Análisis e Impresiones: Películas en Blu-Ray

 

Aunque ya hace bastante desde que me animé a pillarme miprimera película en Blu-Ray, todavía tengo esa sensación de descubrir algonuevo, raro, pero a la vez fascinante. Sé que esto puede sonar como unasubnormalidad enorme, pero solo dista unos cuantos meses desde mi primeraadquisición de una película en este formato. Si, a estas alturas en la que todose ve, huele y respira en alta definición, ahora es el momento en el que elespabilado de Sergio acaba de comprarse Blu-Ray….  Un poco más y todavía seguiría agarrado a mireproductor de vídeos beta.

Y tras agenciarme unos cuantas pelis en Blu-Ray, y catarlasde cabo a rabo, me he decidido a publicar unas conclusiones a modo de análisis.Todo para vuestro disfrute malsano de reíros de alguien que no seáis vosotrosmismos. Así que, si queréis una ronda de risa-pena de alguien retrasadotecnológicamente y que piensa que con esto está descubriendo una nuevacivilización, pues tirad para abajo:

 

 

 

Todo comenzó tras varias recomendaciones de varios de miscolegas que, demostrando su increíble nivel intelectual tras una acojonanteasociación de conceptos como: PS3 + Televisión HD = “¿Por qué no te comprasalguna peli en Blu-Ray?” me animaron cada vez más al mundillo de ver laspelículas de alta definición.

Yo la verdad es que siempre he tenido mis reservas, puespensaba que en términos de calidad de imagen no habría mucha diferencia.Además, hasta hace poco, los Blu-Ray no los vendían  como chocolatinas precisamente y no era raroencontrarlos  por el mismo precio que losjuegos de salida de las consolas de la actual generación. Antes te cundía máscomprarte el descafeinado GTA IV que la revisión en HD y con extras de “Elquinto Elemento”

Y seguí en mis trece, pues pensaba que solo era unsacacuartos para pijoteros que solo querían justificar un desembolsoestratosférico de dinero para estar por encima de “Esa plebe que sigue usandoDVDs…” Yo estaba contento con lo que tenía. Mierda, en estos últimos párrafosseguro que he sonado como un viejo carroza, ¿Verdad?

 

 

Pero con el descenso de estos a un precio más asequible, yla suerte de contar con un Blu-Ray particular (Mi PS3) y una tele en HD para misolito (Discretita de tamaño, pero sigue siendo 1080p) me decidí a aprobarsuerte. Y cuando me anime lo hice con una oferta cojonuda que sacaron en laFnac de 2×1 en Blu-Rays. Y me pillé las dos primeras cintas de Matrix por 10pavos.

Y aunque al principio estaba un poco mosca, ya que por elFnac de Sol lo más parecido a una oferta es que te regalen un vale descuentopor un café y una magdalena en el Starbucks de al lado tras una compra superiora 100 pavos y cumplas los requisitos de auténtico Hipster… Lo cierto es que erauna oferta cojonuda que iba más allá de Iphones y Muffins…

 

 

Y entrando ya al meollo de la cuestión, os diré cualesfueron mis primeras impresiones al ver mi primer Blu-Ray: Algo raro, algo muy,pero que muy raro. Era extraño ver como absolutamente todo lo que rodeaba lapelícula se veía con una definición escrupulosamente  perfecta. Como si todo, estuviera detalladohasta lo más mínimo, independientemente de su relevancia en la escena.

Dicho esto, puede pareceros una chorrada. Pero seguro que meentendéis con un sencillo ejemplo. Pongamos Matrix mismamente. En una escena  en la que Neo está rodeando por montones degente en la calle, a nuestro protagonista le veremos tan bien como alpordiosero que acaba de dejar atrás y casi prácticamente está fuera de escena oa la farola que está a otro lado de la calle. 

O cuando está hablando con el Oráculo en su casa, que se vetan jodidamente bien todo lo que tiene a su alrededor, hasta la cosa másanodina y superficial, que podremos liarnos y perder de vista lo que nos quieremostrar de verdad la película en cada escena. De vez en cuando te quedasdiciendo: “ ¿A dónde coño tengo que prestar atención?! “

 

Y lo cierto es que el nivel de detalle y definición es tanacojonante que recuerdo que incluso estaba viendo la peli, pero no viendo otraal mismo tiempo. Me explico: En dicha escena que os mencioné antes, Neo estabajunto a un pequeño televisor. Pues bien, se veía tan bien la cosa que uno podíaver perfectamente lo que estaban echando en ese minúsculo televisor.  Iba de una mierda de conejos gigantes queestaba sueltos por una ciudad ¡No es coña, ¿Vale?! ¡Ni tampoco es que sufra decataratas, se lo que he visto, joder!

Vamos que uno podíaver sin problemas algo que, en un principio, no tenía nada de importancia  en cada escena.  De manera que parecía que estabas viendo unapelícula completamente diferente a la que recordabas. Os juro que con esaescena aluciné…

 

 

Y luego en lo que respecta a las películas antiguas, no lespodía haber pasado algo mejor.  Películasde hace ya varios años como “Depredador” o “Heat” (Las cuales también meagencié gracias al chivatazo de un colega) se ven tan condenadamente bien, queparece que han sido grabadas hace dos días. Como si las tuvieras recién salidasde positivar. Es como si no hubiera cámara y el escenario estuviera ahí allado. Tan raro como fascinante…

Y este formato también nos ofrece  situaciones muy graciosas. Depredador porejemplo, tan ochentera como ella sola en algunos de sus momentos, en Blu-Rayesos momentos se elevan al cubo. Tomad la clásica escena del pulso que se echanApolo Creed y Arnold, por ejemplo: Ahí es tal el detalle que puedes ver hastala última de las venazas de nuestro forzudo colega austríaco forzarse. Quedandouna escena en la que se nos muestra músculos ultrafibrados y venazas de uranioempobrecido a flor de piel en alta definición.

 

 

Momento Über-macho, pseudo Gay en 1080P…  La casposidad y, por consiguiente, epicidadde esta escena en HD es tal que no sabes si descojonarte vivo por la escena ensí misma o por la vergüenza ajena que infringe el solo verla…. Momentazos así,son elevados a la enésima potencia con este formato. No me quiero ni imaginarlo que podría deparar “Miami Connection” en Blu-Ray…

 

 

BREVE RESUMEN DE LO MARAVILLOSAMENTE BIEN QUE SE VE ESA ESCENA EN HD:

 

 

Y de las secuencias de acción ya ni hablamos. Si ya un simpleapretón de manos parece la maniobra más épica del mundo, un tiroteo parece aquíuna hazaña prodigiosa. Rebotando las balas hasta dentro de tu salón y casisintiendo como la sangre te salpica en la cara. Escenas como la recepción enMatrix o el tiroteo en las calles de Los Ángeles de Heat son una auténtica maravilla visual y parecen un ballet coordinando de balas másque otra cosa. Es como si el cine de acción y más efectista viviera un segundorenacer y tuviera un medio en el que poder desarrollarse en total plenitud

Y en cuestiones de contenidos extras y de bonificación, nosmeten absolutamente de todo. Lo que antes precia un estándar y algo común enlos DVD ahora parece el caso contrario. En los DVDs con suerte nos meten algúncontenido extra, mientras que en los Blu-Ray podemos saber hasta la talla decalzoncillos del productor del filme… Es como si tratasen de estandarizar esteformato dándote solo las golosinas que más te interesan exclusivamente en estasediciones. Pero de una forma tan abusiva que sufrirías de diabetes…  Como si el DVD ahora se hubiera convertido enel VHS cutre de ayer. Solo con la película y punto.

 

     

 

Pero al menos también ha estandarizado su precio y losBlu-Ray no cuestan el dineral que solían costar antes. No será mucho, pero quete bajen el precio de 60 pavazos a unos razonables 20, es considerable. Pero nojustifica que te lo pilles, porque todavía ese precio supone un salvajadaeconómicamente.

Entonces ¿Qué es lo más aconsejable? Pues lo mismo que conlos videojuegos: Esperar a que bajen de un poco más de precio, ir a tiendas desegunda mano, mirar ofertas…   Y con todoeso, te lo puedes montar de una forma que disfrutes de tus películas a la mejorcalidad de imagen por no más de 8 o 9 €. Pero hay que montárselo bien, que notodos vivimos en un paraíso fiscal como el cabrón de Logan…XD

 

¿Mi conclusión? Es una maravilla. Ver las películas en esteformato es como si la vieras en el cine por primera vez siempre que lo pones entu PS3, pero no es un estándar. A ese precio todavía no, ni siquiera por laindigestión de extras deberías pagar 20 € por una película. Así que, haz comoyo: Mírate ofertas, bajadas de precio y tiendas de segunda mano y resérvalosolo para esa película especial a la que le tienes un gran cariño.

Reserva la pasta para ese clásico atemporal que amas conlocura y que quieres volver a experimentar como si fuera la primera vez. Que eneso es un especialista el Blu-Ray, en hacer que hasta la película más antigua(Siempre y cuando la conversión en HD esté bien hecha, claro, que como en todo,siempre pueden hacer chapuzas…) se vea como su estuviera grabada ayer mismo. Noimporta si es de 2013 o de 1973, experimentarás la cinta de una formaexquisita, pero eso no significa que sea solo para bolsillos exquisitos…

 

 

Bueno, espero que os haya gustado esta pequeñarevelación-reflexión tecnológica. Un Saludo a todos.