Liberar el Móvil con Movistar: Una odisea

Por todos es sabido que las compañías de telefonía y ADSL no suelen tener problema alguno a la hora de captar nuevos clientes. Cuando hay riesgo de que se les vayan, entonces es cuando ponen obstáculos por el camino. Un potencial cliente que se vaya de la compañía es un cliente que poco les vale.

Esta es mi situación. Desde hace más de un mes intento liberar mi teléfono móvil de la manera gratuíta y legal que la operadora me tiene que ofrecer. Cumplo todas las condiciones para la liberación y tienen que ofrecerme ese servicio que además es un derecho de consumidor establecido por ley.

Así pues, el día 5 de Mayo por tarde decido llamar al servicio de atención al cliente de Movistar para empezar el proceso de liberación. Ya desde el principio algo olía mal. Actualizaciones del sistema, problemas informáticos que impedían acceder a mis datos, etc.. Finalmente eran las 24 de la noche (empecé a llamar a partir de las 19) y me pedía una voz pre-grabada que llamara a partir de las 8 de la mañana siguiente.

Eso hice. Después de dos llamadas más finalmente conseguí darles toda la información que requerían, numero de IMEI, algún que otro código impreso detrás de la batería del móvil, etc… Toda una serie de comprobaciones. Ahora simplemente como se me indicó tenía que esperar 15 días laborales. ¡VICTORIA! Exclamé. ¡Por fin puedo tener un teléfono liberado! – Demasiado pronto.

Después de unos días me llamó una amable señora de Movistar ofreciéndome servicios que me atarían a la compañía, telefonos nuevos y contratos. Los rechacé todos.

Finalmente llegó el día en el que se cumplía el plazo de los 15 días hábiles y por lo tanto volví a llamar al SAC para pedir mis códigos de liberación. Son las 16h:

 

– Hola, hace 15 días solicité los códigos de liberación de mi teléfono móvil

– ¿Me indica su numero de teléfono por favor?

– Si, es el 123654789

– Un momento porfavor

*Musica*

– Lo sentimos, pero una actualización del sistema nos impide acceder a sus datos. Intentelo más tarde a lo largo del día.

 

Unas 6 u 8 llamadas más tarde y ya volvían a ser las 24 horas. Siempre con actualizaciones del sistema y motivos informáticos. A pesar de que los operadores indican que el servicio está a disposición las 24 horas del día, solo se trata de el servicio robótico, no el humano.

 

Día siguiente. 10 de la Mañana.

[…]

– Me dijeron hace 15 días laborales que llamara para solicitar el código de liberación.

–  Ah, pero se trata de 15 días laborales, no normales.

– Si, Esa fecha es hoy.

– Ah….. Y ya le llegó el SMS conforme ya disponíamos de sus datos?

– No.. ¿Un SMS? Me dijeron que llamara yo. Nada de SMS.

– Ah vale. Déjeme consultar sus datos…

*Musica*

– Lo siento, en estos momentos estamos haciendo actualizaciones del sistema y no podemos acceder a sus datos.

 

Así me pasé el día con aproximadamente 6 o 7 llamadas más. A lo mejor me debería haber esperado directamente a la noche, al fin y al cabo el resultado es el mismo.

Durante todo el día dándome varias razones, algunas de ellas contradictorias. Pero sobretodo lo que no faltaba era el: No podemos acceder sus datos por un actualización del sistema.

En ese momento pensaba que si que debería ser cierto lo de la actualización. Tampoco creo que me mientan, sin embargo encuentro una falta de responsabilidad el hecho de no tener accesibles los datos de los usuarios durante 2 días. 3, como vería más tarde.

 

Ya es el tercer día y aún no han podido acceder a mis datos. Llamo unas cuantas veces más y parece ser que en breve paran las actualizaciones. HURRAH!

Finalmente al tercer día por la tarde consiguen acceder a mi datos. Solicitan mi numero de teléfono y me informan:

 

– Lo sentimos, pero el numero de IMEI proporcionado hace 15 días laborales, era incorrecto.

– ¿QUE!? ¿Quiere que se lo repita?
– Si por favor

– Es el IMEIIMEIIMEIIMEI-IMEIIMEIIMEI-IMEI-IMEI

– Muchas gracias. Por favor espere a que comprobemos la información.

 

Ya que hace más de una semana que pasó esto, no se exactamente como pero lograron no volver a poder atenderme y me comunicaron que llamara más tarde.

 

– Hola (con voz algo irritada). Llamo para recoger los codigos de liberación de mi movil.

– Si, me dice su teléfono… […]

[…] Tiene que esperar 15 días laborales.

– Si ya lo hice.

– No no, esos días se acaban el día 6.

– ¿Perdone? (Abro el calendario del ordenador y empiezo a contar mientras ella me explica que no he sabido contar 15 días hábiles. Habían pasado 17 para ser exacto. Y el día 6 habrían pasado 24 ya!).

– Si que el día 6 ya dispondremos de sus códigos

– ¿Me lo garantiza?

– Si, se lo garantizo.

 

Hoy… día 6 de Junio

[…]- Espere un momento por favor

*música*

*música*

*música*

– Disculpe las molestias pero no podemos acceder a sus datos por una actualización informática.

– ¿Y cuando vuelvo a llamar (T__T)?

– Llame a lo largo del día. Pero mejor mañana. Para más seguridad.

 

En fin… Después de todo, si alguien de los encargados de Movistar lee esta entrada que sepa que cuando consiga liberar el móvil (que lo haré tarde o temprano por una u otra vía), esta experiencia me ha hecho duda seriamente si seguir con ellos.

No se exactamente lo que pasa en las oficinas. Si realmente aún no disponen de mis códigos que me lo digan y esperaré. Que sean sinceros pero que no me intenten decir una vez tras otra algo que no es verdad.
Ya se que no tengo pruebas algunas para afirmar que mienten, pero las contradicciones de motivos y excusas que me van dando los operadores son muy sospechosas.

En todo caso si esto sigue así mucho más tiempo me plantearé enviar una queja a consumo.