PSYCHO PINBALL, regreso al pasado


 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: CODEMASTERS

PUBLICACIÓN: CODEMASTERS
 
AÑO: 1994

GÉNERO: PINBALL

JUGADORES: 1-4

REVIEW

Aunque quizás ya no nos acordemos, hubo un tiempo en que era muy común ver máquinas de pinball en bares, pub’s, y por supuesto, salones recreativos. El boom de estas máquinas no pasó desapercibido para los programadores de videojuegos, y es por ello, por lo que los sistemas de entretenimiento informático, llámense, ordenadores o consolas (sobre todo los primeros), vieron aumentar sus respectivos catálogos con un buen número de incipientes títulos inspirados en este también novedoso género. Pero como no me apetece enrollarme con temas relacionados con la historia, voy a ir al grano y paso a hablaros ya de uno de los mejores "pinball games" que salieron en Mega Drive, Psycho Pinball, creación desarrollada por el equipo de programación de Codemasters.

Ahora mismo no estoy muy seguro del total de juegos de Pinball que salieron para Mega Drive, pero así a bote pronto me salen seis o siete nombres, unos mejores que otros, pero casi todos bastante entretenidos. Pyscho Pinball es, en mi opinión, el mejor juego de todos los que aparecieron, junto al fantástico Dragon’s Fury, título que ya revisé hace tiempo en el blog.

 
Entrando en materia, Psycho Pinball nos brinda la oportunidad de probar 4 mesas diferentes, "Fun Fair", "Trick Or Treat", "Wild West" y "The Abyss", cada una con sus particularidades y puntos estratégicos, lo cual, originará partidas bastante diferentes. Las mesas se componen de toda clase de recursos "pinballeros", desde los clásicos rebotes, hasta trampillas, rampas, agujeros, multi-bola, mini-juegos electrónicos, etc… Lo que más destaca en este sentido es su gran realismo y la fidelidad con las máquinas de pinball de verdad, tanto en el tipo de recursos como en lo que serían los movimientos de la bola. Así pues, cada mesa contará con alrededor de unos 11-15 objetivos a conseguir que iremos completando gracias a la información que recibiremos a través de una pequeña pantalla "digital", ya sea mediante animaciones, o por medio de mensajes de texto, que dicho se de paso, aparecerán en varios idiomas diferentes, entre ellos, el español. ¿Qué más cosas hay en Psycho Pinball? La respuesta es bastantes. Para empezar, además de las 4 mesas, existen 3 mini-juegos muy curiosos que tendremos que desbloquear ("Moonshot", "Runaway Train" y "Whale’s Belly") y que curiosamente, no tienen nada que ver con la mecánica pinball propiamente dicha, sino que son mini-juegos de puzzle y plataformas. También encontremos otros 4 mini-juegos dentro del citado panel digital, una partidita de cartas al famoso "Blackjack" que todos conecemos, "Fast Fishing" y la "Copa Confusión". Otras posibilidades que ofrece Psycho Pinball son las de configuración, así podremos determinar el nº de jugadores (4 como máximo), la inclinación de la mesa o el nivel de dificultad. Yo creo que no está mal la cosa.
 


El apartado gráfico es sensacional, el diseño de las mesas es muy creativo y original, el colorido es además magnífico, cada una de ellas está ambientada en una temática distinta, concretamente en cuatro: terror, las profundidades del mar, el oeste y "diversión" (teniendo en cuenta el nombre del juego, no es de extrañar el psicodélico acabado). Otro de los aspectos visuales que llaman especialmente la atención es el tamaño general de todos los elementos, empezando por el de las mesas, bastante amplias todas, especialmente "The Abyss", que se compone de dos apartados dependientes. Como sabréis, el scroll es uno de los puntos clave en los juegos de pinball, y afortunadamente, en el caso de Psycho Pinball es rápido y fluido, por lo que no presentará ningún tipo de problema para el control de los flippers. Y creo que a nivel gráfico no hay mucho más que añadir, así que paso directamente al sonido.

A nivel sonoro, tanto las músicas como el sonido FX cumplen sobradamente su misión, las melodías tienen un clarísimo aire "Codemasters", ya sea por el estilo de las composiciones, como por la reproducción del sonido. Los FX empastan perfectamente con las músicas, no es que impresionen pero la verdad es que suenan bien, además hay un amplio repertorio de sonidillos acompañando.


En resumidas cuentas, todo lo que he comentado es lo que da de sí esta dignísima conversión de Psycho Pinball, si te gustan los juegos de pinball sabrás valorar sus virtudes, que son muchas. Si no eres muy dado a este tipo de juegos, aun así, encontrarás un divertido cartucho con el que pasar un buen rato de vez en cuando.

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 90. Impecables; colorido, variedad, perfecto scroll, gran tamaño de elementos, etc… Poco más se puede pedir.

SONIDO: 87. Dinámicas melodías que contextualizan la acción a las mil maravillas, y efectos de sonido para dar y tomar.

JUGABILIDAD: 92. Todo lo que esperas de un juego de pinball, aprovecha las ventajas que proporciona el soporte, como por ejemplo, la inclusión de los mini-juegos.

TOTAL: 92. Un fenomenal cartucho que fue concebido única y exclusivamente para agradar a los que lo jueguen.

Lo mejor: Estupendo trabajo audiovisual, experiencia muy "similar" a la que proporcionan los pinball de verdad.

Lo peor: Sinceramente, no se me ocurre nada, que no te gusten este estilo de juegos…

CONCLUSIÓN: Psycho Pinball es un videojuego excelente, muy realista, variado y principalmente, divertido. El mejor exponente de los juegos pinball junto a Dragon’s Fury, si te gustaba jugar a los pinball en los bares, Psycho Pinball es lo más parecido que encontrarás para tu Mega Drive.

 
*TOP3: 1º Dragon’s Fury, 2º Psycho Pinball, 3º Sonic Spinball.
 
 
 
 
 

MAZIN WARS, ¡puños fuera!


 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: ALMANIC CORP.

PUBLICACIÓN: VIC TOKAI
 
AÑO: 1993

GÉNERO: BEAT ‘EM UP

JUGADORES: 1

REVIEW

1999… ¡y en el mundo reina el caos! El ataque fue por sorpresa, en unos pocos días, los habitantes de la Tierra se encontraron luchando desesperadamente por sus vidas contra una insidiosa fuerza del espacio exterior. No se escatimó en tecnología para combatir, pero a pesar de ello, los ejércitos no pudieron con los invasores. Sólo un hombre, el profesor Kabuto había previsto la invasión, que tras años de investigación y trabajo, desarrolló la única arma capaz de destruir a los invasores, un súper guerrero llamado Mazinger-Z.

Pues este el acontecimiento que causa la historia de Mazin Wars, un beat ‘em up que vio la luz allá por 1993 exclusivamente para la consola SEGA Mega Drive, en el que nos ponían a los mandos del robot más conocido de los años ’70, el poderoso Mazinger-Z.

 
La mecánica de juego es la habitual de cualquier "yo contra el barrio", la acción se desarrolla a través de 6 rondas localizadas en unos escenarios de lo más diversos, impregnados por ese toque tan japonés que caracterizaba a la serie de dibujos animados. Lo primero que hay que destacar de la jugabilidad es la elevada dificultad, los enemigos son muy correosos, y a la chita callando, irán haciendo descender sin piedad nuestra barra de energía. Afortunadamente, recogeremos diversos ítems que nos ayudarán a recuperar una pequeña parte de la salud (entre otras cosas…), sin olvidar que en cada cambio de fase (los niveles se dividen en 3 actos) nos rellenarán por completo la barra de energía, lo cual, no será suficiente para paliar los daños que sufriremos en un futuro cercano. Eso por un lado. Por otro, encontraremos un staff de robots y bio-bestias variado y original, y como ya he apuntado, con mucha mala leche. De momento, todo encaja con lo que sería un beat ‘em up más o menos corriente, es en lo siguiente que voy a comentar donde reside la personalidad del juego, que no es otra cosa que los enfrentamientos con los jefes y sub-jefes. Estos últimos aparecen al final del segundo acto y destacan por su espectacularidad visual, dado su enorme tamaño y su sorprendente agilidad. Los jefes de fase nos esperarán en el tercer acto de cada fase, y… ¡sorpresa! el combate se llevará cabo mediante una logradísima perspectiva al más puro estilo Street Fighter, o lo que es lo mismo, tipo "one VS one". De repente, lo que era un beat ‘em up ha pasado a ser un juego de lucha no demasiado complejo, pero eso sí, muy jugable y divertido. Ésta sería la salsa de Mazin Wars, aunque aquí no acaba la cosa; los niveles están dotados de un cierto grado de originalidad en su mecánica, habrá partes en las que tendremos que huir a toda velocidad de algún peligro, otras en las que nos veremos amenazados por ataques organizados de maquinaria enemiga, sin dejar a un lado al resto de enemigos ordinarios. El control es formidable, nuestro héroe presume de una sorprendente agilidad y de un digno número de movimientos, incluyendo el típico ataque especial que requiere una pequeña proporción de energía para ser ejecutado. Pero desgraciadamte, Mazin Wars tiene un error en su concepción, y además, importante, que es el hecho de que no existe un modo cooperativo a 2 players, como se le exige a todo buen beat ‘em up. Probablemente, los requerimientos gráficos sean la causa de ello. En fin, consolémonos pensando que Mazinger-Z no hay más que uno…
 


A nivel gráfico, el cartucho es más que llamativo. El color está magníficamente tratado, recrea de forma muy sólida cada uno de los decorados, con mucho color y calidez visual. Los escenarios son muy diversos: ciudades en ruinas, templos, desiertos, etc… (mención especial para el decorado en el que aparece la Sagrada Familia de fondo… ¡toma ya!). Las animaciones de Mazinger-Z y las del resto de enemigos son impresionantes, constan de muchísimos cuadros de animación, de ahí quizás lo de no incluir un modo a 2 players, seguramente por las consiguientes ralentizaciones. Impresionantes son también los sub-jefes,
la agilidad con la que se desplazan y el tamaño de sprites, y como guinda, los combates "one VS one" contra los jefes finales, cuyo diseño de decorados deja en mal lugar a otros juegos puros del género, cuyo mérito se debe a la diversidad de planos de scroll en fondos y suelo, y a unos personajes muy grandes, maravillosamente animados. En resumen, un apartado gráfico formidable.
 


El sonido es seguramente el punto débil de nuestro admirable Mazinger-Z. Las músicas son muy cañeras, tanto que pueden llegar a saturar. La ligera distorsión que se produce en la reproducción de los sonidos tampoco ayuda mucho para conseguir un buen resultado final. Los efectos sonoros cuentan con el mismo problema, la reproducción distorsiona, aunque hay que apuntar en su favor que la lista de FX es amplísima, con efectos para casi todo.
 


Y tras este breve análisis, voy a pasar a las puntuaciones, que me imagino que las estaréis esperando.

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 92. Me quedo con las animaciones y el colorido de los escenarios. El tamaño de sprites en los jefes es impresionante, no tanto el del resto de personajes. Recursos visuales como transparencias o scroll parallax, hacen de los gráficos un apartado de lujo.


SONIDO: 75. No destaca especialmente, las músicas son muy ratoneras pero aportan el dinamismo necesario. La reproducción de sonidos no es precisamente de lo mejor que hemos escuchado en Mega Drive…

JUGABILIDAD: 90. La puntuación habría sido más alta de no ser por la carencia de un modo de juego a 2 players; de todas formas, sigue siendo un título con personalidad, original y divertido, con muchos aspectos a destacar.

TOTAL: 90. Un beat ‘em up que cumple con creces su finalidad, repartir candela a diestro y siniestro, adornado con un apartado técnico de altura.

Lo mejor: La estética del juego, el cambio de mecánica y el apartado técnico.

Lo peor: Que no cuente con un modo a 2 players, y el sonido, que comparado con el resto de apartados está a un nivel más bajo.

CONCLUSIÓN: Mazin Wars es un beat ‘em up con mucha personalidad, cuenta con una serie de particularidades que le distinguen de otros juegos similares. Recomendado a todos los públicos.

 
*TOP: 4º SOR, 5º TMNT: The Hyperstone Heist, 6º Mazin Wars.