Reflexión: Groupies, Fanboys y la muerte del diálogo

 

No voy a negar que la vorágine y marabunta humana que se sucediócon la reseña del otro día, no me haya hecho reflexionar. Digamos que lo hahecho tanto para bien como para mal. Me ha hecho ver con claridad las dos carasde la moneda. Por un lado, la mayor parte de vosotros, compañeros, me habéisdemostrado que en esta jungla salvaje y despiadada llamada internet, aún quedaun poco de decencia y dignidad humana al demostrar como caballeros que, aunqueno estáis de acuerdo con una opinión, podéis comprenderla y respetarla. Y anteeso lo único que puedo hacer es quitarme el sombrero, chapó por vosotros tíos,en serio.

Pero luego está la otra cara de la moneda. Ese grupo de fanstan extremista y sectario que no tolera ni la más mínima crítica contra su juego/serie/películao afición favorita y que se lo toma como una afrenta personal (A pesar de queseñales totalmente lo contrario hasta con un puto cartel de Neón…). La verdades que me gustaría profundizar sobre la génesis de esta tendencia. Me gustaría ahondar sobre esegrupo de personas que se olvidaron tiempo atrás de lo que es una discusiónadulta, personas que demuestran salvajemente que se puede llevar a un nuevonivel y a partes iguales el reaccionísmo y la estupidez.

 

 

Fanboys, Groupies… Tienen muchos nombres, pero todos secorresponden con el mismo patrón de conducta: La defensa a ultranza de suafición favorita a base del insulto fácil, la vejación y la nula argumentacióno diálogo. Personas que demuestran su gran nivel de madurez convirtiendocualquier foro o zona de comentarios en un patio de colegio insultando a todoaquél que ose meterse con su más que perfecta afición… Pero puedo comprenderlo.Si  Internetes un medio libre, en el que puedes expresar libremente tu opinión, también esun lugar en el que libremente te pueden vilipendiar por ello. Demostrándonosuna vez más que  también es el ejemplo delibro de lo contrario. De que no puedes expresar libremente tu opinión si noquieres exponerte a una lapidación pública por todos los flancos.

Pero investigando más en las motivaciones de estos infraseres ysubproductos, también puedo comprender las razones de su comportamiento. Sencillamentees mucho más fácil. Es más sencillo ydirecto caer en el insulto fácil que exponer tu opinión contraria de formaargumentada. ¿Por qué molestarse en exponer punto por punto las razones porlas que no estás de acuerdo, cuando puedes sencillamente llamarle subnormal ogilipollas a uno y quedarte tan pancho? ¿Por qué dialogar cuando te puedomandar la mierda más rápidamente y encima salir impune?

 

 

Y esta impunidad, al principio pensé que se trataba por elanonimato que te otorgaba Internet. Es cierto, El anonimato es el escudo y baluartede esta panda de cobardes, pero no siempre es el caso porque, ¿Qué es lo quepasa cuando esto se traslada más allá de la pantalla? Cuando en una discusiónentre “Colegas”, se olvida del diálogo y se pasa a los insultos y las ofensasen contra de la otra persona? Que esto lo he vivido y se de lo que hablo. Deque en cuanto empiezas a expresar tu mínimo desacuerdo en algo que siguen comouna religión tus, antes llamados “Amigos”, ya comienzan a insultarte, criticartodos los aspectos de tu vida y decir montones de barbaridades sobre ti que novienen al caso…

 Pues por la merafalta de razonamiento que tiene esa clase de gente. Y eso tiene su tan sólida eirrefutable comprobación como si de la prueba del Carbono 14 o una marca deagua se tratase. La prueba la tenéis en mi reseña anterior sin ir más lejos.Justo al comienzo cuando digo claramente, de que en ningún momento pretendoofender a nadie, que solo se trata de mi opinión y de que no hay que tomárselocomo afrenta personal, al poco rato ya me llovieron comentarios en contra de mipersona con gente con un Dolor de culo antológico como si hubiera insultado asus madres o algo así…

 

 

¿Y esto que quiere decir?  Pues que ¿Por qué intentar dialogar con unapersona, que ni si quiera se ha limitado a leer tu reseña y solo va a insultarte?¿Por qué perder el tiempo intentandorazonar con alguien que no sabe razonar por sí mismo? No tiene sentidoiniciar una discusión con alguien que está más movido por su Dolor de Culo abominableque por su lógica y raciocinio.

Pero aun así trato de comprender otro sinsentido. ¿De dóndeproviene ese enorme odio? ¿Qué es lo que hace que el hablar en contra de una afición,uno se lo tome como un escupitajo en la cara? ¿Por qué el decir: “OdioDragon Ball” equivale para muchos el decir “ERES UN HIJO DE LA GRAN PUTA”?

Creo que la respuesta es el enorme apego emocional. Haber crecido con una serie/película o videojuegohace que irremediablemente eso se convierta en una parte fundamental de su viday el cariño que a esto le otorga, juntados con ese peligroso concepto llamado nostalgia,lo convierte en un cóctel volátil en donde la objetividad y el criterio se vandirectamente al carajo…

 

 

Y con este cóctel tienden a idealizarlo completamente. A ver que la afición que adoran como lanueva y absoluta fe no tiene fallos ni defectos y que es la perfecciónsuprema.  Como os he dicho antes, puedocomprenderlo. Pero hay cierta diferencia entre el velo de suave terciopelo quete puede dar la nostalgia y el más radical de los sectarismos.

Y ese sectarismo es lo que, por mucho que lo piense, nuncallegaré a comprender. ¿De dónde coño sale tanto odio y defensa ciega? Noentiendo como estas “personas” pueden llegar a defender algo con tanta pasióncomo si se tratara de sus madres… ¡Esuna puta serie por Dios! ¿Acaso ha hecho algo por ti? ¿Acaso Dragon Ball haencajado una bala por ti? ¿Te ha defendido de las palizas que te daban en elcolegio por ser un completo gilipollas? ¿Te ha proporcionado la felicidadabsoluta? ¿Ha encontrado sentido a tu miserable vida?

 

 

Precisamente estadefensa sin sentido es lo que distingue a un verdadero fan de una Groupiesectaria de mierda. El verdadero Fan comparte su afición y la sigue conpasión, pero reconoce sus fallos y siempre tratará de respetar tu opinión ynunca se impondrá dictatoríamente con la suya. En cambio la Groupie sectáriaestará siempre a la que salta, nunca reconocerá un solo fallo en su más queperfecta afición, y te atacará sin piedad a la más mínima oportunidad como sile fuera la vida en ello.

Como conclusión ante todo esto solo puedo decir que estamosen tablas. Mientras hay siempre fans que respetarán tu opinión, aun sin estarde acuerdo y estarán dispuestos a razonar contigo como personas adultas,desgraciadamente siempre habrá gente con el culo escocido que se limitará más allamarte gilipollas haciendo gala de su selecta capacidad de raciocinio. Perobueno, también es cierto que con eso se delatan y demuestran al unísono que losauténticos gilipollas son ellos al escribir tal sarta de sandeces en un mediopúblico.

 

 

¿Con esto que quiero decir? ¿Qué deberíamos mordernos lalengua y metérnosla en el culo para contentar a esta panda de necios? Alcontrario. Situaciones como esta son lasque nos animan a seguir expresando tu opinión. Pues por un lado siempretendremos gente que aunque no está de acuerdo contigo, respeta tu opinión. Y porotro lado piensa que a los culos escocidos simplemente le estamos dando otraexcusa para que se luzcan y demuestren su nula capacidad de razonamiento, suextrema estupidez y falta de madurez. Además, es tu blog, es tu opinión y hacescon ellas lo que quieras. Punto final.

 

 

Espero no haberos dado mucho la brasa con esta reflexión. UnSaludo a todos.