KID CHAMELEON, el niño maravilla


 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: SEGA

PUBLICACIÓN: SEGA

AÑO: 1992

GÉNERO: PLATAFORMAS

JUGADORES: 1-2

REVIEW

Muchos de los niños están jugando un juego llamado "Wild Side", el juego más reciente en la ciudad, ellos están desapareciendo. ¡Solamente El Camaleón, que es el más calmo, puede frustrar a Heady Metal y su pandilla de desalmados brutales!

Después de este impresionante texto introductorio extraído directamente de la caja del juego, doy paso a la review de Kid Chameleon, un fresco y divertido plataformas que recoge una gran cantidad de recursos típicos del género al que pertenece, combinados a su vez con otros ingredientes de cosecha propia, obteniendo como resultado una extraña mezcla que reúne innovación y "vieja escuela" a partes iguales.

 
Para mucha gente, Kid Chameleon es como una reencarnación de Super Mario Bros en Mega Drive, y en cierto modo, es verdad, ya que el aquí presente guarda relativas similitudes con el hijo predilecto de Nintendo, sobre todo en lo que a mecánica de juego se refiere, pero en todo caso, dejando muy claro que no se trata de un clon barato del bigotudo fontanero. Para empezar, el "niño camaleón" es capaz de transformarse en diversos alter egos: un guerrero samurai, un aspirante a caballero andante, un "punkrocker" del futuro con muy malas pulgas, emular a Jason en "Viernes 13", e incluso mutarse en hombre mosca (chico mosca, mejor dicho…), entre otros disfraces, cada uno con su correspondiente utilidad, evidentemente. Este sería el primer rasgo distintivo de Kid Chameleon. Otra característica del juego es el hecho de poder escoger rutas alternativas, las cuales nos llevarán a niveles distintos, por lo que cada partida cambiará en función de nuestras dotes exploratorias. El resto del juego no es especialmente novedoso, lo que no quiere decir que no sea capaz de sorprendernos, que seguro que sí, y es que la variedad de niveles y su inspirado diseño, las diferentes situaciones, los ítems, y la gran cantidad de enemigos diferentes, harán que estemos pegados al pad sin dejar jugar a nadie que no seamos nosotros, seguramente por esto, el juego incluye el siempre agradecido modo a 2 players. El control es una pasada aunque requerirá un breve proceso de adaptación, sobre todo para cogerle el tranquillo a los saltos.
 

A nivel gráfico, Kid Chamelon no es el mejor juego de Mega Drive, pero debemos reconocer que visualmente luce muy bien. Los escenarios son muy coloridos, con unos entornos muy diversos, aunque a decir verdad, no especialmente originales, más que nada por las temáticas, que son las típicas de selva, cavernas, ciudades, zonas de hielo, etc… Eso sí, por lo menos tiene playa, algo que ya nos gustaría tener a muchos… Los sprites no son demasiado grandes pero están bien animados, se podría decir que, técnicamente, lo mejor del cartucho es el scroll parallax de algunos fondos, algo muy propio de los juegos de Mega Drive.


El sonido, ni fu ni fa. Las músicas son molonas pero no gozan de demasiado carisma, lo más seguro es que no las tararees cuando dejes de jugar. Con los FX, pues más de lo mismo, ni son malos ni son gran cosa; variados, alguna voz digitalizada y poco más. Pongámosle un notable alto como nota global.
 


Como habréis podido observar, Kid Chameleon es un juego cuyas virtudes no residen en la parte técnica, que sin llegar a exagerar, tampoco está nada mal, sino que se encuentran en lo más importante, la jugabilidad propiamente dicha. Quizás las puntuaciones os lo dejen más claro…

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 84. No son espectaculares, pero son muy agradables para la vista. Lo mejor es la variedad de entornos, y el fantástico trabajo de scroll, muy suave y con varios planos en determinados escenarios.

SONIDO: 81. Lo que he dicho antes, no se te quedará grabado en el subconsciente pero consigue ambientar muy bien, que es de lo que se trata.

JUGABILIDAD: 92. Aquí es donde Kid Chamaleon se desmarca como un gran cartucho. Adictivo, fresco, con mucho ritmo, original en algunos aspectos, y largo, muy largo.

TOTAL: 92. Una excelente programación que va mucho más allá de lo que puede parecer tras un primer vistazo.

Lo mejor: Su buen hacer como plataformas, encabezado por el excelente diseño de niveles, las transformaciones del "prota", y su fresca mecánica de juego.

Lo peor: Pufff, no sé que decir… ¿el sonido quizás? ¡Ah sí! que no haya passwords.

CONCLUSIÓN: Estoy seguro de que a estas alturas os han quedado claros cuáles son los puntos fuertes de Kid Chameleon, así que, lo que ahora toca es jugarlo.

 
*TOP: 13º El Rey León, 14º Kid Chameleon, 15º Quackshot.