Avance: Sonic Chronicles LHS (NDS)

 
 
EL RESUGIR DEL ERIZO AZUL COMIENZA A DAR SUS FRUTOS GRACIAS A UNA GRAN AVENTURA Y ESTRENÁNDOSE EN UN NUEVO GÉNERO.
 
Sin duda, la portátil de Nintendo ha sido la gran culpable de que los fans del erizo esten más contentos que nunca para con su personaje favorito. Sonic Rush, Sonic Rush Adventure y este Sonic Chronicles vigorizan la figura de un erizo herido por sus fracasos en las consolas de sobremesa.

Pero los malos tiempos poco a poco desaparecen y por lo pronto, Sega se está tomando muy en serio lo de revivir una figura tan importante en los videojuegos como lo es Sonic The Hedgehog. La primera muestra de este trabajo la tenemos ya en nuestra tienda de videojuegos más cercana, sustentándose en un género totalmente desconocido y bajo el sello de Bioware, uno de los estudios mejor considerados de la industría.

Así pues, pongámonos manos a lo obra y comencemos a diseccionar uno de los mejores RPGs lanzandos para Nintendo DS y que por lo pronto ya podemos aupar al olimpo de los mejores juegos de esta consola.

 

 ESTE SONIC ME LO HAN CAMBIADO
Para empezar, Sonic Chronciles: La Hermandad Siniestra se desmarca de todo lo que se ha creado anteriormente para la saga. Es cierto que es una constante las referencias del título hacía otros juegos pero la base es totalmente diferente, debido principalmente (y bastante obvio) al crear un juego del personaje centrado en los juegos de rol por turnos.
 
Es un juego pausado, tranquilo y que choca con la definición del Sonic Team de crear títulos de Sonic tremendamente rápidos. Lo cierto es que no podía haberse hecho de otra manera, es más, un servidor lo prefiere a tener combates que no te enteras de nada donde un personaje recorre mapeados a velocidades mareantes. Todo eso funciona muy bien en un plataformas pero en el género que nos ocupa sería un tremendo error.
 

Así pues la elección de Sega de encargar el desarrollo a Bioware es más que acertada por varios motivos. Si hubieran hecho alianza con Square Enix, por ejemplo, hubieramos tenido un refrito de juegos ya vistos de la compañía japonesa aplicados al mundo del erizo azul. Por ello la elección de un estudio occidental aporta aire fresco en las maneras y una visión única y pocas veces vista de un desarrollador que reconcibe las maneras de un juego de rol oriental. Porque si, Bioware ha hecho un juego de rol muy japonés en sus bases pero muy occidental en su envoltorio.
 
El resultado global es más que satisfactorio y solo presenta pequeños errores que se deben principalmente a la inexperiencia de la compañía americana en el campo de las portátiles. Sin embargo sus aciertos eclipsan cualquier error y no podemos más que quitarnos el sombrero ante el trabajo realizado por Bioware.
 

 APARTADO TÉCNICO
 
El desarrollo del juego se ha concebido sobre un motor gráfico que combina gráficos en 2D con muchos elementos en 3D, excepto para los combates. Así pues todos los escenarios han sido dibujados y pintados a manos, huyendo de la creación de sprites y transportando, literalmente, las ilustraciones de los dibujantes al juego. Todos los demás elementos animados son poligonales, añadiendo un toque de Cell-Shading para sus contornos.
 
De buenas a primeras el juego entra por los ojos, los preciosos dibujos "cartoonianos" de los escenarios son una obra de arte y los modelados 3D no "cantan" más de la cuenta sobre ellos. La estética y diseño choca al no estar muy acostumbrados a ver a Sonic en un mundo tan occidental, pero al rato lo acabamos aceptando sin problemas.
 
Hablando del componente 3D del juego, podríamos comentar los buenos modelados de todos y cada uno de los personajes pero que fallan en una cosa que no me ha gustado nada: los enormes ojos de Sonic y compañía, una simple texturilla que los afean muchísimo. Pero es solo un gusto personal y al final te acostumbras. Al menos las animaciones de dichos modelados de personajes si que estan muy bien hechas y cumplen su cometido de forma solvente.
 

El motor gráfico creado para las batallas es enteremante en 3D y ofrece un acabado bastante competente dadas las limitaciones de la consola de Nintendo. No existen fallos graves pero tampoco florituras importantes, las texturas son aceptables y existe algo de variedad en los escenarios pero evidentemente aún les queda para llegar al nivel de genial motor gráfico que Square-Enix posee para la DS.
 
Por lo que vemos, todos son pros y pocos contras, pero rasca en la superfecie y verás los dos pequeños defectos que impiden que este juego se convierta en una excelencia técnica.
 
Su primer fallo es su optimización. El juego tiene una tasa de frames por segundo más baja de lo normal en todo momento, jugablemente no afecta al conjunto global pero es realmente molesto comprobar como el juego da tirones continuamente al desplazarnos por el mapeado. Y es que no parece haber motivo alguno para que pase, ni tiene una bestialidad de poligonos pululando por la pantalla ni tampoco miles de datos ejecutándose mientras jugamos, simplemente es un personaje en 3D recorriendo mundos en 2D. Aún así, no os alarmeis ya que la experiencia jugable sigue siendo bastante buena y pronto olvidareis este fallo.
 

El segundo es la programación y diseño de escenarios. Aquí es donde más problemas jugables podemos observar en nuestro caminar por el juego. Existen multitud de fallos en las capas bidimensionales que incluso pueden darnos algún que otro problemilla al mover nuestro personaje. Me explicaré más facilmente con un ejemplo: tenemos una casa dibujada a mano con perspectiva isométrica (en diagonal desde arriba), con su tejado, paredes, suelo, cesped y demás detalles. Sabemos que lo que hay detrás de la casa es suelo (el mismo cesped donde está edificada) y nuestro personaje podría pasar tranquilamente detrás de ella perdiéndole nosotros de vista. Pero en este juego por lo que parece va a ser que no, ya que solo podrás pasar por donde acaba el dibujo del tejado. Vamos que no hay parte de atrás de la casa y el juego lo trata como si fuera el dibujo de un objeto plano que no podemos traspasar.
 
No habría ningún problema, si no fuera porque los escenarios estan llenos de elementos con fallos como este. A veces incluso no queda muy claro hacia donde podemos mover nuestro personaje y por donde podemos pasar con él, haciendo algo desconcertante nuestro avance por los mapeados. Evidentemente no es un mal mayor pero si molesto.
 

Cambiando de tercio, el apartado sonoro se presenta como el más flojo de todo el juego. Los efectos sonoros suenan demasiado "enlatados" y la música, salvo unos cuantos cortes rockeros pregrabados parece hecha en MIDI. Si por lo menos las melodias fueran buenas tendrian un pase pero son bastante simples y en ocasiones "cansinas". Lo bueno de todo es que para los combates no se limitan a usar una única canción y no caen en la repetición (algo es algo). Es una pena ya que comparándolo con los otros juegos de Sonic en DS deja mucho que desear.
 
Haciendo balance en el apartado técnico, podriamos decir que es bastante competente y notable (salvo en el sonoro) al que le falta pulir pequeños detalles molestos para llegar al sobresaliente.
 

 JUGABILIDAD
 
Sonic Chronicles es un juego de rol a la antigua usanza que coge los elementos que mejor funcionan de este género y les aplica unos pequeños detalles nuevos que le dan personalidad propia.

Así pues, manejamos a diferentes personajes con el stylus por diversos mapeados luchando contra los enemigos que vemos y enfrentándonos a una serie de pequeños puzzles mientras avanzamos en la interesante historia del juego.

 
Nuestros personajes podrán ser cambiados en todo momento por medio de la pulsación del icono correspondiente en la pantalla, algo que haremos continuamente ya que solo utilizando a uno en concreto podremos pasar por esa zona vetada para otro. Por ejemplo, Sonic podrá desplazarse por loopings, Tails por las plataformas altas y Knuckles destrozando las cajas que nos impiden el paso. Existen más personajes y muchos comparten habilidades en las zonas de exploración.
 
A primera vista el sistema de exploración es muy sencillo y así es, pero gracias al profundo enfoque de los combates y a la personalización, el juego gana muchos enteros.
 

Los combates se desarrollan por turnos y responden a todas las bases clásicas del género. Elegimos una serie de acciones en los menús contextuales y los personajes las van realizando a medida que les llega su turno. Nada nuevo la verdad, hasta que te toca realizar una técnica Especial o defenderte de las técnicas del enemigo. Utilizando el Stylus debemos seguir una serie de indicaciones en pantalla al estilo del juego Elite Beat Agents para acometer con éxito ese ataque o esa defensa perfecta.
 
Este sistema permite combates muy divertidos, donde el jugador debe prestar la máxima atención posible en vez de limitarse a contemplar como se machacan los personajes. Con respecto a este tipo de juegos, debo decir que las batallas de Sonic Chronicles son las más adictivas y apasionantes que me he encontrado en mucho tiempo gracias a su nivel de interactividad (casi casi al nivel de los Mario y Luigi). Además, se me olvida comentar que estos combates se resuelven de forma bastante rápida y no son nada numerosos por lo que el tedio en el que suele caer este género se salva de forma eficiente, perfecto para un juego portátil.
 

También tenemos un buen elemento de personalización, con muchas habilidades que desbloquear, cientos de objetos que recolectar y equipar, un equipo de cuatro que contruir (con 11 personajes jugables) en un juego profundo y sencillo donde cada jugador tiene su hueco.
 
La estructura del desarrollo del título se basa en completar los capítulos de la historia principal para llegar a su conclusión, dichos capítulos se completan hablando con los personajes implicados y acomentiendo con éxito las misiones que nos indican. Pero para no ser tremendamente lineal, el juego nos ofrece diversas misiones secundarias bastante atractivas y que podemos elegir hacer o no. Si las hacemos podemos encontrarnos con sorpresas tan gratificantes como obtener un personaje más para nuestro equipo o cierto objeto especial. Por lo tanto en ningún momento se llega a hacer monótono.
 

Exite un extra bastante curioso y que hará las delicias de los coleccionistas. Hablo de los Chao, simpáticos animalillos que encontraremos por los mundos y que podemos asociar a nuestros personajes para potenciar sus habilidades. En el juego se pueden conseguir más de cincuenta diferentes y encontrarlos todos será una verdadera proeza, digna del jugador más exhaustivo y completista. Además, a través de la conexión inalámbrica podremos intercambiar nuestros chaos con los de nuestros amigos y subirlos de esta manera su nivel y a su vez subir la potencia de ese chao con nuestro personaje. Una pena que sea esta la única manera y no exita una forma de crianza como la de aquel Sonic Adventure, pero aún así se agradece este aporte.
 
Finalizando ya este apartado, comentar que el juego ofrece de unas 20 a 30 horas de juego, incluso muchas más si se desea tener todas las habilidades y coleccionables que ofrece. Jugablemente sin duda alguna, es sólido, completo y en definitiva, una maravilla.
 

 CONCLUSIONES
 
El nuevo enfoque que Sega quiere dar a su mascota comienza a dar sus buenos frutos y la colaboración con Bioware ha sido una de las mejores decisiones de la compañía japonesa en los últimos años.
 
El salto al RPG no podía haberle sentado mejor al erizo y aún con sus pequeños defectos se coloca como un imprescindible dentro del pobladísimo catálogo de RPGs de Nintendo DS.
 
Es divertido, bonito y tremendamente adictivo. Un juego de notable alto y toda una experiencia para reencontrarnos con ese mítico erizo de las 16 bits que comienza una nueva andadura. Y es que amigos, sin duda Sonic Chronicles: La Hermandad Siniestra es el magnífico inicio de una nueva gran saga de RPGs.
 
Hasta aquí este extenso avance, espero que os haya gustado y como siempre un abrazo.
 
PD.: Voy a seguir jugando a este juego que me tiene atrapado. Very Happy