El Mundo de Dragon Ball, Parte 5: Esplendor y decadencia

Buenas!!!!!!!!

Prosigo con mi serie de entradas sobre el universo de Dragon Ball (con esta ya llevo 5). La anterior entrada la dediqué a las dos primeras sagas de Dragon Ball Z, la saga de los Saiyajins y la Saga Freezer, por lo que esta se centrará en las dos restantes: la saga Cell y la saga Boo.

 

 

Antes de nada, me gustaría decir que ayer, día 22 de Noviembre de 2011 volví a ver a un semidiós del tenis jugar a su nivel tras mucho tiempo, pues Roger Federer destrozó literalmente al bueno de Nadal con un tenis simplemente perfecto. No se si tuvisteis la suerte de ver el partido, pero a la gente que le guste este deporte le recomiendo que le eche un ojo, ya que la exhibición del tenista de Basilea fue antológica para desgracia del manacorí.

En fin, vamos al tema…

Tras la explosión de Namek, “Dragon Ball Z” estaba en su cima. Ninguna otra serie había alcanzado jamás unas cotas de popularidad tan elevados a lo largo del mundo. La batalla contra Freezer había dispardo las ventas del manga y reventado las audiencias con su adaptación al anime (la TVG llegó a tener picos de más del 40% de share, una auténtica barbaridad para una televisión autonómica). 

Sin embargo, la cuestión era clara: ¿Y ahora qué? ¿Cómo seguimos?

Muchísimos son los casos de series que llegadas a un punto decaen de manera brutal, y lo cierto es que en el caso de “Dragon Ball Z” la cosa estaba bastante clara: el protagonista se había convertido en el ser más poderoso del mundo, había vengado a su raza y derrotado al villano más potente jamás visto en televisión con el permiso de Darth Vader. 

Olía a debacle. 

 

Este está más operado que la Pataky… 

 

Sin embargo, a Toriyama todavía le quedaba algo en mente, quería realizar otra saga más. Solo una más.

El autor japonés reconería en el futuro que pensó “Dragon Ball Z” como la historia de Gohan, no de Goku, aunque finalmente tuvo que rendirse a la evidencia y devolverle el protagismo al padre en la saga Boo.

 

“Comparado con Goku, a Gohan le faltaba algo”

AKIRA TORIYAMA (ENTREVISTA STORY GUIDE)


 

Saga Cell (capítulos 118 al 194)

La Saga Cell comenzaría de manera inmediata en el manga, mientras que en el anime se añadirían algunos episodios de relleno (un relleno bastante bueno en este caso) contando la aparición de Garlick Jr. durante la ausencia de Goku. 

La saga comenzaría de manera sorprendente, con la auténtica muerte de Freezer a manos de Trunks, el hijo de Vegeta llegado del futuro. Todos hemos visto el capítulo en cuestión, con Trunks cortando en pedazos a Mecha Freezer y exterminando sin compasión al padre del mismo (este Trunks siempre me pareció uno de los mejores personajes de Dragon Ball, pues mezcla un poco el carácter de Végeta y la bondad de Gohan).

 

Donde esté el Trunks del futuro… 

 

La trama se retuerce bastante. Se mezclan personajes del presente y del futuro, se nos presenta al Dr.Gero (Androide Nº20), un científico loco que busca venganza en nombre del ejercito del lazo rojo (nos tenemos que remontar a Dragon Ball) contra Goku, a la vez que los nuevos villanos van apareciendo paulatinamente.

Sin embargo, el comienzo de la saga es lento en comparación con la saga Freezer, y los episodios de relleno son bastante cutres (con Goku y Piccolo sacando el carnet de conducir). Tiempo después se sabría que Toriyama no daba para más…

 

“Durante esa temporada dibujaba lo de la semana en curso y no tenía ni idea de lo que pasaría la siguiente. Fue realmente duro y acabé hasta el cuello”

AKIRA TORIYAMA


Tras la aparición de los androides se nos muestra el que sería el verdadero villano de la saga, Cell (o Célula), un bicho feo de cojones que absorbía la vida de la gente a través de su cola. 

El diseño de Cell estaba realmente logrado en cada una de sus transformaciones y su personalidad, sin ser Vito Corleone, tenía gran carisma, pues no era un villano sin escrúpulos estilo Freezer, que cortaba de raíz cualquier mínimo peligro, sino que le gustaba medir su fuerza con sus adversarios. 

 

La dieta Cell, pierde peso en menos de 1 minuto… 

 

Digamos que Toriyama creo un personaje equilibrado en cuanto a personalidad que cogía ciertos aspectos de Freezer y Vegeta. Sus poderes, aunque ilimitados en su versión perfecta, tenían una razón de ser, resumida perfectamente por el propio Cell:

 

“ Mi objetivo no era algo insignificante como derrotar a Goku, sino alcanzar el máximo poder. Por eso tengo la habilidad de Piccolo, y puedo reconstruirme, por eso soy como un Saiyajin, y cada vez que quede gravemente lastimado y me recupere, podré incrementar mis poderes. Y por último, soy como Freezer, quien poseía un corazón frío, sin compasión por los demás. Todos los cálculos del Dr. Gero fueron correctos”

PERFECT CELL (A GOHAN)


Probablemente Cell sea el villano más completo de los aparecidos en Dragon Ball, sin embargo, bajo mi punto de vista no tiene el carisma de Freezer.

 

Esto es la perfección 

 

Tras algunas peleas realmente interesantes (Piccolo vs A17, Vegeta vs Cell 2º Forma o Trunks vs Perfect Cell) la saga terminaría con un nuevo torneo de las artes marciales organizado por el villano, en el que la serie nos obsequia con dos luchas memorables: por un lado, la de Goku contra Cell, realmente bien realizada (El capítulo 179 es espectacular) y, la más famosa, la de Gohan contra Cell, en la que se nos muestra por primera vez la transformación en Super Saiyajin 2… ¿Quién no recuerda la escena de la cabeza aplastada de A16 y el pajarito?.

Lo cierto es que esta lucha para mi no tiene nada más allá de la transformación (2 puñetazos), aunque es cierto que cierra con una de las mejores escenas de toda la serie (la muerte de Cell con el Kamehameha). 

Pues bién, muerto Cell, muerto Goku y con Gohan como el personaje más poderoso. Aquí iba a acabar Dragon Ball. Akira Toriyama lo tenía claro, pero los productores no tanto.

 

Y a los 200 capítulos, Gohan dejó de ser un niño llorón… 


¿Para que acabarla? Contra todo pronostico, la saga Cell podía compararse con la saga Freezer sin quedar en ridículo, la serie no había decaido en absoluto y, para mayor satisfacción de los productores, las nuevas transformaciones y técnicas permitían sacar más partido a la historia en forma de muñequitos, cartas, videojuegos…etc.

Toriyama recibió una presión brutal y aceptó a regañadientes proseguir con la historia, con el consiguiente y lógico bajón de calidad. Aquí empezó la saga Boo.

 


Saga Boo (Capítulos 195 al 291)

Para ser justos, hay que destacar el esfuerzo titánico del autor por intentar continuar la serie de forma digna, pero lo cierto es que Toriyama fue dando palos de ciego a lo largo de esta saga.  Intentó de manera infructuosa darle el protagonismo a Gohan en un primer momento (tuvo que rectificar sobre la marcha) para posteriormente narra una historia bastante enrevesada de fusiones, trasformaciones, tecnicas variopintas, tabletas de chocolate…etc.

 

La versión 5.0 de Boo… 

 

Cabe destacar que la saga Boo no es mala, al contrario, es una saga notable, con una historia bastante buena detrás, pero que queda completamente en ridículo ante la saga Cell y, sobre todo, la saga Freezer. 

En primer lugar, el villano principal no está ni mucho menos al nivel de los anteriores, pues Boo se nos presenta como un rival fuerte, terriblemente fuerte, pero con muy pocas luces. La sensación de tener un villano serie tan solo aparece al final con la lucha contra Kidd Boo. 

Por otra parte, también destaca el hecho de que Toriyama vuelve a recuperar la temática humorística (da un protagonismo realmente exagerado a Mr. Satán), con capítulos realmente divertidos y otros realmente épicos como el 280 (en el que Vegeta reconoce la superioridad e Goku) o el 286, con la entrañable muerte de Boo.

Finalmente, Dragon Ball Z terminaba en el tomo 42 del Manga o en el capítulo 291 del Anime, con Goku volando junto con Oob, la joven reencarnación de Boo. El final quedaba abierto, los fans todavía tenían esperanza, hasta que Toei la cagó, pero esa es otra historia.

 

Momento épico 

 

“Quiero daros las gracias por haber leido la larga historia de Dragon Ball con tanto cariño. Os estoy muy agradecido por haberla seguido con interés hasta el final, ya hacía tiempo que estaba decidido, pero por diversas razones me he visto obligado a terminar así, de repente, lo sinto, quiero empezar algo nuevo (…) espero encontraros ahí. Creo que dibujaré algo interesante, pero no se que será. !Esperándolo con ilusión! !Hasta entonces, adiós! !Nos vemos!". Mayo de 1995.

AKIRA TOTIYAMA (TOMO 42: ADIOS DRAGON WORLD)

 

Hasta aquí la entrada de hoy.

Un saludo.