LIKE A BOSS: El Icono del Pecado

 

Volvemos con la sección que rinde homenaje a los jefazos devideojuegos más impresionantes y difíciles que nos hemos enfrentado en nuestrahistoria como gamers. Ha habido muchosque en más de una ocasión nos han puesto la cosa muy difícil, pero que siemprehan caído si nos planteábamos una buena estrategia para conseguir abatirle reduciendolos daños que hemos sufrido. Un buen plan para atacar a nuestro poderoso enemigosin ser herido en demasía siempre funcionaba…

…Hasta ahora. Porque en esta ocasión conoceremos elsignificado de la palabra: DOLOR. Dolor y sufrimiento en todas sus dimensiones.Un jefe que solo se puede vencer mediante el sacrificio.No importa cómo te lo plantees, ni cual sea tu estrategiapara atacarle, tu salud acabará sufriendo las consecuencias.  Un jefe cuyo destino es hacerte sufrir. Señorasy señores, ante ustedes el sinónimo del tormento, lo más próximo a la palabraangustia: El Icono del pecado.

 

Poneros esta canción para ambientaros:

 

 

 

LA JODIMOS… 

 

Comencemos por reseñaros sus características básicas, a modode informe. Deciros que es, de que se trata y por qué deberíais temerlo.El Icono del Pecado, jefe Final de Doom 2 y guardián y señorde los infiernos. Y un autentico dolor de cojones con hipo para nosotros. Yaque a lo largo del juego nos hemos abierto paso tiroteando a las más horrendascriaturas del averno, esta no podía quedarse atrás y se nos presenta como unainmensa pared con una horripilante calavera de macho cabrío salida de nuestrasmás aterradoras pesadillas.

Y si, se lo que estáis pensando, “Solo es una puta Pared”. Pues que no os engañe ese aspecto apriori inofensivo, pues esta pared nos tirará encima algo más que sugotelé.  Porque dentro de su calavera,hay un agujero cuadrado por el que salen unas extrañas cajas. Cajas que noscomplicarán nuestra existencia, ya que cuando estas llegan al suelo dejan salirlos peores enemigos que nos hemos ido enfrentando a lo largo de nuestro periploen el averno.

 

Y ENCIMA TODOS LOS ENEMIGOS MÁS DUROS DEL JUEGO SE PONDRÁN DE ACUERDO EN JODERNOS LA MARRANA…

Respawning, ese cabrón hace respawning. Y mucho antes de quese esa palabra conociera la cultura popular (Respawning, before it was cool…)Bueno, que te echen enemigos infinitos encima nunca ha sido algo “molón” que digamos… Pero no generaba enemigos cualquierasino los más difíciles y cabrones a los que nos hemos enfrentado. Barons ofHell, Revenants, Hell Knights…. En cristiano, Minijefes de final de fase de losque te haen la vida imposible con solo mirarlos.

Si ya de por si era complicado enfrentarse a uno solo deestos mastodontes, imaginaros tener que lidiar contra hordas infinitas de estoscabrones. Tendríamos que movernos deprisa y bailar más que Tony Manero yMichael Jackson puestos de éxtasis si queríamos sobrevivir. Plantarles cara noes viable, pues solo supondrán un malgasto de salud y munición. Una batallaperdida de antemano.

 

¡HOYO EN UNO, CABRÓN!

 

Entonces toca concentrarse en el jefazo. ¿Cómo le matamos  pues? Pues como todo jefe, tiene un puntodébil. ¿Recordáis la obertura cuadrada que tenía en el cerebro?, La de dondesalen los enemigos. Ese es su talón de Aquiles. Y como cualquier buenapartidita de Golf deberemos concentrarnos lo máximo posible para colarla en elagujero y firmar un hoyo en uno. Pero tendremos que hacerlo subiendo por unpequeño elevador y colarla al menos 3 veces  con un lanzacohetes o un BFG en lugar denuestro fiable Hierro 7. En teoría parece muy fácil, ¿Verdad? En teoría… Puesen la práctica he pasado un par de salvedades que puede no ser mucho pero que cambiaríaun poco la experiencia jugable.

Una de estas salvedades es que el elevador para acceder aesta obertura de su cerebro ¡ESTARODEADO POR UN PUTO RIO DE LAVA!  Ypor todos sus jodidos lados, de manera que si queremos tener la oportunidad dehacerle pupita al icono del pecado, no nos queda otra que calcinarnos los piespara llegar al elevador.

 

YA SEA POR LOS ENEMIGOS, LA LAVA O MERAMENTE POR EXISTIR, VAMOS A SUFRIR PERO BIEN…

 

Y seguro que ahora vosotros estaréis pensando “¿Y por qué subirse a un jodido elevadorrodeado de lava, si podemos apuntar alto a su cerebro y dispararle?”  ¡MEEE, ERROR! En los Doom originales todavíano se había inventando el mirar arriba y abajo. No sería hasta 1996 con Quakedonde nos darían esa posibilidad. Si, otra “pequeña salvedad” que me olvidédeciros… De manera que si queremos acabar con él, no tendremos más huevos quesubir y quemarnos vivos, ponernos en el punto más álgido y rezar para que unode nuestros proyectiles le acierte en la sesera.

Todo ello mientras una horda infinita de demonios nosdispara, cohetea, raja, volatiliza… Os lo diré clarito: VAIS A SUFRIR, OS VA A DOLER. No importa como lo miréis o cómo lo hagáis,sufriréis de lo lindo. No hay planes ni estrategias, lo único que podéis haceres acabar lo más rápido posible para que este tormento os dure lo menosposible. Y tener un poco de suerte al calcular el tiro ya que para colarla enese agujero tan pequeño debes de estar a la altura y lugar adecuados, si no esasí, vuelta a empezar. Y creo que a estas alturas sobra recordaros que en elelevador estáis quietos y sin hacer nada, por lo que os convertiréis en unpatito de feria para las hordas de demonios que dejáis atrás.

 

¡ESTO POR DAIKATANA, CAPULLO! ¿AHORA QUIEN ES LA PUTITA?

 

Pero, por muy descorazonadoras que sean las cosas siemprehay un plan de contingencia. Siempre podremos aprovecharnos del entorno si loconocemos bien. Y si tenéis ojo para los powerups , podréis cogeros un icono deinvencibilidad temporal y aprovechar su duración para marcaros un hoyo en unosin ningún daño o matarlo con tres golpes si tenéis suerte. Si no, ID os da unasegunda oportunidad si recogéis el icono de Megasalud que está en el piso superiordel mapa. Vamos que si os lo montáis bien con los ítems del mapa podréis durarlo suficiente como para hacerle una buena cirugía cerebral a ese cabrón.

Y por último vamos con las curiosidades. Si, primero vamoscon la que todo aquel que tiene internet sabe: La cabeza de John Romero. Como muchosde vosotros bien sabréis a estas alturas, el icono del pecado suelta un mensajea priori satánico e indescriptible justo cuando le conocemos por primera vez.Pero resulta ser nada más y nada menos que un mensaje en lengua inglesa dichoal revés. El cual viene a decirlo siguiente: “To win the game you mustkill me, John Romero!” Y si queremos cumplir sus deseos, tan solotendremos que irnos a la consola de comandos poner el truco “No clip” (El deatravesar paredes) y dirigirnos a la pared del icono del pecado y atravesarla.Si lo hemos hecho bien, nos encontraremoscon la cabeza del desarrollador clavada en una pica. Le pegamos tres tiroscon cualquier arma y voila! Nos hemos pasado el juego.

 

ESTA ES LA CLASE DE NIVEL EN DONDE SOLO SALEN LOS HOMBRES DE VERDAD.

 

Pero esta no es la única curiosidad. Si pensasteis que estejefazo es original pues os equivocáis. Según la wiki oficial de Doom, los degeneradosde ID Software tuvieron como inspiración la deidad pagana Baphomet para sujefe. Y la forma en la que spawnea enemigos es una alegoría de cómo Satán dio aluz a su hija, el pecado, saliendo de su cabeza.  Descrita con todo lujo de detalles en elfamoso libro “El paraíso Perdido” de Milton (Quienes hayáis visto Se7en lessonará). Resumiendo: Escalofriante decojones. Pero al mismo tiempo alucinante.

Dios cómo se echa de menos enemigos de esta clase: Venidos directamentedel infierno para hacerte sufrir. Es uno de los jefes más carismáticos de lahistoria de los videojuegos sin ni siquiera moverse de una pared. Eso dicemucho. ¡Supera eso, charlie95! XD ¡Ni tu lagartona del StarCarft tendría una posibilidad! XD 

 

Os dejo con el combate final entero y las dos formas de matarle:

 

 

 

 

Bueno, espero que hayáis disfrutado de esta entrega. Si queréisque homenajeemos Charlie y yo a otro jefazo carismático de los videojuegos, hacédnoslosaber en los comentarios.  Un Saludo atodos.