Punto y final para Prison Break


(Atención, esta entrada incluye spoilers de TODA la serie, incluido el final)

Cuatro temporadas han tenido que pasar para que la historia de los hermanos Michael Scofield y Liconl Burrows llegára a su fin. La magia de Prison Break arranca en el año 2005 con una intensa primera temporada, en la que Michael ingresa premeditadamente en la cárcel de Fox River para sacar a su hermano, acusado de asesinato y bajo pena de muerte. La primera temporada engancha precisamente por lo bien hilvanadas que están las acciones de Michael dentro de la cárcel, con todo su cuerpo tatuado con mapas e información de la prisión que le hace estar siempre por delante.

El problema tras la primera temporada, es el cambio total del planteamiento inicial. Tras la intensa huida de varios personajes de prisión, la fresca y original serie carcelaria da lugar a una aburridísima y floja segunda temporada que dejó a varios de sus seguidores aburridos por el camino. Demasiado politiqueo y teorías de la conspiración distan mucho del interés que ofrecía la primera temporada.


Kitten Sara Tancredi = Love Kitten

Con la tercera temporada, se intentó volver a la esencia original. Los personajes se encuentran en Panamá dentro de la cárcel de Sona, el objetivo es sacar a un hombre que está allí encerrado, coaccionados por "La Compañia" (una organización que temporada tras temporada pone a lo hermanos entre la espada y la pared) para salvar las vidas de sus compañeros que no están en prisión. Desgraciadamente esta tercera temporada se vio perjudicada por la huelga de guionistas, y cuenta por ello con sólo 13 capítulos, haciendo a la trama evolucionar más rápido de lo deseable

Y llegó la cuarta temporada, con un planteamiento parecido a la segunda pero misteriosamente muy por encima en todos los sentidos. La trama del robo de Scylla, conocer en detalle a la famosa compañía o ciertos aspectos del pasado de los hermanos enganchaba de buenas maneras. No obstante la serie necesita llegar a su fin y ayer se puso punto y final a la serie. Se hizo dejando bien atados todas las tramas que se abrieron por el camino. Un final casi del todo feliz y dejando a todos los personajes que resistieron hasta el final en el lugar que se merecían…pero quizás no todos. Hasta siempre y gracias, Michael Scofield.