Versión PAL España

 

Vendo videojuego, versión PAL España, RARO (y hecho polvo).No sabría decir si es culpa de los unos, culpa de los otros, o culpa de todos ysálvese quien pueda. El caso es que la cosa está llegando a límitesinsospechados, o por lo menos, insospechado seguro que fue para los queregalaron o malvendieron sus viejas consolas entre finales de los ’90 yprincipios de 2000. Ahora se estarán acordando de la madre de su primopequeño, o sea, de su tía, por la cantidad de pasta que se dejaron en el caminosólo por ser condescendientes y tener un acto de madurez, o en su defecto, de generosidad con un pariente o amigo… Soy el primeroque piensa que los videojuegos tienen su valor, tanto material como nostálgico,y como forma de arte y entrenamiento, deben ser considerados como algo quetiene su importancia. No estoy de acuerdo con los irrisorios precios de las "tiendas de segunda mano", son impropios, y en cierta manera, se cargan elmercado, pero comparto mucho menos los que en lugar de un videojuego parecenque estén vendiendo pinturas rupestres de las Cuevas de Altamira. Mi intenciónno es ofender a nadie, lo juro, cada individuo es libre de hacer y deshacer consus cosas lo que quiera, pero como decía al principio de la entrada, el mercadode los videojuegos, en especial todo lo retro, ha alcanzado límites que rozan lalocura, o dicho de forma más elegante, la estupidez, algo que a corto o largoplazo nos perjudicará a todos, si no lo está haciendo ya. Que si es la versión PAL España, que si cambiala tipografía de una palabra, que si el cartucho fue bautizado con sangre delprimer Mortal Kombat de SNES… No sé vosotros, pero yo alguna vez me he preguntado, ¿tienesentido coleccionar videojuegos? ¿Acaso es como coleccionar sellos o billetes?(algunos coleccionan billetes a raíz de vender videojuegos, pero billetes de€). En mi opinión, para tener un juego de adorno en la estantería, mejor estáen manos de alguien que por lo menos lo disfrute y haga que sirva paralo que ha sido concebido, que no es otra cosa que para ser jugado y divertir, porque a diferenciade los sellos y los billetes, los viejos cartuchos todavía funcionan y sepueden aprovechar… Precisamente, un videojuego toma sentido cuando es jugado yno cuando está de adorno, la estantería es igual de bonita con una caja PAL,con una versión alemana, o con la "Chiquito de la Calzada Edition". Me estoydesviando. A lo que iba, coleccionar está muy bien y lo respeto, peropermitidme un consejo, no compréis juegos a cualquier precio porque al finalnos vamos a arrepentir. Lo que hace 3 o 4 años costaba "x" dinero, ahoracuesta, como mínimo, el doble, y todo gracias a los fanatismos y a la especulación. De hecho, los vendedores extranjeros, cuyos precios siempre hansido mucho más bajos que los de aquí (hablo de Spain), ya se han dado cuentadel percal y se están subiendo también al carro, ¿total? todavía siguen siendomás económicos que los vendedores del otro lado del charco… En fin, no quiero dedicar ni una línea más a los que se toman la vida como un negocio, así pues, loúltimo que quería añadir es que antes de que pidáis un préstamo al banco (otra cosa ya es que os lo concedan…) para compraros un clásico de NES, Atari, Spectrum, Mega Drive, o de la máquina que sea, aseguraos quehabéis hecho lo posible por conseguirlo a un precio razonable, una buena opciónes informarse antes en foros (cuidado aquí también porque hay mucho"despistao" suelto) o recurrir a amigos, o a vendedores ya conocidos, apuesto queestos últimos no pertenecen a la Península Ibérica…