Impresiones: Bayonetta

Aprovechando que la demo de Bayonetta está en la PlayStation Store japonesa,  me la he bajado, pues tenía muchas ganas de echarle el guante a esta obra de Platinum Games. Lo ideal habría sido hacerse con la demo en versión de Xbox 360, que encima está en español y no es el port que sí es la versión de PlayStation 3. De hecho, Platinum Games sólo se encargó de la versión original en la consola de Microsoft, y el port a la sobremesa de Sony fue obra directamente de Sega.

Bayonetta es horterismo puro en todos los sentidos, desde el propio diseño del personaje hasta en la música que acompaña a las batallas. Precisamente ahí está la gracia y el carisma del personaje, Bayonetta ya ha calado en la comunidad jugona y forma parte del elenco de personaje carismáticos del mundo del videojuego. No es una heroína al uso, es puro horterismo y erotismo al mismo tiempo. Movimientos sugerentes y un estilo de lucha frenético y sí, también hortera.

Tras la mente de Hideki Kamiya, tenia que salir algo bueno y original. Es el caso de Bayonetta, que bebe directamente del éxito de Devil May Cry, pero lo adapta a su forma con un concepto similar, aunque en mi opinión mucho más divertido, rápido y con un catálogo de combos sensacional. La demo es corta, y por ello es difícil sacar aun buenas conclusiones de lo que nos espera el próximo enero cuando salga el juego en Europa. Aun así,las sensaciones han sido estupendas, el diseño de escenarios y de enemigos me parece que está a la altura y las batallas con jefes gigantesco me han maravillado.

No obstante, Bayonetta no es ningún referente gráfico. En este sentido es un juego muy del montón y que a la vista de las comparativas que han salido estos últimos días, se ve mucho más sólido en la versión de Xbox 360 que en el port de Sega para PlayStation 3, lo cual es hasta cierto punto lógico. Aun así, creo que Bayonetta tiene mucho aun que mostrar y no defraudará con el hype creado hasta la fecha. Tras Valkyria Chronicles, Sega me ha vuelto a enamorar.


I’ve got a fever, and the only cure is more dead angels