El Mundo de Dragon Ball, Parte 1: Introducción

Buenas tardes!!!! 
Bueno, con esta voy a iniciar una serie de entradas en las que hablaré de mi serie manga favorita (y seguro que también de alguno de vosotros): Dragon Ball.  
 
Volando, volando, siempre arribaaaa, siempre arribaaa…
 
 
Intentaré dividir las entradas por bloques, en una hablarñe del autor, en otras de las distintas sagas en las que se divide la historia y asi sucesivamente, ya que esta obra da para bastantes entradas…XD
Pues nada, como esta es la primera, supongo que haré una breve introducción, en la que intentaré no liarme demasiado en temas qe los que hablaré más profundamente en el futuro, a ver que tal. 
Corría el mes de Noviembre del año 1984 cuando en la Edición 51 de la popular revista Shonen Jump se publicaba la nueva obra de Akira Toriyama, el joven autor que había asombrado con su anterior obra Doctor Slump. 
Por aquel entonces nadie imaginaba que en la edición número 51 de la revista acababa de nacer el que sería el manga más popular e influyente de todos los tiempos: Dragon Ball.
Probablemente Dragon Ball no sea la mejor seríe manga, es cierto que no posee la complejidad argumental de Death Note, ni el poderío visual de Elfen Lied ni la complejidad filosófica/religiosa de Evangelion. Sin embargo, la serie se convirtió en un autentico fenómeno de masas que sentó las bases de muchas de las series que triunfan en la actualidad, llámense One Piece o Naruto.
La serie fue un éxito desde el primer momento. Desde su aparición en la revista Shonen Jump las aventuras de Goku y sus amigos no pararon de acumular seguidores, provocando una demanda de revistas nunca vistas hasta la fecha, tanto en Japón como en el extranjero.
La gallina de los huevos de oro acababa de nacer, con todo lo bueno y lo malo que eso acarreaba.
 
 
Figuritas, llaveros, posters, juegos… probablemente DB fué el primer anime de masas. 
 
 
Lo cierto es que Dragon Ball es una serie extensa, que en el momento de su finalización contaba con un total de 42 volúmenes que vieron la luz entre los años 1984 y 1995. Tras la finalización de la obra, Toriyama declaró que estaba “Agotado mentalmente”. 
Este agotamiento se vio reflejado en la última saga de las aventuras de Goku, la que lo enfrenta a Majin Boo, donde se aprecia un guión demasiado enrevesado en medio de fusiones, más fusiones y transformaciones variopintas. 
Sin embargo, batió todos los records establecidos, tanto de ventas de tomos como de audiencia en TV con su adaptación al anime (a pesar de su exagerada cantidad de episodios de relleno). Aún a día de hoy la serie sigue ocupando el segundo puesto de los mangas más vendidos de la historia con más de 150 millones de ejemplares, solo superada por One Piece, aunque esta cuenta con más de 50 tomos por 42 de la obra de Toriyama.
 
 
Esto se vendía a lo Harry Potter, por camiones. 
 
 
Pero, ¿Cómo empezó todo? ¿Tan buena es la obra de Toriyama? 
Lo cierto es que la serie es muy buena (al menos para mi), y, teniendo en cuenta que es una obra que tiene más de 20 años podemos decir que la historia es notable (salvo quizá la saga Boo, sonde la calidad baja de manera palpable). 
Como es de sobra conocido, la serie se divide en 2 etapas: Dragon Ball, en la que se nos cuenta la historia de Goku cuando este era un niño y Dragon Ball Z, ya con Goku adulto y en la que Toriyama pretendía contar la historia de Gohan (aunque luego recula de manera clara y vuelve a darle el protagonismo a Goku).
Con Dragon Ball la historia está fuertemente marcada por un tono humorístico bastante gamberro, encarnado por el Maestro Mutenroshi, en contraposición de su discipulo Goku, que muestra una inocencia entrañable. Quizá se trate de la parte más pura de Dragon Ball, más centrada en la aventura, sin esa obsesión de aumentar el poder de los personajes continuamente (Lo que en el futuro se conocerá como “Sindrome Dragon Ball”, lo que influirá en numerosas series) y con una historia sencilla y veloz, sin apenas relleno.
Sin embargo, en Dragon Ball Z la historia se vuelve mucho más adulta y violenta, se pierde el humor y la historia se vuelve mucho más compleja, entre conjuras intergalacticas, genocidios, viajes en el tiempo, androides, demonios, dioses y demás. Todo esto en medio de transformaciones cada cual más chula, lo que aseguraba ventas de cromos y muñequitos. 
¿Dragon Ball GT? Mmmmmmmmm, no me suena. 
 
 
 
Dragon Fall y sus geniales portadas 
 

En cuanto al argumento de esta obra de Toriyama, se puede decir que bebe de la mitología china, para ser más concretos de la leyenda del Xi You Ji. En ella se nos narra la historia del Rey Mono, un personaje que poseía un bastón que se estiraba y conocía una técnica que le permitía volar… ¿Familiar?.
Sin embargo, a medida que la serie avanza, se aprecian influencias de otras muchas series (Superman y Star Wars son obras idealizadas por Toriyama) y numerosas referencias culturales de la vida japonesa. 
Con una comienzo de serie basado en una leyenda oriental y centrado en la búsqueda de las esferas del Dragón el propio Toriyama reconoció que, al llegar al comienzo de Dragon Ball Z se encontraba un poco perdido a la hora de continuar argumentalmente la serie. 
Lo de los Saiyajins no estaba pensado desde un principio, por lo que Toriyama tuvo que idear una trama completamente novedosa para continuar argumentalmente la serie, a lo que hay que sumarle las presiones por parte de Toei al bueno de Akira para que no se retrasara en la elaboración de la serie… ¿El resultado? relleno por un tubo, hasta llegar a la saga Boo, en la que la serie se pasa de rosca totalmente en el argumento (a pesar de seguir siendo notable).
 
Bueno, creo que la introducción se me está llendo un poco de las manos…XD
 
Hasta aquí la entrada de hoy.
 
Un saludo.