Análisis StarCraft II: Wings of Liberty

12 años. El tiempo que hemos tenido que esperar para poder volver a ponernos en la piel de los personajes del Universo StarCraft. Un mito de los juegos de estrategia de PC que vuelve a la carga, y vuelve para quedarse. Y es que al hablar de juegos de estrategia es prácticamente imposible no mencionar a esta genial saga. StarCraft es uno de los pocos juegos de PC que me han llamado la atención. Blizzard ha demostrado que se puede hacer un gran juego con poca variedad de razas, pues normalmente en la mayoría de juegos de estrategia tenemos un gran elenco de razas o facciones que elegir. Y después de esto, vamos con el juego que hoy nos ocupa: la segunda entrega de StarCraft. Hay que decir que el juego está dividido en tres partes, una para cada facción: Wings of Liberty, que nos cuenta la historia de los Terran, Heart of the Swarm, que nos pone al mando de los Zerg, y Legay of the Void, en la que encarnaremos a los Protoss. Blizzard ha hecho una jugada para sacar más provecho de la franquicia (y sacar más dinero). No obstante, en Wings of Liberty podremos controlar a los Zerg y los Protoss en el Modo Multijugador y en Escaramuzas, por ejemplo.

 

Portada StarCraft II

 

StarCraft II: Wings of Liberty

Desarrollador: Blizzard Entertainment

Fecha de Lanzamiento: 27 de Julio de 2010

Género: Estrategia en Tiempo Real

PEGI: 16+

Plataformas: Windows, MAC OS X

 

Argumento

 

¡ATENCIÓN!: Este apartado puede contener spoilers. Si no quieres enterarte de qué va la trama, no lo leas.

 

Wings of Liberty comienza 4 años después de los sucesos de StarCraft: Brood War. Nosotros tomamos el papel de Jim Raynor, un Ex-Confederado Marshall que se unió a Los Hijos de Korhal para derrocar a la Confederación Terran del poder. Pero, Arcturus Mengsk, líder del grupo, abandona a la mejor amiga de Jim, Sarah Kerrigan en Tarsonis junto a una oleada de Zergs, por lo cuál nuestro protagonista abandona Los Hijos de Korhal y se convierte en un Mercenario.

 

Ahora, Arcturus Mengsk está al mandato de El Dominio Terran, con lo cual Jim tiene que acabar con su liderato a la par de luchar contra los Zerg y su líder, la Reina de Espadas (que resulta ser Sarah Kerrigan transformada en un híbrido Humano-Zerg).

 

Aún así, Jim no está solo, pues con él se encuentran otros personajes como Matt Horner, Tychus Findlay, la doctora Ariel Hanson y más.

 

 

Jugabilidad

 

En el Modo Campaña seguiremos una serie de misiones en diferentes localizaciones como Mar Sara, Charr, Korhal… Todas ellas con diferentes objetivos. Por ejemplo, en Korhal tendremos que retransmitir un mensaje para que todos se pongan en contra del Emperador, o destruir unos edificios infectados por los Zerg. En la gran mayoría de las misiones se nos presenta a una unidad nueva, que después podremos utilizar más adelante.

También podremos tomar distintas decisiones, aunque muy escasas, que nos proporcionarán beneficios extra, como nuevas unidades.

 

A medida que completemos las misiones, se nos otorgarán créditos, que nos servirán para mejorar nuestras unidades o contratar mercenarios para futuras batallas. Además, por los campos de batalla encontraremos diferentes artefactos o unidades enemigas que podremos recolectar para las investigaciones, que nos proporcionarán tecnología de los Protoss y los Zerg.

 

El clásico Modo Escaramuza es igual que el su antecesor. Nosotros podemos elegir la raza, el color y el mapa y tendremos que cumplir los objetivos para poder cantar victoria. Todas las razas tienen sus pros y sus contras, así que es recomendable ir probándolas para ver cuál es la que mejor se adapta a tu estilo de juego. En este juego se han añadido nuevas unidades, aunque también han desaparecido otras.

 

Pero el modo que más destaca (y gusta) es el Multijugador. El modo online del primer StarCraft es uno de los mejores que se puede encontrar en un juego de estrategia. Tanto, que aún se puede participar en competiciones oficiales en diferentes partes del mundo. Éste nuevo multijugador tiene nuevas funciones, como el chat de voz, con el que podremos hablar mientras estamos jugando. Podremos jugar contra nuestros amigos, o si lo preferimos podemos buscar una partida de hasta 4 VS 4. Además, Blizzard ha mejorado el Battle.net y ha añadido una tabla de clasificación, clanes, etc…

 

 

 

Apartado Gráfico

 

Como es obvio, podemos ver una mejora gráfica enorme con respecto a su antecesor. Las escenas cinematográficas están muy cuidadas, tanto que parecerá que estamos disfrutando de una película interactiva en nuestro ordenador. Las unidades han sido rediseñadas y ahora parecen más reales, que gracias al zoom podremos ver más de cerca (una pena que el zoom hacia afuera para ver todo el campo de batalla esté limitado). Todos los planetas tienen sus propias características. Mientras Charr es un planeta inmerso en lava, Korhal será una ciudad repleta de edificios.

No obstante, se ha dado el caso de que algunas tarjetas gráficas no muy potentes se han quemado debido al alto rendimiento que se utiliza en algunos escenarios. Así que mucho cuidado con esto si no queremos hacer una barbacoa en el ordenador.

 

 

Apartado Sonoro

 

Aunque no tiene la mejor BSO de la historia, sí que tiene temas excelentes. Algunos están más ambientados en la acción, dándole un toque más "rockero" al juego. Otros son más épicos, normalmente los de las escenas cinematográficas. De hecho, en la Gramola del Hyperion podremos encontrar una versión de "Sweet Home Alabama" y "Freebird", grandes temas de Lynyrd Skynyrd. Incluso hay guiños como "Entre dos Terran", que hacen referencia a un tema de Héroes del Silencio.

 

Duración

 

Normalmente se buscan juegos que duren lo suficiente como para no pasárnoslo en poco tiempo y después dejarlo en el baúl de los recuerdos cogiendo polvo, cosa que no es problema en SCII. El Modo Campaña nos puede durar perfectamente entre 15-20 horas, sin contar el tiempo que tardemos en conseguir todos los logros que nos tienen preparados Blizzard. A eso, le sumamos los retos, las partidas de escaramuza, y el magnífico multijugador y tendremos juego para rato.

 

En definitiva: StarCraft II, es uno de los mejores (por no decir el mejor) juegos de estrategia de todos los tiempos. Bien sabemos que no podemos jugar la campaña de los Zerg y los Protoss (tendremos que esperar unos cuantos años para poder disfrutarlas), pero es un juego largo, adictivo y que divierte.

 

Mi nota: 9.5