Crítica literaria: Memorias de Idhún – La Resistencia

 

 

 

He estado viendo en mi índice de entradas que no he vuelto a elaborar una crítica literaria desde mis comienzos en esta comunidad, así que he decidido posponer por esta semana algunas de las entradas relacionadas con el mundo del videojuego y el cine que tenía en mente, a fin de elaborar una pequeña reseña de una novela que a buen seguro muchos conoceréis.

 

Introducción

 

 

Para que nos vamos a engañar; mi librería particular no destaca por albergar un gran número de novelas españolas, y mucho menos de corte fantástico (uno de mis géneros favoritos, cabría decir). También es cierto que estas últimas, hasta hace unos años, no eran muy abundantes y tampoco es que hayan contado con el reconocimiento merecido, en contraste al resto de novelas que nos llegan del extranjero, precedidas de un éxito a nivel de ventas arrollador (Harry Potter, Crepúsculo, …)

 

Sin embargo, el panorama en nuestro país ha estado cambiando desde hace poco menos de una década gracias al talento de un puñado de escritores. Una de las artífices de este cambio, ha sido Laura Gallego, a quien se la conoce especialmente por ser la autora de la trilogía de Memorias de Idhún, y de la cual voy a elaborar una pequeña crítica de la primera parte titulada bajo el sobrenombre de "La Resistencia"

 

 

Laura Gallego García. Comenzó escribiendo numerosos relatos para el público más joven

 

 


Argumento

 

 

La historia comienza con Jack, un joven de 13 años que está dirigiéndose hacia su casa, adueñado por un terrible presentimiento. Sin embargo, sus sospechas eran mucho peores de lo que suponía puesto que nada más llegar, se encuentra ante una aterradora escena: dos desconocidos han acabado con las vidas de sus padres y todo apunta a que él será la próxima víctima. Afortunadamente, y cuando todo parecía perdido, es salvado por dos misteriosos jóvenes que se hacen llamar Shail y Alsan. Seguidamente, estos consiguen llevarlo sano y salvo a una dimensión paralela a la Tierra llamada Limbad. Ahí se enterará del verdadero propósito de aquellos desconocidos que asesinaron a sus padres. Asimismo, conocerá a Victoria, una joven con la que Jack congeniará enseguida. Todos juntos forman la Resistencia, quienes están tratando de luchar, desde hace unos años, contra un todopoderoso nigromante que se ha adueñado de Idhún, un mundo en el que la magia sigue estando presente.

 

 

El éxito a nivel de ventas de Memorias de Idhún ha dado lugar a una adaptación comiquera

 

 

Hasta aquí puedo contar, puesto que esto es a grandes rasgos, el punto de partida de la obra. Así pues, os invito a vosotros mismos a saber más de la historia leyendo las novelas, que os puedo asegurar que no os dejarán indiferentes.

 

 

Crítica

 

 

Lo cierto es que el hecho por el que compré este libro se debe a su atrayente portada, y no porque en su momento oyese hablar positivamente de su historia (esto último sería lo más común en estos casos). Aún así, no tenía muchas esperanzas depositadas en esta novela ya que me esperaba la típica historia de salvar el mundo y formada por personajes arquetípicos. Pues no podía andar más errado puesto que me encontré ante un argumento que enganchaba desde las primeras páginas y con multitud de aspectos destacables: todos los elementos que dan vida a Idhún, la caracterización de todos los personajes y un desarrollo trepidante.

 

También hay que decir que pese a las constantes referencias que se hacen al mundo de Idhún, este aparece muy poco, en los últimos compases de la obra, puesto que la mayor parte del desarrollo transcurre en la Tierra. Huelga decir que este es uno de los aspectos más remarcables de esta novela, y que la desmarcan del resto, ya que la mayoría de estas transcurren en un universo ficticio en su práctica totalidad.

 

 

En Google existen numerosos fan arts; algunos verdaderamente sorprendentes

 

 

Pese a este conglomerado de virtudes, La Resistencia tampoco está exenta de errores que no deben de ser pasados por alto. Los momentos pastelosos se cuentan por decenas y esto es algo que puede llegar a cansar. Me parece muy bien que la relación que empieza a manifestarse entre los principales protagonistas (y que va yendo in crescendo en el resto de novelas) sea uno de los temas más recurrentes, pero tampoco hay que pasarse.

 

En resumen, Memorias de Idhún: La Resistencia, es el principio de algo muy grande. Personalmente, yo os aconsejo que la leáis sea cual sea la edad que tengáis. Está claro que los adolescentes son quienes pueden llegar a disfrutar más de la novela, pero yo con veinte años, sigo maravillándome con la fantástica historia que nos ha brindado Laura Gallego.