Star Wars: Caballeros de la Antigua República, mi pequeño homenaje

Hoy quiero dedicarle esta entrada al que es uno de mis juegos favoritos, y el de muchos Wink, y que puede considerarse hoy día una obra maestra del género y la consagración de uno de mis estudios predilectos, BioWare. Todo lo que estos chicos lancen al mercado es sinónimo de calidad y saber hacer, y esperemos que a pesar de su adquisición por parte de EA, el nivel no baje para conseguir mayores ventas.

Lanzado primeramente para Xbox en Julio de 2003 y para PC en Noviembre de ese mismo año, Caballeros de la Antigua República, más conocido como KOTOR por su abreviación del original en inglés (Knights of the Old Republic), el juego, seguía el mismo sistema de acciones que el empleado para los juegos de rol de mesa de la saga Star Wars. Porque la clave del juego son las elecciones que escojamos a lo largo de él, que determinarán nuestra relación con los demás personajes del grupo y nuestra afinidad con la Fuerza. El juego enseguida tuvo un éxito increíble y obtuvo una legión de seguidores que clamaban una segunda parte, que BioWare no quiso hacer por estar inmersa en el desarrollo de Jade Empire. En su lugar, Obsidian se encargó de hacer la secuela con el mismo motor e interfaz de su predecesora, pero tuvo el problema de que a pesar de que la posibilidad de interaccionar con el resto era mayor, la historia cojeaba un poco y era difícil de seguir a veces, sin personajes que engancharan o con los que pudieras encariñarte demasiado.

Su historia

Nuestra historia empieza en el año 3956 antes de la primera Estrella de la Muerte. Al despertar de una extraña pesadilla, nos vemos inmersos en una batalla galáctica dentro de la nave Endar Spire entre soldados y jedis de la República y siths. Nuestra única opción es escapar en una de las cápsulas y salvar a la líder de los republicanos, la joven jedi Bástila Shan, pero cuando llegamos hasta las cápsulas y nos encontramos con el último de los supervivientes, Carth Onassi, descubrimos que Bástila no está y que es mejor salir cuanto antes de allí. Después de lograr escapar del Endar Spire, nos veremos atrapados en Taris, donde por fin lograremos dar con el paradero de Bástila y donde se nos unirán más compañeros en nuestro particular equipo. Nuestra única opción será escapar de Taris, huyendo del lord sith más poderoso, Darth Malak, y llegar a Dantooine, donde existe una academia jedi en la que seremos entrenados para convertirnos en uno de ellos.


 Durante los combates podremos pausar el juego para seleccionar nuestro objetivo y el tipo de ataque que deseemos hacer. También podremos cambiar de personaje-líder.

En la academia, descubriremos la historia de Revan y Malak, y cómo siendo uno de los jedis más destacados de la historia por su poder y su liderazgo, acabaron convirtiéndose en sith tras las guerras con Mandalor, cuando de la nada consiguieron una flota enorme para la República, flota que ahora está en poder de los sith. Descubriremos que todo está relacionado con el Mapa Estelar, un antiguo dispositivo creado por una raza ancestral hace miles de años, y repartido por varios planetas que tendremos que visitar para descubrir toda la verdad.

A pesar de lo simple de este planteamiento, la historia es mucho más rica que lo expuesto aquí, pero si profundizara más, acabaría haciendo destripe de una historia que merece ser jugada, porque hay giros imprevistos que nos dejarán con la boca abierta y un guión digno de una película de Hollywood.

Caballeros de la Antigua República demostró que el universo de Star Wars es demasiado grande como para limitarse únicamente a la saga de los Skywalker, y que se puede desarrollar una historia compleja a partir de su mitología. El videojuego no es el único producto de esta franquicia ya que hay juegos de rol de mesa, una novela gráfica y comics.

Personajes

Tan importantes o más que la historia, los personajes de Caballeros de la Antigua República tienen una profundidad psicológica, sobretodo algunos, vista en muy pocos juegos actualmente, en parte por ese toque cinematográfico que se respira por todas partes, porque el juego bien podría ser una película, mucho mejor que algunas de las hechas últimamente por George Lucas.

Bástila Shan

Es la líder del bando republicano y responsable del Endar Spire. En realidad, Bástila es aún una padawan sin demasiada experiencia en combate, pero que es vital porque ha aprendido un poder de la Fuerza conocido como Meditación de Batalla (Battle Meditation), que puede inclinar la balanza claramente hacia uno de los lados. Además, es la jedi que derrotó a Revan, o eso es lo que todo el mundo cree, aunque ella lo niegue. Estos dos factores hacen que Bástila sea una jedi bastante orgullosa y prepotente en ocasiones, pero detrás de esa fachada se encuentra una mujer temerosa de caer en el lado oscuro y abrumada por el exceso de responsabilidad, y que se siente frenada por el Consejo por ser aún padawan a pesar de su poder. En ese sentido, el personaje es muy similar al de Anakin.

Es una Centinela Jedi, es decir, que tiene un equilibrio entre sus aptitudes para el combate y los poderes de la Fuerza. Su arma característica es un sable doble como el de Darth Maul.

Carth Onassi

Es el oficial que nos encontramos al huir del Endar Spire y nuestro primer compañero de viaje. Lleva muchos años al servicio de la República, luchando durante las guerras con los mandalorianos. Cuando se produjo la traición de Revan y Malak, y los sith atacaron la República, perdió a su mujer y a su hijo durante el ataque a Telos, a manos de su antiguo maestro, el Almirante Karath, del que prometió vengarse. Por culpa de estas experiencias, Carth es bastante reservado y sospecha de las intenciones de los demás, haciéndose realmente difícil ganarse su confianza, sobretodo después del episodio del Leviatán.

Mission Vao

Es una joven T’wilek que nos encontraremos en Taris. A pesar de su juventud, ha conseguido sobrevivir en los bajos fondos gracias a Zaalbar, un wookie que siempre la acompaña. Tiene un hermano mayor, Griff, que la abandonó en el planeta y se fue con Lena, a la que Misión acusa de todo, aunque en realidad todo fue idea del hermano, que menuda pieza es.

Como personaje jugable, es muy hábil en demoliciones y con los ordenadores, por lo que a pesar de la especialización de nuestro personaje principal, es importante tenerla a mano.

Zaalbar

Es un wookie joven que acompaña siempre a Mission y que es su protector. Cuando nos lo encontramos en Taris, nos vemos obligados a salvarlo y ello nos hace estar en una “deuda de vida” con él, que nos seguirá hasta el fin a pesar de las consecuencias, tanto si elegimos el Lado luminoso de la Fuerza como si elegimos el Lado Oscuro. La presencia de un wookie libre tan lejos de Kashyyyk se debe a que Zaalbar, hijo del jefe del poblado, se enfrentó violentamente a su hermano Chuundar por el apoyo de éste a la corporación Czerka (y a los esclavistas), lo que le otorgó el apodo de Garra Loca (Mad Claw), que y le obligó a exiliarse por la afrenta que suponía.

Como personaje, destaca por su fuerza, sobretodo en las armas de tipo meleé.

Canderous Ordo

Trabajaba como mercenario, como muchos veteranos de Mandalor, en Taris a las órdenes de Davik Kang, aunque no le agradaba demasiado su trabajo ya que como buen mandaloriano, lo que desea es probarse en la guerra. Por eso, cuando ve la posibilidad de unirse al grupo, enseguida se apunta y se convierte en un valioso aliado, a pesar de su filiación más orientada al lado oscuro.

Como personaje tiene gran poder de fuego y puede utilizar estimulantes.

Juhani

Cuando nos la encontramos por primera vez en Dantooine, ella cree haber cruzado al Lado Oscuro de la Fuerza después de herir a su maestro, y nuestra misión es convencerla de que no es así. Para lograrlo, deberemos escoger muy bien las palabras que utilizamos, ya que sólo una de las múltiples opciones de diálogo es la buena. Una vez salvada, nos acompañará como Guardián Jedi a lo largo de nuestro viaje.

Como otros personajes, Juhani también tiene una historia trágica detrás ya que se crió en el xenófobo Taris siendo de la raza cathar y acabó como esclava hasta su rescate a manos de los jedi en la guerra.

Jolee Bindo

Jolee es nuestro particular Pepito Grillo. Nos lo encontraremos en Kashyyyck, viviendo de ermitaño, donde tendremos que ayudarle a expulsar a los hombres de Czerka para poder avanzar hasta nuestro objetivo. Su rango es de Consejero Jedi, lo que hace que no sea muy bueno en el combate pero sí en el dominio de los poderes de la Fuerza.

Suele hablar con refranes y siempre utiliza un tono moralizante en nuestras conversaciones.

T3-M4

Es un robot que obtenemos en Taris vital para obtener los códigos y poder escapar del planeta. Es un droide de mantenimiento parecido a R2-D2, aunque a la larga no es de mucha utilidad para la lucha.

HK-47

Nos lo encontramos en Tatooine y en un principio lo necesitamos como traductor para los Moradores de las Arenas. Más tarde descubriremos que en realidad es un droide asesino al que le ha sido extraído el núcleo de memoria, que sólo recuperará en un momento clave de la aventura. Como T3-M4, no es muy útil a la hora de combatir ya que sólo puede curarse mediante kits de reparación.

Darth Malak

Era el aprendiz de Darth Revan hasta que decidió que ya era hora de deshacerse de su jefe, aunque en realidad aprovechó el ataque de la República para hacerlo. En un principio, Malak era un buen jedi que siguió a Revan en su búsqueda, pero acabó atrapado por el influjo del Lado Oscuro.

Darth Revan

Era el líder del ejército republicano durante la guerra y el jedi más poderoso, pero acabó atrapado por el influjo del Lado Oscuro de la Fuerza, aunque era consciente de ello, no como Malak. Durante el ataque de la Republica acabará muerto.

Modo de juego

Caballeros de la Antigua República no es un RPG al uso, ya que combina elementos de rol clásico, estrategia (al manejar a una unidad que puede ir por libre o acatar nuestras órdenes), e incluso de aventura gráfica. Como ya hemos visto con anterioridad, lo mejor del juego es su historia, que conseguirá atraparnos desde el principio y sobretodo a partir de cierto giro argumental.

Como juego de rol, nada más empezar deberemos elegir qué tipo de especialización queremos para nuestro personaje, entre Soldado, Explorador o Pillo (Scoundrel). Según la opción que escojamos, predominaran unas habilidades sobre otras (por ejemplo, en la clase de Soldado se potenciarán las habilidades de combate mientras que en las de Pillo serán las de tipo técnico, y en la clase Explorador estarán más equilibradas).


 Desde esta pantalla escogeremos tanto el sexo como la clase de nuestro particular protagonista

Para luchar, podremos optar entre las armas láser o de larga distancia, y las de meleé, que serán sustituidas por sables láser al convertirnos en jedis. Por supuesto, no todo es poder físico así que es conveniente potenciar a nuestro personaje en Destreza, ya que así nos será más fácil evitar los ataques del enemigo y acertar con nuestros golpes, así como evitar las dichosas penalizaciones, y en Sabiduría y Carisma, para mejorar los poderes de la Fuerza. Esas son las habilidades principales vinculadas al combate, que podrán modificarse a voluntad en cada subida de nivel desde esta pantalla específica, y desde la que comprobaremos nuestra afinidad hacia el Lado Luminoso u Oscuro de la Fuerza.


 Pantalla de los parámetros y afiliación con la Fuerza

Pero no todo en Caballeros de la Antigua Republica es combate. Para poder avanzar, necesitaremos desarrollar nuestras habilidades “técnicas” o al menos la de alguno de nuestros correligionarios. Estas habilidades, como las de combate, pueden ser modificadas desde esta pantalla, ya sean nuestras habilidades en Demoliciones, en Computadoras o incluso en Infiltración. Todo dependerá de la clase que hayamos elegido para nuestro personaje.


 Pantalla de habilidades técnicas

Por supuesto, como buen juego de rol, estos valores pueden mejorarse mediante los accesorios, ya sean armas, ropas u otros elementos, que nos ayudarán a aumentar algunos parámetros vitales como la fuerza, la destreza, la sabiduría o simplemente nuestra habilidad para la mecánica.

Los combates forman una parte muy importante para el desarrollo del juego, pero nuestra habilidad para relacionarnos con el resto de personajes del juego y los efectos que dichos diálogos tendrán para el desarrollo de la trama son igualmente importantes. Según nuestras contestaciones, obtendremos resultados diferentes y no sólo respecto a nuestra afinidad con la Fuerza (obviamente, cuanto más bordes seamos, más nos iremos al Lado Oscuro), sino también en la trama amorosa, porque como buen juego de BioWare que se precie, aquí es una parte esencial.


 El desarrollo que tengamos durante los diálogos será crucial para el destino de nuestra aventura

Si hemos escogido un personaje masculino, deberemos intentar que Bastila caiga rendida a nuestros brazos, y si hemos escogido un personaje femenino, el objeto de nuestros deseos será Carth. Y luego está la tercera opción.

La tercera vía: Juhani

Como ha pasado recientemente con Mass Effect, BioWare no se cierra en banda con el tema de las parejas tradicionales y nos ofrece la posibilidad de la tercera vía. Si en Mass Effect podíamos escoger a Liara ya fuerámos hombre o mujer, en Caballeros de la Antigua República tenemos la posibilidad de escoger a Juhani como pareja en vez de a Carth Onassi, pudiendo escoger por primera vez en un juego a una pareja homosexual. Durante un tiempo, se creyó que está posibilidad era un rumor y que era imposible esta opción, pero yo os aseguro que sí se puede, y que, es más, a mi Juhani se me declaró en el último planeta. Si lo hubiese sabido, hubiese grabado la partida y habría probado esta opción, pero no lo hice.

En resumen, cuesta conseguir que Juhani se te declare, porque tienes que conseguir una serie de requisitos durante las conversaciones y darle bastante cancha, pero se puede conseguir.

Conclusión

Caballeros de la Antigua República es un juego que ningún amante de los videojuegos se debería perder, ya sea fan de la saga de Star Wars o no, y no sólo por su excelente guión que demostró que había vida después de las películas sino porque como juego es realmente muy completo, y gustará por igual a los aficionados al rol y a los aficionados a las aventuras gráficas conversacionales.

Técnicamente, aún sigue despuntando a pesar de los años que han pasado y de la evolución gráfica de los juegos de hoy día. Los escenarios son literalmente enormes, lo que explica los largos periodos de carga a pesar de tener una tarjeta gráfica potente, y cargados de detalles, que harán las delicias de los fans por la recreación de algunos planetas como Manaan, y todo ello manejado con un simple ratón (en el caso del PC, claro).

Además, la posibilidad de explorar otras opciones y cambiar nuestra afinidad con la Fuerza, permite rejugar varias veces este título que se ha convertido en imprescindible. Tal vez, su peor baza sea el modo en que se desarrollan los combates, y que ha sido mejorado en Mass Effect, pero aunque no nos permita disfrutar con el uso de la Fuerza de la misma forma que en el Jedi Knight, eso no supone ningún handicap para este juego ya que no es un juego de acción pura.

Mi nota: un 9,5

NOTA: Pido perdón de antemano si he cometido algún error en la transcripción de algunos nombres, pero eso es debido a que la versión del juego que yo tengo está en inglés, y algunos nombres son difíciles de traducir.

¡Que la Fuerza os acompañe!