Juegos de mi infancia: Banjo-Kazooie

 
 
!Que hay colegas!. Si, me ha vuelto a dar el venazo nostálgico. Siempre me dá en esta época del año, supongo que debe de ser por la escasez de lanzamientos en estas fechas, una período de barbecho en cuestión de novedades como lo suelo llamar yo. Una época fantástica con todo el tiempo del mundo para retomar tus viejas aficiones y volver a jugar a esos clásicos atemporarles. Hoy quiero reseñaros este juego por la mísma cuestión por la que reseñé el anterior: La opinión del público general Vs la mía. Mucha gente dijo en su momento que el Super Mario 64 era el mejor juego de aventuras (Algunos decían que de la historia) de la recien salida Nintendo 64. Algunos siguen manteniendo esta afirmación incluso ahora. Pues a estos últimos ineptos se les nota demasiado que no jugaron a otra de las joyazas de la gran N llamada Banjo-Kazooie. Un juegazo que se mea, caga y escupe sobre el Super Mario 64 y que le supera en todos sus aspectos. Duración, jugabilidad, variedad. Y, en mi opinión una de las mayores aventuras que he tenido el gusto de jugar en mi queridísima Nintendo 64. ¿Queréis saber por que opino así? Pues seguid leyendo:  
 
 
 
 
 
Si, ya lo se. Banjo bebe de la mísma base jugable que Super Mario 64: Adentrarse en un castillo repleto de niveles para rescatar a una pava que solo te quiere como amigo. Bueno, aquí razón de más, es la hermana de Banjo… Pero el único punto en común que tiene con el juego del fontanero rojo es ese. A partir de ahí, la cosa se hace 5 veces más grande que en el juego de Mario. Una aventura tan enorme que supuso uno de los juegos a los que me tire más tiempo fundiendo el artuho en mi consola.
 
En primer lugar, analicemos al protagonista que vamos a controlar. O, mejor dicho, los protagonistas. Este era el primer juego de aventuras que nos permitía controlar dos protagonistas a la vez. Banjo, el oso. Y Kazooie, el pajaro rojo que va en su mochila. Controlar a ambos era clave si queríamos avanzar a traves del castillo de Gruntilda (La bruja que rapta a la hermana de Banjo) y por los niveles que lo componían. El abanico de habilidades y posibilidades de juego era tal que haría enloquecer de envídia al fontanero. Por ejemplo, si veíamos una cuesta muy enpinada que Banjo era incapaz de escalar, con el Botón Z hacíamos que Kazooie sacara sus patas de su mochila y empezara a correr cargando a Banjo a cuestas. A parte que esto nos venía de miedo para huir si las cosas se ponían difíciles ya que cuando corría Kazooie tenía una velocidad increible.
 
 
 
 
Con él también podíamos volar (Eso si, con un límite, ya que al batir las alas consumíamos plumas) y bucear mucho más rápido utilizando sus alas para dar brazadas más amplias. En cuanto los ataques que podíamos propinar, no eran solo los típicos puñetazos y patadas. Teníamos una gran abanico de ataques gracias a los dos personajes. Aparte de los puñetazos y patadas de Banjo, también podíamos hacer que Kazooie se liara a dar picotazos, hacer placajes que ni Cole Train en el Trashball…XD, escupir huevos como arma a distancia y ¡hasta cagarlos!. Si habéis ledio bien, cagarlos. Esto era una de las cosas más graciosas y divertidas del juego, ya que al hacerlo sonaba el ruido de un pedazo de huesco recién tirado que te hacía descojonarte hasta más no poder… Era tan hilarante el ruido que te pasabas toda la mañana haciendole peerse al pobre Kazooie… XD Mientras a ti te daba un ataque de risa al pajarraco le daba un ataque de diarrea…XD Y el tío seguía zurrándose incluso cuando no le quedaban más huevos… Joder, que mal ha sonado eso…XD
 
 
KAZOOIE FUNDANDO SU NUEVA COMPAÑÍA DE GAS NATURAL:
 
 
 
 
 
 
 
 
Bueno, pero dejándo de un lado las chorradas y flatulencias, dominar todas las habilidades de ambos personajes era algo divertidísimo y esencial para completar la aventura. Todas estas habilidades de dos personajes juntos a la vez era algo tremendamente innovador en su época, pero claro, la peña seguía poniendo en un pedestal al fontanero… Dejando a un lado esto pasemos al planteamiento del juego. El castillo de Gruntilda se dividía en várias zonas llenas de niveles, cada uno de estos niveles estaba compuesto por piezas de puzzle doradas que había que recoger en niveles anteriores. La mísma mecánica que con las estrellas del Super Mario 64. Pero para poder llegar a las zonas del castillo donde se encontraban estos niveles, debiamos hacer algo más que buscar piezas de puzzle doradas. Cada lugar del castillo que nos conducía a otra zona con más niveles estaba delimitada por una puerta con una nota músical y un número justo al lado de ella. Si queríamos debloquearla deberíamos recoger las notas que se nos indicaba en la puerta en los niveles asiganados. A veces eran pocas, unas 50, y otras era una salvajada llegando a las 500 notas musicales.
 
 
 
 
 
Los niveles no se basaban en recoger las piezas de puzzle que desbloqueaban otros niveles, había que recoger la notas para desbloquear los pasajes y zonas fronterizas del castillo. Y ningún nivel se basaba simplemente en recoger la notas y las piezas. Algunas piezas estabn desperdigadas por el nivel y otras tenías que cumplir diferentes tareas para ganártelas. Como devolver al pirata hipopótamo su oro perdido en el nivel de la playa, conseguir los regalos de Navidad para tres oseznos polares en el nivel de la montaña nevada o hacer estornudar una Esfinge a base de huevazos en el nivel egipcio… Tareas muy divertidas, graciosas y originales… Sobretodo cuando hablamos con la gente que te las encomendaba, que solo emitían graciosos sonidos de animales. Como el hipopótmao que solo hablaba eruptando o el burro rebuznando…XD Algunas tareas incluso implicaban convertirse en otro animal, como un cocodrilo, una foca o una abeja gracias a los poderes mágicos del Chamán Mumbo y así poder acceder a zonas imposibles de alcanzar de otra manera.
 
 
 
 
 
Y aparte que los niveles no solo tenían 7 piezas a descubrir como ocurría con las estrellas del Super Mario. Entre las que tienes que buscar y las que te dan por cumplir las tareas te podías encontrar hasta 15 por nivel. Nunca había un número fijo. Además de que siempre había por ahí algún que otro secretazo o Easter Egg por el nivel que te otorgaba muchas más piezas de una tacada y te facilitaba desbloquear los siguientes. Pudiendo ir a más de uno y no tener que requetepasártelos únicamente de uno en uno. Entre las piezas, las notas musicales, las tareas y una extra que siempre estaba en cada uno de los niveles que era rescatar a 5 cahorros de zorro de distintos colores, (creo que se llamaban Jinjos…) teníamos muchísimo que hacer en cada uno de los niveles.
 
 
 
 
 
¡Y que niveles! Su diseño y variedad era asombrosa. Algo que compartía con el juego de Mario pero que bajo mi punto de vista me parecía mucho más elaborado y trabajado que en el juego de Miyamoto. Todavía guardo gratos recuerdos de niveles increibles que se quedaron grabados en mi memoria como una fotografia. Uno de ellos, y uno de los que más me gustaban, era "Bubblegoop Swamp". Una enorme charca que me recordaba un montón al anuncio de las Ranas de Budweiser. Era como estar en la charca de las ranas del anuncio de moda de aquella época. Una pasada. Y encima tenía sus peligros ya que tenías que hacer virguerías para no pisar el agua al estar infestada de pirañas. O estabas todo el día yendo de plataforma en islita o te equipabas con unas botas de lluvia protectoras y, si eras listo, podías acceder a zonas secretas. Sin olvidarme del momentazo del nivel "Clanker’s Cavern" en el que te introducías en el estomago de un enorme tiburón de metal en busca de otra pieza de puzzle dorada. Alucinante…
 
 
 
 
 
Todos estos nieles tan variados con todos los elementos tan característicos de este género (Jefes finales incluidos) pero con un espíritu guasón y cómico, si conseguías enterarte de los subitulos en inglés con 6 años, claro… Si todavía no os creéis que el juego entero era un puto cachondeo, entonces preparáos para saber como era la confrontación final con Gruntilda. La lucha con el final Boss del juego resultó ser ¡un jodido Quiz Show! Si, si. La batalla final para rescatar a la hermana de Banjo es un concurso de preguntas de televisión! En el que con cada respuesta correcta avanzabas una casilla acercándote más a Gruntilda y, por ende, a la hermana de Banjo, y con cada respuesta fallida te quitaba una porción de salud acercándote cada vez más al pozo de lava que estaba justo debajo de tus piés… La cosa es que algunas preguntas tenían que ver con el juego mientras que otras eran simplemente chorradas sacadas de la última ida de olla del programador que ni tu ni nadie se podía saber… Un descojone si, pero no es tan agradable como suena.
 
 
 
 
 
Esto se debe a que si le ponemos un montón de preguntas en inglés a un chico de 6 años lo único que hará será  perderse y cagarse en todo y con razón. Al final me tuve que pasar el juego con una guía y por simple chorra al contestar a voleo cada una de las preguntas…XD Eso es uno de los puntos negativos del juego. Aunque ahora siendo un adulto y con mis estudios de inglés a mis espaldas pudiera pasármelo otra vez, esto supuso un handicap enorme para todos los crios no angloparlantes en su día y seguro que a todos los que los hayáis jugado de niños os resultó un quebradero de cabeza. Esto me lleva a una pregunta antes de concluir mi reseña.
 
 
Ahora que me sobran unos cuantos Microsoft Points y sabemos todos que uno de los mejores juegos de plataformas está disponible en el arcade, ¿Debería darle una segunda oportunidad? Estará por fin en castellano o seguirá en inglés? Esté como esté, lo que es seguro es que tengo otra oportunidad de pasármelo teta y como un bebe con uno de los mejores juegos de aventuras que marcó mi infancia. Un juego que está influenciado y bebe mucho de super Mario 64, pero cuyos originales atributos elevados a la enésima potencia lo convierten en un juegazo diferente y con personalidad própia y en una de las mejores creaciones de Rare. Vosotros si que deberíais darle una oportunidad, os lo pasaréis como críos. ¿Y vosotros que me opináis? ¿Lo habéis jugado? ¿Querríais jugarlo? ¿Os parece mejor el Super Mario?. Mientras divagais, echaros un baile con Banjo y compañía con la divertidísima intro el juego:
 
 
 
Bueno, aquí concluye mi reseña. Ya seguiré con mis venazos nostálgicos otro día. Comentad. Un Saludo a todos.