¡A votar!: Oscar a la Entrada Más Original de Gamefilia 2009

Hola, mi nombre es Al…

¿Querrás decir Tio bueno nº3?

Grrrr… ¡A esto me refiero! ¡La gente ni siquiera sabe mi nombre! Sólo me conocen por Tio Bueno nº3 y encima ni siquiera aparecí en la entrada de nominaciones, ¡Joder, si hasta apareció George y el Tio Bueno nº 2!

Es que estoy cañón, que se le va a hacer, cosas de la genética…

Y lo más raro de todo… ¿qué coño hace éste aquí, en un quirofano?

Yo soy un tio con recursos… Salvo la galaxia, visito a la consorte, opero a cerebro abierto…

Shepard, monada, vale que sufrieras una transformación repentina convirtiendote en un personaje de videojuego… pero de ahí a operar un neurogangliomadelaostia galopante con armadura pesada…

Tché, que yo soy Shepard, ¡puedo operar con los ojos cerrados, como hice con aquella!

Yo antes era Megan Fox…

¡POR DIOS, SHEPARD, HAZLE CASO A LA CHINA Y QUITATE LA ARMADURA YA!

¡¡Eso eso!! 

ZAPP (otra vez musiquilla de transformación a lo Magical Girls de Clamp)

¡¿SEÑOR FRODO?! ¡MALDITA SEA, AHORA SOY UN HOBBIT Y ENCIMA BLANCO!

Esto empieza a ser preocupante…

 Las transformaciones misteriosas son culpa del virus Uroboros.

¿Y tu quién eres?

 Soy el primer infectado de este terrible virus: antes me llamaba Mari Pili y trabajaba en una fruteria. Debeis saber que uno tras otro caereis víctimas del virus, convirtiendoos en cualquier personaje de videojuegos y/o/u ficción acorde a vuestra personalidad… (sí, las fruteras somos muy jodias).

¡Bien, yo quiero convertirme en Chun-Li! ¡Siempre he querido tener unas piernas como unos jamones de Guijuelo!

ZAPP

(Traducción del idioma piedringlish: Mierda… ¬¬)

¡Pues menuda mierda! ¡Por culpa de la infección nadie se acordará que YO ESTABA SECUESTRANDO este blog y la lista de nominaciones! ¡Siempre seré el Tio Bueno nº3…!

ZAPP

…esto… podría ser peor. Izzie, ¿tú que opinas?

 Vaya por dios, cada vez quedamos menos medicos del Seattle Grace sanos. Eso quiere decir que me va a tocar a mi, presentar la lista de nominados para el Oscar de Gamefilia a la Entrada Más Original, empezando por…

ZAPP

 Mierda… yo soy tu peluchito, na na na… Bah, me voy a jugar al Dragon Age…

¿Por su increíble historia y jugabilidad?

 Esto… claro, claro,…

 Pues nada, como por fín no queda nadie que me haga sombra, entre los que he tirado por la ventana acompañado amablemente a la puerta y los que se han transformado, aquí va la lista de nominados:

Para votar por vuestros elegidos:

Mandadle un MP o Medico Pervertido (que para eso esto es el Seattle Grace) a RikkuInTheMiddle con vuestro voto. Recordad que el voto es secreto y que se debe votar con 3, 2  y 1 voto a las entradas que querais. De la misma forma, el voto que se haga en un comentario en esta entrada será directamente borrado y no se tendrá en cuenta.

La fecha de votaciones es hasta el dia 12 de Diciembre.

Entrada mutante donde las haya… ¬¬

NOTA IMPORTANTE: Dado los últimos cambios en las entradas nominadas (eliminación de más de una entrada por participante y entrada nominada por Ligrim), aquellos que ya hayan emitido su voto y quieran replantearselo porque su candidato es una de las eliminadas, pueden volver a mandarme su voto para hacer el recuento.

 

 

20 de Noviembre – Fee Fi Foo, The Cranberries (1999)

Como bien sabreis muchos, hoy se celebra en todo el mundo el Dia Mundial del Niño, un dia especial en el que se aboga por el respeto de los derechos fundamentales de la infancia. Por desgracia, todos sabemos que eso, a día de hoy y mientras los gobiernos no se decidan en firme a tomar medidas al respecto, sigue siendo una triste utopia.

Cada día se vulneran los derechos de los niños, principalmente en países subdesarrollados donde pierden la infancia por tener que trabajar y traer algo de dinero a casa, o en algunos casos, llegando a convertirse en verdaderos esclavos del Siglo XXI. En los peores casos, incluso se vende su inocencia por un poco de dinero.

Los paises del primer mundo tampoco se libran de esta lacra, si bien el trabajo infantil está prohibido, los abusos a los menores también existen aunque se circunscriban normalmente al propio núcleo familiar. El auge de Internet ha hecho que los pederastas campen a sus anchas bajo la mascara del anonimato que ésta permite, casi impúnemente y amparándose precisamente en la privacidad: nadie conoce sus caras y pueden hacerse pasar por quién quieran. Por eso, por la vulnerabilidad de los niños en Internet, se creó esta iniciativa, para que este 20 de Noviembre, miles, tal vez millones, de blogguers creen entradas sobre el tema cuyas etiquetas y categorías lleven las que estos degenerados suelen buscar en Internet, colapsando por un dia estas búsquedas depravadas.

El año pasado, en Gamefilia, nos unimos a este movimiento y los resultados no se hicieron esperar: comentarios de pedófilos engañados, miles de visitas,… Todo para lograr el OWNED más gratificante de la Historia.

Este año, Gamefilia volverá a estar en pie de lucha, creando entradas reflexivas sobre el tema, o simplemente burlescas que dejen en evidencia a este tipo de gente. Lo reconozco, no soy una persona que se implique demasiado en estos temas. Sé que hay gente que conoce mucho mejor el tema o es capaz de explicar esos casos que hacen que se nos encoja el corazón, pero no por eso voy a dejar de aportar mi pequeño granito de arena a este movimiento.

Hay pocas cosas que lleguen más a nuestro corazón que la música, por eso, en este día en concreto, me gustaría dedicar la entrada de la iniciativa a una canción que siempre me ha impresionado cuando la he escuchado, por su letra y por la temática que trata.

Cuando hablamos de una canción que ejemplifica a la perfección el dolor que supone el maltrato infantil, siempre nos viene a la mente el excelente tema de Suzanne Vega, Luka, una historia que si nos paramos a escuchar, nos arrancará una lágrima, sobre un niño que es maltratado por sus padres. Sin embargo, esa no es la canción de la que os quiero hablar, sino de otra menos conocida pero igualmente difícil, Fee Fi Foo, de The Cranberries.

Los que posean el disco Bury The Hatchet (1999) seguramente la conoceran, aunque es probable que no se hayan parado a pensar demasiado en la letra. La canción, un claro homenaje a los cuentos infantiles tradicionales, ya que Fee Fi Foo son las palabras que el Gigante del cuento de Jack y las judias mágicas dice al buscarle, cuya cancioncilla es así:

Fee-fi-fo-fum,
I smell the blood of an Englishman,
Be he alive, or be he dead
I’ll have his bones to grind my bread.

(Fee-fi-fo-fum,
Huelo la sangre de un inglés
¿Estará vivo o estará muerto?
Tendré sus huesos para moler mi pan)

Así pues, la canción que empieza como una tonadilla infantil de una fábula, se acaba convirtiendo en una mucho más siniestra, narrando cómo se ve un abuso sexual desde el punto de vista del que lo padece:

 

Fee fi fo she smells his body
She smells his body
And it makes her sick to her mind
He has got so much to answer for
To answer for, to ruin a child’s life

How could you touch something
So innocent and pure,
Obscure?
How could you get satisfaction
From the body of a child?
You’re vile, you’re…

It’s true what people say
God protect the ones who help themselves
In their own way
Its true what people say
God protect the ones who help themselves
In their own way

He was sitting in her bedroom
In her bedroom
And now what should she do?
She’s got so much insecurity
And his impurity… it was a gathering gloom

How could you touch something
So innocent and pure,
Obscure?
How could you get satisfaction
From the body of a child,
you’re a vile, sick

It’s true what people say
God protect the ones,
Who help themselves in their own way,
I often wonder to myself …
Who protects the ones who can’t protect themselves?

It’s true what people say
God protect the ones,
Who help themselves in their own way,
I often wonder to myself …
Who protects the ones who can’t protect themselves?

Fee Fi Fo… Fee Fi Foo

Fee Fi Fo
Ella huele el cuerpo de él
Ella huele el cuerpo de él
Y eso la pone enferma
Él tiene mucho de qué responder
De responder, por arruinar la vida de un niño

¿Cómo puedes tocar algo
Tan inocente y puro?
Oscuro
¿Cómo puedes satisfacerte
con el cuerpo de un niño?
Eres vil, eres…

Es verdad lo que dice la gente
Dios ayuda a aquellos que se ayudan
A su propia manera
Es verdad lo que dice la gente
Dios ayuda a aquellos que se ayudan
A su propia manera

Él está sentado en la habitación de ella
En su habitación
¿Y ahora ella que hará?
Tiene tanta inseguridad
Y su impureza fue una meláncolia acumulada

¿Cómo puedes tocar algo
Tan inocente y puro?
Oscuro
¿Cómo puedes satisfacerte
con el cuerpo de un niño?
Eres vil, un enfermo.

Es verdad lo que dice la gente,
Dios protege
a los que se protegen ellos mismos a su manera
A veces me pregunto
¿Quién protege a los que no pueden hacerlo por sí mismos?

Es verdad lo que dice la gente,
Dios protege
a los que se protegen ellos mismos a su manera
A veces me pregunto
¿Quién protege a los que no pueden hacerlo por sí mismos?

Fee Fi Foo… Fee Fi Foo…

La canción se ha convertido en un verdadero himno de la lucha contra el abuso de menores, como comprobareis si buscais en YouTube. Espero que os haya gustado esta canción y que os haya emocionado como a mi, cada vez que la escucho.

 

Lo eres todo para mí, de Alguien muy especial

El amor verdadero se demuestra día a día, un te quiero, un beso, un abrazo…todo eso refuerza el vinculo entre dos personas, y cuando esos simples detalles se van olvidando, es que algo falla.

Al final muchas parejas a la larga lo van disimulando en el cumpleaños, navidades, y otras citas para hacerse regalillos, pero no hay que fijarse en el calendario para acordarse de que hay una persona a la que amas. Yo (a parte de que soy un romanticón pasteloso) siempre he procurado que el amor que comparto con mi pareja sea intenso dia tras dia, con algún tipo de detallito, lógicamente en privado para no azucarar Gamefilia. Pero esta vez me gustaría recompensarla “publicamente” en forma de mini-colaboración por ser ese pilar (como diría el duende) tan importante en mi vida. 

 

 

Hace meses conocí a una mujer
ella me abrió las puertas de su alma
su corazón estaba endurecido por la soledad
pero era frágil como la luz del alba

Su voz me encandiló
sus preciosos ojos me hechizaron
y fue su forma de ser
lo que me llevó a su huerto de los enamorados Very Happy

Yo estaba pasando malos momentos
pero ahí estaba ella para apoyarme
con esa simpatía que me contagiaba
conseguí continuar adelante

Te debo mucho cariño mío
mas de lo que te puedas pensar
y es que si no fuera por ti
mi vida sería muy difícil de soportar

Cuando no estamos juntos
una niebla cubre mi corazón
es densa como el humo negro
pesada como el tío de la cuchara LMAO
pero esta se disipa
cuando vuelvo a ver tu dulce cara

A veces tenemos nuestras diferencias
normal, como en todas las parejas
aunque siempre seguimos adelante
porque nuestro amor es inseparable

No quiero pensar en el futuro
si acabaremos separados o juntos
sin embargo hay una cosa de la que no dudo
y es que a tu lado
soy el hombre mas feliz del mundo

Será la colaboración mas corta
que haya recibido tu blog
miserable en cantidad de palabras
no obstante enorme en sentimientos
porque hay una cosa que te quiero dejar clara
y es lo mucho que te quiero

Bueno cielo, espero que te haya gustado este detallito, lo hice este fin de semana que no pude pasar a tu lado, no es gran cosa, pero está hecho con todo mi cariño. Y al resto…pues eso, disculpad este nivel de glucosa por estos lares, os prometo que me controlaré…o no, pero es lo que tiene cuando amas tanto a una persona, que por cierto, es el mayor remedio contra la tristeza, aunque también sabemos que tiene contraindicaciones, sin embargo es algo que vale mucho la pena conservar y mimar a diario.

 Te amo

Un abrazo.


Tú si que eres la sal que da alegría a mi vida. No cambies nunca, amor mío.

 

Nominaciones a los Oscars de Gamefilia 2009 – Entrada Más Original

 

 ¡FUERA MUSICA! ¡FUERA MUSICA FUERAAAAAA MUSICAAAA!

 ¿Y a ti que te pasa hoy, hobbit de peinao de cazuela?

 ¡NO SOY HOBBIT!… NOS GUSTAN QUE NOS LLAMEN "MEDIANOS", ME-DI-A-NOS… A TI YA NO TE INVITO A LA COMARCA

 ¿Puedo preguntar qué hacemos aquí, lejos de nuestra habitual rutina de fornicar-salvar vidas-volver a fornicar mientras salvamos vidas?

 ¡ESTAMOS AQUÍ PARA PRESENTAR LA GALA DE NOMINACIONES A LA ENTRADA MÁS ORIGINAL!

 ¿Pero de eso no tenía que encargarse House?

 Nah, es que ahora tiene mucho caché y este blog no puede permitírselo…

 No es sólo por eso, es porque el apellido Shepard tiene muchas connotaciones videojueguiles y, como estamos en una comunidad de viciaos como nosotros, sólo que en vez de viciaos de sexo, de videojuegos…

 ¿Y me habeis sacado de mi brillante carrera en Hollywood para esto? Joder… ¿¡Donde está mi Gerard "torso esculpido" Butler!? Encima me giro y… me toca a éste de partenair…

 No me digas eso, que tengo sentimientos ¿sabes? Y encima me llaman Osito amoroso

 No te quejes, que yo sólo soy Tio Bueno 2

 Anda que… A mi me llaman La china, como si fuera una cantante de un tablao flamenco, y eso que soy una de las principales…

 ¡CALLAAAAAAOSSS! ¡Y DEJADME EXPLICAR LAS CONDICIONEEEES!

 Oiga, ¿y por qué siempre tiene que estar gritando?

 ¡ES QUE DE PEQUEÑA ME TRAGUÉ UN MEGAFONO!… SI… DE PEQUEÑA ME TRAGABA MUCHAS COSAS, COMO LOS PERROS…

 Bueno, para no fastidiar los tímpanos del personal, yo explicaré las condiciones. Son bien sencillas: se trata de nominar mediante un comentario en esta entrada la que os parece la ENTRADA MÁS ORIGINAL que se ha publicado en Gamefilia hasta la fecha durante este 2009.

 Luego, siguiendo las fechas que ha dado la Organización, se presentará una entrada con la lista de todos los nominados, a los que se deberá votar mediante un MP, o Medico Pervertido,  a la doctora interina de primer año InTheMiddle.

 ¡Y ESO ES TOOOODO! ¡A NOMINAR, PILTRAFILLAS DESCEREBRADOOOOS! ¡PERO QUE C….! ¡QUE HA PASADO AQUÍ!

ZZZZZAAAAPPPPPP (musiquilla de transformación típica de Clamp)

 ¿Os pensabais que os ibais a librar de mi? ¡La única Meredith que puede pisar este blog soy yo!

 ¿Y yo por qué me he transmutado? ¡Nooooo! Uhm… Sigo estando bueno…

 

¡¡¡A Nominaaaaa!!!

La Muerte Blanca – Capítulo VI

Capítulo VI

Allí estábamos, plantados ante un enemigo que permanecía oculto y que sabíamos que era capaz de arrancarle la cabeza a un hombre adulto con sus propias manos, como el pobre Levy había demostrado de forma involuntaria. Sin dudarlo ni un segundo, disparé al vacío de la oscuridad, esperando acertar en aquella silueta que apenas se insinuaba en la penumbra, apuntando hacia donde calculaba que debería estar su pecho. El ruido inconfundible del proyectil atravesando la carne, que siguió inmediatamente al de la explosión de pólvora al disparar, atestiguaba que había acertado de lleno en mi objetivo, pero lejos de matarlo o simplemente detenerlo, el asesino continuaba con su risa macabra, aún más exagerada si cabe. No había duda de que todo aquello, y nuestros vanos intentos de matarlo, le divertían.

Pero de repente, como un resorte activado sin previo aviso en su cerebro, el asesino arrancó a correr en dirección a nosotros. Ahora, una vez abandonada la cobertura de las sombras, pudimos ver perfectamente su cara. Era Jasper, quién creíamos erróneamente que había entrado en estado de coma terminal.

Volví a apuntar el arma con ambas manos, firmemente, dispuesta a no fallar, pero esta vez, apuntando a la cabeza, el único punto que se había demostrado vulnerable en ellos. Pero Jasper era rápido y en dos zancadas se puso a mi altura. Por eso, no podía fallar. Era o él o yo, o la salvación de todos nosotros o mi propia muerte. Me preparé para el impacto.

Entonces sucedió algo que no había tenido en cuenta. Cuando estaba preparada para disparar mi última esperanza, sentí como alguien me tiraba hacia atrás con una fuerza insospechada, tanta como para hacerme caer de bruces al suelo, justo a tiempo para ver pasar a Jasper delante de mí, como una exhalación, hacia la puerta. Me giré lo justo para ver que había sido Eric el culpable de hacerme errar el disparo pero también de haberme salvado la vida, mientras Jasper seguía su carrera alocada hacia la puerta principal, ante la mirada atónita del resto, que aún desconocían lo que le había ocurrido a Levy.

– ¡Ya te tengo! – oí gritar a una voz conocida.

Era Hawkins. Había conseguido ponerse a la altura de Jasper y lanzarse sobre él, cargando sobre su brazo derecho como un jugador de rugby. Un ataque de ese tipo habría hecho caer incluso a un hombre fornido, pero para Jasper, Hawkins era como un niño pequeño que se aferraba al brazo de su madre durante una pataleta, sin efecto alguno. Pero algo cambio en él. Dejo de reírse.

Con la mano que le quedaba libre, agarró del cuello a Hawkins y lo levantó del suelo como a un muñeco, mientras con la otra mano le agarraba del brazo derecho. Y entonces, de un rápido y breve tirón, como si se tratase del pétalo de una margarita y no de un brazo humano, Jasper se lo arrancó de cuajo a Hawkins, que empezó a aullar de dolor, mientras se iba desangrando rápidamente. El asesino tiró el despojo sosteniendo aún a su víctima en el aire, mientras le miraba a los ojos sonriente, como una hiena que juega con su presa.

Todos contemplábamos la escena sin saber cómo reaccionar, mientras veíamos morir ante nuestros ojos a nuestro compañero, petrificados. Si hubiese querido acabar de la misma forma con todos nosotros, lo habría podido hacer sin problemas, porque ninguno le hubiésemos opuesto resistencia. Pero incluso en los momentos más funestos, siempre existe un rayo de esperanza, y en este caso, ese rayo lo personificó una llamarada incandescente que le alcanzó de lleno en la cara, desde delante. Mientras Jasper se retorcía intentando infructuosamente apagar las llamas que consumían su piel, la llama avanzó hacía él, movida y controlada con un simple spray por una persona a quién nunca creeríamos capaz de algo así. Se trataba del anciano Roberts, que seguía avanzando hacia él, sabedor de que por fin había encontrado el punto débil de aquellas criaturas.

El infectado cayó al fin al suelo, desplomado y aún ardiendo, mientras aquella sustancia negra escapaba de su boca estremeciéndose como un ser vivo, para acabar tan muerta como su huésped. Finalmente, Megan reaccionó y fue corriendo hasta donde se encontraba el cuerpo empapado en sangre de Hawkins.

– ¿Está vivo?- preguntó Roberts apuntando hacia el cadáver de Jasper con su lanzallamas improvisado  aún en la mano, aunque de todas formas ya conocía la respuesta.

Megan buscó el pulso en la carótida y negó con la cabeza. Hawkins había muerto del shock provocado por la hemorragia, hacía apenas unos segundos, y con una herida de ese tipo, cualquier intento de reanimación resultaba imposible.

– ¿Qué ha pasado?- nos preguntó finalmente Dawson, después de unos segundos en silencio que me parecieron eternos.

– Levy… ha muerto – le respondió con un atisbo de voz Lynn que había permanecido todo el rato en el umbral del pasillo que llevaba a la enfermería – Jasper estaba contagiado… y nosotros… ¡nosotros dejamos que pasara! – gritó llorando, dejándose llevar por la tensión acumulada.

– ¿¡Cómo podíamos saber que algo así iba a pasar!?  – le respondió Megan alzando la voz, también con lágrimas en los ojos.

– ¡Pasó con Lee! ¡Y sabíais en qué se había convertido!- estalló Lynn

– ¡No seas imbécil! – oí gritar a mi lado a Eric, algo que nunca antes había hecho – ¿Qué querías que hiciéramos? ¿Matar a  Jasper como medida de precaución? ¿Acaso te estás escuchando a ti misma?

Lynn enmudeció. Eric tenía toda la razón. Por mucho que hubiésemos podido sospechar que Jasper había sido contagiado, no habríamos podido matarlo a sangre fría, aunque podíamos haberlo aislado preventivamente. Nuestro fallo había sido precisamente olvidarnos de él, creyendo vanamente que sólo estaba en coma y que no suponía ningún peligro.

– Al menos sabemos que no soportan el calor, – interrumpió Roberts – algo es algo.

– Aplicado de esa manera, – le respondió Eric – ni ellos ni nadie.

– Algo de razón tiene el profesor. – dijo Megan acercándose hasta donde se encontraba el cadáver – Parecen inmunes a las balas, y lo único que parecía funcionar era cortarles la cabeza. Que haya otra forma nos da más posibilidades de poder salir vivos de aquí. Lamentablemente, no hay más sprays por aquí para que podamos llevarlos encima, es más, ni siquiera sé cómo logró pasarlo por la aduana estando prohibidos aquí…

– Estar en una base perdida en medio de la nada – le respondió Roberts con una sonrisa burlona – no significa que deba olvidarme de cuidar mis mejores atributos – dijo mesándose su tupida y blanca cabellera.

La cruda realidad era que sólo teníamos un hacha, una pistola que no servía para nada y un spray a punto de agotarse, para defendernos. Estábamos completamente vendidos ante cualquier nuevo ataque, viniese de donde viniese, pero lo menos que podíamos hacer era intentar resistir.

– No… no nos hacen falta más sprays. – susurró Eric a mi lado – Yo sé como hacer bombas incendiarias…

Todos nos giramos al unísono, asombrados por lo que acabábamos de oír, exigiendo con la simple mirada una explicación. Antes de que nadie dijera nada, Eric prosiguió:

– ¿Conocéis "El libro de cocina del Anarquista"? – preguntó sin esperar una respuesta, como quien da una clase magistral – Es un libro prohibido que trata sobre cómo fabricar bombas… digamos que yo me encargue de distribuirlo en la Red durante una época y que probé algunas de sus recetas…

– ¿¡Eres un terrorista!? – exclamó Suresh con la mejilla aún bañada en sangre – ¡Sabía que no debía fiarme de ti! ¡Estáis todos locos!¡¡Todos!!

– ¿Y eso que importa ahora? – le grite al hindú intentando calmar la situación – Lo primero es salir de aquí, y luego, si sobrevivimos, ya nos preocuparemos del pasado de cada uno, ¿de acuerdo?

Suresh se calmó casi instantáneamente, más por el hecho de saber que yo aún llevaba encima la pistola y que no dudaría en usarla, al menos para amenazarlo, como ya había hecho con Levy, que por mis palabras. Megan volvió a tomar el control de la situación:

– Eric, ¿que te hace falta para fabricarlas? – le preguntó esbozando una sonrisa forzada que parecía más una mueca – Como ves, no tenemos mucho tiempo.

Con todo lo ocurrido, casi nos habíamos olvidado por completo de los infectados, que continuaban lanzando bolas de nieve contra los cristales, que, a pesar de ser reforzados, empezaban a resentirse. Sus gritos y sus burlas, se habían convertido en un eco monótono y monocorde que ya ni siquiera nos afectaba.

– Sólo necesito algunas cosas que haya en la cocina y en el almacén, y alguien que me ayude a transportarlas y, por supuesto a construir las bombas – dijo Eric lanzándome una mirada cómplice.

Todos asintieron. Juntos, Eric y yo nos dirigimos a la cocina primero, en busca de recipientes de plástico, vidrio y metal en los que realizar las mezclas. Mientras rebuscaba en los armarios, las manos me temblaban sin control haciendo tintinear de forma involuntaria las botellas, hasta que finalmente una se me cayó al suelo, reventando en una miriada de pequeños cristales transparentes. Enseguida, Eric acudió a mi lado y me tomó ambas manos en las suyas, apretándolas contra su pecho.

– ¿Qué? ¿Estás mejor?

Hasta ese preciso momento, no me había dado cuenta de lo importante que Eric era para mí. Intenté sonreír para tranquilizarle, como había hecho antes, pero no pude y en su lugar, las lágrimas que tanto tiempo había estado reteniendo, empezaron a brotar sin control entre sollozos. En respuesta, él me abrazó suavemente, susurrándome un dulce “ya estᔠal oído. Permanecimos así unos segundos, abrazados sin movernos, hasta que no pude evitar romper aquel momento mágico.

– Si querías que nos enrollásemos en la cocina, no te hacían falta excusas – le dije intentando sonreír mientras me limpiaba las lágrimas.

Lejos de ofenderse, me devolvió la sonrisa.

– Eres de lo que no hay,… pero me gustas así. Anda, ve y acércame la sosa cáustica del almacén.

Poco a poco, reunimos todo el material necesario compuesto por toda clase de líquidos y materiales, los nombres de la mayoría de los cuales desconocía su existencia. Había compuestos a base de nitratos, así como ácido sulfúrico y otros productos tóxicos, que me resultaba imposible imaginar cómo Eric iba a convertirlos en una bomba incendiaria casera. Mientras él empezaba su labor de alquimista moderno, yo lo observaba por encima del hombro. Entonces, sin que yo le preguntase nada, Eric empezó a sincerarse conmigo sin dejar de prestar atención a lo que estaba haciendo.

– Estuve en la cárcel por esto, ¿sabes? – me dijo cabizbajo – Me cayeron cinco años  por distribuir ese tipo de información en la Red. Era joven, era estúpido, y nunca pensé que lo que hacía podía tener consecuencias más allá de las de ser un hacker comprometido, pero el FBI tiene una base de datos de libros prohibidos, así que no les resultó muy difícil seguirme los pasos. Sin embargo, nunca llegué a entrar en la cárcel: Malone se ofreció a limpiar mi expediente si me unía a la expedición y acataba sus órdenes.

– Por eso te hacía chantaje… – susurré al recordar como aquella vez, mientras discutíamos en la cocina, Malone había achantado a Eric.

– Exacto. – me contestó Eric – Supongo que al resto de vosotros os tenía cogidos por los huevos de forma parecida. Al menos a Levy seguro que sí.

– A mí no. – le respondí – Yo sólo respondí a un anuncio de periódico, pero entiendo a qué te refieres. Creo que ya está todo, ¿no?

– Sí – me dijo, cargando el pequeño carrito de la comida que nos hacía de improvisado transporte para las granadas caseras.

Habíamos podido fabricar unas once de aquellas bombas, que a continuación introducimos en una mochila más fácil de transportar. En realidad, a pesar de que cabían a duras penas en aquel macuto, no pensaban tanto como aparentaban y hasta yo podía llevarlas sin demasiados problemas. Era una lástima que sólo hubiésemos podido fabricar aquella cantidad, pero era lo único que podíamos permitirnos con el material que teníamos, aunque Eric me aseguró que su potencia era suficiente.

Cuando regresamos al hall, aún seguían discutiendo sobre qué debíamos hacer, si esperar un posible rescate que tal vez nunca llegase o si darles caza. Ninguna de las dos opciones era muy halagüeña pero tampoco nos podíamos quedar con los brazos cruzados. Entonces, Eric procedió a dar una pequeña clase magistral sobre cómo se utilizaban las granadas incendiarias.

– Estas bombas incendiarias se basan en la reacción química del fósforo. – dijo tratando de sonar lo más técnico posible mostrando una de ellas, sacada de la mochila que había dejado a sus pies – de modo que actúan como las de fósforo blanco que tiene el ejército, aunque en menor escala, es decir, que al explotar, queman todo lo que tengan en su radio de acción. Para activarlas es fácil, sólo tenéis que lanzar el bote de vidrio al suelo para que el oxígeno entre y se produzca la reacción. Cuando las lancéis, aseguraos de hacerlo bastante lejos de vosotros.

Todos estaban atentos a las explicaciones de Eric, casi absortos, tanto que apenas nadie se dio cuenta de que los ruidos y los gritos de los infectados habían cesado súbitamente. Cuando nos dimos cuenta ya era muy tarde: los cristales empezaron a volar y la puerta, reventada por las jambas, había cedido por completo ante el impacto de un objeto descomunal, una de las ruedas de la excavadora que los infectados habían lanzado contra la entrada. A partir de ahí, todo fue caos. Todos nos protegimos tras los sofás intentando cubrirnos de un ataque que nunca llegó, mientras los gritos de terror y pánico retumbaban en el hall. Yo traté de sacar la pistola del pantalón y quitarle el seguro pero las manos me temblaban demasiado de la tensión, y tardé demasiado. Cuando por fin salí de mi cobertura, apuntando hacia la entrada, todo parecía seguir igual. Ni siquiera habían tratado de entrar y ahora continuaban con su risa macabra mientras se les oía correr por la nieve. ¿Por qué no nos habían atacado si nos tenían acorralados?

– ¿¡Donde está la mochila!? – oí gritar a Eric a mi lado. Entonces yo también lo vi: la mochila con las granadas, que habíamos dejado en el centro de la habitación, ya no estaba. Todos se asomaron poco a poco para ver qué estaba pasando.

– ¡Mierda! – gritó Megan – ¿¡Dónde está Roberts!?

En ese momento todos nos miramos. El anciano profesor Roberts no estaba entre nosotros y ninguna puerta detrás nuestro se había abierto, por lo que el viejo geólogo sólo podía haber desaparecido por un punto, la puerta de entrada. Megan salió corriendo hacia el exterior, tras Roberts, pero Dawson la agarró del brazo a tiempo. Era una locura salir así, en plena ventisca, en ropa de calle, sin abrigo, pero en ese momento su propio bienestar era lo que menos le preocupaba.

– ¡Suéltame! – fue lo único que alcanzó a decir antes de que la onda expansiva de la detonación la hiciera caer de espaldas.

Una luz brillante e intensa inundó la oscuridad de la noche, cegándonos, una llama blanca que sólo podía ser fruto de las granadas que Eric y yo habíamos fabricado hacía apenas media hora. Entonces lo comprendí. Roberts había decidido autoinmolarse después del ataque, como medida desesperada, intentando atraer a los infectados hacia él para matar al mayor número posible de ellos, pero las risas macabras que se oían en el silencio de la noche demostraban que el sacrificio del anciano había sido en balde.

– ¡Todos a las salas interiores! – gritó Dawson mientras arrastraba a Megan que se había venido abajo entre sollozos.

Entonces fui consciente. No podríamos evitarlo ya, la Muerte venía a por nosotros.

 

 


Perdón por la espera, pero como veis, la historia sigue en marcha pero se ha ido retrasando por problemas de inspiración, ya que aunque a veces se tenga claro exactamente el desenlace y el desarrollo que va a tener un relato, cuesta expresar y unir esos conceptos que parecen tan claros en nuestra mente. A eso hay que añadir la dificultad narrativa que suponen los relatos en primera persona.

Espero que hayais disfrutado de esta parte.

Odio… los FPS

Atención: Esta es una opinión PERSONAL. No tienes porque estar de acuerdo con ella, por eso, si comentas, hazlo desde el respeto.

Pues sí, como habeis leído en el titular, odio los FPS. Las siglas FPS, por si no estais puestos en esto de los acrónimos o habeis vivido en un búnker ultrareligioso en los últimos 15 años, pertenecen al género conocido como First Person Shooter, para los que no dominan la lengua de Shakespeare, Tirador en Primera Persona. Toda la esencia de este manido género viene reducida en esa simple frase: la clave es que se juega en primera persona, es decir, en vista subjetiva. Desde que lo iniciara el primer FPS conocido, el Wolfenstein (creo, que luego  vienen los puristas a sacarme los colores), la idea era que el jugador, al verse más inmerso en la acción, pudiera identificarse más con el personaje que manejaba, lo cual, unido a que el tipo suele ser mudo (mudo + FPS= ¡identificación total!), crea una relación especial, o al menos esa es la teoría. Hasta ahí todo bien. Al primer Wolfenstein le siguieron clásicos como el Doom, el Quake, el Unreal Tournament (o el Torneo de Un Real – que debía ser el premio que te daban – como lo tradujeron aquí LMAO), Half-Life,… , todos ellos grandes juegos en los que la clave era… bueno, para que negarlo, disparar a todo lo que se te pusiera por delante, sin demasiados complejos. Los escenarios eran sencillos, adictivos, simétricos, en resumen, perfectos para pasar horas y horas sin aburrirse, como lo demuestran los millones de dedos destrozados de miles de infantes (ya lo he dicho mil veces, no se me dan bien las matemáticas) de machacar adversarios.

Los FPS gozaban de una salud envidiable, todo era perfecto, hasta que a una brillante mente se le ocurrió la brillante idea de unir dos conceptos brillantes bien diferentes (¿mucho brillante en una misma frase, verdad? Es que esta entrada la esponsoriza Arroz Brillante, el que nunca se pasa) , FPS + 2ª Guerra Mundial. La teoría era bien sencilla: los FPS necesitan enemigos reconocibles y a los que no tengas problemas en degollar, aniquilar, destrozar con una granada,… paro que creo que ya se pilla la idea. ¿Y que mejores enemigos que los nazis? Todo el mundo los reconoce por sus uniformes, fueron malos malosos y encima escupen al hablar. La saga Medal of Honor (heredera de Salvar al Soldado Ryan de Spielberg, la única película que cuando acabas piensas que al tal Ryan tenían que haberle pegado un tiro al principio de la película, por gilip…), Call of Duty, Brothers in Arms (otra surgida directamente de Spielberg),… todas ellas y alguna más que me dejo en el tintero han exprimido hasta límites insospechados el binomio FPS+IIWW, hasta el punto de que ver un juego de este tipo que no esté basado en la 2ª Guerra Mundial es tan raro, que pronto la gente esperará ver salir nazis en el Halo 4.


 A mí, con caretos así, hasta me dan pena, pobres nazis

Aquí es donde ya empezamos a encontrarnos los primeros problemas. No es lo mismo basar los escenarios de un FPS en un mundo futurista con decoración New Age que en un mundo realista con decoración urbana. En la anterior generación, eso no acarreaba ningún problema: los programadores estaban tan limitados por la capacidad de las máquinas que podían mover estos juegos, que los escenarios solían estar compuestos de paredes rectas con algún que otro objeto tras el que parapetarse. En la actualidad, eso ha cambiado, y por los visto, ahora se han dedicado a poner objetos de estos por todas partes, para darle más realismo. Ésta es una de las razones por la que estoy empezando a odiar los FPS: los puñeteros obstaculitos, porque, amigos, cuando estás tan limitado que sólo puedes ver lo que tienes justo delante y, ¡ah, sorpresa, te lanzan una granada de navidad! con lo que tienes la tendencia natural de huir hacía atrás por el simple y puro instinto de conservación, te das cuenta que ¡no te puedes mover porque a un programador se le ha ocurrido poner un p*** cubo de basura detrás de tí! Claro, si en realidad esto no fuese un FPS sino un juego en 3ª persona, no tendrías ningún problema porque habrías visto de antemano el cubo de basura, la granada volando y al imbecil que te tiró la granada, pero no, esto es un FPS con vista subjetiva, pero en el que casualmente se padece el "efecto túnel", es decir, que no ves nada más allá de lo que tienes justo delante, así que, de realista tiene bien poco.


 "¡Mierda, Jackson, una piedrecita me impide moverme!" "¿Has probado a apagar y encender el router?"

Otra cosa que me hace gracia de este tipo de juegos es la posición de la cámara. Técnicamente la susodicha debería estar colocada en la cabeza del personaje, para dar una mayor sensación de realismo, pero ¿dónde está colocada realmente? A no ser que nuestro personaje sea en realidad un Gimli en pequeñito o un tipo al que le haya caido un yunque encima acortando su estatura un metro, ¡la cámara la tendremos en el pecho! Vamos, realista total. Por eso, cuando caminamos vemos justo un poco por encima de nuestra arma. En juegos como Call of Duty Modern Warfare esto está más o menos bien implementado: el arma la llevaremos justamente casi a la altura de los ojos, en una posición un poco friki, pero realista, pero en juegos como Killzone 2 en los que resulta más obvio que la cámara está situada a media altura (el Sevchenko es tan chulo que dispara a lo Tony Montana), encima nuestros compañeros nos miran a camara, es decir, ¡se pasan todo el p*** juego mirándonos al ombligo!


 No, por mucho que os esforceis, no le vais a ver las tetas… la cámara está ahí.

Hay casos aún más sangrantes, aunque no se engloben directamente en el género de los FPS sino en el de FPP (o First Person Platforms, me lo he inventado yo, una que tiene recursos), como es el caso del innovador Mirror’s Edge. Aunque "técnicamente" no se trata de un FPS, copia su sistema de cámara, ¿y donde la coloca? Pues cerca de la cabeza esta vez, ¡pero separada y adelantada respecto al cuerpo! Hasta el punto de que, por mucho que nos miremos y remiremos, lo único que nos confirmará que Faith no es un maromo es que no se le ve el paquete. A pesar de todo, Mirror’s Edge es uno de los mejores juegos con cámara subjetiva precisamente porque no se abusa de la indefensión del jugador, porque, reconozcámoslo, ¿qué jugador de FPS modernos no se ha sentido vendido alguna vez por culpa de la cámara del juego? Yo desde luego, muchas veces, y que te suceda en casi cada uno de los juegos de esta mecánica puede llegar a ser frustrante.

Otra característica de alguno de estos juegos, como el Modern Warfare, es que TODO es susceptible de explotar, hasta tal punto que es más que probable que en el Modern Warfare 3, los civiles también exploten, para darle más realismo a las cosas. Si creeis que exagero es que aún no os ha matado un transformador de corriente casero, al explotar, o una puñetera Suzuki.


 "¡Pero si sólo lo he mirado!"

En resumen, me gustan los shooters por lo adictivos que son, por las posibilidades que ofrecen, por, en resumen, casi todo, pero no soporto que el 80% de ellos sea en primera persona. Juegos como Resident Evil 4, Gears of War, Dead Space, incluso Uncharted,… han demostrado que se pueden hacer shooters en tercera persona con una cámara más subjetiva y envolvente que la tradicional, a medio camino entre la 3ª y la 1ª persona, más alejada y no tan incómoda, y que por supuesto no te deja esa sensación de estar completamente vendido ante el enemigo. Ya sea Left 4 Dead, Call of Duty Modern Warfare 2, Killzone 2, Resistance,… todos ellos pecan de lo mismo: sacrificar una mayor maniobrabilidad en pos de la inmersión de la 1ª persona, que a mi, personalmente me fastidia bastante: cualquier pequeño obstáculo se convierte en insalvable, precisamente por no verlo al quedar fuera de nuestro campo de visión. Estoy cansada de que un simple bordillo sea el responsable de mi muerte, y por eso, esta sufridora jugadora se planta… hasta que vuelva a salir el siguiente FPS inspirado en la II Guerra Mundial lleno de piedrecitas invisibles con la cámara en el ombligo del personaje y en el que los nazis exploten al dispararles, al mercado y se lo compre Very Happy. Si es que en realidad, nos gusta sufrir.

Frase célebre del día:

"Ramírez, vaya al tejado de ese edificio… Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…Ramírez, vaya al tejado de ese edificio…", Sargento Foley, Call of Duty Modern Warfare II.

Grandes Voces de los Videojuegos: Uncharted 2

Habitualmente en esta sección, suelo dedicarle un pequeño homenaje a aquellos actores que por su voz tan característica y reconocible han colaborado para convertir el mundo de los videojuegos en algo muy cercano al arte, si es que no nos atrevemos a calificarlos como tal. Sin embargo, hoy haremos una excepción, dedicando esta sección a un trabajo conjunto excelente que ensalza aún más si cabe, el videojuego en el que está inscrito.


Lo que no sabíais es que aparte de un cachondo mental, Nolan North es un crack… imitando gallinas. 

Uncharted 2: Among Thieves (me niego a poner la horrenda traducción al castellano) es un gran juego con una enorme personalidad, personalidad lograda en gran parte por el extraordinario elenco de actores que le ponen voz y cuerpo, ya que Uncharted 2 es uno de los pocos juegos en la actualidad en los que los propios actores de doblaje realizan el motion capture, imprimiendo una mayor dosis de realismo y creando una interpretación que, de otra forma no resultaría tan creíble.

Así pues, sin más preámbulos, aquí os dejo con mi pequeño homenaje a un elenco de actores, simplemente, de película.

 

 

Nathan Drake – Nolan North

Drake es North y North es Drake. Resultaría casi imposible no imaginar este binomio al pensar en Uncharted. Nolan hace este personaje suyo logrando que, aunque el doblaje al castellano sea perfecto, nos quedemos con la versión original. La interpretación de este actor nacido en New Haven, Connecticut, en 1970, en la primera parte del juego fue magnífica, imprimiendo toda la socarronería y picaresca en el personaje, que Drake necesitaba. En este Uncharted 2, North mantiene la misma línea, aunque menos histriónica y más sentimental, como la trama del juego requiere, con triángulo amoroso incluído.

Sin embargo, aunque Nolan North se haya hecho mundialmente conocido gracias a su papel de cazatesoros, tras de sí, lleva una larga carrera dedicada al mundo del doblaje. Después de algunos papeles no demasiado relevantes en series como A Dos metros bajo tierra, Malcolm o She Spies, North se ha especializado en doblajes para videojuegos en papeles normalmente secundarios entre los que destacan su papel de Vossler en Final Fantasy XII o de Bishop en el Unreal Tournament. La situación de North hasta su "descubrimiento" en Uncharted era muy similar a la de Fred Tatasciore (Mass Effect, Gears of War, Metal Gear Solid,…) y otros actores de doblaje, un actor presente en gran parte de las producciones de la industria, en papeles secundarios pero esenciales.

 

Chloe Frazer – Claudia Black

El caso de Claudia Black es muy diferente al de North. Nacida en Sydney, el 11 de Octubre de, supuestamente, 1972 (ni siquiera esta fecha es segura, ya que ella nunca la ha confirmado), su primer papel fue en la serie de televisión australiana A Country Practice, a partir de la cual, participó como secundaria en series como Hércules o Xena. Su salto a la gran pantalla se produjo con Pitch Black, película australiana que también lanzó a la fama a actores como Vin Diesel o Radha Mitchell. Sin embargo, Claudia Black siempre será conocida por interpretar a la pacificadora Aeryn Sun en la serie de la factoría Henson, Farscape, papel éste que le permitió ganar un premio Saturn. Su última gran aparición televisiva fue en las dos últimas temporadas de Stargate SG-1, en las que Black, que en un principio interpretaba un personaje secundario (Vala Mal Doran), acabó convirtiéndose en uno de los principales de la décima temporada.

En la actualidad, Black, que suele ser una persona muy cercana a sus fans, acudiendo siempre que puede a las convenciones de sci-fi, se dedica mayormente al doblaje de videojuegos (también aparecerá en Dragon Age Origins), estando considerada una de las voces más sensuales del mundo del doblaje anglosajón. En Uncharted 2, su sola presencia hace casi obligatorio escuchar el juego en versión original, donde se aprecian todos los matices de la sensual voz de Black y su interpretación de Chloe Frazer, que casan a la perfección, permitiendo captar ciertos matices como su acento australiano o sus dejes, lo que unido al excelente trabajo de sincronización labial y animación de Naughty Dog, la convierten en un personaje único. Sin duda, de lo mejor del juego.

 

Elena Fisher – Emily Rose

Como Claudia Black y otros de sus compañeros de reparto de Uncharted 2, a excepción de Nolan North, la trayectoria de la más joven del casting siempre se ha centrado en televisión. Nacida en Renton, Washington, en 1981, Rose empezó su carrera en 2006 con papeles secundarios hasta participar en la serie John from Cincinnatti, en un papel más o menos importante. Despues de eso, y del primer Uncharted, ha participado en series del calibre de Cinco Hermanos, con Sally Field, o Jericho, en papeles bastante importantes y en la última temporada de Urgencias (2009), interpretando a la doctora Tracy Martin.

De forma parecida al caso de North-Drake, aunque el doblaje al castellano es excelente, Emily Rose, con una voz más potente que la de la dobladora española, consigue imprimirle más personalidad al personaje dándole más fuerza, sobre todo a algunos guiños humorísticos en el primer Uncharted (mítico aquel "…we left this clowns behind ages agOOOOH MY GOD!… I wish I had my camera…"), y creando una química especial entre ella y North. Si bien en esta segunda parte está más comedida, su interpretación sigue siendo más que correcta y, por supuesto, también hace que sea obligatorio jugarlo en su versión original.

 

Harry Flynn – Steve Valentine

Con una larga carrera televisiva a sus espaldas, este inglés nacido en Londres en 1966, es uno de los más experimentados componentes del reparto de Uncharted 2, si bien es el primer doblaje de un videojuego en el que participa (antes ya había trabajado como actor de doblaje para algunas series y documentales, como narrador). Después de una serie de pequeños papeles desde 1996 en series como Melrose Place, JAG, Will & Grace, Embrujadas o Boston Legal entre otras, le llegó su gran oportunidad interpretando al forense un poco raro Nigel Townsend, en la serie Crossing Jordan. Valentine ha combinado a la perfección su carrera de actor con su otra faceta como guionista y showman.

El trabajo de Steve Valentine, como el del resto de compañeros de reparto en Uncharted 2, es más que correcto, aportando al personaje de Flynn tanto su acento inglés, con todos sus dejes, como ese aire de picardía y carisma que tan bien le sienta al personaje, haciendo que le cojamos cariño como anti-héroe, a pesar de que debería ocurrir lo contrario.

 

 

Karl Schafer – René Auberjonois

¿Qué se puede decir de René Auberjonois? Es una verdadera institución en el mundo de la televisión, donde ha participado en decenas de series y películas desde que iniciara su carrera en los años sesenta. Este neoyorkino nacido en junio de 1940, ha participado en series y películas míticas como M.A.S.H, La mujer biónica, Starsky y Hutch, Benson y más recientemente en Star Trek Espacio Profundo 9, en la que interpretaba a Odo (serie en la que además ha rodado algunos capítulos como director). Como actor de doblaje también ha participado poniendo su voz a producciones de animación como La Sirenita, El pequeño Nemo (la del pez, no), Mighty Max o los Thornberrys, además de haber participado con anterioridad en el doblaje de otros videojuegos como Gabriel Knight III o Legacy of Kain.

El trabajo de Auberjonois es realmente bueno, especialmente en la forma como resalta de forma natural y sin estridencias el acento alemán del personaje, aunque él por supuesto no lo es. Schafer aparece poco en pantalla, pero a pesar de las pocas lineas que el personaje tiene, Auberjonois consigue que se haga entrañable.

 

Zoran Lazarevic – Graham McTavish

Este actor escocés, nacido en Glasgow en 1961, se curtió (como casi todo actor que se precie en las islas) en las tablas interpretando a Shakespeare. Sin embargo, a pesar de la base teatral que posee, su participación en cine y televisión siempre ha sido como secundario, en series como El Enano Rojo, Roma, Numb3rs o Perdidos. Su papel televisivo más importante hasta la fecha ha sido el de Ferguson en Prision Break y ha participado en la última incursión de Rambo en el cine. Como actor de doblaje, ha participado en unas cuantas series de animación de Marvel y también en videojuegos como Killzone: Liberation.

En Uncharted 2, McTavish aporta todo su poderío físico al personaje, en el que es obvio que los chicos de Naughty Dog incorporaron algunas de las características físicas del propio actor. Como Auberjonois, McTavish borda también el acento eslavo de su personaje haciendo que su interpretación sea más que correcta para un malvado al que se le puede coger manía perfectamente.

 

Victor "Sully" Sullivan – Richard McGonagle

Richard McGonagle, como Auberjonois, también tiene una larga carrera cinematográfica y televisiva a sus espaldas. Nacido en Boston, el octubre de 1946, McGonagle ha participado como secundario en infinidad de series y películas desde que comenzase su carrera en 1980, como Canción triste de Hill Street, Autopista hacia el cielo, Star Trek Next Generation, Murder One, El abogado,… Como actor de doblaje ha participado en series de animación como Ben 10 o Star Wars: Las guerras clon, donde interpretaba a Grievous, y en videojuegos como Jak 3, Metal Gear Solid 3 o No More Heroes.

Poco se puede hacer excepto alabar el trabajo de Richard McGonagle como Victor Sullivan, puesto que simplemente con su voz consigue darle ese toque canalla de bribón (y viejo verde) tan característico de Sully. Sin embargo, aunque aparece poco en "pantalla", McGonagle consigue robar como siempre toda la atención gracias a su interpretación de uno de los personajes más carismáticos que se hayan podido ver nunca en un videojuego.

 

Esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado este breve repaso por las carreras de estos grandes actores, algunos de ellos bastante conocidos dentro del mundillo, aunque sin llegar al nivel de estrellas.