza la función con uno de esos grandiosos cortos con los que nos tienen acostumbrados esta compañía. Curioso este corto, que aun siendo buenísimo, personalmente lo encuentro un poco por debajo de “Presto” y “Party Cloudy” que son los más recientes (algún día tenía que pasar que no se superaran cada vez con sus cortos antes de una película) pero que aun y así, es toda una declaración de intenciones de Pixar.

Empieza la película y lo hace dando una buena y sonora ostia. ¿El poder de la imaginación? Pues dame dos o tres cazos. Una buena muestra de las “películas” que nos montamos los niños cuando somos pequeños. Donde este la imaginación que se quite todo lo demás. Si, de pequeños seguramente éramos así. Ahora mirad en lo que nos hemos convertido (y no lo digo porque ahora seamos más grandes, gruñones/as y en algunos casos peludos/as… que también).

 

Este prologo con el que empieza la película es un homenaje a la primera Toy Story. Y justo después de este fragmento, empieza la película poniéndonos en situación. Han pasado quince años desde que se estrenó Toy Story. En el momento de su estreno es posible que muchos de los aquí presentes tuviéramos una edad similar o no demasiado alejada a la de Andy, el dueño de los juguetes que protagonizaron las dos primeras películas.

Andy ya se ha hecho mayor y tiene que ir a la universidad. Lógicamente eso significa que ya no tendrá mucho tiempo precisamente para estar con juguetes. La cultura americana nos ha enseñado que en la universidad necesitara mucho tiempo para follar y beber estudiar. Por lo que será importante que tome una decisión respecto a Woody y Buzz, sus queridos juguetes, que han vivido tiempos mejores y ya no saben qué hacer para llamar la atención de Andy.

 

El drama, porque el inicio de la película es un drama, que viven los juguetes es que Andy se ha hecho mayor, y no juega con ellos. Ellos se sienten abandonados y van a tener que ver como el niño que antes jugaba con ellos se va a ir. Al final, por cosas del destino y porque lo han anunciado en trailers y sinopsis varias, acabaran en Sunnyside, una guardería donde podrán hacer felices a muchos niños.

No se tarda en saber que el mundo idílico y casi sectario que parecía la guardería se convertirá en una pesadilla para estos juguetes. Y si, es una pesadilla, creedme que el tráiler solo muestra una pequeña parte de las cosas que pasan, no es nada comparado con lo que se verá en la película. Por lo que viendo el panorama, los juguetes no tardaran en decidir que la mejor opción es escaparse de ese infierno.

 

Estas son las premisas básicas y simples de la película. Más no voy a contar porque para un tráiler que por fin presenta en un 99% escenas del primer tercio de la película sin destripar más de lo necesario que menos que respetarlo. Solo comentaros que han sido 103 minutos completamente fantasticos. De principio a fin. Y Que pone, o que debería poner, el broche final en una de las mejores trilogías que hasta ahora he visto. ¡Y vaya final!

Mis expectativas eran bastante moderadas. Habiendo visto Toy Story 2 hace poco gracias al oportunismo de la televisión y ante la impresión totalmente innecesaria que me causaba una tercera entrega de esta saga, solo esperaba que por mucho Pixar que fuera, me encontrase con una película del nivel similar a su segunda parte (que ojala el 80% de las películas estrenadas al año tuvieran un nivel similar). Mi sensación era que Pixar esta vez cumplía su cupo anual de estrenos con una película para hacer bulto.

 

Pues al final resulta que ni hacer bulto ni cumplir su cupo anual con un estreno de menor calidad. Personalmente esta entrega de Toy Story se acerca al nivel de Ratatouille, o lo que es lo mismo, está a un nivel muy cercano a la que yo considero que es la mejor película infantil hasta la fecha en animación digital (y en animación… ahí está, luchando codo con codo con los clásicos).

Lo mejor de todo, es que esta película sobre los juguetes, en mi opinión se dedica a balancearse muy sutilmente/peligrosamente sobre esa línea divisoria que yo considero que son las películas de animación infantiles de hoy en día (Ratatouille, Buscando a Nemo, las anteriores Toy Story…) con las películas de animación “sin más” que son Wall-E y Up (y que para mi compiten en otra liga, básicamente porque yo las trato como si fueran otro genero).

 

¿Qué tiene esta película para que la haya subido hasta lo más alto de mi top? Tiene sentido del ritmo, una narración impecable, emoción, tensión (si, tensión), escenas en las que todas y cada una de ellas tienen importancia en el desarrollo de la trama, un villano con trasfondo (repito, ¡un villano en una película de juguetes!), humor, homenajes a sus anteriores películas y a clásicos cinematográficos, y una carga emocional elevadísima.

En el apartado del humor comentar que tanto pequeños como mayores lo pasaran en grande (aunque en mi sesión nos lo pasamos bastante mejor los mayores). El uso del humor no se plantea “porque si”. Hay momento para todo. Y en algún que otro momento se usa hábilmente para maquillar situaciones que en realidad no tienen ni puta gracia (ahí un niño no creo que lo entienda).

 

A nivel de personajes todos tienen su momento. Entre las nuevas incorporaciones, para respetar un poco a quienes no la hayan visto comentare solo a dos, destacan Barbee y Ken. Sus frases y su relación son un gran añadido. Y no, no diré que aportan frescura, porque la película en ningún momento decae ni da sensación de necesitar en ningún momento oxigeno para el espectador (¿pullita para las secuelas de Ice Age y Shrek?).

En la dirección esta Lee Unkrich, codirector de las películas de Pixar “Monstruos S.A.” y “Buscando a Nemo”, casi nada. Suya es la gloria en esta ocasión (al menos por mi parte). Mano firme y pocas florituras en la dirección. Momentos que te dejan con el culo torcido. Y momentos emotivos que casi hacen que un servidor derramara una lagrimilla. Desde luego, a los niños les gustara, pero a los que vimos la primera Toy Story hace quince años esta película será algo mas especial.

 

¿El 3-D? Es un elemento más que está ahí, no da sensación de estar puesto por estar (lo entenderéis si veis el tráiler de unos tipos bailando antes de la película). Se aprovecha de una forma muy natural la profundidad en la película. ¿Necesario para disfrutar de la película? Bajo ningún concepto, puede que así se vea un poco mejor y luzca mas, pero la película no depende de este elemento para que sea todo lo buena que es.

La única trampa que le puedo encontrar a la película es que es una tercera parte que bebe de las dos películas anteriores para crear el “vinculo emocional”. Sin las dos anteriores no sería lo mismo para mí. Y sin que eso sea malo, si que magnifica la historia. Pero ahí reside la gracia de la película. Es, o debería ser una despedida ya de esta saga para Pixar. Personalmente creo que es la mejor de la trilogía. Un fin de saga esplendido. Y una gran despedida de todas sus aventuras. Y con un gran sabor de boca, se cierra el telón.

 

Ni Burradas Ni Gafapastas: Eclipse (si, el de la saga Crepúsculo)

Dirección: David Slade (vendiendo su culo al mejor postor)
Guión: Melissa Rosenberg (haciendo el esfuerzo de su vida en la adaptación y ha salido igual que las otras…)
Reparto: Kristen Stewart (cada día mas desganada), Robert Pattinson (arrepentido de haber firmado por esta saga), Taylor Lautner (encantadísimo de conocerse a sí mismo), Bryce Dallas Howard (que cae en picado desde "la joven del agua")
Fotografía: Javier Aguirresarobe (ya que sale uno de los nuestros lo menciono)

Siendo esta la tercera vez que veo la misma película, aunque se empeñen en intentar engañarnos con los títulos para hacernos creer que son películas distintas el primer Crepúsculo, Luna Nueva y esta última, Eclipse, me veo con ánimos de volver a hacer una pequeña reseña de lo que es sin duda e inexplicablemente un fenómeno, pasajero por supuesto… pero fenómeno cinematográfico del momento al fin y al cabo.

Pero bueno, lo importante. Novios del mundo que se vean obligados a ver esta película acompañando a sus novias por ese contrato vinculante que es el de ser “novios”. Tranquilos, esta película, por mucho que yo haya leído en otras partes (y puede que vosotros también), no es un bodrio aburrido e infumable como la segunda y la primera película. Esas son las buenas noticias, hemos pasado de una castración brutal a cuchillo a castración química.

 


Imagen novedosa y nunca vista

Se ha cambiado un poco la forma, aunque todo sea gracias a que “lo que pasa” es un poco mejor o un poco más interesante en esta tercera entrega que en las anteriores. La idea de que una aquelarre de vampiros vaya a atacar a los protagonistas con la esperanza de que se acabe por fin esta saga es esperanzadora, irreal, pero esperanzadora.

El problema es que antes de tener esa “esperanza”, y tal y como pasa en los libros, hay media película por delante que es prácticamente igual que en las anteriores. Un aburrimiento insustancial que solo se ve mejorado gracias a que esta vez no hay que hacer ningún tipo de presentación, y porque hay algún que otro pique entre los lobitos y los chupasangres. No es gran cosa, pero ya es una mejoría.

 


Si esperabais que lo pusiera sin camisa lo llevais claro

 

Como protagonistas están los de siempre, mas alguna que otra incorporación de "peso”. Bella sigue siendo una muñeca de trapo que no pinta casi nada. Es la protagonista, se supone que tiene poder de decisión, pero si ella representa que es el nexo de unión entre la espectadora y la película yo me sentiría preocupado. Su papel de psicótica enamorada y cegada tiene tanta pasión y sentimiento como una sobredosis de morfina. Solo da muestras de estar con vida cuando no están presentes sus dos caballeros andantes y comparte escenas con su padre (o lo que es lo mismo, una o dos veces en toda la película). Como os he comentado, hay cierta mejora.

Robert Pattinson sigue arrepintiéndose de haber firmado por esta saga tan comercial, y no hace el menor esfuerzo en cambiar sus tres únicos registros en toda la película. Cara seria, media sonrisa, y sonrisa entera. Y todos con un mensaje subliminal de “follame” cada vez que sale en pantalla. Taylor Lautner como Jacob sigue encantadísimo de conocerse a sí mismo, y en más de una ocasión está a punto de masturbarse delante de un espejo mirando su propio reflejo. Yo desde aquí pido una versión del director en el que cada vez que salga su personaje suene esta melodía.

 


El mas inteligente es el padre, que se infla a cerveza

 

Como novedades destacadas están el director David Slade, que llego al súmmum de la tortura psicológica con Hard Candy, y la actriz Bryce Dallas. Esta ultima intentando asomar el hocico en producciones de este calibre para que le vuelvan a dar trabajo. Y eso que a mi “la joven del agua” me gusto. Del director poco que decir, con el nuevo material podía mejorar a sus antecesores, y viéndolo en perspectiva la verdad es que no ha hecho un gran trabajo.

Comentaros también, amigos masculinos que os veáis obligados a ir a ver esta película, que si bien el tráiler os muestra una batalla épica entre vampiritos y hombres lobo, la realidad es dura y bien distinta. La pelea entre los dos osos polares en “La brújula dorada” era mejor y más brutal. Imagino que las más puristas estarán contentas porque es bastante fiel al libro. Yo no creo que la fidelidad en una adaptación (o traslado casi diría yo) a la gran pantalla sea sinónimo de éxito. Son diferentes medios. Y si los libros ya de por si tienen momentos anodinos… solo queda vengarse yendo a ver “The Expendables” e “Inception”.

 

 

Quien disfrute con las aventuras de la muñeca de trapo, del vampiro “follame” y el lobito “que bueno que estoy” mejor. Yo por mi parte solo puedo decir que entre esos “tour de forcé” que son sus interpretaciones, esos diálogos e intensidad entre los participantes (que ni punto de comparación con la escena de la “declaración” de Madmartigan y Sorsha en Willow, que la vi el otro día y aun con todo lo cachonda y gamberra que es la escena les da diez vueltas a estos cachorros) y la seriedad con la que se toma a sí misma la película, voy a cerrar la reseña con una frase de una de las criticas que tiene filmaffinity sobre la película. Es el mejor resumen posible. Bien por Bélica, autora de la crítica que tiene como cabecera la frase de más abajo.

 

“¿Oh Bella, me quieres? -Sí, pero el otro me pone cachonda”

 

La vieja guardia

Quien en una librería conoce a alguien a quien le apasiona un género, lo conoce, lo lee, y pone todo su conocimiento en ayudarte en escoger un libro, tiene un tesoro de incalculable valor. En la librería Maite Libros tengo un compañero lector, que en realidad es compañero de todo aquel que entra en la librería, en la sección de ciencia ficción y fantasía. De su conocimiento descubrí en menos de un año dos obras, una de ciencia ficción y otra de fantasía, que se han elevado en mi top personal de libros favoritos.

La recomendación de la vieja guardia fue gracias a una descripción muy resumida y escueta de la premisa que te presenta el libro al inicio, junto al tipo de lectura a la que me iba a enfrontar (y que en este caso ya que está narrado en primera persona, sería el "como" me presentan los hechos y pensamientos). Y por supuesto, una mención al escritor del libro, el hasta entonces desconocido para mi John Scalzi.

 


John Scalzi es el tio del centro… el que saca la lengua con lujuria… a su lado, Patrick Rothfuss, el tio que ha hecho el libro mas cipote que he leido en los ultimos años (el nombre del viento).

 

De John Scalzi poco voy a decir, desconozco bastante a este hombre y solo he leído dos libros suyos. Pero su primera novela publicada y finalista de los premios Hugo a la mejor novela en el 2006 es "La vieja guardia", el libro que hoy voy a comentaros. No es que el premio Hugo a mi me influenciara (ni intento que os influencie) porque en mi caso no es indicativo de nada, sino que se lo digan a Dan Simmons, del cual no he podido acabarme ni uno de sus libros.

Fue así, como una vez hechas las presentaciones pertinentes (os acabo de explicar las fases por las que pasamos cada vez que me recomienda un libro) me tocó decidir a mí. Yo soy consciente de la dificultad que tienen para mi algunos libros, y del tipo de lectura que yo quiero o aprecio. Lo que hizo que finalmente inclino la balanza e hizo que apostara por este libro, fue la palabra "gilipollas", un término que ya os comentare más adelante (no porque necesitéis saber la definición, sino por el contexto).

 

Arte conceptual de Alexander Preus, que no pinta nada en la novela pero queda bien.

 

Y es entonces cuando por fin conocí a John Perry, el protagonista de la novela. En un futuro no especificado, John Perry se encuentra ante la tumba de su difunta esposa. Perry, está a punto de tomar una decisión que junto a su mujer acordaron unos cuantos años atrás, y es la de alistarse en el ejercito. Si, alistarse en el ejército. Pero no en el ejercito que todos conocemos, sino a un ejercito un poco especial, uno que exige que como mínimo hayas cumplido los setenta y cinco años de edad.

¿Un ejército de abuelos? Bueno, si la FDC (Fuerzas de defensa Coloniales) quiere tener un geriátrico como fuerza de defensa no es problema suyo. John Perry tiene setenta y cinco años y ha decidido seguir los pasos que tenían planeados él y su esposa. Él realmente no sabe como de útil puede ser un anciano, pero tiene la oportunidad de viajar al espacio y conocer nuevos mundos coloniales. ¿Que le impide dejar su pasado atrás y poder ser de utilidad para la humanidad?

 


ahora de John Han, de alguna forma tengo que llenar la entrada.

 

Este es el inicio de una novela muy interesante en el que podrían diferenciarse tres partes en el mismo libro. La primera y la mejor parte del libro es la del proceso de reclutamiento hasta que se inicia el entrenamiento. A partir de ahí se empieza a desarrollar el grueso del libro hasta lo que algunos llaman (yo nunca he usado el termino y bien podría equivocarme en la utilización) una ópera espacial o como me ha indicado un invitado en una de sus respuestas opera espacial militar (cabe la posibilidad de que su termino sea bastante mas correcto que el que yo he usado, pero suelo morir con mis ideas xd) , que sería la última parte del libro.

Durante todo el libro iremos conociendo personajes y la relación que tienen con Perry, planetas nuevos, nuevas razas alienígenas, fuerzas especiales, ataques, emboscadas… no faltara acción en esta aventura, que se nos será narrada siempre desde el punto de vista y la experiencia de un hombre con setenta y cinco años a sus espaldas. Y vamos si se nota esto último. A sus años no está para tonterías, y cuando le dan su "ordenador personal", no se le ocurre otra cosa que llamarlo "gilipollas" (es curioso como las pequeñas cosas acaban haciéndote decidir según que cosas ¿no?).

Y lo mejor de todo. Se nos presenta una historia solida y nada descabellada. Que tiene una fácil lectura y no te lía demasiado la cabeza. Bien escrito. Con trescientas páginas. Si, repito. Trescientas páginas en las que se cuenta una historia de principio a fin. Donde no hay nada que sobre, e incluso desearías que tuviera unas cuantas páginas más. Un libro que esta vez, si que os recomiendo a los que os gusta el género. Adentraros en este nuevo universo, no hay nada de lo que arrepentirse.