Crítica Destructiva a «Haz lo que Debas» de Spike Lee

 

Spike Lee, ese tío de Hollywood que está más preocupado de vercuando se dice la palabra “Negro” en el cine, que de hacer buenas películas, sesupone que tuvo unos inicios prometedores. Su opera prima “Do the Right thing”,se suponía que reflejaba muchos de los problemas raciales que acontecen en elmundo moderno. Y también se suponía que el director norteamericano queríaaleccionarnos sobre la tolerancia y la discriminación antes de ponerse a rodarremakes de mierda y demandar a todo Cristo… 

Y digo se suponía, porque eso es lo que suponían algunos quevan de “Progres” y de que saben de problemas sociales y de cine cuando me recomendaronesta película. Pues SUPONÍAN MAL. Esta es la película más éticamente incoherente  y con el mensaje más contradictorio que jamásse haya visto en el cine desde  “ElNacimiento de una Nación”. No entiendo como esta película ha podido ser tanvalorada por la crítica y el público cuando se caga bien a gusto en tu sentidode la moralidad. Asi que si queréis ver de nuevo como destripo sin piedad otro medioaudiovisual estáis de enhorabuena.

 

LOS PERSONAJES TAN DIVERSOS E INTERESANTES SON LO ÚNICO BUENO DE LA CINTA 

 

Lo cierto es que me da mucha lástima que esta película hayasalido así, es más, desde el principio quería que me gustase. No quería sacarmi vena criticona e inquisitorial, pues tiene momentos que se merece un buenreconocimiento. Tiene algunos elementos, situaciones y personajes que, sin ser unamaravilla, son interesantes, entretenidos y en más de una ocasión te sacan unabuena sonrisa.  Es el mensaje final loque falla, y lo que echa a perder toda la cinta.

Así que, para que veáis que no soy una niñata quejica yllorona (Al menos no siempre) Comencemos por reseñar lo que me ha gustado de lapelícula Que principalmente han sido los personajes y su caracterización. Aquítenemos mundos, por no decir universos totalmente distintos como personajes,cada cual más interesante que el anterior. Tenemos personajes tan interesantescomo  “El Alcalde” mitad caballero ygentleman a la vieja usanza, mitad viejo borracho y perdedor. “Radio Raheem” un tíoque se pasea por todo el bárrio con una radio enorme y alucinante a todo trapoy sin mediar palabra, que rezuma carísima por los 4 costados.  Tenemos al Samuel L. Jackson haciendo de “LoveDaddy” DJ de la radio de funky y Rap local. A un fantoche viejales que presumede conquistas llamado “Polla Dulce” (Si, tal como suena…)

 

YA ESTÁ MUY BIEN Y ESO… ¡PERO QUIERO VER UNA PELÍCULA, NO UN PUTO VIDEOCLIP DE LA MTV!

 

Y luego tenemos un desfile de topicazos. Como Danny Aiello yJohn Turruro haciendo de los típicos italianos dueños de una Pizzería en el barrio.Giancarlo Espósito haciendo del típico militante negro que está la que saltapara iniciar una bronca en pro de “Los derechos de sus hermanos” O “HermanaMadre” que hace de la típica Vieja del Visillo, la cotilla local. Pero estosaunque sean topicazos, junto con los otros personajes logran que la cinta tengatanta diversidad y riqueza de situaciones que te da igual y te entretienesviendo sus costumbres.

Y hasta ahí lo bueno. Porque pecados comete esta cinta desdeel minuto 1. Desde los putos títulos de crédito ya empieza a hincharnos loscojones. Ya en los títulos de crédito iniciales te tienes que tragar un putonúmero de un musical. A ver, no tengo nada en contra de los musicales, perocuando vas a ver un “Drama social” y te tienes que tragar ¡15 Putos minutos musicales(No estoy exagerando) como que ya  empiezasa pensar en qué cojones estaba pensado el tan alabado director. He venido a veruna película, no a ver West Side Story… 15 interminables minutos en los que vesa una chica bailando mientras que los créditos se suceden. Para ver eso yentretenerme un poco más me voy a un puto club de Striptease.

 

90 MINUTOS DE GENTE HACIENDO NADA Y HABLANDO SOBRE NADA , ESO ES LO QUE NOS ESPERA.

 

Y ya analizando objetivamente la película. Me he dado cuentade que todo al final es un gran conjunto de…. NADA. Por mucho cariño que tengaa los personajes y por mucho que me hayan gustado, la película no llega a ningunaparte hasta los 30 minutos finales. Son una sucesión de escenas anodinas que,aunque bien reflejan las costumbres cotidianas y la diversidad racial del unbarrio, todo sea dicho…  No desarrollanni desembocan en nada. Son 90 minutos exactos de la más absoluta Nada. Soloestas hora y media viendo un chico repartiendo pizzas, viejos quejándose del calory jóvenes hablando de gilipolleces que no nos interesan. Otra hora y media demi vida que jamás recuperaré. Vaya puta racha que llevo…

Y llegando a los últimos compases de la cinta, viene laescena cumbre de la película (Son Spoilers, pero tranquilos que no os perdéisnada, creedme…) donde el señor Lee demuestra su gran capacidad de reflexiónmoral cagándose bien fuerte en todos los valores éticos que nos habían enseñadodesde que éramos pequeños. Os explicaré la escena en cuestión.

 

¿POR QUÉ MOLESTARNOS EN HACER PAGAR A LOS CULPABLES, CUANDO PODEMOS MONTAR UNA REVUELTA?

JUSTICIA URBANA AT HIS BEST!

 

Resulta que en la Pizzería de Aiello, la policía, haciendogala de su brutalidad marca de la casa, asesina a un chaval negro por un altercadoque tuvo con Aiello en el restaurante. Los polis tras cargarse el pobre chico,se suben al coche patrulla y salen del barrio cagando hostias y se libranimpunemente de un asesinato y del consecuente apaleamiento generalizado porparte de todos los vecinos del barrio.

Y una vez que los policías están lejos del lugar de loshechos y bien seguros ¿Qué es lo que hace el barrio? Pues tomarla con Aiello ysu Pizzería. ¡OLE, OLE Y OLE! Enlugar de ir a por los directos responsables, todos los vecinos (Negros por sino os habíais dado cuenta…) deciden tomarla con los únicos blancos delvecindario: Aiello y sus hijos. Insultándoles, amenazándoles y culpándoles porla muerte del chico.

 

OYE TRONCO! YA QUE TE ACABO DE FINIQUITAR EL RESTAURANTE… ¿ME DAS EL FINIQUITO?

 

A punto de estallar una bronca de proporciones monumentalesy de montarse una batalla campal, nuestro protagonista, el chico repartidor dePizzas (Interpretado por el propio Spike Lee, como no…) decide que es hora de “HacerLo Correcto” ¿Y qué es lo que hace? Lanzar un cubo de basura directo alescaparate de la Pizzería y prender la mecha que inicia unos disturbios generalizados,y que acaba con la pizzería del pobre Aiello reducida a escombros y cenizas ¡CON DOS COJONES, SI SEÑOR! Según estapelícula “Hacer lo correcto” es incitar a la violencia, las revueltas y el vandalismo.¡Qué mensaje más profundo y revelador! ¡Spike Lee, eres el parangón de la éticay la moralidad, deberían beatificarte macho!      

Pero espera que la cosa no acaba ahí, que todavía tenemosuna situación más absurdamente irrisoria todavía. A la mañana siguiente, el chicorepartidor de pizzas vuelve a la pizzería de Aiello. Y este, dirigiéndose a unapenado Aiello que ve su negocio reducido a cenizas, va, y con unos huevos quese los pisa, le pregunta: ¡Oye que tengo que cobrar, ya es final de mes! ¡Damela paga! 250 Dólares, ya mismo!  ¡CLARO QUE SI CAMPEÓN! Después de habersido el que ha iniciado la revuelta que ha destrozado su restaurante, Tieneslos huevos de pedirle la paga ¡OLE TUS SANTOS COJONES!

 

SPIKE LEE: REPARTIENDO ÉTICA POR CADA CUBO DE BASURA

 

Pero para un mayor Facepalm y risa-pena definitivos, el buenode Aiello no solo se calla la boca ante esto y se mete la lengua en el culo,sino que encima le da toda la paga y hace como si no hubiera pasado nada. Comosi ese niñato no hubiera sido el directo responsable de haber calcinado sunegocio y ahora fueran tan amiguetes.

Y para terminar, pues Spike Lee pone un par de frases deMartin Luther King y Malcom X, títulos de crédito y FIN.  ¡Así de a gusto que se ha quedao!  ¿PEROQUÉ COJONES HA PASADO AQUÍ?  ¿Pero cómocojones ha podido salirse con la suya después de esta puta mierda?  No me puedo creer que este zurullo con una moraltan contradictoria haya podido ganarse tantos premios y alabanzas en su día. Asíque he investigado un poco para ver en qué cojones estaba pensando el directory qué coño le había pasado al buen criterio de la crítica cinematográfica en sudía.

 

CON ESTA CARA DE GILIPOLLAS QUE ME QUEDÉ YO…

 

Resulta que en varias declaraciones en las que preguntaron aSpike Lee sobre el significado del “Dilema Moral” que plantea la película, desi el chico repartidor “Hizo lo Correcto” o no, el director tuvo los huevos dedecir: “Los espectadores negros jamás pondránen duda si el repartidor hizo lo correcto o no, mientras que los blancos lo haránconstantemente, pues  tendrán más encuenta el valor de la propiedad privada destrozada, que la vida de un negro”

Pues permítame que le replique, señor Lee: USTED NO TIENE NIPUTA IDEA DE LO QUE VALORO. Aquí lo que veo es bien diferente. No veo que seesté destrozando una tienda, en lugar de que han asesinado a un chico negro. Lo que Veo es que han asesinado a un chicoNegro y los directos responsables han salido totalmente impunes, mientras queun pobre diablo ha tenido que pagar, con su negocio calcinado, la ira de unamuchedumbre estúpida que buscaba más liarla parda y destrozar algo que debuscar a los verdaderos culpables.

 

"HAZ LO CORRECTO" Y NO VEAS ESTA MIERDA

 

Lee también declaró que la acción del repartidor estabatotalmente justificada porque romper el escaparate de la tienda, hizo quesalvara la vida su dueño. ¡AAAH, Muy bien!Así que el Salvarle la vida a uno, es joderle el único modo que tiene deganársela. ¡OLE TUS COJONES! En lugar de haber puesto a salvo a Aiello y asu familia a salvo, lejos de la muchedumbre enfurecida,  lo más sensato que se puede hacer es destrozaruna tienda entera.  Aquí  el significado de “Hacer lo correcto” no es joderle  la vida a uno, sino jodérsela un poquitomenos. BRAVO, SEÑOR LEE, BRAVO.

Lo dicho, la película más moralmente contradictoria y conmás incoherencias éticas de la puta historia del celuloide. Al menos me haabierto los ojos. Ahora comprendo todas las gilipolleces que está haciendoSpike Lee. No es que sea cosa de ahora, ya hacía gilipolleces desde elprincipio. Ahora bien, ¿Quien es el más gilipollas aquí? ¿El gilipollas quesacó esta moralidad desdoblada y contradictoria, o los cientos de críticos quele aplaudieron por ello? El racismo positivo es un poderoso enemigo….

 

 

 

Bueno y hasta aquí la queja y encabronamiento supremo deldía.  Un Saludo a todos.

 

¡Y recordad niños!: Fomentar los disturbios, el vandalismo y promoverla violencia sin sentido es “Hacer lo Correcto”