Apunta, dispara y… ¡vuela! FIRE SHARK


 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE
 
DESARROLLO: TOAPLAN

PUBLICACIÓN: DREAMWORKS

AÑO: 1990

GÉNERO: SHOOT ‘EM UP

 
JUGADORES: 1

REVIEW

Las líneas de comunicación están cortadas. Las bases militares yacen en ruinas. Entonces de entre la niebla humeante emerge un biplano fantasma. ¡Tú eres el Fire Shark, el último defensor de la Tierra contra este colosal ataque violento!

Vamos allá con la revisión de otro shoot ‘em up para Mega Drive, en este caso un shooter vertical desarrollado por Toaplan, compañía de antaño especializada en la creación de excelentes títulos para máquinas recreativas, especialmente en el género de los matamarcianos. Como digo, Fire Shark fue un fabuloso arcade que personalmente no conocí hasta que tuve internet en casa, probé incluso antes la versión de Mega que la propia recreativa, y seguro que es por eso por lo que le tengo casi más estima al cartucho de la 16-Bit de SEGA que al juego original.

 
El tema es que estamos ante un matamarcianos de la vieja guardia (secuela de un juego llamado Sky Shark), la jugabilidad se puede resumir en unas pocas palabras, sería avanzar verticalmente por la pantalla derribando al más enorme escuadrón que te puedas imaginar, al mismo tiempo que esquivamos sus balas. En total habrá 18 tipos de máquinas enemigas, cazas, bombarderos, zeppelines, barcos, etc etc… pero también vehículos de combate terrestres, tales como tanques, camiones, torretas… distribuidos a lo largo de 10 entretenidísimas etapas (veis como los manuales sirven para algo, además de para encarecer el precio de los cartuchos…). Nuestra arma de destrucción es una avioneta que recibe el nombre de "Fire Shark", sus principales atributos serán la agilidad de vuelo y su tremendo poder de destrucción, los cuales podrán verse potenciados si recogemos los power-ups correspondientes (contaremos con 3 formas de disparo, bombas, ítems de aumento de velocidad y algún regalillo más). La mecánica de juego tiene un concepto bastante simple y directo, la habilidad con el pad prevalecerá sobre la memorización de los niveles, lo que no quita que algunos enemigos, especialmente los aéreos, cuenten con unos patrones de ataque que será conveniente que conozcamos, aunque insisto en que es más importante la pericia con el mando y los reflejos que el estudio concienzudo de las fases. Pasando a hablar de la dificultad, sorprende en este sentido que no sea un juego excesivamente difícil (siempre y cuando lo juguemos en los parámetros que vienen establecidos por defecto, pues podremos elegir entre "easy", "normal" y "hard"), cosa aun más rara tratándose de un juego de Toaplan, pero a decir verdad, Fire Shark es un título relativamente asequible de completar, los picos de dificultad los encontraremos, como es lógico, en los últimos niveles. Aun así, os aconsejo que estéis despiertos desde el minuto uno… Lo mejor de esta clase de juegos es que son muy rejugables, siempre resulta divertido echarse una partidita rápida y aun más si no tenemos que pagar cinco duros… Y un último comentario, Fire Shark es un juego concebido para ser jugado a un sólo player, ya no sé si por limitaciones de hardware o por la filosofía de la compañía programadora, el caso es que los matamarcianos de Toaplan casi nunca o nunca pueden ser jugados a dobles.


 
Sin hacer demasiados aspavientos, Fire Shark de Mega Drive consigue un resultado muy decente en el apartado gráfico. La batalla se localizará de principio a fin en la madre Tierra, destaca la variedad de localizaciones y enemigos, produciéndose constantemente una elevada acumulación de sprites en pantalla que para sorpresa de todos, no sufre ningún tipo de ralentización, ni si quiera en los momentos en que combatimos contra los enemigos más grandes. Por momentos las imágenes pueden ser muy espectaculares, ya que el fuego de las explosiones está también muy bien hecho. Quizá lo único reprochable es que sólo presenciaremos un solitario plano de scroll, pero esto era algo más o menos habitual en los juegos de su especie, claro, siempre que no lo comparemos con títulos como Grind Stormer o el espectacular M.U.S.H.A. Aleste (u otros…).
 
El sonido hace perfectamente su labor, las músicas son muy dinámicas y se parecen mucho a las del arcade, creo recordar que hay unas 4 o 5 para todo el juego. Con los efectos sonoros ocurre igual, buen sonido de disparos, aparatosas explosiones, los típicos sonidillos al recoger un power-up, etc… En definitiva, el apartado sonoro que el juego necesita.


 
Y como sé que sois unos gandules y no leéis los análisis, voy a dejarme de palabrería y daré paso a las puntaciones, que es lo que de verdad os gusta… ¡Morbosos!


PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 83. Gran diversidad de zonas, cada una con sus características geográficas. Es sorprendente ver como se pueden juntar tantos sprites en pantalla sin que la acción se vea perjudicada, y aunque se pierden pequeños detalles de la recreativa, el resultado de esta conversión fue realmente destacable.

SONIDO: 86. Músicas perfectamente reproducidas y muy presentes durante todo el juego. Los FX son calcados a los del arcade; vamos, el sonido en general es muy fiel al de la máquina.

JUGABILIDAD: 90. De nuevo recalcar la fidelidad respecto al arcade, uno de esos juegos a los que siempre apetece jugar, y eso pasa porque el diseño de niveles y el tipo de jugabilidad son todo un acierto. Pues eso, muy viciante.

TOTAL: 90. Fire Shark no es un juego que sobresalga por unos impresionantes gráficos ni por un sonido espectacular (que siguen siendo buenos, de hecho…), este título es brillante por la virtud más importante que puede tener un videojuego, y esa es la jugabilidad. Imprescindible para los amantes de los shooters.

Lo mejor: En dos palabras: elegante y adictivo.

Lo peor: Un modo a 2 players simultáneos hubiera puesto el broche de oro a la programación.

CONCLUSIÓN: Fire Shark es un juego simple pero que engancha. Obligatorio tenerlo en tu colección si eres un apasionado del género.

 
*TOP: 7º Fire Shark, 8º Gynoug, 9º Phelios.
 
 
 
 
 

Versión PAL España

 

Vendo videojuego, versión PAL España, RARO (y hecho polvo).No sabría decir si es culpa de los unos, culpa de los otros, o culpa de todos ysálvese quien pueda. El caso es que la cosa está llegando a límitesinsospechados, o por lo menos, insospechado seguro que fue para los queregalaron o malvendieron sus viejas consolas entre finales de los ’90 yprincipios de 2000. Ahora se estarán acordando de la madre de su primopequeño, o sea, de su tía, por la cantidad de pasta que se dejaron en el caminosólo por ser condescendientes y tener un acto de madurez, o en su defecto, de generosidad con un pariente o amigo… Soy el primeroque piensa que los videojuegos tienen su valor, tanto material como nostálgico,y como forma de arte y entrenamiento, deben ser considerados como algo quetiene su importancia. No estoy de acuerdo con los irrisorios precios de las "tiendas de segunda mano", son impropios, y en cierta manera, se cargan elmercado, pero comparto mucho menos los que en lugar de un videojuego parecenque estén vendiendo pinturas rupestres de las Cuevas de Altamira. Mi intenciónno es ofender a nadie, lo juro, cada individuo es libre de hacer y deshacer consus cosas lo que quiera, pero como decía al principio de la entrada, el mercadode los videojuegos, en especial todo lo retro, ha alcanzado límites que rozan lalocura, o dicho de forma más elegante, la estupidez, algo que a corto o largoplazo nos perjudicará a todos, si no lo está haciendo ya. Que si es la versión PAL España, que si cambiala tipografía de una palabra, que si el cartucho fue bautizado con sangre delprimer Mortal Kombat de SNES… No sé vosotros, pero yo alguna vez me he preguntado, ¿tienesentido coleccionar videojuegos? ¿Acaso es como coleccionar sellos o billetes?(algunos coleccionan billetes a raíz de vender videojuegos, pero billetes de€). En mi opinión, para tener un juego de adorno en la estantería, mejor estáen manos de alguien que por lo menos lo disfrute y haga que sirva paralo que ha sido concebido, que no es otra cosa que para ser jugado y divertir, porque a diferenciade los sellos y los billetes, los viejos cartuchos todavía funcionan y sepueden aprovechar… Precisamente, un videojuego toma sentido cuando es jugado yno cuando está de adorno, la estantería es igual de bonita con una caja PAL,con una versión alemana, o con la "Chiquito de la Calzada Edition". Me estoydesviando. A lo que iba, coleccionar está muy bien y lo respeto, peropermitidme un consejo, no compréis juegos a cualquier precio porque al finalnos vamos a arrepentir. Lo que hace 3 o 4 años costaba "x" dinero, ahoracuesta, como mínimo, el doble, y todo gracias a los fanatismos y a la especulación. De hecho, los vendedores extranjeros, cuyos precios siempre hansido mucho más bajos que los de aquí (hablo de Spain), ya se han dado cuentadel percal y se están subiendo también al carro, ¿total? todavía siguen siendomás económicos que los vendedores del otro lado del charco… En fin, no quiero dedicar ni una línea más a los que se toman la vida como un negocio, así pues, loúltimo que quería añadir es que antes de que pidáis un préstamo al banco (otra cosa ya es que os lo concedan…) para compraros un clásico de NES, Atari, Spectrum, Mega Drive, o de la máquina que sea, aseguraos quehabéis hecho lo posible por conseguirlo a un precio razonable, una buena opciónes informarse antes en foros (cuidado aquí también porque hay mucho"despistao" suelto) o recurrir a amigos, o a vendedores ya conocidos, apuesto queestos últimos no pertenecen a la Península Ibérica…