ANÁLISIS – Dark Souls II

 
 
 
 
Después de dos años del lanzamiento de la primera parte (Segunda si tenemos en cuenta a la exclusiva de PS3, Demon’s souls) nos llega Dark Souls II. Un juego que bajo el brazo trae consigo muchísimas cosas de la mano del mismo estudio, From sofware, pero de distinto director. Esta entrega ha sido dirigida por Hidetaka Miyazaki, y por qué no decirlo. Este cambio de director causó temor en algunos.  Pero os aseguro que eso no pasará más de ser un simple prejuicio: Dark Souls II está a la altura de su apellido… o incluso es aún más alto.

Seamos directos, empecemos con la jugabilidad. Sigue siendo la de siempre, al menos, en esencia.  Porque al tomar el mando y dar nuestros primeros golpes quizá notemos que no es exactamente igual al 100% que en el anterior juego. El "timing", si se le puede llamar así, a la hora de ejecutar nuestros movimientos es diferente.  Por lo demás, todo sigue prácticamente idéntico: Tenemos nuestros 2 botones de acción,  nuestro botón para agarrar el arma con las dos manos y viceversa con la otra mano. Podremos seguir haciendo parry con nuestro escudo, e incluso usar dos espadas de una forma correcta. Algo a destacar es lo que parece la imposibilidad de hacer un golpe crítico de forma frontal después de hacer parry, al menos, yo no lo he logrado contra un adversario humano. El clásico y doloroso backstab sigue estando presente, lo siento. 

Las físicas del peso de equipo para el personaje han variado, dependiendo ahora del Vigor, una stat. Donde más notaremos el peso de la armadura será en los movimientos evasivos como rodar. Podemos seguir saltando, sólo que ahora debemos pulsar el joystick izquierdo para hacerlo durante un sprint. Destaco que es posible cambiar la opción en el menú de pausa.

Una de las cosas que los más habituales a la saga notarán es el ligero cambio que ha tenido el subir de nivel.  Desde el primer momento notaremos que nos piden pocas almas, aunque estas aumentarán a medida que avancemos. Pero notaremos que es menos duro el conseguir stats altas. El juego hace más incapié en la habilidad del jugador que en sus stats, sin duda.

Las armas y el equipo se degradan mucho más deprisa, veremos una especie de "barra de salud" que acompaña a las armas/equipo. Para repararlas sólo bastará con sentarnos en la hoguera o usar algún objeto, pero cuidado, si se nos rompen del todo, tocará ir al herrero más cercano y apoquinar una cantidad de almas por repararlas. Una cantidad equivalente al valor de nuestro equipo. Como es obvio, la magia, los milagros y la piromancia estarán presentes en el juego. Les acompañan hechizos nuevos y clásicos, y algunos exclusivos de "nuevas partidas"+. Esto también ocurre con las armas y armaduras: Novedades y clásicas.

A diferencia del anterior juego, esta vez será un único herrero el que nos encantará las armas, un herrero especial diferente al de Majula. Para ello, deberemos llevarle unas piedras elementales, objetos no fáciles de encontrar. También habrá un hechicero que nos cambie las poderosas almas de los jefes por armas únicas. Y podremos comprar las armadura de estos en un vendedor de Majula. EDITO (01/04/2014): Hay más herreros aparte de Lenigrast. Error mío.

Desde el comienzo del juego sólo contaremos con un único frasco de estus, posteriormente podremos encontrar la forma de darle más tragos. También habrá más objetos curativos, como las gemas de alma.

Pasemos a hablar de la estructura del juego. Esta vez partiremos de Majula, el único asentamiento amistoso disponible en el juego. De esta zona deberemos acceder por caminos al resto de diversas áreas del juego. Estas son diversas y con diferente ambientación. Encontraremos numerosas hogueras que nos facilitarán el acceso a áreas ya visitadas anteriormente. El mundo del juego no es tan redondo como lo era el de Dark souls,  en el sentido de que no todo está interconcectado. Las zonas son densas, no son tan libres. No encontraremos zonas como Anor londo en la que perderemos tiempo correteando. La calidad del mundo es, como siempre, magnífica.
Encontraremos una variedad de enemigos considerable, mención especial a que esta aumenta en los progresivos "Nueva partida +". El número de jefes ha aumentado considerablemente, nos encontraremos con muchísimos con características diferentes… y con algún que otro viejo conocido.

Sobre la dificultad. No os engañaré, la dificultad de este juego es exactamente la misma que la de cualquier otro Souls, aunque he de mencionar el comienzo de este, que es sin lugar a dudas el más duro de toda la saga. A pesar de las nuevas mecánicas que hacen el juego más cómodo y accesible, Dark Souls II sigue siendo fiel a su nombre, moriremos numerosas veces y nos acordaremos de los familiares de diferentes jefes más de una vez. 
Lo más cuestionado estos últimos días con respecto al juego; el apartado técnico y gráfico. El juego sufrió un downgrade destacable en la calidad de texturas y en especial en la iluminación.  Técnicamente el juego sigue en la línea de los anteriores, limitado por momentos. Sin lugar a dudas, podrían haberse esforzado más en este aspecto. En especial para ser un juego publicado a finales de una generación de consolas.
Nada más que comentar en este aspecto; es un juego pobre técnica y gráficamente. Lo salva su ambientación y diseño artístico. 

La banda sonora, una vez más, es impecable. Apreciaremos piezas que encajan con la situación en cada momento del juego. Nos transmitirán tranquilidad en Majula, y energía durantes los combates más duros.  Por los caminos no escucharemos ningún tema salvo los magníficos sonidos ambientales. El resto de efectos sonoros como los golpes están perfectamente recreados.

 
El lore del juego sigue los derroteros que ha seguido siempre en esta saga. Es interesante y entretenido, pero está oculto. Bien es cierto que se echan en falta a algunos carismáticos como Solaire o la sidequest de los Catarina, encontraremos algunos como  la Heraldo esmeralda que nos acompañará durante el juego o Lucatiel de Mirrah. Por desgracia, no encontraremos personajes del calibre de Artorias.

La ambientación y el diseño artístico general del juego es sencillamente formidable. Tintes oscuros, tétricos y sangrientos estarán a la orden del día, junto a la constante temática de la muerte. Encontraremos zonas similares, pero a la vez diferentes.
El modo online y multijugador ha sido mejorado considerablemente. Ya no necesitaremos un objeto para escribir mensajes, podremos hacerlo pulsando el botón pausa y seleccionando la opción correspondiente, Ahora el funcionamiento de las señales de invocación es más fluido y correcto, no es tan tedioso como en el anterior juego. Donde sí destaca el juego es en el componente PvP, mejorado hasta la saciedad. Numerosas opciones para enfrentarnos a otros jugadores están presentes: Zonas similares al famoso bosque del primer Ds, señales rojas en el suelo, duelos directos… Nos encontraremos de bruces con algún que otro desagradable invasor, sobre todo gracias a que ahora es posible ser invadido incluso siendo Hueco. Todo un chollo ¿eh?

Conclusión: Dark souls II cumple y con creces. Ha sabido tomar las mecánicas de sus antecesores y pulirlas hasta la extenuación. En algunos aspectos es simplemente el mejor de las tres obras que componen esta saga, y en otros simplemente está a la altura del resto, sin destacar. Una compra obligada para los más acérrimos y uno de los grandes juegos del año sin duda.
 

Cajón Desastre

Desde que empecé a ser blogero y cree este blog han habido muchos proyectos los cuales afirmé que iba a realizar y nunca hice. E incluso algunos que los dejé a medias. He aquí algunos ejemplos:

 

– El análisis de KI

 

Análisis que no llegué a escribir nunca. Sin embargo, al menos para esto tengo una excusa: Decidí esperar a la versión completa del juego, que llegará a finales de este mes de Marzo. Así que sí, tendréis el análisis tan pronto como salga el juego. 

 

– El reportaje de The Sisters Of Mercy

 

Posiblemente uno de los proyectos mas alejados de la temática del blog. En el hablaba y repasaba la historia del grupo de pe a pa, e incluso os intentaba mostrar algunos de sus antiguos videoclips en HD. Sin embargo, nunca llegué a completar la parte 2, sólo la primera, que podéis leer aquí. La verdad es que no me quedo tan mal, quizá algún día lo retome…

 

– Los tres grandes juegos

 

 

Este iba a ser uno con motivo del décimo aniversario de cada juego. No hice ninguno de los tres reportajes. Quedaron en el limbo. Una pena, la fecha de caducidad ya ha pasado, por desgracia. Y podría haber usado el tirón del relanzamiento de Wind Waker en HD. Pero no. Ahí quedo la cosa.

 

Y bueno, quizá estas sean las mayores meteduras de pataque he realizado con el blog. Hay y habra (Por desgracia, pero esta en mis genes) más meteduras de pata. Por el momento ya tengo varias cosas en mente. Estad atentos.