La saga Syphon Filter: Trilogía de PSX

 

¡Fíjate!, ahora que he sacado el tema de los Syphon Filter con uno de los antagonistasprincipales de la franquicia en la sección de jefes, se ha reabierto como unaespecie de debate sobre esta gran saga de acción y espionaje. Pues mira, es unaexcusa cojonuda para darle más vidilla a mi sección de opiniones sobre sagas yfranquicias. Así que dejémonos de crápulas y entremos directamente a trapo conuna de las sagas de TPS a las que con más cariño jugué. Empecemos por latrilogía original de PS1:

 

 

 

SYPHON FILTER:

 

Con Goldeneye 007 en la más directa competencia, la Nintendo64 y un japo loco creando una jodida obra maestra del género en la propia casacon Metal Gear Solid, este juego lo tenía muy jodido para triunfar y hacerse unnombre. ¿Cómo iba a triunfar un juego enmarcado en el mismo universo de accióny espionaje que tan bien habían llevado a nuestras consolas Rare y Kojima?

Pues dándonos todo lo bueno que suponía el género y dándoleunos toques jugables  que le añadían unaendiablada diversión y personalidad propia. En primer lugar cogía todo lo buenode sus mayores competidores y le daba una mayor importancia y realismo: ¿Qué queríassentirte como un auténtico espía como en Goldeneye 007 cumpliendo misiones yobjetivos? Pues aquí no solo tenías que ceñirte a los objetivos de la misión,sino que también deberías respetar los parámetros de la misma si queríascumplirla con éxito. Siempre tendrías objetivos a cumplir (Muy bien pensados,con recaditos muy variados a realizar) y al mismo tiempo parámetros querespetar (No matar civiles, no ser detectado…) si no querías fallarautomáticamente la misión. Todo eso realmente te  hacía sentirte como todo un agente de campo enplena  asignación e iba más allá de serun festival de balas y tiroteos.

Y por otra parte la acción, seña de identidad de lafranquicia cuyo carácter tan frenético y divertido, hizo que fuera uno de losTPS más divertidos que he jugado nunca. Prueba de ello es que siempre quetenemos ganas de disparar algo sin complicaciones y de forma bestia y alocada,siempre echamos una partidilla al Syphon. Es un clásico que nunca pasa de moday que siempre divierte como el primer día. Venga, confesadlo ¿Quién no harepetido cientos de veces la primera misión de las Calles en este juego solopara pasar un buen rato? Encima añádele a todo esto un argumento digno de unanovela de Tom Clancy, unas cuantas fases de sigilo y tienes uno de los mejoresjuegos de la PS1 y un clásico del género.

 

 

 

 

SYPHON FILTER 2:

 

El mejor de la saga para algunos y el peor para otros. Yo meubico en el primer grupo. Es claramente el mejor. Mejoraba en todos losaspectos al original: Mejor historia y trama argumental  (Ahora con conspiraciones, traiciones y unsuspense brutal), mayor duración (2 Discos, tela marinera…)  amplias localizaciones, nuevos enemigos y másarmas, muchísimas más fases de sigilo. Era el más completo, pero también el máscabrón.

¿Con esto qué quiero decir? Pues que era la entrega másdifícil de la saga. Aquí prácticamente se dejaba la acción frenética de lado, relegándolaa unas cuantas fases, para entrar de lleno en el sigilo más puro y más férreoal que un joven gamer se pueda enfrentar. Este juego tenía unas fases cuyamecánica de juego era lo más exigente y duro que he jugado nunca en términos desigilo.

Me hace gracia cuando la gente decía (Y sigue diciendo) queel Metal Gear Solid es el mejor juego de sigilo de la historia. Perdona, perono. No me compares un juego en el que cuando te detectan o te ven los enemigos,siempre podías huir y esconderte hasta que se levantase la alarma y volver a empezara matar enemigos como si no hubiera pasado nada, con esta puta joya del sigilo.Aquí, en Syphon Filter 2, el sigilo se reducía a lo que en verdad es. Aquí, site detectan, la has cagado, así de simple. ¿Qué te han visto? Misión Fallida, ¡Arepetir desde el punto de control! (Que era más de la mitad de la misión…).

 

 

Eso es sigilo joder. Un juego para machotes… Aquí como teviese alguien, ni esconderte, ni huir, ni hostias… ¡A repetir! Y luego si leañadimos que en las fases de acción per sé, te obligaban  a ir con el mismo cuidadoque en las de sigilo, forzándote a que no te comportases como un cabra locadisparando a lo todo lo que se movía. Porque aquí los enemigos eraninteligentes. Aquí en los tiroteos, aunque llevases antibalas, siempre habría variosmomentos en cada misión en los que te apuntaban a la cabeza y te mataban instantáneamente.U otros momentos en los que eras tú el que tenía que apuntar a la cabeza,porque todos los enemigos llevaban coraza. En otras palabras, este juego teobligaba a usar la cabeza.

Y lejos de quedarse en un chiste fácil, lo cierto es quesacaba lo mejor de ti. Ya fuera por las fases de sigilo, los jodidísimostiroteos o por las luchas contra los jefes ( Gregorov y Chance,  largamente odiados hasta día de hoy…) exigíade tu máximo ingenio, pericia y habilidad para pasarte cada misión. Y en unaépoca que ni había Internet, ni ayudas,  ni guías ni pollas en vinagre. O te lo sacabastú, o te lo sacabas tú. Bueno…. También podías esperar al próximo número dePlay Manía con la guía completa,  opedías a un colega que ya se lo había jugado que te lo pasase por ti….

Pero el caso es que eran un juego cabrón y duro de cojones.Todo un desafió al que me encantó embarcarme y encima fue el primero de la sagaen contar con un multijugador de 2 jugadores con múltiples mapas y personajes aelegir con el que te pasabas horas retando al vecino. Una maravilla.

 

 

 

 

SYPHON FILTER 3:

 

Aquí no se qué pasó, pero me lo puedo imaginar. Muchas vocesse alzaron en contra del enorme cambio y dificultad que supuso la segundaentrega y a la desarrolladora le llovieron críticas hasta en la sopa. Ladificultad y el énfasis por el sigilo no acabaron de gustar a la crítica y lesinflaron de hostias, de ahí que con esta tercera parte se volviera a losorígenes de la saga.

¿Y eso es algo malo?, para nada. Simplemente volvimos a disfrutarde la acción tan adictiva que tanto nos divirtió en la primera entrega. Aquí lacosa se simplificó a sus orígenes, no tendríamos sigilo, ni fases de acción conpicos de dificultad tan elevados, simplemente acción.  Eso sí, con los objetivos y parámetros de lamisión intactos. Algo que se ha convertido en un stable y eje central de lafranquicia.  Aquí al igual que susentregas anteriores volveríamos a cumplir objetivos y respetar parámetrosaparte de pegar tiros si lo queríamos pasar de nivel.

 

 

Aunque era un producto tan entretenido como el primer juego,la total ausencia de fases de sigilo, una historia flojucha a modo de flashbacks,(Pero muy interesante que nos servía para conocer el pasado de Gabe, Lian yotros protagonistas de la saga)  leconvirtió en un título claramente inferior a su directo antecesor.  Pero aún así contaba con jugosos añadidos yextras que le convertían en una digna secuela de la saga. Un buen ejemplo erael modo Minijuegos que nos ponía determinadas modos de juego en el mapa y conel personaje que nosotros quisiéramos con varios niveles de dificultad asuperar. Había múltiples modos de juego a elegir. Eliminar enemigos, desactivaro colocar bombas, robar un maletín, asesinar sigilosamente a un objetivo.

Todos cambiaban sus objetivos y armamento en función de sudificultad. Era un pasada. Iba mucho más allá de ser un mero modo extra parapasar el rato, enganchaba más que el propio juego. Con esto y el  modo multijugador del Syphon 2 que repite aquítambién tenemos u juego muy completito y muy bueno. ¿Qué pasó? Que la gente nolo supo valorar como al ser un pelín inferior al 2 y aparte de que cuandosalió, la PS2 también y estaba pegando fuerte, por lo que fue condenado alolvido. Una lástima, era un juego cojonudo y una entrega digna de la franquicia a la que le eché muchas horas también.

 

Os dejo un temazo del Syphon 2 para finalizar a lo grande y remataros con un ataque de nostalgia: 

 

 

Bueno, ahí os dejo mi opinión. ¿Y la vuestra? Decid que os ha parecido esta fantástica saga de acción y sigilo en los comentarios. Un Saludo a todos.