Asesinato real por el final fantasy VIII, que tiempos aquellos

 

Hoy casualmente, siguiendo pasandome el FFVII, me ha recordado un suceso que tuvo lugar en España con el Boom de los videojuegos gracias a Final fantasy y la Playstation, creo que ha la mayotia que me lea se habra dado cuenta de que ne refiero, el asesinato de un chaval que mato a su familia con una katana.

He sacado estos fragmentos del Mundo para aquellos wue eran demasiado jovenes o no caen aun de que hablo

 

Detenido el parricida de Murcia

 

La policía relaciona el crimen de José Rabadán con un videojuego y acusa a un amigo de encubrimiento

 

FRANCISCO PASCUAL. JUAN REDONDO. CHANO MONTELONGO

 

ALICANTE/MURCIA.- Relajado y ausente salió del calabozo, dedicó una sonrisa a las cámaras y se introdujo en el vehículo celular. El supuesto triple homicida de Murcia, José Rabadán Pardo, de 16 años, fue apresado ayer por el Cuerpo Nacional de Policía en la estación de Renfe de Alicante. Este impúber aficionado a las artes marciales y al videojuego de rol Final Fantasy VIII está acusado de degollar y mutilar con una katana (sable samurai)- a su padre, a su madre y a su hermana en la pedanía de Santiago el Menor (Murcia).

Un vigilante jurado le sorprendió a las 8.05 horas de ayer mientras leía plácidamente la información que sobre el luctuoso crimen publicaba la prensa local. Estaba acompañado por su amigo Oliver J.S., de 16 años, que también fue detenido por un supuesto delito de encubrimiento. Ambos despertaron las sospechas de Francisco, el guarda que custodia la estación alicantina en el turno de mañana.

Al parecer, el supuesto asesino y su compañero habían pernoctado en unas chabolas de la capital alicantina y pensaban confundirse entre el gentío de viajeros hasta las 16.00 horas. Después, cogerían el tren Euromed en dirección a Barcelona para el que ya tenían comprados los billetes.

Al vigilante jurado le «sonó su cara y su extraña actitud», según declaró ayer a este diario. «Estaban sentados en un banco mirando los periódicos y les pregunté que adónde iban». Los jóvenes le respondieron: «A Barcelona, a las cuatro». «¿Qué hacen dos niñatos desarrapados a las ocho de la mañana con un billete para las cuatro de la tarde?», debió de pensar el guarda Francisco.

Se parece al protagonista

Aviso a la policía

Los adolescentes pensaron esperar la llegada del transporte en el aseo de la estación y el vigilante aprovechó esta circunstancia para avisar al 091. Dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía llegaron en pocos minutos, se introdujeron en los servicios y sacaron a los sospechosos como si fueran críos traviesos.

«¿Tú como te llamas, niño?», preguntó un policía al supuesto criminal. Rabadán dio un nombre falso, pero no coló. Su compañero ofreció su verdadera identidad y ambos fueron conducidos hasta el coche patrulla, donde los agentes corroboraron que tenían ante sí a la persona más buscada en Alicante y Murcia.

La policía acusa únicamente a Rabadán del cruento asesinato de la mañana del sábado de Rafael Rabadán Tovar, de 51 años; de Mercedes Pardo Pérez, de 54 años, y de María Rabadán Pardo, de 12 años y afectada por el síndrome de Down. Los tres murieron tras recibir varios espadazos con la katana del sospechoso.

El supuesto autor del triple homicidio prestaba declaración al cierre de la edición en las dependencias policiales murcianas y está previsto que pase hoy a disposición judicial.

Un grupo de personas increpó a los detenidos en las puertas de la Jefatura de Policía. Rabadán no perdió el gesto. Más que un asesino, parecía una estrella de cine. Posó tranquilo y con una media sonrisa para los fotógrafos y las cámaras.

Gesto tranquilo

En todo momento se mostró como una persona tranquila y sin aparentes remordimientos, algo que sorprendió a los vecinos del barrio, que se temían que hubiera acabado con su vida. «Comentábamos que no le encontrarían vivo, que cuando se diera cuenta de lo que había hecho tomaría una decisión dramática», señalaron los vecinos.

La policía sospechaba que podría estar en Alicante o camino de Barcelona, tras entrar en su ordenador personal y comprobar que se escribía con una chica de Barcelona. En su cuarto también hallaron unos libros sobre temas satánicos y de magia negra y el videojuego Final Fantasy VIII, una aventura gráfica del tipo de los juegos de rol -en los que el jugador puede elegir las acciones que realiza el personaje del juego-, en el que el protagonista usa la magia y lucha con una extravagante espada-pistola.

Su afición a las artes marciales venía de un amigo de su padre, que las había practicado hace años. «Le presté revistas, libros y vídeos, y como le gustaba la katana que yo tenía en casa, su padre le compró una más grande hace un año, pero era una persona muy correcta y muy educada», manifestó uno de los mejores amigos de Rafael Rabadán.

Los funerales de los padres y de la hermana previstos para el lunes se han aplazado a hoy. De los informes realizados por los forenses se deduce que la primera víctima fue la madre, Mercedes, que se encontraba dormida. El padre pudo despertarse e intentar repeler la agresión, de ahí que tuviera las manos mutiladas y un sablazo fuerte en la frente que le abrió el cráneo. La hermana sería la última víctima, ya que, según los vecinos, se oyó «mamá, no, mamá, no».


Un héroe virtual «taciturno y renuente»

CHANO MONTELONGO

MADRID.- José Rabadán emuló a su héroe, Squall, y se reveló contra el «poder de los dictadores y de los opresores», representado en la figura de sus padres, a los que asesinó con una katana japonesa.

Adicto, según la policía, al videojuego Final Fantasy VIII, el presunto asesino de la familia Rabadán se comportaba igual que el personaje principal de este juego de rol. En los últimos tiempos, José había adquirido, incluso, el mismo aspecto que Squall Leonhart, con ese peinado tan característico de los cómic japoneses de manga.

Los psiquiatras tendrán que determinar ahora, si José, de 16 años, casi la misma edad que su héroe, de 17, pudo actuar influido por su obsesión por el videojuego de la conocida firma Playstation.

En el juego, el protagonista es un cadete de la unidad de combate SeeD, de la academia militar de Balamb Gardem, con la única misión de acabar con los «gobiernos autoritarios y opresores» y para ello cuenta con la inestimable ayuda de su espada.

El comportamiento de Squall y del joven detenido eran también similares. El juego define a su protagonista como un «héroe taciturno y renuente», con un comportamiento antisocial. Un «lobo solitario». Los conocidos de José dicen que el joven se había distanciado en las últimas fechas de su entorno y se había convertido en un «chico retraído». Las similitudes entre ambos es tan grande que es muy fácil pensar que la muerte de sus padres y de su hermana no ha sido más que una nueva «misión vengadora» de la espada de Squall.

El antecedente más cercano de un crimen de estas características lo encontramos en Madrid, donde en 1994, el joven Javier Rosado, acompañado de un amigo, asesinó brutalmente a un empleado de la limpieza durante el desarrollo de un macabro juego de rol inventado por ellos mismos.

 

Bueno, como veis esto causo una respuesta inmediata por parte de la sociedad, ¿os lo podeis imaginar?, pues si, padres prohibiendo que los chavales compraran y jugaran a Final fantasy y derivados, una vertiente anti-videojuegos como nunca se habia visto antes, etc…

 

esto afecta sobre todo a nosotros, ya que muchos chavales sin quedaron sin disfrutar de este juego y lo que es peor, actualmente se sigue igual, ya que no aprendemos. hace poco un chico aficionado al GTAIV asesino, y otra vez vuelta ha empezar

 

"el ser humano es el unico animal que tropieza con la misma piedra dos veces"

 os dejo un video del programa gente de cuando paso lo del chaval este, nos vemos