Survival Horror con palomitas: Zombieland, by Strelok 350

Diversas formas hay de criticar un arte: no le podemos exigir lo mismo a una pintura, una canción, una fotografía o una película.

Eso no evita, afortunadamente, que muy de vez en cuando surjan obras de la nada que no se “limiten” a la autosuperación dentro de su propio campo, sino que en vez de intentar superarse en lo puramente convencional busquen ese algo más, que a veces distingue verdaderas obras de arte o locuras (todavía no se cual de las dos cosas es zombieland, realmente) de productos del montón.

¿Y como se hace eso?

Hay muchas formas de llegar a esa “genialidad” pero una cosa es cierta: ninguna es sencilla.

Y a pesar de todo hay quien lo consigue: zombieland, por ejemplo, lo consigue y es por algo muy sencillo: a veces se olvida de que pretende transmitir tensión, a veces se olvida de que pretende hacer reír, e incluso a veces se olvida de que es una película y no un videojuego…porque si, probablemente zombieland sea la película que más cosas tenga en común con un survival horror (hablando de videojuegos) que se haya hecho jamás.

Y lo mejor de todo, más aún de su descerebrada variedad de situaciones, es que al final logra transmitir tensión, logra hacerte reír, logra hacerte creer que estas jugando un videojuego y, finalmente, logra hacerte sentir que estas viendo una buena película.

Zombieland no se limita a un género, tampoco a un estilo de narrativa visual como es el celuloide: sencillamente va a su bola, y para que negarlo, de buenas a primeras resulta chocante.

Comienza la película (“tranquilizarsus” que no hay spoilers) y lo primero que sorprende es la carga brutal de violencia desde la pantalla de créditos y lo aparentemente simple de su propuesta: hay una epidemia zombie que ha afectado a la humanidad y los pocos supervivientes luchan día a día por su vida…nada nuevo bajo el sol.

Ahora bien, cualquier pequeño atisbo de seriedad, y, bien mirado, de un poco de aburrimiento al empezar a temerte que si realmente va a ser buena de verdad más vale que sea una copia de calidad de “la noche de los muertos vivientes” queda empañado por los primeros minutos al contemplar esos créditos al tiempo que piensas; “¡eh, esto mola!”…y a partir de ahí es ya un no parar.

Movimientos de cámara en “slow motion”, muertes ridículas, humor negro a borbotones, metralla y sangre por todas partes…realmente, parece una partida de left4dead (sin exagerar) pero con el nivel, tanto de planos como de variedad que a una película se le puede exigir…sin duda, lo que muchas veces se ha intentado adaptando películas basadas en videojuegos y rara vez se ha logrado, aquí se hace divertido y por méritos propios.

Divertido, si, porque zombieland une muchos géneros pero por encima de ellos el de la comedia:

Nos explica la historia de Columbus, un joven que antes del Apocalipsis zombie ya vivía atrincherado en su casa, atiborrándose a pizzas y jugando al World of warcraft , con un nulo contacto con el exterior. Su conducta se podría definir como la de un cobarde, pues teme a prácticamente todo, pero es esa desconfianza y inquietud generada por su miedo la que lo mantiene vivo…y lo hace con unas normas que va anotando que son tan concretas a la par que descacharrantes que de buenas a primeras arrancarán unas cuantas carcajadas a lo largo de la película.

Para mostrar esas normas de supervivencia, no se duda en detener la acción para detallarlas cual programa de bricomanía: la escena en la que el protagonista da la vuelta entera a un párking para despistar a los zombies y poder buscar las llaves de su coche a la par que se da cuenta de que lo tenía abierto es sencillamente brutal.

Otros logros humorísticos (y los hay y muchos) son los que narran como ha cambiado la sociedad tras la epidemia, momentos en los que el recurso de detener la acción también queda patente, como al mostrar las muertes de la semana (como los goty pero digamos que un poco más bestia –d) : de ahí algunas escenas tan brutales e impagables como la anciana que aplasta al zombie con el piano que podemos ver en el trailer…y lo mejor es que hay gran cantidad de estas escenas. Los noventa minutos que dura zombieland están condensados al máximo (incluso en los últimos minutos parece que ya queda poco por contar de todo lo que se ha llegado a sacar de una comedia con un planteamiento, que a priori, podía dar de si pero no en cantidades tan astronómicas –hablando de gags-)

Y lo mejor de todo es que a la hora de hacer reir, no se queda solo en ese humor brutal, de headshot videojueguil que tanto llega a dar de si, sino que también intenta divertir por otros medios menos gore, y no se le da nada mal…

La invitación especial del SPOILER protagonista principal de los cazafantasmas que los acoge en su mansión, da como lugar a una secuencia descacharrante que recuerda al humor de la película homónima, banda sonora incluida. La escena en la que se disfraza de zombie para gastar una broma y Columbus le dispara sin querer y, en sus últimas palabras, dice que lo único de lo que se arrepiente en su vida es de Garfield 2, no se puede definir con palabras…es algo sencillamente brillante. Fin de SPOILER

Pero no solo de partirle la caja al personal vive zombieland, y como he dicho, no se limita a un solo género, cosa que puede resultar en un principio poco menos que desconcertante:

Tan pronto esta haciendo reír (grueso principal de la película), como te muestra una escena terrorífica, dramática, romántica o de acción, todas ellas en el sentido estricto de la palabra…y lo mejor es que al final se integran de forma excelente en la trama, gracias a unos secundarios con una personalidad y motivaciones muy definidas: Tallahassse, un tipo pasota y temerario obsesionado con obtener el último twinkie (un pastelito) sobre la tierra y las hermanas Witchia (de la que se enamorará Columbus) y Little Rock, dos estafadoras que han aprendido a sobrevivir con sus propios métodos en un entorno tan hostil. Todos los personajes tienen su momento de gloria con diálogos desternillantes o situaciones más serias.

Especial mención a las escenas de acción, exageradas como ellas solas, con bullet time, movimientos acrobáticos y gore por todas partes, están muy bien llevadas a pesar de no abundar en comparación a tiroteos más humorísticos y resultan espectaculares…aunque en su mayoría todas se encuentran en el último cuarto de hora.

Y en cuanto a la trama, no es especialmente compleja…a decir verdad casi es nula. Porque en realidad se limita a mostrar como los protagonistas aprenden a confiar entre ellos y a como Columbus supera sus miedos y evoluciona como persona y en su historia con Witchia.

Pero a decir verdad esa carencia de trama es totalmente superficial (de hecho, creo que un argumento más elaborado seguramente habría estorbado) : zombieland es brutal y exageradamente divertida: es llevar una comedia brillante a un entorno en el que rara vez se había dado este género. Es aderezarlo con una base sólida en forma de tiroteos, zombies, gags y secundarios divertidos. Es humor negro puro, exageradamente gore pero a su vez descacharradamente simpático. Es la comedia del año, y con una distancia abismal respecto a sus competidores.Y es survival horror…survival horror con palomitas.


Gracias Strelok por esta estupenda colaboración sobre una de las películas que puede dar la campanada este año por su humor gamberro y, por supuesto, su temática.