Resumen del chiste de mal gusto que fue la Madrid Games Week

 

Bueno, era más que previsible que uno de los pocos madrileñosque hay por estos lares, no se resistiese a acudir a uno de los mayores eventosde videojuegos en España cuando lo tiene prácticamente al lado de su casa. Aunqueya me había chupado la Gamefest del 2011, desde ese año no teníamos ningunaconvención de videojuegos, por lo que mis expectativas estaban muy altas, aménde que tendríamos en primicia las consolas de nueva generación al alcance de nuestramano. Podríamos probar sus juegos exclusivos, etc.  Todo parecía indicar que íbamos a asistir a lamejor feria de videojuegos hasta la fecha.

Pero por muy altas que estuvieran mis expectativas y por muchoque la más vanguardística tecnología estuviera de primera mano solo paranosotros, uno no puede evitar constatar en esta reseña la palabra DECEPCIÓN. Una decepción mayúscula. Loque pensaba que iba a ser uno de los mejores eventos de videojuegos, acabó porconvertirse en un chiste sin gracia. Tengo buenas razones para ello. Si queréissaberlas, seguid leyendo:

 

¡VIDEOJUEGOS! ¡COD Y BATTLEFIELD PARA TODOS! PORQUE…. EHHHH…. ESOS SON LOS ÚNICOS VIDEOJUEGOS QUE HAY EN TODO EL JODIDO MERCADO…… ¿NO?

 

En primer lugar, comenzaré con las quejas menores y luegoiremos subiendo de manera que mi alarido quejica tenga una direcciónescalonada. Pues bien, comenzando por lo menos doloroso, nada más entrar alrecinto ferial me encontré que había muchos menos stands y puestos de juegos encomparación que la Gamefest de 2011. Y, para más inri, cuando estamos en mitadde un cambio generacional y con las nuevas consolas a solo un par de semanas desu lanzamiento oficial. Osea, a ver si me aclaro. Estamos a punto de conocer la“Nueva Generación” y las nuevas PS4 y Xbox One ¿Y tu solo me pone un par detristes puestos? ¡Te a tomar por culo, hombre!  Eso sí, puestos para probar el nuevoBattlefield 4 y la enésima y repetitiva entrega de Call of Duty los había portodos los jodidos sitios…

Eso para mí fue una revelación, esto no era una feria paralos Gamers, era una fiesta por y para los niños-rata. Era su puto paraíso terrenal.Todo el jodido lugar estaba  rodeado destands del Battlefield 4, Call of Duty: Ghost y Fifa 14… Desde luego losresponsables de la feria han tenido claro desde el primer momento quienes somoslos Gamers: Una panda de canis y niños rata que cuando no juegan al COD oBattlefield, juegan al Fifa como si no hubiera otros putos juegos en el mercado.Esa, damas y caballeros son la lógica de los desarrolladores y responsables dela feria. Nos han calado, ¿Eh?

 

SIIII, MÁS BATTLEFIELD PARA TODOS! ¡Y AL RESTO DE LA INMENSA MAYORÍA DE JUEGOS DE CALIDAD DE LA INDUSTRIA, QUE LOS FOLLEN! 

 

Pero no puedo decir que se hayan equivocado con su públicoobjetivo, pues había colas Kilométricas hasta para ir al baño…  Con solo deciros que la cola para ir a jugaral Battlefield 4 daba la vuelta entera a todo el jodido pabellón de punta apunta y la del Cod parecía un jodido scalextric humano que bordeaba todo elrecinto, creo que no puedo decir que esta feria haya sido un rotundo fracaso,pero si lo ha sido en lo que buen gusto, clase y dignidad humana se refiere…

Es que era para ponerse a llorar. 30 stands para losBattlefield y Fifa de turno y solo una triste consola para jugar a losverdaderos pesos pesados de esta nueva generación como Destiny, Killzone ShadowFall, Assasins Creed IV, Drive Club… Y otros como Ryse: Son of Rome, Watch Dogs o Wolfenstein: The New Orderni rastro… Por no hablar de que el único que merecía la pena para XboxOne, el  Dead Rising 3, estaba reducido aun triste cubículo en donde una cola semejante a la gran muralla china lorodeaba, por lo que me quedé con las ganas de probarlo. Una absoluta vergüenzacomo la habían planteado.

 

AL MENOS NINTENDO CUMPLIÓ TRAYÉNDOSE BUENOS JUEGOS PARA SUS PLATAFORMAS ESTRELLA

 

Pero al menos no toda la feria una panteón dedicado exclusivamentea la escoria humana, también había una rayo de esperanza gracias a los standsde Nintendo. Si, esos stands desérticos en los que parecía no haber ni dios quese acercase, como si estuvieran rodeados por la peste bubónica y te infectarannada más tocarlos. Pues nos animamos a ir y nos encontramos con lo mejor de laferia. La verdad es que probé los juegos más divertidos del recinto como elRemake del Wind Waker y la secuela del clásico de la Nes, A Link to the Past, ALink between worlds. Uno que personalmente me encantó, pues tenía todo elespíritu del original y le añadía mecánicas jugables muy interesantes, como lode fundirse en las paredes como un jeroglífico para avanzar en algunas fases.

 

JUEGOS COMO FIRE EMBLEM, A LINK BETWEEN WORLDS Y SUPER MARIO 3D WORLD FUERON LOS QUE MÁS ME TIRÉ JUGANDO EN LA PORTATIL DE NINTENDO.

 

Otros juegazos en la zona de Nintendo que estuve disfrutandosin intromisión (Pues todos estaban perdiendo el culo con el Battlefield 4)fueron ports cojonudísimos y bien hechos a la Wii U (que ya iba siendo hora dehacerlos bien, joder)  como la director’scut del Deux Ex Human Revolution, el Injustice (En donde les pegué una soberana paliza a todos mis colegas, pues suscontroles eran los mismos que el MK9)  elSplinter Cell: Blacklist Y otros juegos exclusivos para la consola como Bayonetta 2, o elMario Kart 8, el cual pensé que era otro enésimo refrito del clásico de la N64,pero me equivoqué rotundamente y mira que me alegro. Pues incorporaba novedadestan locas que rozaban lo absurdo, como convertir tu Kart en una jodida naveespacial a reacción con un ala delta. Ya el juego rozaba la sobrada cuandoveías que tu coche se convertía en el buga del inspector gadget. Pero era unapasada.

Otro juegazo que me animé a jugar y acabó por encantarme, jamás adivinaríais cual es. Pero estaentrada se está volviendo larga así que lo diré rapidito: El Fire Emblem. Si,Sergio Sr. Rubio, señor de los shooters jugando a un puto juego de Rol, y locierto es que me encantó. Me gustó muchísimo esa mezcla de gestión de tropas yde compañeros de tu escuadra con los elementos clásicos de un juego de rol comoatacar por turnos, usar poderes mágicos y esas mierdas. La verdad es que meanimó a saber más sobre el título en cuestión y tal vez ha jugarlo de aquí a unfuturo.

 

Y GRACIAS A DIOS TAMBIÉN HABÍA UNA SECCIÓN DE CLASICOS DONDE PUDE DISFRUTAR DE JUEGOS DE VERDAD.

 

Otro aspecto que me gustó de la feria y me hizo recuperar unpoco la fe en el ser humano, fue la zona de juegos retro. Donde podíasjugar a los clásicos de entre los clásicos delas mejores consolas. Creo que fue la zona donde más rato me tiré juando. Puestenía canela fina, lo mejor de lo mejor de cada consola clásica. El SunsetRaiders (Que puto vicio) y el Street Fighter 2 en una maquina arcade solo paraellos, los Metal Slug en otra… El Sonic the Hedgehog y el primer Outrun en laSega Master System, el brutal y enganchante Killer Instinct de la Nes, (Mil veces mejor queese remake cutre que están haciendo para la Xbox one… ) y el Sega Rally de laDreamcast (No me lo pasaba tan bien con uno de Rallies desde los Colin McRae.)Creo que me pasé como media tarde jugando allí…  

 

¡NO, NO, NO Y NO. ESTO SI QUE NO! ¡NOOOOOOOOOOOOOOO!

 

Pero claro, esto tan solo era un pequeño rayo de luz yesperanza en una feria de mierda, pues la puñalada definitiva a mi corazón degamer que acabó conmigo vino por la tarde. Ese escupitajo con pollo a lacomunidad gamer no fue nada más ni nada menos que El Rubius, Mangel y toda sucalaña de mierda haciendo una conferencia  para  “enseñarnoslo que son los verdaderos gamer de verdad.”  Si alguna vez he tenido algo de fe en el serhumano, creo que se ha desvanecido completamente. Todas las esperanzas que teníaen esta comunidad se han ido directamente a tomar por culo, al ver como todaesa escoria social ha reunido tanta gente en su “stand privado” como si fueranunos putos mesías de los videojuegos.

El ver como todo el mundo se amontonaba y se pegaba literalmentepara estar cerca de ellos, cual niñatas groopies en un concierto de JustinBieber , hizo que me entrara tal sensación de asco que barnizaría medio salónpor la vomitona que iba a echar. Gente ahí amontonándose como loca para ver aesa panda de gilipollas que tiene de Gamers lo que yo tengo de Japonés. Sololes faltaba algunas lanzarle sus sujetadores y gritarles “Quiero un hijo tuyo”y mierdas así… Y si a eso lo sazonamos con una buena ración de niñatos concabezas de creepers de cartón gritando su nombre y gente haciendo cosplay de “tiogenérico de un Battlefield o Moder Warfare”. Tenemos un buen plato dedecadencia e hipocresía humana.

A TOMAR POR CULO CON ESTA VIDA…. 

 

Después de ver esto,  despuésde haber pagado 10€ por mi entrada, me siento estafado, me siento ultrajado, mesiento como si ahora mismo me hubieran violado y todas mis creencias eilusiones se las hubieran pasado por el culo. Esta feria ha sido sin lugar adudas el parangón de la decadencia del mundillo, el mausoleo del insulto a la verdaderacomunidad gamer. Un monumento a la vergüenza. Señoras y señores, el gamer enEspaña., HA MUERTO.

 

Y ahora si me disculpáis, voy a hacerme el harakiri con unacuchara. Un Saludo.