Castlevania: Lords of Shadows

 

Cuando un juego tiene una demo, es muy fácil hacerte a la idea de que es lo que tienes delante. En este caso, que era un clon del God of War más rancio y con menos enemigos estaba claro. Y es acertada en mi opinión esa impresión del juego. Durante los dos primeros capítulos del juego, exceptuando un par de ocasiones contadas, a mi parecer no solo no le llega a la suela de los zapatos al God of War, sino que además no puede ni competir contra el Dante’s Inferno.

No es de extrañar, al menos en mi opinión, que muchos jugadores se pusieran como se pusieron al jugar la demo. Mas por mala que por otra cosa. Yo entiendo que con una demo no te puedes arriesgar a poner toda la carne en el asador, pero sí que creo que deberían ser más cuidadosos a la hora de mostrar algunas de las virtudes del juego. Y aunque esta no es la ocasión para hablar de las demos, sí que me parece oportuno mencionar que una mala demo puede echar para atrás a más de un jugador interesado.

A quien le gusto la demo no creo que haya impedimento alguno para hacerse con el juego. A mí me dejo tan mal cuerpo, que decidí que era carne de alquiler. El único problema que le vi, es que hasta una vez pasados los dos primeros capítulos, el juego no “despierta”. Hasta ese momento son fases muy cortas, con poco ritmo, con dos puzles mal contados y un par de situaciones muy interesantes pero que aparecen demasiado pronto en el juego.

En realidad, lo comentado en el párrafo anterior parece mucho más de lo que es. Vale que durante esos dos capítulos yo me subía por las paredes y por momentos me daba pereza seguir jugando. Yo lo atribuyo a mis gustos personales. No había nada “malo” por así decirlo. Pero eran unas fases que a mi parecer eran un tanto aburridas, faltas de ritmo, con pocos enemigos para mi gusto (acostumbraros a ver vuestro contador de muertes con cincuenta o sesenta muertes en cada nivel), sin grandes posibilidades de exploración, plataformas ridículas, y sobretodo aun estaba asimilando que el enfoque era el de un Hack and Slash (yo soy de la opinión que un enfoque más de aventura habría estado mejor).

Por eso, y sintiéndolo mucho por vosotros, voy a seguir malgastando el tiempo antes de seguir comentando más cosas sobre el juego. Creo que es imprescindible destacar que no debéis dejaros llevar únicamente por la demo del juego. Es más, yo recomendaría que ni la probarais. Podríais llevaros una percepción completamente errónea del juego. He leído, con cierta diversión por mi parte debo admitir, bastantes opiniones basadas únicamente en la demo que lleva poco tiempo disponible. Y sacar conclusiones de este juego en base a la demo, da como resultado una opinión tan pobre como la descripción que he dado yo en mi primer párrafo.

Si, esas son las impresiones que me causaron. Sí, creo de verdad que si la tónica de los dos primeros capítulos no hubiera mejorado como creo que lo han hecho los posteriores, estaría aquí machacando sin compasión a este juego. Sin grandes defectos visibles y basados únicamente en mi gusto personal, habría suspendido el juego porque no me ofrecía nada interesante. Afortunadamente, el juego tiene bastante más que ofrecer, y yo recomendaría que cualquier opinión basada en la demo fuera descartada inmediatamente, ya que ambas (opinión y demo) son inexactas y no representan al juego.

Tal vez lo primero y más llamativo del juego haya sido su jugabilidad. Yo he tenido una lucha interna (que por cierto, gane yo, como era previsible) sobre el sistema jugable que ofrecía. A ratos es un hack and slash, a ratos un juego de plataformas y a ratitos un juego de lógica y habilidad. Y en algunas fases, son las tres cosas a la vez. Nada nuevo bajo el sol, una jugabilidad basada en pedazos de otros juegos, cuyo mayor defecto en mi opinión es que hayan niveles cortos en los que únicamente tengas que resolver puzles, ir saltando de un lado a otro, o matando a todo bicho que te encuentres sin alternar las mecánicas.

No es nada revolucionario en el género lo que tenemos entre manos. Pero sí que es revolucionario para los Castlevania. Y teniendo en cuenta los antecedentes desde que se dio el salto a las 3d, creo que no solo hay que estar satisfechos con el resultado, sino contentos de que se pueda realizar de forma notable la unión de una serie de elementos que permite a la saga volver de forma solida en el panorama videojueguil. ¿Mejorable? Sin duda alguna. ¿Pero acaso este retorno no permite ver el futuro de la saga con mucho mas optimismo? Yo por mi parte creo que sí.

Está muy claro que el God of War ha dejado huella (cámara incluida). Pero a mi modo de ver, declarar que es un clon este Castlevania, y más después de haber finalizado el juego, es totalmente incorrecto. Y a no ser que en el God of War 3, se haya rebajado bastante la proporción combates-plataformas-puzles, yo diría que en lo único que se parecen es en el sistema de combate y algún que otro quick time event. El enfoque aquí es de luchar un poco (aunque como dije, cuarenta o cincuenta enemigos por nivel me parecen pocos en comparación), dar brincos como en el Prince of Persia (que aquí sí que acepto comparación, pero con un Prince y un God of War me parece de risa), resolver puzles donde la lógica será tu mayor aliado, y permitirse el lujo de fantasear un rato con el Shadow of The Colossus.

Todo lo anterior será bajo un diseño artístico muy bien realizado y con una calidad grafica muy solida. Yo no sé como habrá sido para otras personas, pero en mi partida puede que tuviera solo un par de ralentizaciones y aun gracias. En cambio sí que me llamo la atención que en un par de videos un personaje traspasara un pedrusco, o que haya alguna animación in-game en el que acciones alguna palanca con el poder de la mente, porque lo que se dice coger físicamente el mecanismo no lo coge.

También destacar, aunque de forma menos positiva esta vez, los bordes invisibles de muchos caminos. No es que no los haya en multitud de juegos. Haberlos haylos. Pero en esta ocasión, debo decir que yo, que no soy lo que se dice un gran ejemplo de observación en estas cosas, me di cuenta de que hay barreras invisibles un tanto absurdas. Nada grave desde luego. Los personajes están bien realizados, todos tienen lo que se puede decir un buen aspecto. Todos menos Ramírez (ya sabéis de quien es la referencia, o sino ya lo veréis), que extrañamente se le ve un poco más pobre que el resto de personajes que aparecen. Y digo extrañamente porque es lo más parecido a un actor secundario que hay en todo el juego.

En cuanto a la historia, creo que el que hayan tantos niveles le hace un flaco favor al juego. Corta en muchas ocasiones el propio ritmo del juego como el de la historia, y tras varias decenas de niveles yo me voy con la sensación de que fácilmente se podría haber prescindido de varias hojas que el narrador nos lee al iniciar un nivel (aunque también puedes leerla). Las cinemáticas resultan más útiles que los epílogos de cada fase. No son excesivamente numerosas, o al menos no demasiado numerosas si tenemos en cuenta que supervisando esta Kojima.

Sobre el propio contenido de la historia, bueno, es simplón. Lo suficientemente interesante como para que te interese seguir, y sin demasiadas lagunas como para considerar que te toman el pelo con lo que te cuentan. No es una historia ni un libreto que se te quede grabado a fuego. Se tome enserio a sí misma, pero tampoco cae en el ridículo. Lo justo y necesario para tener un pretexto tirar adelante. Aunque en algunos momentos, los oportunos en mi opinión, la historia sube en intensidad dándole un oportuno toque dramático. La única pega, es que a media aventura fácilmente intuyes el final.

Mención aparte merece el apartado sonoro. El doblaje suena como si los actores contratados estuvieran entre aburridos o desconociendo que están doblando un videojuego. No lo hacen mal, solo que para mi gusto cumplen de forma justita con su cometido. En cambio, y para sorpresa mía, que no soy muy dado a comentar el apartado, la banda sonora me ha gustado muchísimo. Sobre todo una en concreto que me recuerda a la carga de los Rohirrim en el señor de los anillos. Muy épica y muy bien puesta cuando yo la escuche.

Y la suma de todos estos elementos (y otros tantos que no habré mencionado porque no llego a mas y porque os estoy clavando una chapa de campeonato) nos da como resultado este Castlevania, un juego divertido, lo suficientemente interesante como para que no te aburras en ningún momento y no sientas pesadez por ir haciendo lo mismo fase tras fase. Regulable gracias a sus diferentes niveles de dificultad y al porcentaje que te sale al acabar cada nivel.

Es probable que no haya sido el juego esperado o deseado por algunos. Yo directamente esperaba algo un pelín más diferente. Incluso casi me deje llevar por esa pésima demo. Pero que me quiten lo bailado. Me lo he pasado muy bien. No tendrá ni los mejores gráficos del mundo ni los dos mejores capítulos con los que empezar un juego, pero diversión tiene un rato. Por situaciones no será.

 


 

P.D. Y por supuesto felicitar a MercurySteam, que se merecen ser el foco de atención durante algún tiempo. Todo lo que no fuera un juego malo o regulero era bien recibido, y ya que somos una industria de tan larga tradición en esto de hacer videojuegos, me siento encantadísimo de leer tonterías de si se merece un número menos o un número más en la nota, o chorradas sobre el doblaje.