Un Chapuzas Gamer en casa: Personalizar y pintar nuestro Mando PS3

 

¡Que pasa Arte-maníacos! Hoy voy a darle un respiro a mis entradas y secciones habituales para mostraros una de mis chapuzas definitivas. Motivada por mi escaso dinero, la crísis económica y lo mal que anda la cosa, decidí darle un "toque personal" a mi viejo mando en lugar de comprarme uno nuevo. Aunque los verdaderos motivos de haber perpetrado tal cosa a un mando oficial Dualschock 3 han sido sobretodo la vagancia y demasiado tiempo libre…. Pero es una de las pocas chapuzas a las que me siento particularmente orgulloso. Pocas chapucillas que he hecho en mi vida han tenido la suerte de seguir enteras y con todas las piezas. Todavía recuerdo mis años mozos en el taller de tecnología donde todos mis "inventos"  se caían a pedazos, le saltaban chispas por todos lados y podían quemarle el pelo a alguien… Supongo que solo tengo talento destructivo… ¡Que se le va a hacer! Pero esta vez digamos que he marcado la diferencia respecto al resto de mis proyectos fallidos con esta belleza. La máxima representación del estilo, elegancia y toda la clase que se le puede otorgar a un videojugador y una de las mayores idas de oya que he tenido estos últimos días… ¿Queréis saber como lo he hecho? Pues Seguid Leyendo:

 

 

Hola amigos, Bienvenidos una vez más a: "¡La hora de la Herramienta!" En primer lugar expliquémos lo que muchos de vosotros os estaréis preguntando ahora mísmo: "¿Por qué cojones se te ocurrió esta gilipollez?" Bien sencillo. Antes de navidades yo estaba haciendo mis pesquisas y cálculos sobre lo que me podía comprar y loque no podía con el poco dinero que me sobraría de las compras navideñas para mis padres y familiares. Estas navidades decidí comprarme algo útil, algo que me hiciera falta tras hacerle caso por primera vez a la típica réplica y regañina de mi madre, la cual citada textualmente era algo así: "¡Cómprate algo que te haga falta y déjate de tantos putos juegos!"  Pues así lo hice, decidí que estas navidades me compraría un mando nuevo para la PS3 ya que el viejo ya tenía sus 5 añitos y, aunque funcionaba perfectamente, ya iba siendo hora de renovarlo.

Pero ya que me iba a comprar uno nuevo, al menos que no fuera exactamente igual que el anterior. Tenía la oportunidad de darle "color" a mi consola. Ya estaba harto de que todo lo referente a mi PS3 tuviera que ser tan negro como el carbón. Joder, que cada vez que jugaba parecía que iba conjuntado para ir a un funeral… Por eso me decidí a buscar un mando de un color diferente, y no me refiero a los típicos rojos y azul, esos los tiene cualquiera… No, que fuera un color que denotase elegáncia, clase, distinción. Así que busqué alguno que fuese de color dorado o plateado, para que se notase que lo que jugaba era una joya tal y como es. Aunque prefería más el color dorado, este color no estaba disponible para los mandos de PS3, al menos para los oficiales de Sony y yo no pensaba comprarme una imitación, no vaya a ser que se me acabe jodiendo al año o que con una nueva actualización de la consola se elimine la funcionalidad de este mando no oficial y acabe siendo tan útil como un pisapapeles caro… Putas actualizaciones… Un día de estos otra de esas actualizaciones eliminará hasta el poder jugar en la consola… Pero al dejar este asunto aparte tanto tiempo en honor de comprar los regalos de mis familiares primero, cuando quise darme cuenta todos los mandos oficiales estaban agotados en las tiendas, hasta los rojos y los azules, por la puta campaña de navidad. No había ni siquiera los plateados que hubiese comprado como segunda opción y para colmo costaban más caros que un juego recién salido de consola. Por muy oficial que sea, un robo es un robo. Por lo que decidí pintar mi viejo mando y así me ahorraba un gasto considerable. Así me embarqué en la personalización de mi mando.

 

PASO NÚMERO 1: ¿QUÉ ES LO QUE NECESITAMOS?

 

1: PINTURA PARA MAQUETAS EN SPRAY

 

Preferentemente que sea de una marca de maquetas oficial y de calidad. No se os ocurra coger un spray de pintura para grafitis de esos malos y baratos que se pueden encontrar en los 20 chavos de la vuelta de la esquina porque si no sois profesionales de la pintura como un servidor, cualquier error por mínimo que sea en la pintura os puede salir caro. Ante todo que sea acrílica ya que si la cagáis pintando un sitio en donde no debíais, siempre podreis borrarlo a los pocos segundos con un poco de agua y papel, o, si ya se ha secado, darle con un poco de Alcohol muy cuidadosamente.  Y lo de que sea de una marca buena y de calidad (Como puede ser en este caso la de las maquetas Tamiya) viene para ahorraros muchos dolores de cabeza. Porque si da el caso de que en cierta parte cuando estemos dando nuestra primera mano de pintura, la cagamos bien de plano al dar el spray demasiado cerca y nos salen grumos o tropezones, siempre podremos remediarlo en nuestra segunda mano aplicando nuestra segunda capa con mucho cuidado por encima y así disimular la cagada de nuestro primer intento.

Esta pintura resulta ser la elección ideal tanto para principìantes como para profesionales ya que con solo darle un capa más o menos bien, toda la pintura quedará diáfana (Como lo dice mi padre, maquestísta profesional) y uniforme sin que resalte más un lado que otro. Cosa que si pasaría con un spray malo y barato como el de los graffitis. Aunque seamos unos mierdas que acabámos de empezar con esto de pintar nos quedará de lujo incluso la primera mano ya que se queda uniforme y se seca simultáneamente. Además de que si cometemos algún error como dejar grumos, siempre podremos disimularlo de manera exquisita con una segunda capa o poder quitar algo que nos sobra con simple agua o alcohol.

 

 

 

2: CELOFÁN O CINTA AISLANTE

 

 

Ambos los necesitaremos para cubrir las partes más delicadas del mando como los botones o cualquier abertura en la que no debe entrar pintura si no queremos que se nos joda… Como la abertura del cargdor USB por ejemplo. Pero esto en realidad sirve para darle ese toque tan reconocido que tienen todos los mandos de PS3 que, tengan el color que tengan, siempre sus característicos botones permanecen con sus colores intactos y si queremos que siga así, tendremos que recubrirlos cuidadosamente con el celo, o cinta aislante para mayor protección. Recomiendo que no solo os limitéis a pegar el celo en todos los botones y palancas analógicas sin más. Si váis a hacer algo, al menos hacedlo bien. Así que os recomiendo que una vez pegado el celo en todos los botones, recortéis con cuidado los bordes sobrantes de cada uno para que el celo tape el botón y nada más que el botón. Así nos evitarémos encontrarnos con una desgradable sorpresa tras aplicarle la pintura al ver que quedan huecos entre los botones y el mando aún sin pintar que hacen parecer el mando más agujereado que la camisa de Warren Beatty al final de Bonnie & Clyde… Con tal de que recortéis o simplemente dobléis el celo según la morfología de los botones, no solo los estaréis protegiendo sino queuna vez pintado quedara tan bonito como si hubiera salido de fábrica.

 

3: TIJERAS

 

Esencial si queremos recortar con cuidado los bordes y extremos sobrantes del celofán que vamos a poner en cada uno de los botones. Recomiendo que para hacerlo con mucho más cuidado y precisión, uséis una lupa para recortar los bordes sin que sobre ni falte ni un milímetro de celo y así los botones queden perfectamente protegidos.

 

 

 

4: PAPEL DE LIJA O ESTROPAJO 

En mi caso utilicé un Scocht Brite para lijar lo que era la capa original del mando dado que no tenía papel de lija a mano ni una ferretería cerca y menos aún abierta en plenas vacaciones de Navidad… Si, suena a chapuza, y realmente lo es, pero es absolutamente necesario si queremos que nos salga bien el asunto. Antes de ponernos a pintar nada, debemos lijar lo que es la capa original con el mando y después darle la imprimación si queremos asegurarnos que la capa de pintura se quede agarrada a nuestro mando y no se vaya con el tiempo. Aunque el  paso de la imprimación es opcional como veremos más adelante, con un par de capas bien secadas nos lo aseguramos, pero el lijado no lo podemos omitir.  Mira que me ha recordado mi viejo que ponga este paso en la entrada y ayer se me olvidó completamente… Seré imbécil…XD

 

 

PASO NÚMERO 2: MODO DE EMPLEO 

 

Lo primero y más importante será hacer exáctamente lo que os dije en el párrafo anterior: Cojer algo de papel de lija o en su defecto utilizar el estropajo que suele utilizar nuestra madre para fregar los platos (Aseguráos de que la pedís permiso o lo váis a lamentar tanto como yo…) para lijar lo que es la capa de pintura original del mando y asegurar la imprimación de la que le vayamos a dar. Aunque yo no le dí imprimación, Tamiya tiene a disposición del público una pintura especial de tratamiento de imprimacion para las carrocerías de coches RC por ejemplo y podía comprarla perfectamente donde me compré la pintura dorada. Pero no lo hice porque con 2 capas bastaba y de buena gana, porque es un mando, no una maqueta del acorazado Tirpitz como las que tiene mi viejo…XD

Dadle un par de lijadas pero hacedlo despacito y con mucho cuidado. Sed muy cuidadosos y meticulosos en esto, no queráis arañar vuestro mando…. El segundo paso es, lológicamente, recubrir todos los botones y partes endebles de nuestro mando con celo o cinta aislante para evitar que se llenen de pintura y se estropeen. Hacedlo tal y como os he dicho: Recubriéndolos con celo y recortándolos o doblándolos de manera tal que sea  una copia exacta de vuestro botón en forma de cinta adesiva. De esta manera una vez pintado el mando quedará perfecto.

 

 

Una adverténcia antes de que hagáis nada: JAMAS SE OS OCURRA DESMONTARLO. Pero repito: NI SE OS PASE POR LA CABEZA DESARMAR EL MANDO. Yo lo hice la primera vez para evitar que las partes eléctricas sufrieran algún daño. Todo iba muy fácil si, era como desmontar un juguete de lego, pero tras darle la primera capa, volver a montarlo ya era otro cantar…. Casir resultó imposible volver a montarlo debido una cosa que no tuve en cuenta: Los bordes y extremos del mando también se habían llenado de una capa de pintura, de manera que ya no encajaba como antes el mando y no se podía montar correctamente. Casi di al mando por perdido y lo mandé a una tienda de arreglos de consolas para que intentasen volverlo a montar. Pero tras 2 semanas esperando y viendo la dejadez de los encargados decidí traerlo a casa y montarlo con un amigo por nuestra cuenta. Y gracias a mi buen amigo conseguímos volverlo a montar y ahora funciona perfectamente, pero el susto que me dió fue de antología… Y además de tanto manipularlo tuve que darle una segunda capa, aunque eso es lo de menos. Por eso os repito y reitero que no lo desarméis. No queráis que se convierta en un montón de plástico inútil y dorado. Yo tuve suerte pero vosotros puede que se os acabe la racha incluso antes de empezar…

 

 

Una vez cubiertos todos los botones con celo, incluido los analógicos, esta es la parte más difícil, os recomiendo que aquí los recubráis enteros sin preocpuaros que sobra algo, no vamos a molestarnos en poner el celo de la mísma complicada forma que los analógicos porque nos tiraríamos con ello hasta el día del juicio final. Ahí solo ponedlo como buenamente podáis y aseguraos de que lo recubrís todo, no importa si sobra celo porque no afectará a ninguna parte del mando que queramos pintar. Bueno, una vez hecho esto nos toca pintar. Darle una capa de pintura al mando con pequeñas pulvericaciones del spray a una distancia alejada para que no nos aparezcan grumos o tropezones. Pensad en el spray como un rifle de asalto: Ráfagas cortas y certeras. Como si el spray fuera un Retro Lancer par que os hagáis una idea. Esto me lo aconsejo mi padre al conocer esto como el apdrenuestro ya que lleva mucho tiempo en el mundillo del modelísmo al ser este su Hobbie predilecto.  No pulvericéis demasiado cerca ni demasiado seguido porque la capa no os quedará uniforme. Respecto a las capas yo siempre recomiendo una segunda capa para que ya os quede niquelado el mando y así al mísmo tiempo recubrir los errores que hayáis cometido o cubrir partes del mando que quedaron sin pintar tras la aplicación de la primera capa. Con 2 capas es suficiente. Tampoco queremos que el mando se convierta en un tonel dorado tras recubrirlo de Kilos y Kilos de pintura.

 

 

Si habéis seguido mis indicaciones tal y como yo os dije, al cabo de un par de horas (De hora y media a dos) podréis retirar los celos y ver que los botones han quedado impolutos y virginales y el resto del mando está con un color dorado que denota elegáncia y clase por todos los ejes de su sixasix… Si da el caso de que alguna parte con algún pegote de pinura en la zona de los botones o donde no quisiéramos que estuviera, algo que puede pasar perfectamente, es normal. Pues cojemos un pañuelo o clinex y cortamos un mínimo trozo para mojarlo con lcohol y quitar esa parte específica que tiene un pegote de pintura. O mejor aún, coged un bastoncillo limpia-oídos y humedecedlo con alcohol. Con eso os será mucho más fácil quitar los pegotes de pintara en los bordes y en la zonas más estrechas entre los botones. Si todo ha salido bien.. Voila! Ya tendréis vuestro nuevo mando dorado sin haberos gastado ni un duro. Hora de dar el último paso:

 

 

PASO NÚMERO 3: FARDAR

 

PORQUE JUGAR CON ELEGANCIA Y ESTILO ES POSIBLE.

 

 

DANDO RIENDA SUELTA A MI AFICIÓN CON CLASE, BUEN GUSTO Y DISTINCIÓN.

 

 

BARNEY STINSON Y PATRICK BATEMAN ESTARÍAN ORGULLOSOS…

 

 

 

Bueno, esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado. Comentad y decid qué os ha parecido. Un Saludo a todos.