Análisis: Resident Evil: The Darkside Chronicles

Tras casi tres meses de inactividad (culpa de los exámenes, los trabajos, las juergas y la falta de ganas de escribir, la verdad) vuelvo a retomar la actividad en el blog (espero que de forma permanente). Las navidades son una excusa tan buena como cualquier otra para agenciarse un videojuego y este es el caso del que nos ocupa. Resident Evil: The Darkside Chronicles me ha servido tanto para desempolvar mi Wii como las telarañas del blog. Vamos a ver que nos ofrece la secuela de Umbrella Chronicles.

 

 

Nos encontramos ante la secuela del notable Umbrella Chronicles, es decir, que una vez más tenemos entre manos un shooter sobre raíles en el que recorreremos escenarios de entregas pasadas de la saga además de un capítulo nuevo. Los elegidos para la ocasión son aquellos que se obviaron en el anterior Chronicles, esto es, Resident Evil 2 y Resident Evil: Code Veronica. A esta pareja de oro se añade el capítulo llamado Operación Javier, que narra una misión llevada a cabo por Leon y Krauser en Sudamérica en 2002. Del argumento de estas misiones hablaré más adelante, hablemos primero en los aspectos técnicos.

 

Gráficamente el juego es de lo más impresionante que nos podemos encontrar en Wii: texturas suaves, escenarios llenos de detalles, buenos efectos de iluminación (atención a las secciones que recorremos linterna en mano, muy conseguidas), excelente recreación de los escenarios de RE2 y RE Code Veronica… En fin, un espectáculo visual que, aunque no llega al nivel de lo que PS3 o XBOX360 pueden ofrecer, si demuestra lo que Wii es capaz de hacer. Cavia ha hecho un buen trabajo con este Darkside Chronicles, demostrando que en Wii pueden hacerse juegos visualmente muy agradables y si otras compañías no lo hacen es básicamente porque no quieren o no les sale rentable(y hasta aquí llego con la eterna polémica del potencial gráfico de Wii).

Si los gráficos son buenos, la banda sonora no se queda atrás. Como es de suponer, las secciones de RE2 y RE Code Veronica cuentan con arreglos de los temas de los juegos originales. Las nuevas mezclas son algo más moviditas respecto a las originales en consonancia con el ritmo más frenético de un shooter, pero no por ello dejan de ser malas. También escucharemos partituras relajadas en nuestros paseos por rincones oscuros que sufrirán alteraciones bruscas ante la aparición de enemigos para asustarnos (objetivo que en ocasiones cumplirán con solvencia). Operación Javier cuenta con temas nuevos que se ajustan al ambiente selvático del lugar y que en ocasiones recuerdan a las escuchadas en RE5. No son sobresalientes pero cumplen su propósito.

Los efectos sonoros no se quedan atrás, desde luego: empezando por los sonidos de las armas (muy diferenciados: no es lo mismo disparar con la pistola que con el rifle), pasando por los ruidos de los enemigos (gemidos de zombis, gruñidos de haunters, etc) y terminando por los elementos destructibles de los escenarios (cristales rotos, estatuas destruidas, etc), todo el juego está muy ambientado y la experiencia es muy inmersiva. Como viene siendo habitual, los personajes hablan en perfecto inglés (los sudamericanos de Operación Javier también, qué cosas, aunque suelten alguna frasecilla puntual en castellano), lo que nos obliga a recurrir a los subtítulos para enterarnos de la trama. Esto es soportable en los interludios, pero los personajes dialogan durante el transcurso del juego, a veces dándonos consejos, y leer y disparar al mismo tiempo es algo un poco complicado. Esto se resuelve teniendo un conocimiento medio de la lengua de Shakespeare, aunque a estas alturas que el idioma siga siendo un impedimento para disfrutar de un juego es de juzgado de guardia. Al margen de esto, las voces son correctas y los actores le ponen ganas. Nada que objetar en ese sentido.

A nivel jugable nos encontramos con la novedad de la cámara errante, recurso que los que han visto películas como Rec o Monstruoso conocerán. Vivimos el juego desde los ojos del personaje y somos testigos de los bamboleos, caídas, tropiezos, giros bruscos y demás que hace. La sensación inicial es mareante pero inmersiva como pocas, desde luego. Cuesta un poco acostumbrarse, pero no es nada serio. Contamos con el típico punto de mira que desplazamos sin problemas por la pantalla con el mando de Wii. No controlamos el movimiento del personaje, desde luego, pero el punto de mira responde a la perfección a nuestros deseos. Disparamos con B, podemos usar el cuchillo con A apretado, sacudir el mando para recargar… nada nuevo en este aspecto. Un cambio notable son las armas que llevamos: solo podemos llevar cuatro, asignadas a cada una de las direcciones de la cruceta o el joystick del nunchuk. Este hecho es prácticamente anecdótico pues podemos cambiar esta asignación cuando nos plazca en el menú de pausa (incluso en mitad de un escenario).Como novedad, a veces veremos a nuestro compañero en pantalla, bien ayudándonos o bien siendo atacado, en cuyo caso tendremos que rescatarle, pues si él o ella muere, se acaba la partida. Seguiremos disponiendo de hierbas verdes y sprays que nos harán la vida más fácil, desde luego.

La cantidad de armas se ha visto reducida drásticamente respecto a Umbrella Chronicles. Ya no hay varios tipos de metralletas o escopetas, esta vez solo contamos con un rifle, una metralleta… Eso si, las opciones de personalización han aumentado. Cada arma dispone de cinco parámetros (potencia, velocidad de recarga, capacidad, cadencia y fuerza al ahcer retrodecer enemigos) que podemos mejorar con el dinero que recojamos en los escenarios a base de destruir partes del mismo.

Tendremos que hacer buen uso de las armas y sus mejoras para despachar con garantías a las carretadas de monstruos que se cruzarán en nuestro camino. A las oleadas de zombis se suman los ya conocidos haunters, lickers, bandersnatch y demás fauna, todos dispuestos a hacernos la vida imposible. A estos viejos conocidos se suman nuevas criaturas, la mayoría de las cuales conoceremos en Operación Javier y de las que no voy a hablar para no chafaros la sorpresa.

Mención especial merecen los jefes finales, auténticas aberraciones producto de los experimentos biológicos de Umbrella. Nos reencontraremos con viejos conocidos como los mutados William Birkin o Alexia Ashford, además de otros como el incansable perseguidor del segundo escenario de RE2: el Tyrant 103 alias Mr. X. Todos ellos nos darán más de un dolor de cabeza pues supondrán enfrentamientos largos que pondrán a prueba nuestra paciencia y puntería.

 

Tras comprobar todos estos aspectos queda el más peliagudo: la comparación con la primera entrega. Aunque en aspectos como los gráficos, el sonido o la jugabilidad ambos cumplen con solvencia, Darkside Chronicles tiene algunas cosas que no me han gustado (a título personal, desde luego). La primera es que la cantidad de elementos destruibles del escenario es bastante inferior respecto a Umbrella Chronicles. Quizá sea una tontería, pero los escenarios me han parecido menos interactivos. Ojo, hay muchas cosas que romper, tranquilos, pero en Umbrella Chronicles había más. Otro pero que le he encontrado al juego es el nivel de narración de acontecimientos. Umbrella Chronicles nos ofrecía, al margen del recorrido por cada juego, capítulos alternativos que enriquecían el juego: el recorrido de Rebecca Chambers por la mansión Spencer, la huida de Ada, la misión de Hunk… Sin contar las interesantísimas misiones protagonizadas por Wesker, desde luego. Darkside Chronicles se queda algo cojo en este aspecto. Aunque su duración es similar a Umbrella Chronicles, pasan menos cosas. Esto se justifica por el hecho de que el recorrido es más minucioso. Por ejemplo, el recorrido de Chris y Jill por la mansión Spencer se terminaba en tres capítulos. En cambio, el recorrido de Leon y Claire en RE2 se completa en ocho capítulos, de manera que es mucho más minucioso. La contrapartida, como ya he dicho, es la ausencia de misiones secundarias. Operación Javier resulta menos interesante que el capítulo de la caída de Umbrella, de manera que a nivel narrativo creo que Darkside sale perdiendo. Eso si, revisitar RE2 y RE Code Veronica no tiene precio. El gran olvidado de esta entrega es el malo maloso Albert Wesker, que cuenta con una ligera aparición poco menos que anecdótica en el capítulo de Code Veronica y poco más, de manera que los fans del ex-capitán de los STARS quedarán algo decepcionados.Mención especial merece el modo Tofu, escenario secreto desbloqueable en el que seremos asediados por oleadas de Tofus, cosa que a los fans de RE2 les traerá buenos recuerdos.

 

Para terminar, una pequeña revisión de los tres capítulos del juego, con las variaciones que he observado respecto a las versiones originales de RE2 y RE Code Veronica así como un repaso a la Operación Javier. Aviso, hay spoilers como la copa de un pino.

MEMORIAS DE UNA CIUDAD PERDIDA (RESIDENT EVIL 2)

Un recorrido bastante fiel por los acontecimientos vividos en Resident Evil 2, considerado por muchos uno de los mejores de la saga. Claire Redfield llega a Raccoon City buscando a su hermano Chris y Leon hace lo mismo en el que sería su primer y único día de policía. Los dos se ven inmersos en el caos provocado por el desastre biológico provocado por Umbrella y se unen para sobrevivir. Recorreremos las calles de Raccoon City, la legendaria comisaria, las alcantarillas y llegaremos a los laboratorios de Umbrella. Por el camino, además de despachar hordas de monstruos, nos cruzaremos con viejos conocidos: Sherry Birkin, Ada Wong, Brian Irons, Ben Bertolucci… Ninguno se ha querido perder la fiesta. Sorprende el personaje de Annette Birkin, bastante menos recelosa que en el original y que en este juego aparece como un personaje más colaborador y preocupada por su hija Sherry. El cambio es tal que Annette incluso se autoimpone la misión de acabar con su mutado marido William para salvar a su hija. El resto aparecen tal y como yo los recordaba, lo que siempre es de agradecer, incluido el mutado William Birkin, al que tendremos ocasión de ver en todas sus formas.La narración es algo confusa y haber jugado al original así como leer los documentos que obtenemos ayuda a comprender el argumento en su totalidad. Como remate de este capítulo, nos enteramos de que al huir de Raccoon City Leon empezó a trabajar para el gobierno para garantizar la seguridad de Sherry, factor que contradice el hecho de que es Wesker quien retiene a la hija de los Birkin. Ya veremos como se resuelve esta incoherencia.

 

JUEGO DEL OLVIDO (RESIDENT EVIL: CODE VERONICA)

Revisión de los acontecimientos del que muchos dicen que es el Resident Evil con el mejor guión hasta la fecha. Intentaremos escapar de la isla Rockfort en la piel de Claire Redfield y Steve Burnside en mitad de un accidente biológico propiciado por Wesker. Nos volveremos a encontrar con el desquiciado y travestido Alfred Ashford que nos hará pasar más de un mal rato. Acabaremos en una base de la Antártida en la que, muy oportunamente, Alexia Ashford despertará de su letargo con los poderes del virus T-Veronica. Muchos de los acontecimientos del juego original se obvian y toca recurrir a los documentos para entender la trama en su totalidad. El mayor cambio en esta entrega es Alexia Ashford. Mujer de pocas palabras en el Code Veronica original, en esta ocasión nos encontraremos con una joven parlanchina y creída aunque igual de loca que su hermano, al que por cierto acaba matando (otra diferencia respecto al original). Este cambio no evita que Alexia ejerza de jefe final entre delirios de grandeza en los que se ve como la hormiga reina del mundo. Wesker, como ya se ha dicho, apenas aparece, lo que dejará a los fans con las ganas de ver un enfrentamiento entre Chris y el antagonista por excelencia de la saga RE.

 

OPERACIÓN JAVIER

Capítulo inédito que nos narra los intentos de Leon Kennedy y Jack Krauser para detener a un peligroso capo de la droga sudamericano llamado Javier Hidalgo. Misión ubicada en "alguna parte de Sudamérica" en 2002, esta misión en realidad nos sirve para que Leon, la voz cantante de este juego (igual que Wesker en Umbrella Chronicles) narre los acontecientos que han tenido lugar en RE2 y RE Code Veronica. Hablando de la misión en sí, Leon y Krauser llegan a un pueblo perdido llamado Amparo (así, como suena) buscando a Hidalgo y se encuentran con un brote vírico provocado por un virus de Umbrella, con lo que los lugareños del lugar están infectados. No son los únicos, ya que veremos armas biológicas tanto conocidas como nuevas. Conoceremos a Manuela, hija de Hidalgo, infectada con el virus T-Veronica para frenar una enfermedad mortal que padece. Manuela, sorprendentemente, no sufre las mutaciones propias del virus. Todas las dudas que se plantean se intentan resolver durante la misión, así como las motivaciones de Hidalgo. Lo más atractivo de este capítulo es ver a Leon y Krauser colaborando y salvándose mutuamente en más de una ocasión. No obstante, Krauser ya apunta maneras de su futuro comportamiento. De hecho, tenemos la oportunidad de repetir los capítulos finales, a modo de extra, desde la perspectiva de Krauser y escuchando sus pensamientos, lo que nos servirá para enterarnos de las ideas de uno de los antagonistas de RE4. Como colofón, nos enteraremos de los motivos que le llevaron a mutar su brazo. 

CONCLUSIÓN

Un gran juego, un gran shooter sobre raíles y un buen Resident Evil que en ocasiones consigue dar más miedo que RE4 y RE5 (aunque eso no sea muy complicado). Gráficamente muy bueno y rejugable a más no poder (aunque solo sea para conseguir las mejoras de las armas, los trajes y una especie de logros/trofeos similares a los de XBOX360 y PS3), Resident Evil Darkside Chronicles es de lo mejorcito de que dispone Wii. Muy recomendable, sobretodo para los amantes de la saga Resident Evil. Si tenéis la oportunidad, probadlo. No os arrepentiréis. Un saludo.