Uncharted: Halo’s Fortune

Hace unos días os hablaba de que Halo 3 y Uncharted se habían unido a mi colección de videojuegos. Ahora con ambos juegos acabados os puedo comentar que sensación me han dejado ambos, empezando por el primero que terminé: Uncharted: Drake’s Fortune.

Cuando tienes en tus manos un juego de Naughty Dog , sabes con seguridad que hay 90% de posibilidades de que vas a disfrutar con él y desde luego Uncharted cumple. Una mejorable pero sobresaliente mezcla de aventura y acción, y digo mejorable porque creo que la balanza está un poco desequilibrada dando más importancia a la acción que a la aventura, y yo personalmente disfruto más con esta última: saltos imposibles, resolver puzzles, etc. Algo que por el momento los nuevos Tomb Raider están explotando más.

No obstante Unchared es un juego para el disfrute de los ojos, simplemente precioso y muy bien trabajado. Jugablemente, podría estar mejor y ser quizás un poquito más original, pero es un título divertido y bastante rejugable. La verdad, digno merecedor de un sobresaliente.

Y llega el turno de Halo 3, y lo primero que debo decir es que me ha decepcionado totalmente, al menos lo que es la campaña para un jugador. Me ha parecido flojísima, sin una gota de emoción – salvando la última fase- y con muy poca evolución desde principio a fin.

En cambio el modo online es un mundo distinto y muy muy divertido. De hecho, últimamente es al único juego online al que estoy enganchado y aunque no sea la panacea de los shooters multijugador es entretenido como pocos y una grata impresión tras haber quedado defraudado con el modo historia.