InFAMOUS, ImPRESIONES

Ya sabéis que no me gusta hablar de un juego sin habérmelo acabado, pero en este caso, y con casi el 60% terminado y dudando de si voy a llegar al final (y ya sabréis más adelante porqué), me dispongo a exponer mis no-demasiado-breves impresiones.

¿Qué pasaría, si un día, de golpe y porrazo, por culpa de una explosión misteriosa, tuviéramos poderes? ¿Los utilizaríamos para ayudar a la gente o en nuestro propio beneficio? Esas son las premisas básicas de este título de Sucker Punch, pero también de todo comic o película de superhéroes, y es que de eso se trata precisamente, de ponernos en la piel de un superhéroe que nunca ha querido serlo, con todos los dilemas que ello conlleva.

Nosotros encarnamos a Cole, un mensajero de Empire City, amante del parkour, con una novia llamada Trish (y muy ONGista), y un colega llamado Zeke al que le gusta meternos en más líos que otra cosa. Todo nos va bien, hasta el día en que debemos llevar un paquete al centro, y éste explota en una onda electromagnética, arrasando con toda la ciudad y matando a miles de inocentes. Sorprendentemente, la bomba, que debería habernos matado, no lo hace sino que nos da poderes eléctricos, que deberemos ir descubriendo a medida que avanzamos en nuestra aventura. Pero la bomba no ha sido el único mal que ha azotado Empire City: una nueva amenaza en forma de enfermedad contagiosa está acabando con los supervivientes. La medida del gobierno ha sido, simplemente, aislar la ciudad del resto del mundo y cerrar todos los puentes de salida, dejando que el pillaje y las bandas organizadas (y bastante frikis), campen a sus anchas. En este ambiente típicamente sand-box, deberemos empezar nuestra andadura, como héroes o como auténticos cabrones.


 Dilema moral: ¿qué pasa si tiro un gapo desde esta altura?

Después de una mini-misión introductoria, empezaremos nuestra verdadera vida de héroes… con un único poder. Si os habíais hecho ilusiones al ver los videos, os vais a quedar un poco defraudados ya que nuestro único poder de partida es lanzar rayos por las manos, eso y poder caernos de un rascacielos sin hacernos nada, además de engancharnos como una garrapata a casi cualquier superficie. En un primer momento, estas dos últimas "cualidades" pueden parecernos poco realistas y absurdas, pero yo os aseguro, que a medida que vayáis avanzando en el juego, son vitales, porque bastante tendremos con evitar hordas de enemigos, torretas, golems, etc.,… como para preocuparnos por nimiedades como lo poco realista que queda la forma en que Cole se engancha a todo. En este sentido, los chicos de Sucker Punch lo han hecho muy bien, facilitando este tipo de aspectos para que la atención del jugador se centre en lo verdaderamente importante, que no es otra cosa que los frenéticos combates en los que deberemos utilizar si o si, todo nuestro arsenal de poderes eléctricos. Para poder utilizar estos poderes, tenemos que tener llena nuestra "barra" de electricidad, compuesta por varios puntos o generadores. Para aumentar la cantidad de estos "generadores", deberemos recorrer la ciudad recogiendo piezas dejadas al azar en algunos edificios, lo que en determinados combates, puede ser vital.

Porque a pesar de que, como ya he dicho, empezamos con uno sólo, a medida que avancemos en nuestra aventura por Empire City iremos desbloqueándolos gracias a las subestaciones eléctricas subterráneas, que a su vez nos permitirán ir iluminando la ciudad haciendo que suba el nivel de seguridad de la misma. El abanico de poderes de los que dispondremos es muy variado, desde el poder relámpago que ya conocemos, a las ondas eléctricas (similar al "empuje" de la Fuerza de Star Wars), las bombas adhesivas, los ataques cuerpo a cuerpo, martillos eléctricos, etc.,… hasta escudos. Todos estos poderes pueden ser mejorados gracias a los puntos de experiencia que iremos logrando cada vez que eliminemos enemigos (con un valor añadido si lo hacemos a modo de combo de poderes o aprovechando el entorno), puntos que son canjeables en la pantalla de poderes del menú de la misma forma que se hacía en juegos como Las Dos Torres. Como comprobaremos desde ese menú, hay poderes que sólo podemos comprar dependiendo de nuestro karma, y pasado cierto nivel del mismo. El sistema de karma de InFAMOUS es bastante simple. No os preocupéis demasiado si en pleno combate herís más transeúntes de la cuenta, son daños colaterales que el juego no tendrá en cuenta. El karma sólo variará dependiendo de las elecciones que tomemos en ciertos momentos puntuales de las misiones principales, y jugando algunas misiones secundarias específicas. La otra forma de lograrlo es curando a mucha gente, lo que nos otorga 3 puntos de experiencia adicionales por cada persona, o absorbiendo la energía de los caídos, lo que nos da karma negativo.

 
"¡Cole, hijo de  putaaaaaaaaaaaaa…!"

En este sentido, las misiones son vitales para nuestro avance. Empire City está dividida en tres barrios a modo de islas, comunicados por puentes y dominados por bandas especificas de cada uno de ellos, pero que al empezar el juego, están aislados. A medida que avancemos, iremos dando luz a la ciudad gracias a las misiones principales en las subestaciones (lo que hará que sean menos peligrosos, ya que no es lo mismo un sector sin controlar con luz que sin luz, donde los enemigos acuden a ti como las moscas a la miel), pero también haremos efectivo nuestro control de la ciudad gracias a misiones secundarias. Éstas, como en todo juego de rol que se precie, son bastante monótonas, limitándonos a repetir los mismos cinco tipos de misiones en todos los barrios, sin apenas variaciones, lo que juega en contra del juego, si no tenemos en cuenta precisamente ese componente estratégico que tienen: territorio que liberemos gracias a ellas, es territorio que controlaremos y en el que por tanto no aparecerán enemigos. Puede parecer una tontería, pero lo cierto es que se nota, y mucho, cuando un territorio está "virgen" y cuando lo controlamos. Cuando aparecemos en un nuevo barrio después de una lucha con un jefe final, es realmente duro porque deberemos enfrentarnos de golpe con decenas de enemigos que acuden en busca nuestra, y en el que nuestra mejor opción será buscar la salvación de las alturas si no queremos acabar muertos a la primera de cambio.


SpiderCole, SpiderCole, nanananana na na na

Es aquí donde reside parte de la magia de InFAMOUS, aparte de en ser un hack & slash clásico con poderes, en que en realidad no deja de ser un plataformas al más puro estilo clásico sólo que sustituyendo las típicas plataformas por edificios enormes por los que subir o cables por donde deslizarnos. InFAMOUS supone una total libertad (vamos, el paraíso para cierto duende que conozco, obsesionado con saltar) en el que sólo hay un límite, el agua, ya que caernos en ella significa nuestra propia electrocución. Como sand-box que es, podremos ir absolutamente por donde nos venga en gana, si bien, la vía más lógica es por los tejados donde el número de enemigos es menor.

El apartado gráfico es tal vez el que acusa un poco la enormidad del juego. A primera vista, InFAMOUS no destaca demasiado gráficamente: los modelados faciales de los NPCs, y de casi todos los personajes a excepción de Cole y algún que otro enemigo final, son bastante mediocres, pero eso es lo único achacable. A cambio, tenemos toda una ciudad, enorme, llena de edificios con miles de detalles en la que apenas hay tiempos de carga, ni siquiera al cambiar de un barrio a otro. Además, Empire City es una ciudad viva, llena de gente, que se dedicará a increparnos o a felicitarnos cuando nos crucemos con ella, e incluso a hacernos fotos. Es tal la variedad y cantidad de estos, que es realmente muy difícil no darles por error en plena refriega, aunque también es muy preocupante la cantidad de muertos y heridos que nos iremos encontrando sin hacer nada.


 Liándola parda

La buena optimización del título es innegable. A pesar de las decenas de enemigos en pantalla y la cantidad de poderes que deberemos usar para eliminarlos, el framerate es el más estable que he visto en esta generación (tanto en 360 como en PS3), pero de lejos, lo que realmente se agradece, porque una caída de framerate en un momento tan delicado podría ser fatal. Ni siquiera se nota una bajada de calidad en los enfrentamientos contra los jefes finales, batallas que, salvo la primera, suelen ser bastante difíciles y complicadas hasta en un nivel medio de dificultad. Y es que esa es otra de las características de InFAMOUS, su elevada dificultad. Hasta que no le pillemos el tranquillo, encontrarnos de repente con decenas de enemigos nada más entrar en un barrio, puede llegar a ser traumático, si a eso le añadimos que la resistencia de Cole no es muy grande y que la dificultad a medida que avancemos va in crescendo, podemos perfectamente calificarlo como difícil.


 Algunos enemigos son chungos chungos.

Por último, cabe destacar la banda sonora, que es realmente muy buena y siempre adaptada al momento que nos toque vivir, más acelerada en los momentos de acción y más pausada en los de exploración, pero sin llegar a hacerse nunca monótona y acompañando de forma amena todo el tiempo.

Conclusión

No cabe duda de que Sucker Punch ha hecho un trabajo excelente. A nivel artístico y conceptual, InFAMOUS es uno de los juegos más  genuinos que nos podemos echar a la cara, con un aire comiquero que impregna todo el juego, y no sólo por las excelentes viñetas que sirven para narrarnos la historia de forma excepcional (como ya vimos en Max Payne), puesto que no en vano, su intención es que el jugador sienta que está viviendo un comic. Por eso, recaeremos en los típicos tópicos del género: poderes que conllevan responsabilidad, enemigos a cual más friki también con poderes, sacrificios, dilemas morales, y giros de guión inesperados, además de conspiranoia, mucha conspiranoia, y todo por encontrar el arma que lo ha provocado todo, la Esfera del Rayo.

Pero no es original. Su planteamiento como sandbox tampoco es original, ya que nos recordará necesariamente a Grand Theft Auto, y también a Fallout en cuanto a su sistema de karma. Ni siquiera el uso de los poderes puede considerarse original, sobretodo si nos hemos pasado media vida jugando a juegos como Jedi Knight. Tampoco el uso del parkour es original como ya vimos en Mirror’s Edge, pero precisamente su virtud es amalgamarlo todo de forma coherente en un juego que dé gusto jugar y en el que al final, usaremos los poderes de una forma tan intuitiva que lo haremos sin pensar. Porque esa es otra: el interfaz es tan sencillo y tan accesible que enseguida nos acostumbraremos a usar todos los poderes, y no sólo dos contados a los que siempre recurriremos, como pasa en otros juegos.

Sus puntos más fuertes son su historia, realmente muy cuidada y que consigue atraparnos, su gran libertad y lo bien que funcionan y rinden los poderes (y la PS3) en los combates masivos, mientras que en contraposición, tenemos las misiones secundarias que pueden llegar a hacerse muy repetitivas y monótonas, lastre este típico de este género, así como la poca variedad de enemigos, formados por los componentes de tres bandas diferentes (una propia de cada barrio) y sus diferentes "especializaciones" (soldados, francos, conductores, kamikazes,…).

Sin haber llegado todavía al final, y a la espera de nuevas y gratas sorpresas en el guión, InFAMOUS es un juego que no tiene nada que envidiar a franquicias ya asentadas como Fallout o GTA. Si bien puede verse afectado por la competencia directa con Prototype, con el que comparte toque comiquero y tipo de juego, inFAMOUS es un juego entretenido y adictivo que todo poseedor de una PS3 debería tener.