Silent Hill 2, el Descenso a los Infiernos

¡ATENCIÓN! Contiene SPOILERS, como siempre (que para eso soy la Tia de los Spoilers)

Voy a dedicar esta entrada de mi blog al juego que considero el nº1 en el ranking de Top Ten de mis juegos favoritos, porque creo que, estando dedicado el blog casi exclusivamente a los survival horror, era de justicia dedicarle una.


Carátula americana del juego, como siempre mejor que la europea.

¿Qué es lo que hace a este juego ganarse el corazoncito de todos los videoadictos que caen en la tentación? Nuestro compañero komodo_84, en su excelente entrada Silent Hill 2 ¿El survival perfecto? planteaba la cuestión, pero siento discrepar con él. Para mi, Silent Hill 2, como juego, no es el survival perfecto. Como juego, tiene muchas carencias (fallos de jugabilidad, control, cámaras, gráficos,…) y si entendemos el survival horror como ese género capaz de transmitir esa sensación de desasosiego, angústia y terror, el primer Silent Hill y el tercero le ganan de calle (incluso el Silent Hill: The Room es capaz de trasmitir esa angústia y desesperación con los fantasmas). Pero es que esa es la pregunta equivocada, porque Silent Hill 2 es más que un juego, es una experiencia única, y como tal, desbanca a cualquier juego anterior y posterior de la saga, y por supuesto a los Resident Evil.

Lo mejor, la historia


¿Qué es lo que realmente ves, James?

Todo comienza en un lavabo de un area de servicio de la carretera que une Paleville con Silent Hill. Aquí James Sunderland, un joven viudo, reflexiona sobre una extraña carta que ha recibido de su difunta mujer Mary, que murió de una enfermedad rara, una carta imposible ya que su mujer murió tres años antes, y que reza así:

"En mis sueños más inquietos, veo ese pueblo, Silent Hill. Me prometiste que me llevarías allí, pero nunca lo hiciste. Ahora estoy sóla allí, en nuestro lugar especial, esperándote…"

James inicia entonces su viaje al interior de Silent Hill y de sí mismo. El principio del juego es realmente tedioso, ya que pasaremos casí diez minutos caminando antes de encontrarnos con un ser vivo, que es Angela Orosco, que está buscando a su madre (y padre y hermano) en ¡un cementerio! Obviamente, Ángela es uno de los pocos personajes de Silent Hill que "realmente" sabe porque está ahí, y claro, cuando James le comenta que está buscando a su esposa muerta, ella ya sabe por donde van los tiros y le deja continuar, aunque se extraña del desconocimiento de James.


"Aquí había un agujero, ya no está"

Nuestro viaje por el pueblo, hacia el parque Rosewater (el que James cree que es "nuestro lugar" especial) nos llevará inexorablemente hasta los apartamentos Woodside, donde conoceremos a tres personajes bien diferentes: a la pequeña Laura, que dice haber conocido a Mary el año anterior, Eddie y como no, al gran Pyramid Head (también conocido como Red Pyramid para los amigos), el gran tormento y castigador de James.

Ninguno de ellos, de los humanos claro, parece ver el mundo tal como lo hace James: Laura no ve los monstruos que James dice, y ni siquiera Eddie, que también ha sido convocado al pueblo maldito, los ve. Pero James, ignorándolos, continua su viaje introspectivo hasta llegar al parque donde, ¡sorpresa!, no se encuentra con Mary sino con alguién que podría ser su gemela y que se hace llamar Maria. Maria es la antítesis de Mary, es sensual, lanzada y no se corta un pelo (nada que ver con la recatada Mary), y además insiste en acompañar a James, lo que inconfesadamente irrita a éste (¡coño, esto es un viaje introspectivo, no necesito acompañantes!).


"¿Te parezco… un fantasma?"

De repente, en su viaje se cruza Laura de nuevo, y Maria insiste, como si la vida le fuera en ello aunque en teoría no la conoce de nada, en que sigamos a la niña, que se mete en el hospital Brookehaven, un ¿psiquiátrico?, y claro, nosotros, como lo más normal del mundo, detrás. Allí, y sin venir a cuento, Maria empieza a flaquear y toser, con los mismo sintomas que nuestra difunta Mary (a esta altura del juego y del analisis, ya nos podemos identificar con James sin parecer esquizófrenicos, cosas de las licencias poéticas Kitten), pero James, que a veces parece un poco cortito, no parece darse cuenta de nada, pero el jugador sí. La dejamos en una habitación para que se recupere y volvemos (¡yupi, otra vez sólos!, piensa James) a seguir buscando a Laura. Finalmente nos la encontramos en la cocina del hospital, aunque antes nos hemos topado con nuestro amiguito de cabeza de piramide y su querido abrecartas, donde nos dice que había conocido a Mary allí el año anterior, lo que irrita a James, que la llama mentirosa, lo que obviamente no sienta bien a la niña, que nos encierra (angelito) en la cocina, con unos compañeros de habitación no muy amistosos. En ese momento, James tiene uno de esos momentos de blackout y cuando despierta, el hospital es más siniestro, más aún si cabe, que antes, y vamos a por Maria (porque nos hace falta, no porque la echemos de menos, claro), que, en una escena memorable, nos echa una bronca de cuidado, no sin razón, y que por un momento nos hace ponernos de su lado. Juntos nos dirigimos al sotano donde, ¡oh sorpresa!, nos espera nuestro amiguito del abrecartas gigante y pésimo gusto al vestir, con funestas consecuencias para Maria.

Otra vez sólos, James, siguiendo la pista de la oficina del director, decide ir a la Sociedad Histórica de Silent Hill, pasando olímpicamente de buscar a Laura (¿para que? si María ya no nos va a insistir…). Allí nos encontramos con la primera pista de lo que realmente está pasando en el juego:


Un cuadro revelador: ¿No es nuestro amiguito del abrecartas gigante?

Por supuesto, James ya había estado antes allí y había visto el cuadro de los jueces de Silent Hill, y explorando el edificio, encontramos un agujero, y como no, James, ni corto ni perezoso, se mete dentro. El agujero va a parar a la antigua prisión de Silent Hill, que data de la guerra de secesión, y allí, aunque parezca extraño, nos volvemos a encontrar a Eddie, que ya ha perdido completamente el norte y amenaza con matarnos, y a Ángela, que es atacada por un monstruo que ella cree que es su padre. Ahora bien, ¿ella lo ve como un monstruo o sólo lo vemos nosotros, y ella realmente está viendo a su padre? A pesar de haberla salvado, Ángela nos rehuye, asustada. James continuará su búsqueda hasta que sorprendentemente nos encontraremos con alguién que nunca creimos volver a encontrarnos:


"James, cariño, ¿te ha pasado algo, desde que nos separamos en aquel largo corredor?"

¡Sí! Aparentemente Maria está viva, y no sólo eso, sino que nos habla de cosas que sólo James y Mary conocían, y nos íncita a que vayamos al hotel Lakeview, hablándonos de una cinta de video que grabamos cuando estuvimos allí, ese lugar realmente especial. La cosa es cada vez más obvía, pero James es incapaz de darse cuenta. Abandonamos a Maria para buscar algo para sacarla de la celda, pero cuando regresamos, María vuelve a estar muerta, y la historia vuelve a repetirse.

Continuamos por la prisión, hasta llegar a la despensa donde, finalmente, Eddie ha perdido por completo la chaveta y se muestra tal como es, un auténtico psicopata, un monstruo, el primero del que tenemos conciencia, a pesar de su humanidad, de que es real. Muerto Eddie, cogeremos una de las barcas de remos y cruzaremos el lago hasta llegar al hotel.

En el hotel nos volveremos a encontrar con Laura, que inocente, se dedica a dibujar gatitos en el vaho de las ventanas, que se sincerará con nosotros, después de pedirle perdón por llamarla mentirosa, claro, y nos promete darnos una carta que Mary le dió para su 8º cumpleaños, que comprobamos ¡que fué hace poco!, por lo que por fín James se da cuenta de que Mary no murió hace tres años como él pensaba, y que puede estar aún viva, lo que le hace recuperar la ilusión. Laura sale corriendo para buscar la carta y nos volvemos a quedar sólos en nuestra búsqueda, ahora con un objetivo claro: encontrar la famosa cinta de video que Maria nos dijo que habíamos grabado en el hotel, y que el director del hotel nos guardó en el sotano.


La inocencia de Laura queda patente en esta escena, completamente ajena al sufrimiento de James.

A partir de aquí, si no has jugado al juego y quieres hacerlo, NO LEAS, porque ahora vienen los SPOILERS MAS BESTIAS de todos. Estás avisado.

Cuando por fin encontramos la cinta de video, somos testigos de la dura realidad, que el propio James se ha estado negando durante este tiempo. Mary no murió de su terrible enfermedad, sino a manos del propio James. Él quiere autoconvencerse de que fué por lástima, para que no sufriera, pero en realidad, fué porque no soportaba aquella situación. Desolado, se marcha en busca de la redención.


El ascenso de James a los infiernos, simbolizado por la escalera en llamas

En una de las escenas con menos diálogos, pero más expresiva de todo el juego, nos reencontramos con Angela, en un hotel ardiendo, y le advertimos de que tenga cuidado con el fuego, y ella nos replica, pidiéndonos que le devolvamos el cuchillo, "para mí, siempre es así", mientras ambos personajes se miran, comprendiéndose mútuamente sin palabras (por eso le da el cuchillo, aunque sabe que es para suicidarse). Queda claro por fín: Silent Hill es nuestro infierno personal del que no hay salida, y cada personaje lo percibe de forma diferente, según su crimen y su sentido de culpabilidad.


El particular calvario de James: ver morir a Maria una y otra vez

Pero el pecado de James debe ser limpiado de otra forma, debe enfrentarse a él, y eso lo hará cuando llegue a la sala final, donde le esperan dos de nuestros jueces con Maria atada e indefensa en un somier, mientras rogamos por su vida. Ese es nuestro calvario, ver morir una y otra vez a Maria/Mary, pero James se enfrenta a ambos jueces y los elimina, y por fín sabremos que nos espera al final del túnel.

Finalmente nos encontraremos con Mary, que es nuestro jefe final, y no sin un poco de tristeza, nos vemos obligados a matarla, otra vez. El final-final, dependerá de lo que hayamos hecho en el juego, ya que existen diferentes opciones, desde quedarnos con Laura, con Maria (y condenados a repetir la misma historia), resucitando a Mary (sólo jugando por 2ª vez), suicidándonos o con el friki-final del perro.

EL SPOILER FINAL: La carta de Mary, como se ve al final, es una carta de despedida ya que en cierto modo, Mary deseaba morir y sabía (y quería) que James la mataría por no poder soportar la situación. Mientras la voz de Mary lee la carta con su voz medio apagada y triste, se ve de fondo el cementerio, su verdadero "lugar especial". 

Conclusiones

Sin duda, lo que nos atrapa de este juego no son los gráficos (algunas texturas espantan más que los monstruos), aunque eran de lo mejorcito para la época, ni la jugabilidad (hay tramos realmente aburridos, como los del principio), sino la forma en que la historia, sin duda lo mejor, y la música se unen para convertir a este juego en algo más que un simple juego, en una experiencia vital que ningún jugador debería perderse.

Es una película que el jugador vive, y resulta imposible no emocionarse al salir del Brookehaven, después de ver morir Maria, con la combinación de esa tristeza inherente al hecho y a la mágistral partitura de Yamaoka, o cuando finalmente conocemos la verdad sobre Mary, en un giro argumental increible e insospechado.

Es, en resumen, el descenso a los infiernos de James, y por ende del jugador, tan bién narrado, sin llegar a ser explicito, que lo convierte en el mejor Silent Hill.

Por eso me ratifico en mi opinión, Silent Hill 2 no es el survival perfecto, es algo más que un juego.

Para acabar, aquí os dejo un video de la intro del juego, realizada con 3D Studio, y que es una auténtica obra de arte, como todas las de la saga.

 

Y una curiosidad, el trailer (japonés) del juego. Es curioso como aparecen escenas que al final fueron rechazadas, y las que conocemos, presentan cambios, como otro ángulo de cámara, otra luz (más cálida) e incluso otro aspecto. Sin más preambulos, aquí os lo dejo:

 

Saludos!


Auditorio