RISTAR, una estrella en el anonimato


 
PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: SEGA

PUBLICACIÓN: SEGA

AÑO: 1995

GÉNERO: PLATAFORMAS

JUGADORES: 1

REVIEW

El malvado Rey de Despair gobierna la constelación de Valjee bajo un dominio de terror, provocando la miseria y la oscuridad. Pero desde lo más profundo del espacio llega Ristar, una estrella fugaz destinada para la grandeza. Solamente con sus poderes especiales y sus brazos elásticos puede restaurar la felicidad a través de los 7 niveles.

Juegos de plataformas para videoconsolas de 16-Bit hubo un montón, pero tan redondos como el título del que hoy voy a escribir no salieron tantos, y no porque la “negrita” de SEGA no contase con una amplio abanico de grandes juegos plataformeros, lo que sucede es que el aquí presente supuso prácticamente la culminación del género, gracias a un cartucho que, paradojas de la vida, pasó relativamente desapercibido para unos usuarios que en 1995 tenían puesta ya su atención en la siguiente generación de videoconsolas.

Una adorable estrella llamada Ristar será quien nos guíe por los 6 fascinantes planetas que conforman el juego, unos planetas cuyas condiciones y formas de vida estarán bastante diferenciadas, dando lugar a temáticas tan recurridas en los videojuegos como son los típicos mundos de hielo, peligrosas areas en llamas, regiones de abundante flora, o mundos generados a base de componentes random, lo cual, no será ni mucho menos un problema insalvable para nuestra adorable estrellita protagonista, ya que a pesar de las limitaciones impuestas por su particular anatomía (es una estrella fugaz pacífica, no es MacGyver ni Chuck Norris…), lo cierto es que se las arregla muy bien para salir indemne de situaciones de lo más dispares, principalmente por lo apañada que es la tía utilizando sus brazos, puesto que con éstos realizará la mayoría de las acciones (atrapar enemigos y lanzarlos, engancharse a cualquier resquicio u objeto, trepar por paredes, bucear, etc… además de los movimientos corrientes que se suelen ver en la mayoría de juegos del género). Ristar es un cartucho que despunta por la gran cantidad de elementos plataformeros (obstáculos estratégicamente colocados, pantallas con desarrollos cambiantes, unas veces lineal y otras veces no, múltiples rutas a seguir, calculados patrones en enemigos y plataformas, mini-puzzles, etc…) que son introducidos de manera muy sutil, dotando a la aventura de una abundante diversidad y frescura, con momentos muy distintos dentro de un mismo nivel, pero manteniendo a su vez la coherencia en cada una de las fases. La jugabilidad de Ristar podría definirse como “clásica”, enriquecida por una gran variedad de recursos, en los que la interacción con los decorados tomará también un papel importante. Otra cuestión que tiene que ver con el apartado jugable es que podremos recoger varios tipos de ítems, cuyas funciones serán muy básicas, como por ejemplo, restablecer la salud, obtener un mayor número de puntos, conseguir vidas extra, o acceder a fases de bonus secretas. La verdad es que no se me ocurre nada negativo que comentar sobre este fenomenal título, todo está perfectamente diseñado, la duración total del juego es muy acertada considerando que “no existen passwords” ni hay posibilidad de guardado (se pueden utilizar passwords pero sirven para configurar aspectos del juego, no para recuperar la partida). Como mucho, se le podría reprochar su relativa facilidad, puesto que Ristar es un cartucho bastante “light”, será a partir de la mitad del juego más o menos cuando se presenten los mayores contratiempos, que tampoco serán demasiado importantes si estás acostumbrado a juegos de esta naturaleza.



 
Los gráficos de Ristar son una verdadera pasada, el colorido en todos los niveles es delicioso. Se supone que la aventura está localizada a lo largo de 6 planetas, originando así distintas ambientaciones, todas muy preciosistas. Como preferencia personal destacaría la ambientación del primer planeta, el cual tiene momentos que parecen sacados de la película “Avatar” (quién sabe, a lo mejor los de la peli se inspiraron en el juego…), y de Sonic The Hedgehog, dicho sea de paso… Los fondos son magistrales, adornados por cuidadosos efectos visuales e inspirados detallitos, y por unos cuantos planos de scroll que les aportarán una mayor sensación de profundidad. Otro gran detalle de los decorados es que están impregnados de mucho movimiento, dando la sensación de que todo en el juego está “vivo”. La entrañable estrella protagonista cuenta con un generoso número de cuadros de animación, y en cuanto a los enemigos, despuntan por encima de todos los jefes de nivel, que gozan de unos acabados muy originales y son de un tamaño más que considerable (en algunos casos, no todos…). Lo dicho, un apartado gráfico excepcional, abundante de carisma y simpatía.

Del sonido no hay que esperar menos, los grandiosos gráficos de Ristar están acompañados por unas melodías de grandísima calidad, súper pegadizas y muy alegres, cada nivel tendrá su correspondiente música que encajará a las mil maravillas con el escenario en cuestión. Los FX son exactamente los que el juego necesita, creándose un binomio “música/efectos” perfecto. Jugar a este juego se convertirá en una estimulación constante para los sentidos.



 
Con esta revisión queda fuera de toda duda la calidad de este genial título, lo único que nos queda por saber es hasta dónde puede llegar en comparación con los grandes plataformas de la Mega, y para eso no hay más remedio que recurrir a las puntuaciones y al ranking. ¡Vamos a ello!

PUNTUACIONES

GRÁFICOS: 95. Pura magia, en cuanto a colorido es uno de los juegos mejor acabados de todo el catálogo de la consola, comparable a títulos como Sonic o Dynamite Headdy. Tanto los escenarios como el resto de sprites desprenden grandes proporciones de simpatía.

SONIDO: 93. Las composiciones musicales se adaptan como anillo al dedo a la estética del juego, brillan por su encanto y por su perfecta labor de ambientación, creando una atmósfera única. Los efectos de sonido empastan de lujo con el estilo de las músicas.

JUGABILIDAD: 95. Un juego cuyo concepto se podría decir que es simple, pero enormemente divertido. Reúne muchísimos recursos plataformeros adaptados al propio estilo del juego, confeccionando un título que es prácticamente perfecto se mire por donde se mire.

TOTAL: 95. Programación cuidada hasta el más mínimo detalle, un cartucho completísimo y extremadamente cautivador.

Lo mejor: Como concepto de juego de plataformas es perfecto.

Lo peor: Está tan bien hecho que a veces resulta demasiado fácil.

CONCLUSIÓN: Ristar para Mega Drive es uno de los mejores plataformas de su generación, lo triste es que no fueron muchos los que lo disfrutaron en su día.

*TOP: 7º S&K, 8º Ristar, 9º Sonic 3.