TRUXTON, batallas en el espacio exterior

PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: TOAPLAN

PUBLICACIÓN: SEGA

AÑO: 1989

GÉNERO: SHOOT ‘EM UP

JUGADORES: 1

Éste es uno de los muchos juegos por los que la consola SEGA Mega Drive puede sacar pecho y sentirse orgullosa. Hacía poco tiempo que la tecnología de 16-Bit había llegado a los hogares, y conversiones como ésta eran la mejor tarjeta de presentación para demostrar las posibilidades de los modernos sistemas de videojuegos. Truxton te brinda la oportunidad de hacer turismo espacial a bajo coste, con todas las bondades y amenazas expuestas de cara al público para deleite de la tripulación; planetas inhóspitos, estaciones espaciales que no se caracterizan precisamente por su confortabilidad, inverosímiles criaturas alienígenas, cosmonaves implacables… Vamos, que si te piensas que esto van a ser unas plácidas vacaciones interestelares estás muy equivocado. Truxton es ante todo un gran reto para el jugador, y es que no debemos olvidar que estamos ante un shoot ‘em up salido de la factoría de Toaplan, compañía que ha firmado algunos de los más duros matamarcianos de finales de los años ’80 y principios de los ’90. Psicodélico, hipnotizante, perturbador y profundo, pero fundamentalmente adictivo, no hay excusa a día de hoy para perderse uno de los mejores shooters verticales que han pasado por una consola de 16-Bit. Apaga la luz de tu habitación y ponte a los mandos de una Mega Drive, la hora de poner rumbo hacia las estrellas ha llegado…

G: 90  S: 92  J: 93 – PUNTUACIÓN TOTAL: 93

*TOP: 4º Hellfire, 5º Truxton, 6º Jungle Strike.

TEST DRIVE II: THE DUEL, si bebes no conduzcas

PLATAFORMA: MEGA DRIVE

DESARROLLO: DISTINCTIVE SOFTWARE

PUBLICACIÓN: ACCOLADE

AÑO: 1992

GÉNERO: VELOCIDAD

JUGADORES: 1

Test Drive II: The Duel es un clásico entre los videojuegos de velocidad, y ello se debe a una propuesta de conducción diferente, en la que la simulación prevalece sobre las altas dosis de adrenalina. Esto no quiere decir que TDII sea un juego carente de emoción, digamos que se defiende con otras armas, por ejemplo, haciendo que nos preocupemos por vicisitudes como quedarnos tirados sin gasolina en mitad de la carretera, o ser multados por el policía de turno porque no hayamos respetado los límites de velocidad de la vía. Estos son sólo dos ejemplos de lo que podemos encontrarnos en TDII, también podremos sufrir en nuestras carnes las imprudencias de otros conductores, y evidentemente, las nuestras propias, saltándonos la mediana y chocando con los vehículos que circulan en sentido contrario -o saliéndonos de la carretera y cayendo por un despeñadero… en fin, dejemos el tema-. Por eso digo que TDII es un título que ofrece otras cosas, o por lo menos, las presenta de manera diferente. El fin de esta experiencia automovilística es completar las distintas rutas antes de que lo haga nuestro rival, para eso contamos con la opción de elegir entre tres verdaderos cochazos, un Ferrari F40, un Porsche 959 (mi preferido) o un Lamborghini Diablo. Las diferencias entre estos lujosos deportivos radican en sus prestaciones y en el acabado de los interiores, con curiosos detalles en los salpicaderos que hacen que cada prototipo sea único. Por lo tanto, si aún no te has sacado el carné de conducir ya estás tardando, eso sí, ten cuidado de no quemar el motor del coche y recuerda eso de "si bebes, no conduzcas".

G: 69  S: 71  J: 72 – PUNTUACIÓN TOTAL: 72

*TOP: 7º Out Run, 8º Test Drive II: The Duel, 9º (pendiente).

L’Abbaye des Morts

Hace algún tiempo llegó a mis orejas un suculento rumor relacionado con la escena homebrew, el cual salpicaba de forma directa a nuestra querida Mega Drive. Al parecer, el oscuro L’Abbaye des Morts "programado no hace mucho para Spectrum" por esa gran esperanza llamada Locomalito, gozará de una adaptación para la negra de SEGA. Hasta ahora, todos los trabajos realizados por su majestad se han distribuido de forma gratuita desde la web oficial del autor, un gesto que los jugadores agradecemos -aunque para qué negarlo, eso de echarse una partida a un videojuego sin abrir antes su caja, manosear el cartucho y percibir el olor del manual de instrucciones es una cosa, que personalmente, siempre echaré en falta…-. Sea como fuere, la labor que está desempeñando este mesías de la programación es digna de la mayor de las alabanzas, y más en los tiempos que corren. Pero como digo, no sería la primera vez que hace algo así, puesto que ya sucedió lo mismo con otras creaciones previas, como fue el caso de Hydorah, o más reciéntemente con el lanzamiento de Maldita Castilla, un genial acción-plataformas descendiente directo del mítico Ghosts & Goblins.

Dicho lo cual, quien esté dispuesto a degustar las artes de Locomalito sólo tiene que partir rumbo a su web y deleitarse con lo que allí le aguarda. Y como seguro que eres un lector pudiente y generoso, debes saber que es posible contribuir económicamente con la causa; con ello, este genial desarrollador de videojuegos -originario de la península ibérica, dicho sea también- verá recompensado su esfuerzo y su talento.

Locomalito