Recordando a… Ristar

INTRODUCCIÓN
 
Hoy vuelvo a recordar uno de mis juegos favoritos, y porque no decirlo, uno de los plataformas más interesantes que jamás se han creado: Ristar.
Desarrollado en 1995 por el afamado estudio de Sonic Team, quién se tomó un respiro para con su erizo azul, Ristar fué un título que rebosaba belleza, fantasía y carisma por los cuatro costados. Personalmente creó que es de los más impactantes que se crearon en la antigua Megadrive (Sega Genesis), por toda la imaginación desbordante que contenía y por el impresionante apartado gráfico que destilaba. Pero empecemos por el principio…
 
RISTAR (Plataformas) – Megadrive (Sega Genesis) – 1995
 
 
"Erasé una vez que vivía una estrella en un galaxia muy lejana lleno de planetas misteriosos y criaturas fantásticas. La paz gobierna durante milenios, hasta que un pirata espacial llamado Greedy decide adueñarse de este maravilloso mundo lavando los cerebros de los líderes de cada planeta y obligándolos a obedecerle.
 
Su plan avanza y el héroe legendario del sistema solar ha sido capturado. Poca esperanza queda, pero una última y desesperada petición de ayuda resuena desde el planeta Flora, cruzando casi toda la galaxia hasta que llega al hogar de Ristar, nuestra estrella protagonista, despertándola de su letargo."
 
Así arranca el argumento, no es que sea muy original a estas alturas. Pero tenía historia y eso ya era algo poco común en el mundillo de las 16 bits. Aún a día de hoy me quedo encantado de la introducción que tenía el juego, con preciosos dibujos y un arranque más que llamativo que incitaba a jugar.
 
 
El juego es un plataformas hecho y derecho, pero lo que le hacía especial era el uso que le dabamos al protagonista. Ristar puede alargar sus brazos y coger a los enemigos para estanpárselos en la cabeza y con esta habilidad podiamos encadenar saltos, subirnos a plataformas elevadas e incluso escalar a base de rebotar por las paredes. El control respondía a los canones simplistas impuestos en los Sonic, dos botones: uno para saltar y otro para lanzar nuestros brazos. Y no sabeis lo bien que funcionaba. Podiamos hacer auténticas acrobacias sin tocar el suelo, soltando nuestros brazos en pleno aire y agarrándonos donde fuera, incluso utilizabamos a nuestros enemigos balanceándonos sobre ellos para subir a esa plataforma que tanto nos costaba llegar. Jugablemente era una esquisitez.
 
También era algo más largo de lo normal y contenia las fases más imaginativas que habian creado hasta el momento el estudio de Sonic. Algunas eran auténticas maravillas audio-visuales como la del planeta acuático o el planeta Sonata (que peazo de fase).
 
 
Si el compendio de jugabilidad rayaba a un nivel casi de sobresaliente, el tecnológico era casi de escándalo. La paleta de colores era bestial y las animaciones de Ristar eran ejemplares, ningún Sonic (hasta que llegó después el 3) estaba a la altura de Ristar. Ejempos: distorsiones en el agua, animaciones de fondo en el escenario, un montonazo de scrolles paralelos para dar profundidad de campo, buenos sprites de explosiones, enemigos, fuego. En fin, que incluso a día de hoy me entra por los ojos.
 

Se merece un parrafo a parte la banda sonora del juego, es una maravilla, y quiero ser justo, es mejor que la de cualquier Sonic de Megadrive. Es peligrosamente pegadiza, entrañable e incluso ¡contenía temas vocales! (o vocecillas digitalizadas jejeje) para el planeta Sonata. Algo que me impacto y creo que nunca he visto de esta forma en un título tan antiguo. En fin para muestra os pongo un vídeo:
 
 
Tampoco puedo olvidar a los jefes finales, algunos bastante grandes pero todos igualmente geniales y divertidos de enfrertarse.
 

¿Qué puede tener de malo un juego tan bueno?, pues que quizá sea algo difícil. Sobretodo si lo comparamos con los Sonic de la época. Por lo demás, ni una sola pega, un juegazo que paso injustamente con más pena que gloria, tal vez porque la sombra del erizo fuera demasiado alargada.
 
ACTUALMENTE
 
Este es otro de esos juegos por los que no pasa el tiempo y sigue siendo igual de divertido y fascinante que la primera vez que lo probastes. Os recomiendo encarecidamente que le hecheis un ojo si no lo habeis hecho, para que podais probar uno de los mejores y más divertidos plataformas que se han hecho nunca. Ójala SEGA se decida a rescatarlo algún día, al igual que Alex Kidd.
 
Podeis encontrarlo en las recopilaciones de juegos que se hizo de Sonic para PS2, Gamecube y Xbox (la versión de PC ni la he visto): Sonic Mega Collection y Sonic Mega Collection +. Pero también podeis acudir a la emulación.
 
EDITO: Se me olvidaba comentar que recientemente también lo podeis encontrar en la Consola Virtual de Wii. Si disponeis de esta plataforma no dejeis escapar esta oportunidad de conseguirlo. 
 
 
PD.: Con lo de recurrir a la emulación, no quiero meterme en debates legales, solo informo y siempre recomiendo la compra del juego original. Aunque existen casos en los cuales es practicamente imposible encontrar un juego de estas características y creo que todos debemos jugar a los juegos que nos gusten de una forma u otra.
 
Un saludo y no dejeis de mirar las estrellas.