Grandes personajes de ficción: Duke Nukem

 

Muy buenas compañeros. Retomo una de mis secciones habituales renombrándola a un título algo más apropiado, para continuar reseñando personajes de todo tipo sin ninguna clase de restricción. Porque todo personaje siempre se merece una buena reseña. Hoy tengo el orgullo de analizar a fondo uno de los personajes más carismáticos, duros y socarrones que ha engendrado los videojuegos. El valuarte de la hombría y la masculinidad. El más macho y duro de entre todos los héroes que han salido de los videojuegos. Un popurrí de todo los buenos topicazos que nos ha otorgado el cine de acción de los 80 y 90 juntos en un solo hombre. El héroe de acción definitivo, el que puede parar una invasión alienígena con tan solo mirar mal a una nave espacial y cuyo trabajo consiste en masacrar aliens hostiles para luego cagarse en sus cadáveres y rescatar pivas. Duke Nukem. El hombre entre los hombres, la virilidad hecha carne. El tipo en el que podemos confiar para reconquistar la Tierra en menos de 48 horas y para luego montar la fiesta y orgía del siglo para celebrarlo. Pasemos a analizarle en profundidad:

 

 

Duke Nukem, el compendio de todo lo bueno, bestia y molón del cine de acción de los 80 y principios de los 90 trasladado a los videojuegos. No pidáis un personaje complejo, lleno de sentimientos, preocupaciones y desasosiegos mentales. Para esos lloricas y nenazas que les gustan esas mariconadas que se vean una peli de Almodovar… Aquí lo que vamos a tener es musculos, estilo, mala actitud, frases lapidárias, humor absurdo, chistes malos y violencia gratuita. Es decir, todo lo que echamos de menos del buen cine de los 80. Se nota sobradamente cual fue la inspiración de los desarrolladores de la franquicia a la hora de crear este personaje. El clásico macho hipermusculado socarrón y bestia que tanto abundaba en las pelis de los 80. Desde su aspecto físico hasta su actitud, todo es un conjunto de todo lo bueno y más "cool" que mostraban los héroes de acción más carismáticos de los 80.

En primer lugar analicemos su aspecto físico. Tenemos a un mastodonte de casi 2 metros de altura (1,93 metros) con músculos hasta en los pelos del culo, llegando a pesar los 109 Kilos de pura fibra, rubio con un peinado al estilo militar, con la típica camiseta de tirantes desgarrada y unos vaqueros a medida pero sin faltarle ni un solo cinturón de munición, bolsillos para granadas etc…. Con solo mirar a la fotografía o leer esta descripción ya muchos de los amantes del cine de acción como yo, le habrán sacado más de un parecido. Su aspecto físico se asemeja a una mezcla entre el Arnold Schwarzennegger de los buenos tiempos, el Arnie de "Commando" o "Depredador" y el peinado rubio y a lo militar recuerda a Dolph Lundgrend en su papel estelar de Ivan Drago en "Rocky IV" . Sin olvidarnos de la característica camistea de tirantes desgarrada de nuestro querido policía de Nueva York John McClane. Ya su aspecto nos recuerda a todo lo que marcaba estilo, aptitud y resultaba genial y molón en los 80 y principios de los 90.

 

 

Y ya si nos centramos en su compartamiento y aptitud, no tardaremos en darnos cuenta que es un calco bien mezclado de todas las personalidades más queridas y emblemáticas del cine clásico de acción. Todas las frases lapidárias que suelta son las frases más reconocidas que ya soltaron nuestros héroes de acción favoritos en sus mejores películas. Desde su primera frase, comentario o chiste malo, Duke nos ha demostrado que lleva consigo todo lo que más molaba del cine de acción de toda la vida. Os pondré vários ejemplos con sus frases más famosas: Precisamente las más famosa que suele utilizar: "Saluda al rey, muñeca" es una de las frases más reconocidas de Ash en "Evil Dead III, El ejército de la oscuridad" y su otra famosa frase: "Es hora de patear culos y mascar chicle, pero me he quedado sin chicle" es otra de las frases lapidárias más chulas que suelta Roddy Pipper en el clásico de acción y ciencia-ficción de John Carpenter "Estan Vivos".

Sin olvidarnos de las más que clásicas y características frases de Arnold: "Si sangra, podemos matarlo" y "¿Recuerdas que te prometí que te mataría el último? MENTI" que suelta Duke cada vez que nos cargamos a un enemigo. Joder, si ya nos limitamos a mencionar esas pedazo de frases, no puedo evitar tener que mencionar el clásico entre los clásicos: "¡Volveré!". Cuya manera de mencionarla resulta curiosa e hilarante a más no poder, ya que Duke solo la suelta cuando salimos de una partida en el Duke Nukem 3D y volvemos al menu principal. LOL! Imaginaros que salis tranquilamente del juego al menu principal y de repente escucháis un "Volveré!" aparte de que os descojonáis vivos también llegáis a una lógica conclusión: Este juego MOLA.

 

 

Y aunque muchos de vosotros penseís que esto es algo malo, algo que hace que este personaje carezca de originalidad y estilo própio os equivocáis. Al contrario, esto hace que tenga aún más personalidad, demostrándonos a cada momento que es un héroe de acción a la antigua usanza de los que más se echan en falta últimamente. Conceptos como la masculinidad, la socarronería, el humor negro, los chistes malos, lo hipermusculado, la violencia gratuita, los tiroteos desenfrenados e ilógicos y el rock duro casi se han extinguido en el cine actual. Bien sea por el amariconeo y nenaización del cine de acción actual, que el cine se preocupe más por el público femenino o porque ahora se buscan héroes más profundos y complicados que reflexionan sobre la efimeridad de la vida o los sentimientos de sus enemigos… No lo se con exactitud, pero lo que si es que eso, caballeros, ¡Es una puta mierda!. Lo que ahora necesitamos es un héroe que dispare un pistolón sin miramientos para luego soltar una frase lapidária bien chula, no a un llorica nenaza que se siente mal cuando ha matado a un hombre y se tira toda la película hablando de sus penas. ¡Joder, que es cine de acción, no una peli de Meryl Streep!   

Por eso ahora más que nunca necesitamos a Duke. Por eso ahora películas como "Los Mercenários" o "Machete" han tenido tanto éxtio y gustan tanto. Porque vuelven a lo más característico del cine de acción de antaño. Y Duke Nukem es su máximo representante. Duke es básicamente un icono de todo lo bueno de la cultura popular. Un monumento en vida a lo más "cool" y excitante de la cultura popular y el cine de acción clásico trasladado a los videojuegos: Machísmo, caracter salvaje, bestia y políticamente incorrecto, armas y pivas, violencia extrema y gratuita, humor negro y frase chulas. ¡Joder Si!. Eso es lo que necesita el público. Por eso Duke Nukem ahora tiene más vigencia que nunca, se echa mucho en falta un héroe que se preocupa más de las pivas que tiene que rescatar que a otro que se preocupa más la existencia humana desde la perspectiva Kantiana y  de Ortega y demás gilipolleces…

 

 

 

Yo creo que es por eso que se ha ganado el corazón de muchos jugones. Es un héroe cuyo estilo y personalidad son tan arrolladores que, aunque sean un calco de los protagonistas más representativos del cine de acción ochentero, nunca pasará de moda. Es uno de los pocos personajes que podríamos calificar de atemporales. No importa en que época sea lanzada una de sus entregas, siempre gustará y caerá bien al público gracias a su carismático protagonista. Desde los primeros plataformas Duke Nukem que salieron a principios de los 90, hasta el último Duke Nukem Forever independientemente de su planteamiento o su calidad, hay siempre una cosa que nunca falla: El propio Duke.

Es por eso por lo que sus juegos venden. No importa si estamos hablando de una secuela oficial como Duke 3D o Duke Forever o un spin-off como los fantásticos juegos de acción y aventura de la PS1 "Duke Nukem: Time to Kill" o "Land of the Babes", da exactamente igual. Bueno, influye enormemente que sean juegos de calidad y divertidos por supuesto, todo hay que decirlo. Pero si ya son buenos de por si y encima tienen a Duke como protagonísta, ya sabemos que aparte de disfrutar de un buen FPS o un TPS de aventuras, también nos vamos a deleitar con un sin fín de situaciones hilarantes, con espíritu burlón y donde lo bestia y el humor negro están a la orden del día pero que lo políticamente correcto y las buenas formas no tienen cabida. Básicamente Duke Nukem es "el malote" de los videojuegos, y por eso nos encanta. Y este concepto, tanto en el cine como en los videojuegos, nunca quedará desfasado o pasado de moda. Siempre va a ver un malote en la película, siempre va a ver un tipo duro y siempre habrá un héroe de acción con pelotas de acero. Siempre quedará Duke Nukem.

 

Os dejo con la mejor selección de frases lapidárias para que las difrutéis:

 

 

Aquí os dejo las del Duke Nukem: Forever en castellano con el fantástico doblaje de Luis Bajo:

 

 

 

 

 

Bueno, esto es todo por hoy. Espero que hayáis disfrutado con la reseña. Si queréis que reseñe a otro personaje, no dudéis en decírmelo. Comentad. Un Saludo a todos.