STARGATE, la puerta a la videoconsola

 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: PROBE

PUBLICACIÓN: ACCLAIM

AÑO: 1994

GÉNERO: ACCIÓN

JUGADORES: 1

REVIEW

¡Teletransportate a través de una Stargate (puerta estelar) a una nueva dimensión intergaláctica de acción, peligro y aventuras ininterrumpidas! ¡Enfréntate a un mundo desconocido y hostil a lo largo de 30 increíbles misiones! Stargate te llevará a un lugar situado a millones de años luz de tu casa, pero el problema es… ¿serás capaz de encontrar el camino de vuelta?

Pues última review del mes, voy a terminar octubre con Stargate, un juego que ocupa un buen lugar en mi colección porque reúne tres características que me fascinan: acción, plataformas y ciencia ficción… Al tajo.

 
Stargate fue un título del año 1994 que vino de la mano de Acclaim, aunque fue programado por Probe Entertainment. Se trata de un juego que fusiona acción y elementos plataformeros, junto con ligeras pinceladas de juego de aventura. Antes de seguir adelante con la revisión, advierto que soy bastante fan de este tipo de juegos, y digo esto ahora para que las puntuaciones no es pillen por sorpresa, ya que casi todas las opiniones que he leído acerca del juego no son del todo alentadoras, aunque francamente, y dejando a un lado mis gustos personales, no considero que este Stargate sea en absoluto un mal juego. Y tras esta aclaración, continuo con la review. Si has visto la película, lo primero que hay que comentar es que la versión videojuego respeta en gran medida el argumento original de la cinta, pero tomándose algunas libertades para adaptarla mejor al soporte en cuestión (omitiré esta información para no destripar nada). Tomaremos el control del Coronel O’Neil (interpretado en el film por Kurt Russell), el estilo de juego será muy parecido al que pudimos disfrutar en anteriores juegos de Mega Drive, como The Terminator, Alien 3, etc… El objetivo primordial será no perecer mientras llevamos a cabo una serie de misiones, en un primer lugar tendremos que encontrar unas cajas que guardan munición en su interior, posteriormente rescatar a nuestros compañeros marines, también habrá que encontrar a determinados personajes para que nos pongan al tanto sobre qué debemos hacer, buscar objetos especiales, recoger power-ups, etc etc… Todo esto puede sonar relativamente variado, pero en el fondo no es más que hacer siempre lo mismo, las misiones son la excusa perfecta para explorar el ancho y alto de los niveles mientras destruimos a los distintos enemigos que nos encontremos (nos darán una contraseña tras completar los objetivos). Si has jugado antes a otros títulos de la compañía como Warlock, Demolition Man o Judge Dredd, sabrás por donde van los tiros… Pero bueno, estamos hablando de un juego de acción y tampoco deberían hacer falta excusas si lo que queremos es repartir una buena ración de metralla, así que pasemos del factor aventurero para centrarnos en la acción pura y dura, que es el ingrediente principal de este Stargate. Como militares que somos, disponemos de un arsenal de combate (bastante limitado, para mi gusto) que comprende básicamente granadas y una ametralladora, cuya peculiaridad consiste en que puede dejar de funcionar si la recalentamos demasiado. Donde resulta mucho mejor dotado el Coronel O’Neil es en sus habilidades corporales, ya que la cantidad de movimientos que es capaz de realizar es muy amplia, una vez más, las influencias de Flashback salen a la luz (podrá colgarse, balancearse, andar en cuclillas, etc) aunque ciertamente, no siempre resultan efectivos porque el control es extremadamente estricto, lo que a mi modo de ver es uno de los principales puntos negativos del juego. El siguiente punto negativo lo origina la escasa variedad de enemigos, puesto que durante la mayor parte del juego serán siempre los mismos (varias clases de "bichos" y unos extraños seres de apariencia humana) y encima son puñeteros como ellos solos. Los niveles cuentan con un diseño muy correcto, no son excesivamente grandes pero sí lo suficientemente enrevesados como para mantenernos atareados durante un buen rato, por lo tanto, yo diría que cumplen. Y termino con este apartado haciendo alusión a uno de los aspectos que más me gustan del juego, que es la "espontaneidad" de la aventura, con esto me refiero a que los niveles no se desarrollan con una continuidad lógica, primero un nivel y luego otro diferente, sino que en ocasiones deberemos recular sobre nuestros pasos para realizar alguna nueva misión en lugares ya explorados con anterioridad, o enfrentarnos a los bosses en momentos totalmente inesperados… (no es el típico juego previsible con jefes al final de cada nivel). 

 
Voy con los gráficos. Aquí la cosa no presenta ningún altibajo, ya que desde el primer instante las imágenes gozarán de un acabado visual estupendo, incluso desde la presentación. Los niveles son una auténtica maravilla, tanto en estética como en detalles técnicos, algo a lo que Acclaim nos tenía malacostumbrados por aquellos días. No debería destacar ninguna fase en concreto porque todas son magníficas (recorreremos cuevas, poblaciones, el desierto y varias zonas más), pero si tuviera que quedarme con alguna seguramente sería Nagada, la ciudad del segundo nivel, o tal vez la parte final del juego, la cual se desarrolla dentro de una gran nave espacial que me recuerda mucho a la nave de Alien. Otro aspecto espectacular del juego es la animación del Coronel O’Neil, la fluidez de movimientos es brutal, sin duda de las más espectaculares en un juego de 16-Bit. En resumidas cuentas, Stargate es una maravilla gráficamente hablando, con toda certeza se puede afirmar que este apartado es lo mejor del juego, sin desmerecer tampoco al resto…

Pues eso, a nivel gráfico sobresaliente y ahora toca analizar el sonido, que adelanto ya que no está para nada mal. A nivel de músicas, me alegra decir que están a la altura de las exigencias, la atmósfera musical que se crea es perfecta si tenemos en cuenta que estamos ante un juego de influencia extraterrestre, rasgo que cada una de las melodías consigue simbolizar meticulosamente. Y como no podía ser de otra forma, si hablamos de extraterrestres tenemos que mencionar a la cultura egipcia (por qué será…), y esto se nota también en el aire de algunas piezas musicales… El sonido FX no se queda atrás, el repertorio es muy amplio y realista, con un sonido de ametralladora muy logrado, al igual que ocurre con el resto de efectos. En mi criterio, todo suena coherente.


 
Como comenté al principio de la review, soy muy fan de esta clase de juegos y puede que por este motivo no sea totalmente imparcial a la hora de puntuar, pero vamos, insisto en que Stargate es un juego muy digno, independientemente de mis preferencias…

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 90. El diseño de escenarios es maravilloso y la realización técnica es brillante, da la impresión de que los límites de colorido de la consola fueron rebasados. El scroll es fantástico, y no digamos la animación del Coronel O’Neil. ¡Asombroso!

SONIDO. 88. Excelente BSO, no hay un número exagerado de músicas pero tampoco lo necesita, las que están suenan de lujo. Los FX rayan también a gran altura, lo que da lugar a un apartado sonoro de calidad.

JUGABILIDAD: 82. Una pena que en el plano jugable sea donde menos sorprende. Hace bien lo que se propone aunque hay aspectos que los jugadores más inconformistas seguramente reprocharán, como la complejidad del control, y sobre todo, la repetitiva mecánica.

TOTAL: 82. Destacable despliegue técnico que se ve mermado por una mecánica de juego repetitiva y demasiado recurrida. Debería haber dado más de sí en este sentido, ya que es un juego que se presta a ello.

Lo mejor: Creo que está fuera de toda duda, la recreación de los escenarios y la animación del protagonista. Respeta las cualidades de la película (localizaciones, personajes, "trama", etc) y eso es algo que los más cinéfilos sabrán valorar.

Lo peor: La jugabilidad no está tan depurada como el apartado audiovisual, se debería haber hecho más énfasis en el factor aventurero, sólo con acción no es suficiente para un juego así, puesto que se hace monótono.

CONCLUSIÓN: Stargate es un cartucho que recomendaría principalmente a los amantes de los juegos de acción. Para el resto de mortales será un juego más, con unos bonitos gráficos.

 
*TOP: 13º Stargate, 14º Altered Beast, 15º Bonanza Bros.
 
 
 
 
 

GENERATIONS LOST, el eslabón perdido


 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: PACIFIC SOFTSCAPE

PUBLICACIÓN: TIME WARNER INTERACTIVE

AÑO: 1994

GÉNERO: ACCIÓN

JUGADORES: 1

REVIEW

En Generations Lost te embarcarás en la gesta definitiva. Asumiendo el papel del valiente Monobe, deberás resolver un enigma fascinante. Explorando seis niveles emocionantes y llenos de desafíos dentro de un mundo turbulento y misterioso, reunirás pistas e irás comprendiendo mejor tus propios poderes extraordinarios. Al mismo tiempo, te irás acercando a lo que más valor tiene para ti: la verdad. Generations Lost es un juego fascinante de aventuras y estrategia, preparado para ser descubierto.

Hoy voy a hablar de un juego no extraordinariamente conocido pero no por ello exento de calidad y aspectos destacables. El juego en cuestión es Generations Lost, un acción/plataformas salido de la escuela de Flashback, y digo esto, puesto que es evidente que bebe bastante de la obra maestra creada por Delphine (también denota influencias de juegos como X-Men), y ahora explicaré más detenidamente los porqués. En esta ocasión, tomamos el control de Monobe, un poderoso guerrero dispuesto a indagar sobre los orígenes de su pueblo, por lo que decide ponerse manos a la obra y salir a la aventura en busca de respuestas para arrojar así un poco de luz sobre el asunto.

 
Generations Lost es el clásico juego en dos dimensiones cuya mecánica consiste en explorar los niveles de punta a punta buscando alguna pista, o simplemente tratando de encontrar la salida. Pero no basta únicamente con patearse el camino sorteando peligros, en Generations Lost será necesario buscar ciertos ítems, activar aquellos mecanismos que abren las puertas, descifrar pequeños rompecabezas, teletransportarse entre zonas o establecer conversaciones con otros personajes (estos diálogos serían como mini secuencias para dotar a la aventura de un argumento que la sostenga). En cuanto al desarrollo de los niveles, existen una serie de sectores que pueden jugarse en un orden "no lineal", lo que significa que podremos elegir a nuestro antojo la sección que deseemos explorar, con la posibilidad de que caigamos en error, por supuesto. En fin, que la cosa no es tan simple como pueda parecer… Éste sería el primer parecido con Flashback, el segundo parecido viene dado por las habilidades del protagonista, ya que Monobe comparte algunos movimientos con el Doctor Conrad, como son el rodar por los suelos y también colgarse, en este caso, balancearse en una liana láser integrada en el traje del propio Monobe. Nuestro héroe cuenta también con la posibilidad de descargar un fulgurante rayo electrizante (el mismo que sirve para colgarse de las plataformas), con este láser podrá destruir enemigos e incluso abrir puertas, pero cuidado, la efectividad de este artilugio dependerá de si tiene las pilas bien cargadas. Sobre las habilidades de Monobe, sólo queda comentar que también es capaz de saltar y golpear con brazos y piernas, además de que puede potenciar sus capacidades destructivas por medio de varios ítems especiales (disponemos de un inventario para almacenarlos). Y por cierto, a Monobe no le gusta el agua… El mundo de Generations Lost lo componen 6 extensas zonas, las cuales se pueden completar relativamente rápido si conocemos el juego, si no es así, acabar la aventura de principio a fin llevará su tiempo, es por ello por lo que se incluyen passwords para recuperar la partida. De los enemigos cabe resaltar la escasa variedad, éste es uno de los puntos débiles del juego, ya que apenas hay unas 6 o 7 tipos de criaturas (pensándolo bien, ésto también ocurría en el genial Another World…). Luego está el tema del control y la dificultad, que no se caracterizan por su carácter amigable precisamente, la respuesta del mando es algo imprecisa, sobre todo a la hora de saltar y la dificultad se dispara bastante a partir de los dos primeros niveles. Sintetizando, Generations Lost se define como un juego acción-plataformas-aventura, con un desarrollo lento, en el que se entremezcla el ingenio, y en mayor medida, la habilidad con el pad. A mí me parece un buen punto de partida…  


 
Generations Lost es un juego visualmente atractivo, pero casi nunca impresionante. En el apartado gráfico encontraremos un poco de todo, de nuevo coincide con Flashback en su ambientación futurista aunque orientada hacia otros derroteros… Dependiendo de los niveles, éstos pueden contar con una más que decente presentación y con un nivel de detalle destacable, tal vez sean los fondos uno de los aspectos más simplones, ya que son bastante sosos y aportan poco para conseguir un acabado visual de altura. Aun con este pequeño despropósito, no estaría bien infravalorar el gran trabajo de ambientación realizado, que puede resultar inspirado en menor o mayor medida, pero que en todo momento exhibe buenas intenciones y personalidad. Las animaciones son en general pobres (otro de los puntos débiles del juego) excepto las de Monobe, mucho más cuidadas que en el resto de personajes, prueba de ello es la fluidez con la que se desplaza y las diversas acciones que es capaz de desempeñar. El tamaño de sprites es relativamente grande, y eso es otro factor positivo.


 
El sonido hace una labor más de ambientación que de otra cosa (¿queréis que vuelva a decir a qué juego se parece?), de hecho, ni siquiera hay músicas al uso durante la acción (lo que no quiere decir que por eso sea peor), sino sonido ambiente recreado a base sutiles toques de percusión, acompañados a su vez por todos los ruidillos que generan los diferentes elementos del decorado. Dicho esto, las músicas sólo aparecen al final del juego y en las secuencias intermedias. En mi opinión, creo que este estilo de ambientación viene que ni pintada para un juego de las características de Generations Lost, aunque en este caso tampoco es que llegue a ser una obra de arte. Digamos que el apartado sonoro está bien tratado y cumple, y con eso ya es suficiente.

Comprobemos ahora con las puntuaciones todo lo que puede dar de sí este Generations Lost.

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 77. Técnicamente no son nada del otro jueves y menos para tratarse de un juego de 1994. Sí es cierto que los escenarios son variados y que se compaginan bien unos con otros. El personaje protagonista y algunos detallitos en los decorados son para mi gusto lo mejor a nivel gráfico. Lo que no se puede defender es la escasez de enemigos, su desafortunado diseño y mala animación, y su falta de carisma.

SONIDO: 75. Mola porque se crea una atmósfera sugerente, lo que pasa es que la reproducción del audio no es del todo brillante. Pero bueno, no está mal…

JUGABILIDAD: 78. El equipo de programación de Pacific Softscape intentó hacer un juego con personalidad, y yo diría que lo consiguieron. Lo negativo es que al final de la partida sentirás como que le falta algo, pero entretiene y el nivel de desafío es elevado, ¡qué más quieres!

 
 
TOTAL: 78. El juego es lo que es, con todas sus cosas buenas y malas. Si usáramos una balanza, los aspectos positivos se llevarían el gato al agua frente a los inconvenientes.

Lo mejor: La dirección que intenta tomar en cuanto a concepto de juego. No se conforma con ser el típico acción/plataformas de la época, intenta ir más allá dejando espacio para la exploración y el uso de tus neuronas.

Lo peor: Posiblemente no llege a alcanzar lo que se propone, le falta "chicha" y pulir algunos aspectos tanto a nivel técnico como jugable.

CONCLUSIÓN: Si te agradan los juegos con un concepto aventurero tienes que jugarlo, a lo mejor te llevas una grata sorpresa. Si tus gustos no van por ahí, directamente pasa de él.


 
*TOP: 13º Altered Beast , 14º Bonanza Bros, 15º Generations Lost.
 
 
 
 
 

Especial periféricos: Mega-CD


 
Hablar del Mega-CD es hablar de nostalgia pura y dura, y de un quiero y no puedo. Recuerdo la escena como si fuera ayer, me veo delante del escaparate de la tienda de electrodomésticos de mi barrio observando pasmado la caja de un recién estrenado Mega-CD II, al lado de un pequeño cartoncito que marca con rotulador la estrepitosa cifra de 40.000 pts. A pesar de que ya tenía la Mega Drive, para mí era totalmente impensable poder conseguir la nueva consola de SEGA dado su elevado precio, y más aun cuando ya me había gastado las 30.000 pts de turno en comprar el alma máter del invento (vamos, la Mega Drive, y es que en el ’93, treinta mil "pelas" era un dineral). Por esta razón, y por culpa de los famosos videos comerciales, siempre consideré al Mega-CD como una consola inaccesible, reservada sólo para aquellos que aspirasen a entran en el olimpo de los videojuegos (lugar que por entonces, os puedo asegurar que no estaba reservado para mí…). Es muy fácil a estas horas ponerse el disfraz de visionario y decir que el Mega-CD fue un evidente error comercial en la historia de SEGA. Sinceramente, una percepción así en aquel momento sólo la hubiera podido tener un aburrido, o en su defecto, un fanboy de Nintendo. Los que estuvimos en la escena del delito sabíamos perfectamente que el nuevo juguetito de SEGA era la envidia de todo el vecindario, y aunque la broma costara un riñón y parte del otro, éramos conscientes de que el que tuviera el Mega-CD en su poder, tenía el pasaporte a los juegos del futuro. Paradójicamente, no fue así (¿o quizás sí?). El Mega-CD fue una máquina que tuvo dos versiones, una pensada para ser acoplada al primer modelo de Mega Drive, y una segunda versión (la que la mayoría hemos visto) destinada a ser compatible con la Mega Drive II (y también con la primera Mega Drive). A nivel de hardware, ambos sistemas eran básicamente iguales, si acaso algún ligero cambio en su arquitectura pero nada de extrema importancia, más allá de sus evidentes diferencias estéticas (personalmente, me gusta más el diseño del Mega-CD original, aunque según tengo entendido, es más delicado). Como iba diciendo, o como quería decir, el Mega-CD es una máquina cuya columna vertebral está constituida, muy a grandes rasgos, por un Motorola 68000 a 12.5 Mhz (paralelo al de Mega Drive), un procesador gráfico capaz de realizar efectos de rotación y scaling, la unidad de CD Rom con una capacidad de almacenamiento de ¡500 Megabytes de potencia! (adoro a los del Canal Pirata SEGA), y añadía además 8 canales de sonido estéreo PCM. Vamos, que lo que se dice "coja" no iba, eso sí, arrastraba la lacra de los 64 colores en pantalla de Mega Drive, que afortunadamente podían verse ampliados a 256 en las secuencias de video. El catálogo de juegos fue bastante criticado en la época, se le acusaba de sacar refritos de juegos de Mega Drive, y de abusar de juegos FMV (Full Motion Video), o lo que es lo mismo, videos interactivos en los que lo único que teníamos que hacer era pulsar un botón determinado en el momento justo (reconozco que no son los juegos más divertidos del mundo pero a su manera, tenían su gracia). Pero amigos, el Mega-CD fue mucho más que refritos y FMVs, y el que quiera descubrirlo sólo tiene que indagar un poco en su catálogo de juegos para comprobarlo. Maravillosos títulos como Snatcher, Final Fight-CD, Sonic-CD, Soul Star, Silpheed, Lunar: The Silver Star, Dune, The Terminator, Road Avenger, Lords Of Thunder, Fatal Fury Special, Battlecorps, Thunderhawk, Batman Returns, Night Trap, Adventures Of Wily Beamish, Sewer Shark, Robo Aleste, Jaguar XJ220, Dragon’s Lair, Jurassic Park, Eternal Champions: Challenge From The Dark Side o The Secret Of  Monkey Island, junto a otros, que si bien no pasaron a la historia de los videojuegos, sí que proporcionaban buenos ratos de diversión, gracias a géneros nunca tocados antes en consola, como es el caso de las aventuras gráficas, tan abundantes ellas en ordenadores pero casi inexistentes, repito, en videoconsolas. Y si no tenías ganas de jugar y lo que te apetecía era escuchar música, o poner a prueba tus dotes como director cinematográfico, podías crear "clips" de tus artistas favoritos. ¿Qué otro sistema de la época podía decir los mismo, eh…?
Pues eso, con este pequeño homenaje saldo mi deuda con este ilusionante y revolucionario add-on, algo que tampoco era necesario, puesto que con el paso del tiempo ha ido ganando terreno y ya por fin se va reconociendo su calidad y su aportación (para bien o para mal…) al mundillo de los videojuegos, algo que no cabe duda, lo merecía. Porque seguro que hay alguno que todavía no se ha enterado, pero ya queda poca basura… la enterró el Mega-CD…