Qué son y por qué tienen tanta importancia los conectores

Un adaptador es un dispositivo físico que permite que un hardware o interfaz electrónica se adapte (sin pérdida de función) a otro hardware o interfaz electrónica. En un ordenador, se suele incluir un adaptador en una tarjeta que se puede insertar en una ranura de la placa base del ordenador. La tarjeta adapta la información que se intercambia entre el microprocesador del ordenador y los dispositivos que soporta la tarjeta.

La tecnología está haciendo que el mundo parezca mucho más pequeño, pero aún existen algunas diferencias entre los países. La estandarización eléctrica es un área en la que no ha cambiado mucho desde que cada país asentó las normas nacionales originales. Si realizamos muchos viajes, esto puede hacer que nos frustremos.

En los Estados Unidos y la mayor parte del hemisferio occidental se utilizan sistemas eléctricos que funcionan a 110-120 voltios. Casi todos los demás países usan 220-240 voltios como estándar. Los sistemas de 110v tienen un ciclo de 60Hz mientras que la gran parte de los sistemas de 220v es de 50Hz. La diferencia en ciclos no resulta un gran problema, pero puede hacer que algunos artículos como los relojes eléctricos funcionen más rápido o más lentos. Hay algunas excepciones, como en Brasil y Sudáfrica, donde la corriente alterna (CA) es el método que se utiliza para suministrar electricidad. Los países que utilizan corriente continua (CC) pueden llegar a destruir fácilmente cualquier aparato enchufado que no haya sido fabricado para funcionar en ese sistema.

Existen tres elementos que sirven para cambiar entre los diferentes sistemas de alimentación: los adaptadores, los convertidores y los transformadores.

El adaptador es básicamente un conector que cambia la forma del enchufe para que coincida con la toma de corriente, pero no cambia el voltaje ni la salida eléctrica. Si la forma del enchufe es la única diferencia entre el equipo y el sistema eléctrico que vamos a utilizar, entonces tan solo necesitamos encontrar un conector adecuado. La mayoría de los ordenadores ahora tienen fuentes de alimentación inteligentes que permiten un cambio entre las dos.