PHANTOM 2040, ¡agárrame ese fantasma!

 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: VIACOM

PUBLICACIÓN: VIACOM

AÑO: 1995

GÉNERO: ACCIÓN

JUGADORES: 1

REVIEW

Phantom eres tú. Con catorce armas en tu arsenal, que puedes usar de dos en dos, tu objetivo es aniquilar a las fuerzas de Maximun Inc. en un recorrido de 60 nivelazos con 20 posibles finales. Revive la leyenda de Phantom con los mismos personajes y escenarios que en la serie de televisión americana. El destino te ha convertido en Phantom, ¡vive la experiencia!

Ya era hora de hacer un nuevo análisis, y aprovecho para pedir disculpas por la tardanza pero el tiempo no me sobra, además de que no me quedan demasiados juegos en la recámara, eso sí, os adelanto ya que las próximas entradas, incluyendo la presente, van a ir destinadas a unos cuantos análisis muy suculentos, así que os aconsejaría que no os las perdierais…

 
Volviendo al juego que nos ocupa, señalar que se trata del desconocido Phantom 2040, un fenomenal título de acción-plataformas aparecido en el año 1995 que proporcionaría a los usuarios de Mega Drive un soplo de aire fresco dentro del género. Lo primero destacable de Phantom 2040 es su elaborado argumento, en el que se relata una enrevesada historieta construida a base de una generosa ristra de protagonistas, los cuales persiguen unos objetivos comunes… y no comunes. En este punto se encuentra nuestro héroe, el "fantasma", conocido personaje para todos aquellos que hayan seguido sus andanzas a través de los cómics y/o películas (que no es mi caso…). Como iba diciendo, Phantom es nuestro hombre, revelar de él que es un tipo muy bien dotado en cuanto a habilidades físicas (supongo que psíquicas también, para eso es un súper héroe…), ya que es capaz de realizar bastantes peripecias, tanto con sus miembros como ayudado por un sin fin de armas y artilugios de defensa, entre los que destaca una especie de cuerda elástica cuya aportación será crucial para movernos por los gigantescos escenarios y llegar a lugares que de otra forma serían totalmente inaccesibles. La mecánica de juego se basa en explorar concienzudamente y de manera libre cada una de las laberínticas zonas, desactivando puertas y mecanismos, y eliminando a su vez a toda la calaña que intentará poner fin a nuestra misión, la cual será además nuestra principal fuente de energía y munición. El juego no es que sea extremadamente difícil pero puede presentar complicaciones, principalmente por el hecho de no exponer demasiado claro los pasos a seguir (esto es un problema que tiene sobre todo la versión PAL, puesto que fue víctima de un imperdonable recorte de cut scenes, eliminando con ello numerosa información), así pues, podemos perdernos fácilmente y deambular sin saber a dónde tenemos que ir. ¿Cuál puede ser nuestro consuelo en este sentido? Pues ninguno, aunque afortunadamente todos los personajes y misiones siguen estando presentes, quiero decir, que los objetivos a perseguir son exactamente iguales que en la versión americana, por lo que la jugabilidad en sí misma seguirá siendo igual, o por lo menos, parecida (evidentemente, sin las cut scenes la implicación en la aventura es mucho menor). Por cierto, la respuesta del mando es muy precisa, que no lo he dicho… Dada la complejidad del hilo argumental, Phantom 2040 nos brinda la sorprendente cifra de 20 finales diferentes, lo que supone que el desenlace de la historia, así como su desarrollo, dependerá en todo momento del rumbo que nosotros escojamos. Por supuesto, existen passwords, y ello significa que estamos hablando de un juego extenso en cuanto a duración…


 
Gráficamente, Phantom 2040 goza de una acabado visual muy sobrio, rico en colores y detalles, y esto es algo que hace que sintamos mucho más de cerca su naturaleza "comiquera", ambientada en un entorno puramente ciberpunk (desconozco si respeta o no la línea marcada por los cómics, el caso es que el videojuego está inspirado en ese tipo de atmósfera…). A nivel técnico, lo mejor es el color, junto al scroll y el tamaño general de sprites, bastante grandes en comparación con otros juegos de naturaleza similar, como pueden ser Judge Dredd o Flashback. Como digo, el colorido es muy destacable, quizás no tanto las animaciones, que siendo correctas no llegan a la calidad de los títulos mencionados (no era tarea fácil, también es verdad…). En conclusión, Phantom 2040 es un juego muy bien presentado, con un atractivo diseño en todas las facetas, tanto en lo estético, como en técnica y variedad.

Y finalizaré hablando sobre el sonido. Era de esperar que tratándose de una programación tan cuidada el apartado sonoro diera la talla; las músicas contextualizan sobresalientemente el carácter de la aventura, las melodías son muy poderosas y pegadizas, la combinación con la parte visual dota al juego de mucha personalidad. El sonido FX no desentona en absoluto, tampoco llega a ser de lo mejor que ha dado la consola pero suena potente y empasta muy bien con las músicas. En cualquier caso, el balance es muy positivo.


 
Pues a falta del veredicto final, las sensaciones que hasta ahora ha dejado la review de Phantom 2040 yo diría que son muy buenas, no olvidemos que el juego salió en 1995, por esas fechas las consolas de 16-Bit iban a toda máquina y no querían quedar por debajo de los incipientes sistemas de 32-Bit…

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 89. Estética futurista muy cuidada, la ambientación es excelente gracias a unos escenarios coloridos y variados. La suavidad de scroll se deja notar.

SONIDO: 88. Ocurre lo mismo que con los gráficos, la aportación sonora es crucial en la confección de la genial ambientación del juego.

JUGABILIDAD: 90. A pesar de no inventar nada nuevo, no hay muchos juegos como éste en Mega Drive. Sus principales bazas son la exploración de niveles y la acción, la excelente historia aporta un plus importante a la jugabilidad.

TOTAL: 90. Un juego magnífico a todos los niveles, lástima que nos llegara un poco tarde.

Lo mejor: El diseño general, pero sobre todo la idea de videojuego que representa. Para que tengas una referencia más precisa, Phantom 2040 sería algo así como el Metroid de Mega Drive.

Lo peor: Sin lugar a dudas, el delito que se cometió con la versión PAL al suprimir gran parte del argumento real, lo cual era la esencia del cartucho. Recomiendo encarecidamente conseguir la versión NTSC si quieres jugar al auténtico Phantom 2040.

CONCLUSIÓN:Phantom 2040 es una joya escondida del catálogo de Mega Drive. Su tardío lanzamiento en 1995 fue probablemente la causa de su escasa relevancia. Mucho más que recomendable…

 
*TOP: 7º Phantom 2040, 8º Alisia Dragoon, 9º Splatterhouse 2.
 
 
 
 
 

We win!


 
La noticia que nos ocupa es un motivo más que suficiente como para sentirnos orgullosos de jugar a videojuegos, incluso para un segero de pro como yo. Como ya sabréis, Shigeru Miyamoto ha sido galardonado recientemente con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de 2012, considerado por el jurado como el "artífice del desarrollo del videojuego didáctico y constructivo, creador de personajes e historias, en las cuales además se excluye la violencia" (esto último no lo tengo tan claro…). La noticia supone muchas cosas positivas, pero para mí significa sobre todo una: "el triunfo de los videojuegos" y su reconocimiento artístico y cultural (y digo "cultural" y no simplemente "ocio", como equivocadamente expuso una periodista en un programa de TV). Quizás ha tardado en llegar pero merecerá la pena, lo curioso es que este reconocimiento ha llegado en unas horas, en las cuales, el sector no está pasando precisamente por su mejor momento… Ha sido Miyamoto; podían haber sido otros, eso es lo de menos. Lo que importa de todo esto es que parece que por fin se empieza a tomar un poco en serio a este magnífico arte, los que disfrutamos en nuestro tiempo libre echando unas partidas sabemos muy bien que un videojuego es algo más que un simple entretenimiento para niños o gente rara (que también la hay, ¡no te jode!). Así pues, este humilde reconocimiento desde Mega Drive Zone Act 1 al Sr. Miyamoto, que no hay duda que se lo merece, a pesar de ser el padre de ese bigotudo fontanero que no llega a Sonic ni a la suela de los zapatos… Bromas aparte, enhorabuena de nuevo a Shigeru Miyamoto, y enhorabuena también a todos nosotros.