Retrospectiva: The Legend of Zelda

The Legend of Zelda es una serie que no necesita presentación. De la mente de Shigeru Miyamoto y desde 1986, las aventuras de Link en Hyrule han pasado de plataforma en plataforma con casi una veintena de títulos.


Música para leer con ambientillo

Todos los juegos tienen en común estar protagonizados por Link, el héroe destinado a salvar Hyrule y rescatar a la princesa Zelda. Es bueno recordar que lejos de lo que muchos piensan, y a excepción de un par de entregas, el heroe cambia episodio tras episodio, con lo que en a lo largo de toda la historia de Hyrule aparecen varios Links.

 

La saga Zelda también tiene elementos recurrentes, que si bien no aparecen en todas las entregas, si tienen un peso importante en las mismas: Zelda, Epona, Ganongord, Triforce o la espada maestra.

La jugabilidad en la serie, como es de suponer, ha variado muchísimo desde sus inicios hasta hoy en día. Se han ido incorporando varios elementos y armas que han ido expandiendo la experiencia de juego. Pero si nos centramos en la base nos encontramos con un juego de aventuras a la vieja usanza -que en sus primeros títulos poseía una vista cenital para posterior pasar a un completo mundo 3D-. Tendremos que recorrer escenarios, mazmorras y poblados eliminando enemigos y obteniendo diferentes objetos con los que poder continuar la aventura para finalmente hacer triunfar el bien sobre el mal.

 

 

 

The Legend of Zelda para NES en 1986 fue el primer título de la serie y un auténtico bestseller. Nuestra misión, en el papel de Link consiste en buscar los ocho fragmentos del Triforce de la sabiduría y finalmente nos enfrentaremos a Ganon, salvando con nuestra victoria a Hyrule y su princesa.

 

Con Zelda II: Adventure of Link, también para NES, Nintendo se quiso arriesgar buscando un planteamiento de juego distinto, cambiando la vista cenital por una lateral, reservando el primer tipo de vista para las transiciones entre fases en un mapa del mundo. Cuando entrábamos en combate o en un escenario, la vista cambia a lateral permitiendo desplazamientos horizontales a lo largo de los niveles. A diferencia del primer en este juego podremos adquirir experiencia, lo que nos permitirá subir de nivel y con ello mejorar las características nuestro personaje.

El salto a 16 bits para SNES se hizo con A link to The Past en 1991. En esta ocasión se vuelve al estilo de juego original y con una calidad muy superior. De hecho, esta tercera entrega es de las más queridas entre sus seguidores. Una vez más en nuestro papel como Link, tendremos que salvar a la princesa Zelda junto a otras seis descendientes de los sabios de Hyrule. Para ello y siendo el primer título en la serie en permitirlo, podremos viajar entre dos mundos paralelos: el de la luz y el de la oscuridad.

Link’s Awakening fue el salto al mundo portátil de la serie, que tuvo lugar en 1993. Como curiosidad, mezcla la jugabilidad clásica de la serie, con zonas de desplazamiento horizontal vistas en la segunda entrega en NES. Una edición posterior bajo la coletilla DX, incluía un mundo a color, con varios extras sobre la edición original.

En 1998 llegaría para Nintendo 64: Ocarina of Time, posiblemente junto a "A link to the Past" los mejores juegos de toda la serie. Ocarina of Time supuso un cambio de aire en la serie, ya que el cambio a las 3D cambió por completo la jugabilidad a la que estábamos acostumbrados.

Dos años después nos encontramos con Majora’s Mask, el último juego de la serie para Nintendo 64. A destacar en el juego las máscaras que dotan a link de diversas habilidades, algunas le permitirán transformarse. También destacar, que por primera vez jugaremos contrarreloj para evitar la hecatombe al que se ve sometida Termina, y que sin duda ponen al jugador en tensión.

Oracle of Ages y Oracle of Seasons, son dos juegos para GameBoy Color que se comercializaron a la vez. A pesar de ser dos títulos independientes, ambos juegos permitirán conectarse para desbloquear contenidos.

Con Four Swords para GameBoy Advance y Four Swords Adventures para GameCube, se fomenta el juego cooperativo en la serie, permitiendo hasta a cuatro jugadores avanzar en la aventura.

Y Link se lanzó a la aventura marítima en Wind Waker, que apareció en Game Cube en el año 2003. Un completo océano abierto, que ocultaba un secreto descomunal y un peligro inmenso. Cuando el Reino de Hyrule parecía una leyenda y la Trifuerza un relato místico, un joven de pueblo se encuentra con mascarón rojo, un extraño navío de estilo oriental que guiará a Link por toda la aventura.

Tras su primera vida como marino y acabar con el malvado de Ganondorf, Link decidió embarcarse en una nueva cruzada pirata en Nintendo DS. El pasado año 2007 fue el año elegido por Nintendo para comercializar esta singular entrega en su doble pantalla. Controles táctiles, una historia original y profunda secuela directa de Wind Waker y un apartado visual adaptado con maestría a la consola de bolsillo son algunas de sus virtudes.

Twilight Princess para GameCube y Wii es la última entrega de la serie en consolas de sobremesa. Una vez más y encarnando a Link tendremos que ayudar a un nuevo personaje Midna a enfrentarse al malvado Zant del mundo crepuscular. En esta entrega volvemos a poder viajar entre mundos: el de la luz y oscuridad. En este último mundo Link se trasformará en un Lobo por lo que parte de la jugabilidad clásica se ve ligeramente modificada.