Recomendación manganime: Fullmetal Alchemist

Al margen de lo que a mi me gusta llamar la santísima trinidad del manganime (formada por One Piece, Naruto y Bleach), existen una serie de manganimes que pisan los talones a las tres grandes. Son series de gran calidad que cuentan con un buen número de seguidores y una más que merecida popularidad. Es el caso de Death Note, Soul Eater, D Gray Man o Gantz (por citar algunas, aunque hay más). Dentro de este grupo se encuentra el manganime del que quiero hablar en esta entrada, Fullmetal Alchemist. Con su conclusión a la vuelta de la esquina, el cercano final se la serie es una excusa tan buena como cualquier otra para hablaros de este gran manganime. Vamos allá.

Fullmetal alchemist se ambienta en un mundo ficticio en el que la alquimia es una ciencia. Como tal, cuenta con una serie de reglas y fórmulas que deben ser tenidas en cuenta para realizar espectaculares manipulaciones de la materia. La regla más importante que debe tener un alquimista a la hora de hacer una transmutación (proceso alquímico) es el llamado intercambio equivalente: para obtener algo, debe ofrecerse algo de valor similar. Véase como en el primer episodio se nos muestra que para arreglar una radio hecha pedazos se necesitan los pedazos de dicha radio, no se puede crear una radio de la nada. Mediante un círculo de transmutación dibujado en el suelo, un alquimista puede realizar espectaculares transmutaciones.

Fullmetal alchemist nos cuenta la historia de los hermanos Elric, Edward y Alphonse, que llevaron a cabo el mayor tabú de la alquimia: la transmutación humana, intentando resucitar a su madre. Siendo pequeños, ambos hermanos revelaron un inusitado talento para la alquimia. Su madre murió cuando ambos apenas eran unos niños y ambos juraron resucitarla. Tras perfeccionar sus conocimientos en alquimia, ambos intentaron realizar la transmutación, aportando todos los ingredientes físicos para crear un cuerpo humano adulto y dando unas gotas de su sangre para traer el alma de vuelta. Por desgracia, el proceso resultó un absoluto fracaso. La ley del intercambio equivalente se cobró la pierna izquierda de Edward, el hermano mayor y todo el cuerpo de Alphonse, el hermano pequeño. Para más inri, Edward descubrió que los que habían creado apenas era humano. Desesperado, realizó otra transmutación sacrificando su brazo derecho para atar el alma de su hermano Alphonse a una armadura.

Alphonse, ahora una armadura viviente, llevó a su malherido hermano a casa de su vecina para que le salvara la vida. Edward se vio obligado a adosar a su cuerpo una pierna y un brazo metálicos para poder moverse y ambos hermanos desarrollaron un nuevo objetivo: recuperar sus cuerpos originales. Para tener acceso a una mayor fuente de información, Edward decidió enrolarse en el ejército para obtener el título de alquimista nacional: un alquimista a las órdenes del ejército que puede ser usado como arma en cualquier momento. A cambio, los hermanos tienen ciertos privilegios y acceso a ingentes cantidades de información que hacen que descubran que lo que necesitan para recuperar sus cuerpos en la piedra filosofal, una piedra especial que permite ignorar la ley de intercambio equivalente. Es en este punto donde empieza la historia.

Fullmetal Alchemist nos ofrece una historia de gran calidad, con un guión que engancha sin remedio y unos presonajes carismáticos. Destaca la relación entre los hermanos Elric, que a pesar de discutir y llevarse mal en ocasiones, siempre acaban demostrando el cariño que sienten el uno por el otro sin caer en la ñoñería. A pesar de que al principio de la serie el objetivo de ambos hermanos es recuperar sus cuerpos originales, conforme avanza la serie se van viendo implicados en una conspiración que afecta al futuro de todo el país. No tardan en aparecer en escena los antagonistas que todo manganime shonen necesita. En este caso se trata de los homúnculos, seres de aspecto humano pero increíbles poderes y capacidad de regeneración que harán la vida imposible a los protagonistas. De estos y otros personajes hablaré más adelante.

Fullmetal Alchemist es un caso raro ya que a pesar de que inicialmente era un manga, existen dos adaptaciones a anime  (es un caso raro, pero no único, ya que con Soul Eater pasa lo mismo). El manga es de carácter mensual, con una media de 40 páginas al mes. Con este ritmo tan lento no es de extrañar que la primera adaptación al anime se vaya por la tangente y nos cuente una historia que, pese a contar con los mismos personajes, tiene diferencias argumentales casi desde el primer capítulo. Hace un año empezó una nueva adaptación del manga que sí que sigue la historia fielmente. Paso a continuación a hablar de el manga y los dos animes.

MANGA

El manga cuenta a día de hoy con 107 capítulos y ya se ha confirmado que finalizará en el capítulo 108. La calidad del dibujo es muy buena, contando con excelentes escenas de combate y muchos detalles en algunos dibujos (siempre es una gozada ver los detallitos del brazo mecánico de Edward). Los personajes se alejan del tono realista, dando en contadas ocasiones una excesiva sensación de dibujo animado, aunque no por ello dejan de ser buenos. Las escenas de alquimia son espectaculares, con rayos y efectos muy bien dibujados.

El guión, ya está dicho, es muy bueno y es casi imposible no quedarse enganchado una vez empiezas a leer. El manga está licenciado en nuestro país, de manera que adquirirlo es sencillo. Para los más impacientes (como yo) los fansubs de todo el mundo dan lo mejor de sí para ofrecer a los fans ansiosos los capítulos para que disfrutemos de las aventuras de los hermanos Elric a la vez que los japoneses.

FULLMETAL ALCHEMIST

La primera adaptación de Fullmetal Alchemist empezó a emitirse en octubre de 2003 y a pesar de contar con los mismos personajes del manga, el guión cambia sustancialmente casi desde el primer capítulo. La serie consta de 51 capítulos. La primera mitad de la serie cuenta la misma historia que el manga, introduciendo ligeras variaciones y personajes nuevos. A partir de la mitad, el argumento se desvincula totalmente del manga y nos cuenta una historia distinta. 

A pesar de los cambios, el guión de esta primera adaptación es muy bueno y raro es quien no se haya enganchado a este anime. Así mismo, la calidad del dibujo y la animación es soberbia, con personajes a los que da gusto ver moverse y escenas de batalla memorables. Las transmutaciones y sus efectos de chispas y rayos son increíbles y da gusto verlas. Los seiyus le ponen ganas al doblaje, desde luego. Y para rematar, la banda sonora es fantástica, con decenas de partituras que se adaptan a la situación. 

Si todo esto no os parece suficiente, una de las grandes bazas de esta adaptación es que no cuenta con los llamados episodios de relleno. Al ser una adaptación, estos no existen como tales y en todos los capítulos pasa algo, de manera que ver la serie es una gozada y siempre te deja con ganas de ver el siguiente capítulo. Para rematar la faena, la serie está totalmente doblada a nuestro idioma. El doblaje, como de costumbre, no alcanza el nivel japonés, pero es muy bueno,  a la altura de series como One Piece o Bleach (y muy por encima de horrores como lo que hicieron con Naruto).

Como en estas situaciones siempre hay un pero, voy a confesarlo, aunque desde luego es a título personal. El gran pero es el final, que a mí no me gustó nada (ni a nadie que conozca), pero eso deberéis juzgarlo vosotros mismos. Hay que recordar que hacer un buen final es difícil (que nos lo digan a los que seguíamos Perdidos), pero la serie, hasta el capítulo 51, es magnífica.

Al margen de varios OVAs, esta adaptación termina con la película Fullmetal Alchemist: El conquistador de Shambala. Si el final de la serie no te gusta (como es mi caso), la película no hará más que añadir clavos al ataúd. Es imposible hablar del argumento de El conquistador de Shambala sin hacer spoilers del final de la serie, de manera que tendréis que juzgarlo por vosotros mismos. 

Al margen de este hecho, la serie es muy recomendable y fue la que me motivó para leerme el manga y seguir la segunda adaptación.

FULLMETAL ALCHEMIST: BROTHERHOOD

A pesar de empezar con un capítulo original, esta serie adapta fielmente el argumento del manga original. Volvemos a encontrarnos con una excelente calidad en el dibujo y una banda sonora muy buena. Cuenta con 58 capítulos, de momento, y muchos nos preguntábamos qué pasaría cuando alcanzara al manga. Algunos esperaban un corte en la emisión. La mayoría esperábamos un final distinto al del manga. Sorprendiendo a propios y extraños, recientemente se ha anunciado que manga y anime concluirán casi al mismo tiempo, lo que supone un hecho increíble en la historia del manganime. 

Poco más que añadir de esta soberbia segunda adaptación. Sigue la excelente estela del primer anime pero con el guión del manga, lo que siempre es de agradecer.

PERSONAJES

La galería de personajes es bastante larga. Para más inri, hay personajes exclusivos de la primera adaptación al anime y otros que solo salen en el manga y la nueva adaptación. Voy a limitarme a hablar de los más importantes. En caso de ser exclusivos de una u otra adaptación, lo mencionaré.

EDWARD ELRIC

Puede decirse que junto a su hermano Alphonse, es el protagonista de la serie. Gran alquimista con mucho talento que falló a la hora de realizar una transmutación humana para resucitar a su madre. Perdió su pierna izquierda en el proceso y posteriormente sacrificó su brazo derecho para unir el alma de su hermano a una armadura. Se vio obligado a sustituir sus miembros perdidos con miembros metálicos (llamados automails) y desde entonces se juró devolverle el cuerpo a su hermano. Se convirtió en alquimista nacional, lo que le valió el sobrenombre de Alquimista de Acero. Como consecuencia de haber intentado hacer una transmutación humana, pudo ver la puerta de la verdad, lo que le otorgó la capacidad de hacer transmutaciones simplemente dando una palmada. Suele transformar su brazo metálico en una pequeña espada para pelear si la situación lo requiere. Es un hombre de ciencia, orgulloso y muy pragmático. Es también muy bajito para su edad, algo que le cabrea mucho que le recuerden. A pesar de su carácter altivo, siente un gran cariño por todos los que le rodean, especialmente por su hermano Alphonse, del que se siente culpable por su situación actual.

ALPHONSE ELRIC

El otro protagonista de la serie, aunque con menos carisma que su hermano. Perdió todo su cuerpo en la transmutación humana fallida en la que intentó resucitar a su madre, pero su hermano Ed sacrificó su brazo para atar su alma a una armadura. Así las cosas, Alphonse es una armadura viviente de dos metros de alto. A pesar de su aspecto amenazante, es mucho más inocente y crédulo que su hermano, que a veces lo avasalla (recordemos que Alphonse es el pequeño).Muchas veces lo confunden con el alquimista de acero, lo que provoca exagerado cabreos por parte de su hermano. Como no tiene cuerpo, no necesita comer, ni dormir y tampoco se cansa. Es también un gran alquimista, pero tardó más que su hermano en aprender a hacer transmutaciones con una simple palmada. Una cosa más: siente un afecto desmedido por los gatos.

CORONEL ROY MUSTANG

Aparentemente es un presuntuoso y altivo coronel del ejército, pero bajo una fría costeza exterior se oculta un hombre que siente un gran respeto y afecto por sus subordinados. Él fue el que intentó reclutar a los hermanos Elric para el ejército y uno de los pocos que conoce la verdad acerca de la fallida transmutación humana. Le llaman el alquimista de la llama, por su capacidad para generar enormes explosiones y manipular el fuego gracias a un guantes de esmeril con círculos alquímicos que le permiten generarlo con un simple chasqueo de dedos. Descubrirá la extraña conspiración que hay en el gobierno del país y dará lo mejor de sí para descubrir a los culpables.

 

WINRY ROCKBELL

Vecina de Ed y Al cuyos padres murieron en la guerra de Ishval. vive con su abuela Pinako y ambas son expertas en automails (prótesis metálicas). Es la mecánico de Edward y le saca de quicio que este maltrate sus automails (algo que el alquimista hace con preocupante frecuencia). Se ve a la legua que ambos están enamorados, pero los dos tienen tanto genio que ninguno está dispuesto a reconocerlo. Se preocupa mucho por los dos hermanos, pero éstos no siempre tienen en cuenta sus preocupaciones, lo que no impida que entre los tres haya una gran amistad.

SCAR (CICATRIZ)

Superviviente de la masacre en la guerra de Ishval. Se desconoce su nombre, de manera que se le conoce por Scar,ya que tiene una enorme y curiosa cicatriz con forma de X en la frente. Dicha cicatriz es consecuencia de una herida que le produjo un sádico alquimista. Su hermano murió en la guerra y Scar culpa a los alquimistas de la misma. Al principio de la serie apareció como un asesino de los alquimistas nacionales a los que asesinaba en nombre de su dios gracias a su brazo, que lleva cubierto de símbolos alquímicos. Dicho brazo le permite llevar a cabo transmutaciones incompletas que se limitan a destruir todo lo que toc. Posteriormente descubrimos que es un personaje atormentado que no solo busca venganza, sino también la salvación de su pueblo. 

IZUMI CURTIS

La maestra de los hermanos Elric que les enseñó gran parte de la alquimia que conocen. Los dos le tienen un pánico mortal porque es una mujer de armas tomar, muy fuerte y muy severa. También posee enormes conocimientos de alquimia, siendo la primera persona que los hermanos vieron que transmutaba sin usar un círculo de transmutación. Esto es consecuencia de una transmutación fallida en la que Izumi intentó resucitar a su hijo. La transmutación, como es de suponer, fracasó, de tal forma que Izumi perdió algunos de sus órganos internos, lo que provoca que a veces se ponga a sangrar por la boca sin previo aviso. A pesar de su mal genio, siente un gran cariño por los hermanos Elric e intenta ayudarles siempre que puede.

ALEX LOUIS ARMSTRONG

Alquimista nacional apodado Brazo Poderoso. Tiene una especie de puños americanos que le permiten hacer espectaculares transmutaciones que siempre son rematadas con efigies de sí mismo. Es un hombre enorme, muy alto y dispone de una gran musculatura de la que está muy orgulloso y de la que presume siempre que puede. Es un valioso aliado de los hermanos Elric, merced a su fuerza y su gran sentido del honor. Sus poses siempre son una buena excusa para echarse unas risas.

HOHENHEIM ELRIC

El padre de los hermanos Elric, un hombre misterioso que abandonó a su mujer y a sus dos hijos cuando éstos eran apenas unos bebés. Edward está muy resentido con él, ya que le culpa de la muerte de su madre. Alphonse, en cambio, le profesa un gran cariño y respeto. Es un gran alquimista y no se ttarda en descubrir que está implicado de alguna manera en los acontecimientos que tienen lugar en la serie.

LOS HOMÚNCULOS

Los antagonistas de la serie. Son un grupo se seres con apariencia humana pero con distinto origen según la primera adaptación y el manga. Tienen el nombre de los siete pecados capitales (Gula, Envidia, Lujuria, Avaricia,etc). Cada uno de ellos tiene un extraño poder: generar una armadura impenetrable, transformarse en otras personas, gran habilidad con la espada… Además disponen de una inusitada capacidad de regeneración, lo que les hace muy difíciles de derrotar. Tanto en el manga como en la primera adaptación al anime están dirigidos por una persona misteriosa que tiene un oscuro propósito.

Hasta aquí el apartado de personajes. Hay más, algunos más relevantes, otros menos, pero ponerlos todos es poco menos que imposible (al menos sin hacer que la entrada sea larguísima).

CONCLUSIÓN

Y hasta aquí la entrada. Espero que le déis una oportunidad a esta gran serie en cualquiera de sus formas, ya sea leyendo el manga o viendo cualquiera de las dos adaptaciones(ambas tienen grandes diferencias, pero ambas merecen la pena). En apenas dos semanas tendremos la oportunidad de leer la conclusión de la épica historia de los hermanos Elric. Esperemos que merezca la pena. Un saludo.

 

Un poquito de cine: Un ciudadano ejemplar

La venganza es siempre una buena excusa para dotar de una trama interesante a una historia. Grandes exponentes del mundo de la literatura, el cine, los videojuegos o incluso el manganime basan su atractivo en el papel del vengador dispuesto a hacer pagar por sus crímenes a aquellos que lo perjudicaron. Ahí tenemos El conde de Montecristo, con un inocente Edmundo Dantés que es encerrado injustamente en una prisión durante años, hasta que logra fugarse y elabora un cuidadoso plan de venganza para hacer pagar a sus enemigos. Nuestro buen amigo Kratos es también un buen exponente de la venganza, siempre dispuesto a hacer pagar a los dioses todo lo que le han puteado. En el terreno del manganime, ahí tenemos a personajes tan carismáticos como Uchiha Sasuke en Naruto (aunque al final el pobre no sabe muy bien de quien tiene que vengarse y de quien no). Aunque a veces se disfrace de justicia, la venganza está ahí y la película que tuve ocasión de disfrutar el fin de semana pasado se basa en eso. Vamos a dar un pequeño repaso a Un ciudadano ejemplar.

La película empieza de una manera muy calentita. Tenemos a Clyde Shelton (Gerald Butler) disfrutando de una tranquila velada en casa en compañía de su mujer y su hija. No tardan en irrumpir en su casa dos delincuentes, uno de los cuales apuñala a Clyde, a su mujer y a su hija. Clyde es el primero en recibir la puñalada y casi inconsciente es testigo del destino de su mujer y su hija. Posteriormente descubrimos que Clyde consigue sobrevivir pero su hija y su mujer no. Para más inri, el ayudante del fiscal, Nick Rice (Jamie Foxx) opta por hacer un trato con el asesino de la familia de Clyde para que inculpe a su compañero. Clyde observa impotente este hecho pues, a pesar de sus protestas, Nick asegura que no van a obtener un resultado mejor en el juicio. El asesino de la familia de Clyde queda libre, su compañero va a la cárcel y Clyde observa como Nick le estrecha la mano al asesino para agradecerle su colaboración. Y ya la tenemos liada.

Han pasado diez años y se va a proceder a la ejecución del compinche del asesino de la familia de Clyde. La ejecución, en teoría indolora, se resuelve con una muerte muy agónica por parte del preso. Por otra parte, Clyde captura al hombre que asesinó a su familia. Lo ata a una mesa y, previa descripción de todo lo que va a hacerle, lo descuartiza muy lentamente y, no contento con eso, lo graba en vídeo. Minutos después es detenido y llevado a prisión.

Nick es el fiscal encargado de procesar a Clyde y, aunque al principio incluso se muestra satisfecho de la venganza personal que ha llevado Clyde a cabo, no tarda en evidenciarse que el plan de Clyde acaba de empezar. Sistemáticamente, todos los implicados en el juicio empiezan a morir uno detrás de otro y, para desesperación de Nick, Clyde parece ser el responsable, a pesar de que ya está encerrado. Nadie está a salvo. Clyde no tiene un plan. Tiene EL plan y parece que nadie puede pararlo.Está a dispuesto no solo a vengarse sino a demostrar lo corrupto que es el sistema judicial norteamericano.

Aunque la película empieza bien y es interesante, el último tercio cae un poco en el tedio y sobretodo al final (que no voy a contar para no reventarla). Junto con la idea de la venganza, en la película observamos una crítica al sistema judicial estadounidense que parece ser capaz de dejar gente culpable en libertad sin excesivos tapujos.

La película se deja ver, sobretodo si te gusta el rollo vengativo pero, ya está dicho, acaba aburriendo en su parte final. Película interesante para pasar el rato a la que tenía muchas ganas pero que me ha dejado con la impresión de que podría haber sido bastante mejor. Queda a vuestra elección si la veis o no. Un saludo.

Análisis: The legend of Zelda: Twilight Princess

A pesar de que ya me terminé esta entrega de la saga Zelda hace tres años en su versión de Gamecube, recientemente he tenido la oportunidad de jugar y acabar la versión de Wii. Me hacía ilusión la tontería de mover el mando de la Wii y ver como el amigo Link pega espadazos, amén de otras tonterías como apuntar con el mando con el arco o el tirachinas o el simpático mini juego de pesca en el que el nunchuk sirve para recoger el sedal. en esta entrega quería hacer un análisis del juego, además de hablar un poquito de la historia que tuvo que vivir Twilight Princess para llegar al mercado. Tambien quiero hablar un poco de el otro Zelda de Gamecube, Wind Waker. Pero empecemos hablando del juego. Ya me iré por las ramas más adelante.

Twilight Princess nos pone una vez más en la piel de Link (o como queramos llamarlo) en su enésima aventura para salvar Hyrule. En esta ocasión, Link es un habitante de una pequeña aldea situada al sur de Hyrule llamada Ordon. Link es un granjero que dedica su vida a recoger leña, guardar cabras en el establo y demás actividades propias de su profesión. Al empezar el juego, Link recibe el encargo de llevar unos presentes a la ciudadela de Hyrule, pero como es de suponer las cosas se complican. Aparecen unos monstruos que secuestran a los niños de la aldea a la vez que un extraño muro negro aparece en los límites de Ordon. Link se lanza en persecución de los monstruos, pero el muro negro le impide el paso. De pronto, una mano atrae a Link al otro lado del muro. Al otro lado se encuentra el mundo que Link conoce pero bañado en una extraña luz propia del crepúsculo del día. Para más INRI, Link sufre una extraña transformación y pasa a convertirse en lobo. En esta forma, Link queda inconsciente y es apresado y llevado a una mazmorra. Y ya tenemos la aventura servida.

Como juego aparecido en la recta final de la vida de Gamecube (y principios de Wii), Twilight Princess presenta un nivel gráfico de escándalo, de lo mejorcito visto a finales de la pasada generación(y de lo mejor de Wii, todo hay que decirlo). A imagen y semejanza de Ocarina of Time, disponemos de un gran escenario central (la pradera de Hyrule) que podemos recorrer a nuestro antojo para ir progresando en nuestra aventura. El juego es grande y muy detallado, con texturas muy agradables a la vista, buenos efectos de iluminación y un Link que se puede perfectamente. Los vídeos están hechos con el motor del juego pero suelen contar con un enfoque muy peliculero. El resto de personajes y enemigos no desmerecen el conjunto y algunos elementos como el agua, transparente y con un excelente movimiento en su superficie, son para quitarse el sombrero. No obstante, aunque el apartado gráfico se sigue manteniendo fresco, algunas texturas se ven borrosas y las zonas del mundo del crepúsculo abusan de todos anaranjados y chillones que pueden no resultar del agrado de más de uno. De todas maneras, el nivel gráfico es sobresaliente. 

A nivel sonoro, la cosa sigue siendo igual de buena. La banda sonora no está orquestada, pero no por ello deja de ser buena. Oiremos partituras que repiten de juegos anteriores (con sus correspondientes variaciones, desde luego) además de nuevas melodías que no desmerecen el conjunto. Los efectos de sonido son los típicos de la saga, de manera que escucharemos espadazos, flechazos y demás parafernalia. Una vez más, no hay voces. Los personajes producen gemidos, jadeos o gorjeos que pretenden emular voces y transmitirnos su estado de ánimo. Nuestro buen amigo Link sigue siendo mudo, como de costumbre, y aparte de sus gritos al atacar no le oiremos decir nada. En el otro extremo tenemos a Midna, la acompañante de Link en este juego cuyos soniditos son de lo más variado y recuerdan a los gruñidos de Banjo-Kazooie. Los diálogos, muy abundantes, están traducidos a nuestro idioma.

La mecánica de juego es la típica a la que nos tiene acostumbrado la saga Zelda. Tendremos que ir avanzando a través del gran mundo del que disponemos, atravesando mazmorras que nos obligarán a estrujarnos los sesos para llegar a la siguiente habitación, buscando llaves, objetos y demás. Al empezar el juego, el equipamiento de Link es nulo, pero conforme avancemos obtendremos el descomunal inventario al que Link nos tiene acostumbrado (y como de costumbre, nunca sabremos donde mete tanto trasto). A los clásicos espada y escudo, se unen los invitados de costumbre: el tirachinas, el arco, el boomerang, las botas de hierro, el gancho (renombrado zarpa), el traje para poder nadar bajo el agua… Tendremos nuevos objetos como el aerodisco, que nos permitirá avanzar por raíles que hay en algunas paredes, el cetro del dominio, que nos permitirá controlar algunas estatuas o el mangual, una cadena con una bola pesada al final con la que romperemos paredes de hielo y provocaremos grandes daños a los enemigos.

La sensación general que produce Twilight Princess es estar jugando a una versión corregida y aumentada del impresionante Ocarina of Time, aunque a TP le falta cierta dosis de carisma y novedad, pues aunque se nos ofrecen nuevas situaciones (peleas a caballos, objetos nuevos, situaciones distintas, la transformación en lobo) la sensación de deja vu a ratos es muy patente. No obstante,Twilight Princess es también un juegazo como la copa de un pino aunque, por desgracia, no es Ocarina of Time.

La historia es buena y, aunque típica, consigue mantener el interés del jugador. Una vez Link es transformado en lobo y encerrado en una celda en el extraño mundo del crepúsculo, no tardamos en conocer a Midna, un extraño bichejo femenino que se aviene a ayudarnos si le prestamos nuestra ayuda. No tenemos mas opción, desde luego, de manera que, con Midna sobre nuestro lomo, no tardaremos en descubrir que estamos en el castillo de Hyrule y que el tirano del llamado Mundo del Crepúsculo, un mundo paralelo al que habitan Link y compañía, está privando al mundo de Link de la luz que lo caracteriza para sumirlo en las tineblas del crepúsculo. Casi al empezar el juego conocemos a Zelda, la eterna princesa secuestrada, que nos cuenta que se rindió en su batalla contra el tirano de las sombras para salvar a su pueblo. Como es de suponer, la misión de salvar a Hyrule y devolverle la luz recae en los hombros de Link, aunque el primer paso es sin duda recuperar su forma humana.

Sorprende el personaje de Midna, odiosa y aprovechada al principio, no tardaremos en descubrir su historia y encariñarnos bastante con ella. La presencia de Zelda en el juego es poco menos que testimonial recayendo casi todo el protagonismo en Midna y, desde luego, en el chico mudo de los ropajes verdes.

Hasta aquí el análisis. Ahora quiero hablar un poco de las circunstancias que rodearon la llegada de Twilight Princess al mercado del videojuego. Siento decirlo, pero yo debo ser de los pocos que no disfrutó de la anterior entrega, Wind Waker. El estilo de los gráficos, el famoso Cell Shalding, nunca terminó de convencerme. La prometida expresividad del rostro del Link dibujo animado se quedó a medio camino. Así mismo, detalles como el agua, elemento con el que tengo cierta obesisón en su recreación virtual, no me gustó nunca. Aquella agua de dibujo animado me hacía pensar que cada vez que Link se zambullía lo hacía en una piscina de pintura azul. El juego se me antojó muy simplón a nivel gráfico porque, ya lo he dicho, los gráficos Cell Shalding de Wind Waker no me convencieron. Para no decir que no solo de gráficos vive el jugón, lo cierto es que Wind Waker tampoco me convenció en otros aspectos. El descomunal mapeado era…eso, descomunal, pero en la inmensa mayoría del mar de Wind Waker no había nada. Quitando las islas principales, el resto eran poco más o menos peñascos que poco aportaban a la aventura. Wind Waker se desmarcaba de Ocarina of Time, desde luego, pero a mí nunca me conquistó. En fin, ahí queda mi opinión, podéis empezar a tirarme piedras, pero no voy a cambiarla.

Con todo lo expuesto en el párrafo anterior quiero justificar el hecho de que el anuncio de Twilight Princess me llenó de alegría, pues el retorno a los gráficos realistas me gustaba más (llamadme superficial, pero bueno, nadie es perfecto). Por desgracia, a mi modo de ver, Twilight Princess fue un juego bastante maltratado aunque en última instancia los más perjudicados fuimos los usuarios. Inicialmente, el juego estaba previsto para aparecer en verano de 2005, pero empezó a sufrir retrasos sin misericordia con la excusa de mejorarlo y que fuera perfecto. Si nos situamos un poco en el contexto, Gamecube estaba perdiendo la batalla contra PS2, de manera que la aparición de un nuevo Zelda podría haber ayudado al cubo de Nintendo. Por desgracia, la empresa de Kioto decidió ir más allá y no tardó en quedar claro que ya daban a Gamecube por perdida.

Del verano de 2005 se pasó a la navidad de 2005 y después, para desesperación de muchos, a la primavera de 2006. Con todos estos retrasos y a pesar de las excusas de nintendo, a título personal creo que la idea de la compañía era retrasar el lanzamiento de Twilight Princess para que coincidiera con el lanzamiento de Wii. Al margen de las explicaciones de nintendo, los hechos posteriores creo que me dan la razón. Al final la aparición de Twilight Princess se fechó en diciembre de 2006, coincidiendo con la aparición de Wii en el mercado. No tardó en confirmarse que habría una adaptación del juego para Wii que en teoría aprovecharía las posibilidades del nuevo mando, pero la cosa se pasó de castaño oscuro.

Recuerdo las navidades de 2006 como una época en la que mi confianza en nintendo se fue al garete. La versión de Twilight Princess de Gamecube no sólo apareció más tarde que la de Wii (prueba descarada que demuestra que se pretendía impulsar las ventas de la nueva consola), sino que además apenas se distribuyeron copias de la versión de Cube, de tal forma que encontrar el juego para el cubo se convirtió en una odisea que muchos recordarán con disgusto.Me alegro de contarme entre los afortunados que encontraron una copia para la versión del cubo.

Eventualmente, la estrategia se nintendo se reveló, creo yo, como algo absurdo. Wii no tardó en empezar a venderse a capazos pero Twilight Princess no era un juego que el público al que va dirigida Wii desease jugar. Twilight Princess, a pesar de ser un gran juego que se vendió bien, fue un Zelda muy desaprovechado. 

Habiendo terminado la versión de Wii hace apenas un par de horas, lo cierto es que las impresiones que me he llevado no han sido buenas. Se nota demasiado que el juego fue concebido para Gamecube y remodelado para Wii. Lo de mover el mando para dar espadazos es gracioso, pero innecesario. Al apuntar no voy a negar que el mando de Wii es más preciso que un joystick, pero a veces el propio personaje se interpone en la trayectoria del punto de mira y no te deja ver. Lo de tirar la caña y recoger el sedal con el nunchuk es algo divertido, pero que, una vez más, no hacía falta. La ausencia de un segundo joystick para mover la cámara se echa a veces de menos. Girar la cámara con Z ayuda, pero como tengamos un objeto al que podamos fijar cerca ya la tendremos liada.

Con esta agridulce sensación me he quedado tras jugar a Twilight Princess en Wii, lo que es una pena porque el juego es realmente bueno. Como muchos, espero como agua de mayo la siguiente entrega de Zelda, esta vez desarrollada ex-profeso para Wii, aunque lo único que conocemos de momento es un mísero dibujo que poco o nada nos aporta. Ya veremos qué derroteros toma esta gran saga en su próxima entrega. Un saludo.