En Londres con el señor Kitase

Conversación ficticia durante ayer martes con mi novia, también ficticia:

– Cariño, ¿qué hiciste ayer?
– Pues fui a la universidad, estuve un rato en la calle con María y Sara y por la noche vi una peli. ¿Y tú?
– Fui a Londres, entrevisté a dos japoneses y volví.

Quizás no sea tan importante como hablar con Sakaguchi o con Kojima, mas para cualquier seguidor acérrimo de Final Fantasy VII, entre los que me incluyo -que no fan, servidor procura ser crítico ante todo-, es siempre un honor hablar cara a cara con el responsable de que pases uno de los momentos más emotivos de tu vida lúdica. Por eso, aunque llegase el martes de madrugada con cara de que me hubiesen pegado una paliza, tenía una sonrisa de oreja a oreja. Por eso y porque iba a dormir como un santo, vaya.

Sí, sí. Ya me reiré yo cuando vengáis a Madrid de madrugada, malditos.
Sí, sí. Ya me reiré yo cuando vengáis a Madrid de madrugada, malditos.

Llegamos al City Airport de Londres alrededor de las 10:30 AM -hora inglesa, por supuesto-, y de ahí fuimos directos en un típico "cab" hasta el hotel Soho, situado en la zona de Tottenham. Dado que la agenda era bastante apretada, con retraso típico en la salida del avión, no nos dio tiempo a pisar la calle. Allí tuvimos que esperar, junto a la prensa local, hasta nuestro turno mientras nos tomábamos unos canapés; y aquí, por mucho que el lugar tuviese una ambientación de la que me enamoré al instante, no puedo más que hacer una recomendación al pueblo británico: por favor, haced comida decente, hombre.

Así que llegado el momento, ahí los teníamos: al señor Kitase y al señor Imaizumi. Además de a su intérprete, por supuesto, que servidor está aprendiendo japo pero no llega a ese nivel. Durante el toma y daca de preguntas y respuestas fue curioso averiguar cómo en ningún momento me miraron a los ojos; más tarde me enteré, de boca de un compañero de otro medio, que los japoneses ven ese tipo de contacto visual directo como un gesto de mala educación. ¿Cómo ligarán entonces en las discotecas si están todos mirando al suelo?

Servidor, en el meollo del asunto copiando la pose que tantas veces he visto en las películas.
Servidor, copiando la pose que en tantas películas había visto.

Pero bueno, cuestiones filosóficas aparte, me dio tiempo a preguntar todo lo que quería preguntar, a ellos decir todo lo que querían decir, y al poco ya estábamos a la carrera de camino de vuelta al aeropuerto de Gatwick. La vida del periodista especializado, que es muy dura. Y para el recuerdo, me llevé un UMD con la promo de la versión americana y la pantalla de mi cámara digital destrozada. Por cierto, la entrevista ya está publicada y la podéis ver en este enlace.

Edit: he tenido una pequeña ida de olla en el título. Gracias a la puta de Midgar por contármelo.