Alone in the Dark: The New Nightmare, by Lord-Areg

Hoy contamos en Raccoon Hill con una colaboración muy especial, la de alguién al que simplemente considero el Maestro en temas de Silent Hill. Por eso es un honor contar con su aporte, aunque en esta ocasión nos hable de un juego ajeno a la saga, y perteneciente a otra que parece haber perdido el rumbo: Alone in the Dark.

Sin más preámbulos os dejo con Lord-Areg.


Siendo que Rikku ya me lo había pedido anteriormente, he decidido añadir mi granito de arena en el blog de tan distinguida bloguera y hamija. Los que me conocen saben no soy partidario de hacer artículos muy largos, salvo ciertas excepciones, ni tampoco poner demasiadas imagenes que constipen el flujo de la lectura. Tampoco me gusta llenar de datos superfluos el artículo ya que pueden cansar al lector.

Muchos saben que mi área de especialidad (si se puede llamar así) es Silent Hill -la primera entrega-, pero hoy quisiera llamar la atención a uno de los juegos de terror más incomprendidos -peor, siendo que se hizo una película basada en él de lo más detestable y abominable, pero que en su presentación de Playstation hizo enchinar los pelos y dar brincos a los jugadores más pintados y empedernidos.

Alone In The Dark: The New Nightmare

Cuando me topé con este juego le había pedido al mismo sujeto que me vendió el Silent Hill, que me recomendara un juego parecido. Ya saben, matar monstruos y que pueda ser jugado en la oscuridad y con audífonos (para no despertar a nadie en casa.) "Tengo justo lo que quieres y créeme, si te gustó Silent Hill, éste te va a poner los pelos del ano de punta". "¿Pero de qué trata?", le pregunté. "Es una pareja que va a una isla y… blah, blah". Pum, lo compré…. Y me gustó.

Esta entrega es en realidad la cuarta de una serie que inició su penoso camino desde el DOS de las PCs. Tuvo partidarios de hueso colorado que aún hoy lo siguen jugando, yo inclusive. Salió a la venta para Playstation en mayo del 2001 y para PC en junio del mismo año. Es un juego salió en un tiempo en que los survival horrors surgían acaparando el mercado y su forma sigue de cerca los gameplays de juegos como Resident Evil y Silent Hill, pero aunque tienen muy buenos elementos y una trama interesante, no tuvo el golpe que se necesita para ser un superéxito.

El juego, que nada tiene que pedirle a juegos orientales, tuvo como director a Antoine Villette, cuyo otro trabajo fue 4 años después pero como director y escritor, en Cold Fear, un juego que pasó sin pena ni gloria aunque fue un buen juego.

Los decorados y la iluminación del juego en ejecución absorben la mentalidad del jugador constriñendola de modo tal, que en ocasiones no nos damos cuenta que apretamos con fuerza el control y terminamos con dolor de dedos y manos. Y a veces no nos damos cuenta de ello.

Al igual que con Resident Evil 1 y 2, el juego para PS es en dos discos con dos escenarios, uno para cada personaje. Ambas acciones ocurren al mismo tiempo. Una de las inovaciones es que uno puede contactar al otro personaje por radio, e inclusive podemos recibir instrucciones para resolver algún enigma. Para PC, son tres discos.

Lo malo es que las animaciones de los personajes no son muy buenas. Las voces sí que valen la pena. Un punto a favor es que hay momentos en que uno siente la presión cuando se avecina la llegada de un monstruo y no hay suficientes balas. Punto malo: no hay extras, ni minijuegos.

Aunque la historia es predecible a partir de los primeros 45 minutos de juego, me gustó el desarrollo. Si eres fanático de los juegos de terror, esta será una noche fenomenal.


Una gran recomendación, sí señor, de un título no demasiado apreciado por todo el mundo. Ahora ya sabéis, si queréis dar vuestra opinión al respecto, comentad.