Mega Drive Collections (VOL.5)


 
Casi cuatro meses después de la última recopilación megadrivera, vuelve una nueva entrega de Mega Drive Collections, porque ya sabemos todos que "no hay quinto malo". No es que me guste hacer este tipo de entradas, preferiría elaborar un análisis más profundo de cada uno de los juegos pero claro, lo tengo que hacer así porque no cuento con demasiado tiempo estos días como para currarme las respectivas revisiones, así que las meto todas en un mismo paquete, y arreando… Para la ocasión, traigo cinco peculiares títulos que estoy seguro que serán de vuestro agrado, si no por buenos, sí por originales, ya que no se suele hablar en exceso de ellos (por esa misma razón hubiera preferido hacer los análisis de una manera más extensa pero por el momento no doy para más…). En fin, hay un poco de todo, plataformas, acción, y el género preferido de los señores gafapastas, role playing games… 

TINY TOON ADVENTURES: BUSTER’S HIDDEN TREASURE


Uno de los primeros trabajos de Konami en SEGA, y curiosamente, uno de los mejores. Tiny Toon es un plataformas de manual cuya principal virtud es que todo lo que hace, lo hace realmente bien. Excelentes gráficos, excelente sonido, excelente jugabilidad, simpatiquísimos protagonistas, etc. No carece de nada aunque ahora que lo pienso, tal vez le falte un poquito más de originalidad… PUNTUACIÓN: 90%

*TOP: 19º Tiny Toon Adventures: Buster Hidden Treasure, 20º Toki, 21º Shadow Of The Beast.

E-SWAT: CITY UNDER SIEGE


Gran título, injustamente valorado a veces… Con una mecánica de juego al más puro estilo The Revenge Of Shinobi, E-Swat te proporcionará divertidos ratos de acción, mezclados con algo de plataformeo, todo ello bajo una temática policíaca hortera pero muy molona… Decir que es un juego que salió originalmente para arcade, la adaptación a consola doméstica le convierte en un título con mayor profundidad, lo cual, para mi gusto, hace que sea un juego mejor… PUNTUACIÓN: 85%

*TOP: 10º Shadow Dancer, 11º E-Swat: City Under Siege, 12º Altered Beast.

SUPER THUNDER BLADE


Juego perteneciente a la primera hornada de lanzamientos que salieron para Mega Drive, no es un cartucho alucinante pero lleva dignamente el distintivo de "shooter". Llegar al nivel técnico del arcade original era demasiado en aquel momento, pero se intentó. Juego simple y entretenido, además de difícil, y con una música muy chula, como en la mayoría de juegos de Mega Drive de entonces… PUNTUACIÓN: 75%

*TOP3: 1º After Burner II, 2º Space Harrier II, 3º Super Thunder Blade.

DUNGEONS & DRAGONS: WARRIORS OF THE ETERNAL SUN


La sensación que he tenido tras un breve periodo de juego a Dungeons & Dragons es que estamos ante un RPG que cumple más o menos bien con los estándares del género: temática de fantasía, variedad de estereotipados personajes, diferentes perspectivas (aérea y subjetiva), acción por turnos, momentos de diálogo, un mapa de juego con su pueblecito de turno, sus mazamorras, cavernas, etc… Si te gustó Eye Of The Beholder, probablemente éste también te guste. PUNTUACIÓN: 80%

*TOP: 7º Shining In The Darkness, 8º Sword Of Vermilion, 9º Dungeons & Dragons: Warriors Of The Eternal Sun.

BUCK ROGERS: COUNTDOWN TO DOOMSDAY


Lo siento, pero este juego no me entra… Los que lo han jugado a fondo sostienen que es un gran RPG estratégico, pero yo sólo veo los inconvenientes; gráficos feos, una historia mal introducida, el interfaz es lioso, la curva de aprendizaje es nula… ¡Ojo! También tiene cosas buenas, como lo completo que es en cuanto a opciones, la variedad de personajes, o su atractiva temática. De momento le otorgo un 79%, a espera de una viciada más profunda… PUNTUACIÓN: 79%



*TOP: 10º Buck Rogers: Countdown To Doomsday, 11º (pendiente), 12º (pendiente).
 
 
 
 
 

JUDGE DREDD, Ley y Orden

 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: PROBE

PUBLICACIÓN: ACCLAIM

AÑO: 1995

GENERO: ACCIÓN

JUGADORES: 1

REVIEW

Mega-City One está en ruinas. La corrupción se ha extendido por toda la metrópoli y es hora de hacer justicia. Enfréntate a Máquina Vil, al robot ABC y a otros brutales enemigos. Recorre a toda mecha las calles montando en tu motocicleta Lawmaster de alta velocidad, y pacifica incluso a los malhechores más reincidentes.

El juego del presente análisis podría considerarse perfectamente una súper producción consolera en 16-Bit. Judge Dredd apareció en 1995, lo que significa que fue uno de los últimos juegos de la era Mega Drive, ya que el ’95 fue el último año verdaderamente productivo de la 16-Bit de SEGA.

 
El hecho de que sea un juego tardío hace que raye a buen nivel en cuanto a gráficos y sonido, aunque probablemente podría haber dado más de sí… Sea como fuere, Judge Dredd es un cartucho que reúne muchas cosas interesantes, como su mecánica de juego, por ejemplo, ya que no sólo es un videojuego de pegar tiros, también deja espacio para la exploración de niveles, los cuales gozan de un considerable tamaño y de un inspirado diseño. Para completar el juego en su totalidad, tendremos que patearnos 13 laberínticos niveles, en los que nos veremos obligados a cumplir una serie de objetivos, desde acabar con todos los enemigos de un determinado tipo (o condenarlos), hasta activar mecanismos de seguridad, encontrar a ciertas personas, o destruir unos barriles cuyo contenido será un virus extremadamente nocivo (hay otras misiones con objetivos diferentes pero similares en cuanto a concepto). Uno de los aspectos que más me gustan del juego es que la acción se desarrolla bajo un argumento que recrea (a su modo…) la trama de la película original, lo cual, dota de una mayor profundidad a este cartucho de 16 megas. Los Jueces nos darán al inicio de cada nivel la información necesaria para llevar a cabo nuestros objetivos, y de paso, para ponernos al día sobre el desarrollo de los acontecimientos. Dredd, nuestro flamante protagonista protagonizado por el entrañable Sylvester Stallone es un personaje poderoso y ágil, su amplia gama de movimientos nos dejará bien claro de qué pasta está hecho un Juez de la Ley, eso sí, el control es muy rígido y algo impreciso, tendremos que echarle práctica y estar muy finos para no liarnos ni cometer errores en los momentos comprometidos, que serán muchos… La agilidad no es el único punto fuerte de Dredd, también lo es su armamento, ya que podrá disponer de unos "juguetitos" tan sugerentes como cohetes teledirigidos, pelotas aturdidoras, y hasta un cinturón que le permitirá levitar durante un breve espacio de tiempo. La curva de dificultad es perfecta, un par de niveles para ir poniéndonos en marcha, y a partir de ahí, caña. Como ya digo, Judge Dredd es un juego "no fácil" y largo, por ello dispondremos de passwords, que por cierto, tienen un pequeño "inconveniente", y es que los tendremos que hallar durante las fases (serán diskettes esparcidos por los niveles). Y por último, informar a los amantes de los shoot ‘em up que tendrán una fase en su honor…

 
Sin hacer ninguna maravilla, Judge Dredd es un juego muy llamativo a nivel gráfico, o yo por lo menos, lo veo así. Seguramente sea su estética futurista la causante de mi buena impresión, ya que es una temática que siempre me ha fascinado. Destaca el diseño creativo de niveles, en el que se recrea el tan recurrido futuro distópico que rodea siempre a las aventuras de esta índole, pero plasmado con detalles de buen gusto. Los enemigos son muy variados pero igualmente "clicheados", su animación y su diseño será lo más reseñable. Pero para animación, la de Dredd, cuya fluidez y diversidad de movimientos son impresionantes, de lo mejor en un juego de este estilo. El scroll se ejecuta muy bien, no cuenta con muchos planos pero la realización es coherente y ultrasuave. En resumen, buena presentación a nivel gráfico, acompañada de pequeños retoques técnicos.

El sonido tiene varias caras. Comienza bastante bien, con una buena melodía introductoria y con una música de primer nivel excelente. Ya en el segundo nivel las músicas empezarán a flojear, las composiciones son un tanto extrañas y no explotan en absoluto las posibilidades sonoras de Mega Drive. Donde encontraremos un buen resultado es en los efectos de sonido, sonando muy contundentes y realistas. El zumbido de los malditos robots CRSD todavía sigue acechando mi cabeza y poniéndome de los nervios…

 


Con toda la carne puesta en el asador, pasemos a puntuar cada apartado de menera individual…
 
 
 
 
 
PUNTUACIONES
 
 
GRÁFICOS: 86. Estética muy cuidada, las animaciones del Juez Dredd son una pasada. La variedad de entornos refuerza el acabado visual.

SONIDO: 84. Lo comentado en la review, algunas cosas muy buenas y otras no tanto. Los FX se llevarían la mejor nota.

JUGABILIDAD: 87. La sensación que me queda es que podía haber sido un auténtico juegazo, aun así, te divertirás con sus grandes dosis de acción, exploración, y por la extensión total del juego.

TOTAL: 87. Un juego en consonancia con el momento en que salió, o sea, muy bueno técnicamente, pero que difícilmente sorprenderá, aunque es verdad que se queda cerca de conseguirlo…

Lo mejor: Buen apartado técnico, con una ambientación muy cuidada. Ver a su protagonista en acción es un verdadero espectáculo.

Lo peor: Los niveles constan de diferentes misiones, pero aun con ello, pueden resultar repetitivos. Controlar al personaje requiere tiempo de entrenamiento, recomiendo jugar con el pad de seis botones.

CONCLUSIÓN: Con un poquito más de imaginación en el desarrollo de las misiones estaríamos hablando de un juego de cinco estrellas. Si te gustaron títulos como Flashback, este Judge Dredd es una opción muy válida, puesto que cuenta con una mecánica relativamente "parecida".

 
*TOP: 7º Alisia Dragoon, 8º Splatterhouse 2, 9º Judge Dredd.
 
 
 
 
 

¿PAL o NTSC/JAP?


 
Lo sé, soy un bicho raro porque debo ser el único, o de los pocos, que prefiere los juegos en su versión PAL, en lugar de las versiones NTSC o JAP… ¿Las razones? Os las comento ahora mismo. Lo primero, el tema de la velocidad. Lo siento, pero jugar a 60Hz me parece potencia sin control, pienso que juegos como Sonic (por poner de ejemplo al símbolo de SEGA) ya son lo suficientemente rápidos de por sí, prefiero disfrutar sin prisas de esos preciosos decorados y de ese sensacional control, que bastante alto es ya nuestro ritmo de vida como para llevarlo también el terreno consolero… Sinceramente, de todos los títulos a los que he jugado en  Mega Drive (os aseguro que han sido unos cuantos…), los juegos que funcionan mejor a 60Hz los puedo contar quizás con una mano. Por otro lado está el sonido, donde sucede más o menos lo mismo. Las músicas en versión PAL suenan perfectas, contundentes, con peso y no atropelladas, como así ocurre en las consolas no europeas. Si por casualidad alguna de las personas que lean esto es músico o controla sobre música, estará de acuerdo conmigo en que a 60Hz el tempo es antinatural, sin feeling, lo que en términos musicales se conoce como groove se pierde totalmente en las versiones japonesas y americanas (de nuevo pongo como ejemplo el Sonic, si hacéis la prueba en emulador notaréis claramente la diferencia). La tercera cosa que prefiero de las versiones PAL son las carátulas. No siempre, pero en general, me gusta más el estilo occidental de los dibujos, aunque en este sentido, tengo que reconocer que hay portadas japonesas que son espectaculares, eso sí, me parece que están demasiado influenciadas por la estética manga, que es una cultura que no me atrae especialmente (espero no ofender a nadie con este comentario…). Y siguiendo con este mismo tema, creo que estaremos todos de acuerdo en que las carátulas menos agraciadas corresponden a las versiones NTSC (una vez más pongo ejemplo del Sonic, echadle un vistazo a las portadas de sus juegos… sin comentarios). Pero no es oro todo lo que reluce, hay varias cosas, y además importantes, que me gustan más de las versiones NTSC/JAP, como por ejemplo, la eliminación de esas franjas panorámicas que aparecen en la imagen. La verdad, me parece mejor idea aprovechar el tamaño total de la televisión, emulando así la sensación de las máquinas de arcade. Pero lo que más valoro de estas versiones (o dicho de otro modo, lo que más me molesta de las versiones PAL) son los recortes y/o modificaciones que afectan a los videojuegos propiamente dichos. No entiendo esos cambios en el diseño de algunos personajes, la eliminación de algunas cut scenes, o los cambios de color en los decorados (jamás perdonaré la ausencia de sangre en varios niveles del magistral Castlevania: The New Generation, el estropicio que hicieron en la fuente del Palacio de Versalles no tiene nombre…). Y por último, aunque menos importante para mí, destacaría el mejor acabado de los manuales, sobre todo los japoneses, estilo libretos a color y tal, que la verdad que están muy chulos.
Con todo y con esto, antepongo la jugabilidad propiamente dicha (principalmente lo que comento sobre el tema de la velocidad) para considerar a las versiones PAL como las mejores para jugar. En cuanto al catálogo de cada región, debo decir que hay bajas importantes en los tres mercados, pero afortunadamente, mis juegos favoritos fueron publicados en el viejo continente.