Retroanálisis: Golden Sun: La edad perdida

Es curioso comprobar que, entre las numerosas entradas de los blogs de gamefilia, es bastante habitual ver cada uno o dos meses un análisis de Golden Sun. Esto da una idea del nivel de popularidad de este juegazo deGame Boy Advance. Méritos le sobran, desde luego, pero es curioso comprobar que apenas hay entradas que hablen de la segunda entrega. Aunque pensaba hacer dos entradas, una de la primera entrega y otra de la segunda, ya he leído análisis muy buenos del Golden Sun original muy difíciles de superar, de manera que esta entrada se centrará en la secuela de Golden Sun: La edad perdida, aunque hablaré de la primera entrega a ratos, ya que para explicar la historia es imprescindible conocer la del original. Adentrémonos en la conclusión de las aventuras de un grupo de adeptos dispuestos a darlo todo para salvar su mundo.

El primer Golden Sun formaba parte de la primera hornada de juegos de Game Boy Advance y sorprendió a propios y extraños con un nivel de calidad inesperado. Camelot hizo muy bien su trabajo y nos regaló una aventura que, sin introducir nada nuevo en el terreno de los RPG, se hizo un hueco en el corazón de muchos jugones. Las razones son diversas:unos gráficos espectaculares para la época, un sistema de juego que combinaba combates y exploración de una manera excelente, sistema de batallas simple pero efectivo y una historia que, pese a contar con topicazos y personajes bastante planos, enganchaba y hacía las delicias de los seguidores del género. Quizá llegados a este punto, convenga hacer un breve resumen de la historia de Golden Sun. Intentaré ser breveporque lo que nos interesa es la segunda entrega.

Golden Sun empezaba una noche de tormenta en la aldea de Tale. Los habitantes del lugar son adeptos, personas que disponen de un poder llamado Psinergía que les permite, por ejemplo, mover objetos sin tocarlos. La historia arranca con el protagonista, Hans, adepto de tierra, saliendo de su casa impulsado por su madre, ya que una descomunal roca está cayendo desde el monte Aleph y los aldeanos, pese asus poderes psinérgicos, apenas pueden detenerla. Hans huye en dirección a la plaza del pueblo y en su camino se reúne con Garet, adepto de fuego y ambos siguen huyendo. Por desgracia, la roca termina por caer y en su camino arrastra al padre de Hans y a los padres y al hermano de Nadia, amiga y vecina de los protagonistas. Cuando Hans va a buscar ayuda se topa con Saturos y Menardi, individuos sospechosos que apalean a Hans y Garet sin miramientos, tras lo cual huyen.

Tres años después, Hans y Garet han mejorado sus poderes psinérgicos y reciben lecciones del erudito Kraden junto a Nadia. Como parte de su aprendizaje, Kraden les lleva al templo que hay en el monte Aleph donde,tras resolver unos acertijos, obtienen las cuatro estrellas elementaleslas cuales tienen el poder de romper el sello de la alquimia que hay enel mundo de Weyard. La alquimia fue sellada en el pasado ya que los seres humanos, en su ambición, estuvieron a punto de destruir el mundo con ella. Para liberar el sello de la alquimia, los cuatro faros elementales que están repartidos por todo el mundo de Weyard deben ser encendidos con las estrellas elementales.

Por desgracia, Saturos y Menardi reaparecen y les roban las estrellas a Hans y Garet, con ayuda de Felix, el hermano de Nadia al que creían muerto y Álex, adepto de agua que es su cómplice. De paso, secuestran a Kraden y Nadia y el robo de las estrellas desencadena una erupción. Hansy Garet escapan de la erupción por los pelos ayudados por el Sabio, unapiedra parlante con un ojo que tiene grandes poderes. El Sabio es el guardián de las estrellas elementales y les encomienda a Hans y Garet que recuperen las estrellas y eviten que los faros sean encendidos.La aventura está servida.

En su viaje, Hans y Garet conocen a Iván, adepto de viento que se une a su grupo. Posteriormente llegan al faro de Mercurio donde conocen a Mia,adepta de agua que también se une a ellos para impedir que el faro sea encendido. Por desgracia,a pesar de luchar y derrotar a Saturos, el grupo no consigue evitar que enciendan el faro y Saturos, con la colaboración del renegado Álex,escapa. El juego continúa con la persecución hasta el faro de Venus, donde Hans y compañía luchan contra Saturos y Menardi pero, a pesar de derrotarlos y esta vez acabar con ellos, el faro de Venus también es encendido. La aventura está en su punto álgido cuando Hans y sus compañeros parten en un barco para continuar su viaje. Y en este punto terminaba Golden Sun, dejándote con cara de tonto y con ganas de sabercomo acababa la historia.

Golden Sun: La edad perdida se hizo desear pero por fin llegó al mercadoy cerró todos los interrogantes de la primera entrega. La secuela mantiene muchas de las características del original, como el motor gráfico o el sistema de batalla, pero introduce nuevas psinergías, nuevos Djinns, nuevos personajes y un largo etcétera que detallaré más adelante.

A nivel gráfico La edad perdida cumple con solvencia. El apartado gráfico es muy bueno, a pesar de reutilizar el de la primera entrega, aunque este ya era excelente de por sí. Distinguimos tres aspectos muy diferenciados: por una parte, los pueblos, aldeas, ciudades y mazmorras,lugares amplios, llenos de detalles y personajes y animales paseando por ahí que dotan al juego de dinamismo. Los entornos son una gozada para la vista y da gusto pasear por los lugares de La edad perdida. En segundo lugar tenemos el mapa general, a través del cual nos desplazaremos. Aquí la cosa flojea un poco, pues el entorno, aunque grande, está muy pixelado y puede hacer un poco de daño a la vista. Además apreciaremos una gran desproporción entre el tamaño del escenarioy nuestro personaje, pero dado que estamos ante una portátil, es disculpable. En tercer lugar tenemos las escenas de batalla, con personajes grandes y detallados (aunque algo pixelados), enemigos bien recreados y soberbios efectos en forma de explosiones, chispas, rayos y demás que son una pasada para lo que Game Boy Advance podía ofrecer. Ambos juegos comparte motor gráfico pero el resultado es, en ambos casos, de lo mejor que podía dar de sí GBA.

A nivel sonoro la cosa se mantiene al mismo nivel que el gráfico, con melodías perfectas que te sorprenderás tarareando y de gran calidad a pesar de venir de una Game Boy. Hay temas memorables, como el que suena cuando recorremos el mapa del mundo, el de las batallas o el de algunas ciudades puntuales, pero el nivel general es soberbio. Repiten algunas melodías de Golden Sun (como el eterno tema del desierto), pero se agradece la cantidad de nuevas partituras. Los efectos de sonido van a la zaga, con chasquidos y efectos para las batallas y balbuceos para lasescenas de diálogo, que dan el tipo pero no sorprenden.

El sistema de control es sencillo pero efectivo: andar, examinar, correry poco más en los mapas y pueblos. En las escenas de batalla, contamos con los comandos típicos: atacar, psinergía (magia), objeto, defender y huir. Más clásico y fácil de utilizar imposible. Las psinergías pueden emplearse fuera de la batalla y son imprescindibles para superar los puzzles del juego. Al plantel de psinergías de la primera entregar (mover, revelar, elevar, congelar, etc) se añaden una buen puñado que nos dan nuevas habilidades: atar cuerdas, secar agua, meternos bajo tierra, hacer estallar cosas… La lista de nuevas habilidades es bastante larga y tendremos que estrujarnos los sesos para superar las mazmorras.

Golden Sun: La edad perdida es un juego mucho más largo, difícil y exigente que el original. Las mazmorras son más complicadas, las nuevas psinergías dan mucho juego, el mapeado es muchísimo más grande (tendremos incluso la posibilidad de recorrer el mudno a pie o en barco), los enemigos son más fuertes… La edad perdida es el típico caso de secuela que consigue ser supeior en muchos aspectos al original.

Entre el plantel de novedades nos reencontramos con los Djinn, pequeños bichejos que cuentan con el poder de los cuatro elementos: tierra (Venus), fuego (Marte), agua (Mercurio) y viento (Jupiter). Como en Golden Sun, los Djinn potencian las habilidades de los personajes, des dan nuevos poderes y les permiten realizar espectaculares invocaciones en los combates. Como es de suponer, hay nuevas invocaciones, aunque esta vez tendremos que encontrarlas, ya que estarán dispersas en forma de pequeñas tablas, algunas a la vista pero la mayoría muy escondidas. Las nuevas invoaciones requerirán asignar nuevos distintos tipos de Djinn, lo que nos obligará a buscar a estos bichejos si queremos disfrutar de sus ventajas.

También repite el sistema de clases, ya que según el tipo de Djinn que asignemos a un personaje tendrá una clase u otra, con sus psinergía y habilidades diferentes. La lógica nos puede decir que lo normal es asignar los Djinn de tierra al adepto de tierra, pero si empezamos a hacer combinaciones de Djinn otorgaremos nuevas habilidades al personaje en cuestión. Las posibilidades, si bien no son ilimitadas, si son muy variadas y podemos pasarnos un buen rato haciendoexperimentos.

Pasemos ahora con la historia. Golden Sun terminaba cuando más interesante estaba la cosa, de manera que su secuela prometía seguir conlas aventuras de Hans y compañía. Nada más lejos de la realidad, pues al empezar el juego seremos conscientes de que manejamos a otro plantel de personajes, que si bien aparecían en la primera entrega, estaban en el otro bando. De esta manera, el cuarterto protagonista está formado por Félix, adepto de tierra y hermano de Nadia, la propia Nadia, adepta de fuego, Sole, adepta de viento secuestrada por Saturos y Menardi en los últimos compases de Golden Sun y Piers, adepto de agua al que conoceremos en el primer tercio de partida. En el grupo también contamoscon Kraden, el erudito que inició todo el berenjenal, pero como el viejo no es controlable y solo se dedica a hablar, tampoco molesta demasiado. Como antagonistas están Agatio y Karst, ésta última hermana de la fallecida Menardi. A pesar de que Félix y compañía tienen el mismoobjetivo que Karst y Agatio, éstos no confían mucho en nuestro protagonistas y se producirán conflictos. Para rematar el asunto de vez en cuando nos toparemos con Álex, cuyos objetivos no están del todo claros.

A pesar de que conforme vaya avanzando la aventura conoceremos a un buenplantel de personajes, de Hans y compañía, los hérores del Golden Sun original, no sabremos nada hasta que esté bien avanzado el juego. El momento del reencuentro es épico, pues por fin se resuelven muchas dudas, como el afán de Félix por encender los faros. Además, Hans y compañía se unirán a nuestro equipo y, si habéis jugado al Golden Sun original, podréis importar nu nivel, objetos, Djinn y habilidades mercedal cable link o a un larguísimo password.

Uno de los peros que sele puede poner a este juego son los diálogos, casi siempre interesantes, pero muy largos e insufribles en ocasiones. Y, desde luego, para disfrutar al 100% de La edad perdida es casi imprescindible haber jugado al Golden Sun original. 

CONCLUSIONES

GoldenSun: La edad perdida es un juegazo que termina de manera sobresaliente la historia que se empezó a contar en el Golden Sun original. Es un juego mucho más grande, largo y ambicioso que su precuela, pero carece del factor novedad del que dispuso Golden Sun. De todas maneras es un videojuego soberbio que ha envejecido muy bien y al que da gusto volver ajugar. A pesar de ser una segunda parte, lo cierto es que La edad perdida es más una conclusión del original y no es descabellado considerar a los dos juegos como uno sólo partido en dos. Esta segunda parte, ya está dicho, es más larga y difícil, pero conserva el espíritu de la primera.

Con el E3 ahí mismo solo me queda esperar que haganalgún anuncio de Golden Sun 3, del que se habló un poco el año pasado ydesde entonces nada. Faltará ver si saldrá en DS o acabará en el catálogo de la futura 3DS. El tiempo lo dirá. De momento, siempre podremos recordar y disfrutar las dos soberbias entregas de Golden Sun en Game Boy Advance.

 

Sinopsis y comentarios de la última temporada de 24

A pesar de que el final de 24 no era algo tan esperado y cacareado como el de Lost, la conclusión de las aventuras de Jack Bauer era algo que yo temía y deseaba a partes iguales. Como me conozco, he esperado a que la octava y última temporada de la serie protagonizada por Kiefer Sutherland fuera totalmente emitida para poder verla de un tirón sin tener que sufrir molestos parones entre capítulo y capítulo.Hace escasos minutos he visto el último capítulo que ha puesto fin a las andanzas del ex-agente de la CTU. Ha sido un final que no me ha dejado indeferente, de manera que he decidido escribir esta entrada. 

Vaya por delante el hecho de que voy a incluir spoilers de los gordos que irán in crescendo según avanza la entrada. La escribiré por secciones poniendo avisos.Estas son mis impresiones de la temporada final de 24, otro de los intesísimos días de la vida de Jack Bauer. Vamos allá.

LAS PRIMERAS HORAS (spoilers mínimos)

La octava temporada de 24 empieza a las 16:00, dos años después de los acontecimientos de la séptima y transcurre en la ciudad de Nueva York. Jack Bauer, salvado in extremis por su hija del arma biológica con la que se infectó en la temporada 7, está recuperado. Se nos muestra a un Jack hastiado, que intenta olvidar su pasado y centrarse en lo que le queda de familia: su hija y su nieta. 

Por desgracia, las cosas no tardan en torcerse. Está a punto de firmarse un tratado de paz histórico entre Estados Unidos y el ficticio país de Kamistán pero hay un complot para asesinar al presidente de dicho país, Omar Hassan. Bauer, como es de esperar, acaba metido en el fregado casi sin querer. La reabierta CTU de Nueva York se ve incapaz de afrontar los hechos y Bauer, una vez más, parece que es el único que puede sacarles las castañas del fuego.

En estos primeros capítulos nos reencontramos con viejos conocidos como la incombustible Chloe O’Brian, que parece tener problemas para adaptarse a la nueva CTU, la presidenta Allison Taylor, su colaborador Ethan Kanin y durante los primeros capítulos vemos a una adulta Kim Bauer que parece dispuesta a ayudar a su padre. Hay caras nuevas, desde luego: Cole Ortiz, agente de campo de la reabierta CTU que siente un gran respeto por Jack, Dana Walsh, prometida de Cole y analista jefe de la CTU o Brian Hastings, jefe de la CTU que parece tener más madera de burócrata que de líder en situaciones de crisis.

La situación supera las capacidades de la CTU. Los terroristas son unos radicales del país de Omar Hassan contrarios al tratado de paz que éste pretende firmar. Como de costumbre, son unos malos muy malos y muy bien preparados que tienen infiltrados en todas partes. Bauer no quiere verse metido en el fregado, está harto de sacarle las castañas del fuego al país y, tras una inicial pero vital colaboración, quiere volver a Los Angeles con su hija y su nieta. Por suerte o por desgracia, tanto Kim como Chloe le convencen de que se quede para hacer lo que mejor se le da: frustrar los planes de los malos.

CAE LA NOCHE (spoilers de nivel medio)

Gracias a Jack, el atentado contra el presidente Hassan fracasa, pero la cosa solo ha empezado a liarse, como de costumbre. Ha sido el propio hermano del presidente el que le ha traicionado y Jack y compañía no tardan en descubrir que la mafia rusa está implicada y puede proveer a los terroristas árabes con uranio. La CTU necesita a alguien para que se infiltre entre los rusos y la elegida es Renee Walker, ex-agente del FBI que conocemos en la temporada 7 y que acabó transformada en una versión femenina de Bauer en lo que a métodos expeditivos se refiere. 

La ex-agente no está del todo en sus cabales y, aunque acepta infiltrarse, sus métodos son brutales, pues no duda en cortarle un pulgar a su contacto ruso para que le lleve con su jefe. Jack se da cuenta del estado de Renee, pero la misión debe continuar.

En estos capítulos disfrutamos del mejor Jack Bauer, al que estamos muy acostumbrados los seguidores de 24: frío, calculador, inteligente, capaz de acabar con todo y con todos… El amigo Jack sigue siendo un crack, pues habla idiomas, es apuñalado y casi ni se entera, le torturan y se queda igual (tras estrangular a su torturador con los pies), se carga docenas de malos el solito… Una gozada para los amantes de la acción.

No se puede decir lo mismo de sus compañeros: Renee es una mujer torturada a la que no le importa su vida y está a punto de cargarse la misión. El presidente Hassan, preso de la paranoia por el intento de asesinato que ha sufrido ve enemigos por todas partes (y con alguno acierta), el nuevo director de la CTU solo piensa en salvar su culo cuando la cosa se complica (aunque se redime)… En fin, que una vez más somos testigos de lo peor del ser humano, aunque siempre queda sitio para algo de bondad y escenas de acción a cascoporro, desde luego.

Para complicar las cosas a Jack y compañía, los terroristas consiguen hacerse con el uranio y amenazan con hacer estallar una bomba nuclear en Nueva York. La cosa se pone más caliente que nunca.

LLEGA EL DÍA, PERO NO LA ESPERANZA (spoilers bastante gordos)

El amanecer trae luz a las vidas de Jack y compañía, pero poco más. Los terroristras quieren a Hassan a cambio de la bomba, a lo que la presidenta Taylor se niega. Por desgracia, alguno de sus colaboradores no está de acuerdo y orquesta un ataque para secuestrar a Hassan (americanos luchando contra americanos, lo que faltaba…).

Por suerte, nuestro amigo Jack, junto a una recuperada Renee, está al pie del cañón y, escoltando al presidente y su familia, se carga a los agentes insurrectos (demostrando que es poco menos que un dios). Por desgracia, es el propio Omar Hassan el que se entrega para evitar que detonen la bomba. Llegados a este punto, el presidente es un tío que cae bastante bien a pesar de las cagadas que ha hecho y demuestra su entereza y valor al ser torturado por los terroristas que intentan que reniegue del tratado de paz. Omar se niega una y otra vez (ole sus huevos).

Se inicia una carrera contrarreloj para rescatar al presidente de Kamistán y Jack va a la cabeza de la misma con Renee y el agente Cole Ortiz a remolque. Como en 24 no te puedes fiar ni de tu padre, el pobre agente Ortiz ha descubierto que su prometida Dana Walsh es una inflitrada que está ayudando a los terroristas (qué buenos son los jodidos, tienen infiltrados por todas partes). Dana Walsh es un personaje que te empieza dando un poco de penilla, ya que tiene un exnovio que la putea bastante. Por desgracia, en cuanto descubren su tapadera no duda en liarse a tiros para escapar. Cole la detiene y Jack, como de costumbre, le saca la verdad a su manera: un poquito de estrangulamiento y un acuerdo de inmunidad y Dana revela la ubicación de Omar Hassan.

Por desgracia, 24 es un drama de acción, de manera que a pesar de sus esfuerzos, Jack y compañía no llegan a tiempo y el pobre presidente es degollado antes de que lleven. Los terroristas, para más INRI, lo han colgado en internet. Para variar un poco, Jack ha fracasado. El tratado de paz de va al carajo y todo ha terminado.

HORAS FINALES: EL JACK BAUER MÁS BESTIA Y VENGATIVO QUE SE HAYA VISTO (spoilers gordísimos, cuento el final y todo,estáis avisados)

Con Hassan muerto, Jack ha cumplido y se va con Renee a su casa a disfrutar de un buen rato. Por desgracia, resulta que aunque todos los terroristas islámicos están muertos, eran los rusos los que les estaban ayudando desde las sombras. Uno se encarga de rematar al jefe de los terroristas y cree que Renee puede haberlo reconocido. Conclusión: Renee debe morir. Mientras tanto, el tratado se reaviva cuando la mujer de Hassan, Dalia, toma el puesto de su recién fallecido marido.

Jack apenas tiene tiempo de recuperarse del casquete con Renee cuando un francotirador la abate desde otro edificio. Desesperado, Jack la lleva al hospital, pero es inútil: Renee ha muerto. Un destrozado y furioso Bauer llama a la CTU para pedir que le dejen interrogar de nuevo a Dana Walsh para que suelte todo lo que sepa. Chloe, renombrada directora provisional de la CTU, accede (el amigo Brian Hastings, aunque te acaba cayendo bien, es reemplazado por torpe).

Este segundo interrogatorio de Jack a Dana da escalofríos, porque Jack ni pregunta: le da una buena paliza a la entrañable rubia y ésta, acojonada, se aviene a contarle todo, previo acuerdo de inmunidad firmado por la presidenta.

Por desgracia, ésta afronta sus propios problemas: aunque Dalia Hassan está dispuesta a seguir con el tratado de paz, los rusos se niegan, ya que esto debilitaría su posición en oriente (por eso se cargan a Omar, para mandar el tratado al garete). En este contexto, aparece cierto personajillo al que creíamos muerto: Charles Logan, expresidente de Estados Unidos, malo malísimo de la temporada 5 que fue apuñalado en la temporada 6. El cabronazo sobrevivió a la puñalada trapera y se aviene a convencer a los rusos de que vuelvan al tratado a cambio nada más que de un poco de reconocimiento.

Logan amenaza a los rusos con contar a la presidenta la implicación que han tenido en el asesinato de Omar Hassan y éstos, claro, se cagan y acceden. Por desgracia, llegados a este punto los intereses de Logan y Jack chocan: Jack quiere descubrir a los rusos y Logan todo lo contrario, ya que el tratado se iría a la porra y así se lo comunica a la presidenta.

Llegados a este punto, sorprende que la presidenta acceda a las demandas de Charles Logan. Es curioso como un personaje que no dudó en entregar a su hija a la justicia en la temporada 7 se avenga a encubrir el crimen de los rusos para preservar el tratado. El mayor problema de la presidenta en este punto es alguien que le ha salvado el culo al país demasiadas veces: Jack Bauer. Los dos se reúnen y la presidenta, ante la mirada atónita de Jack, reconoce que va a encubrir a los rusos y que éstos quedarán impunes para que puedan firmar el tratado de paz. Para rematar la faena la presidenta, consciente del peligro que supone Jack, opta por encerrarlos para que no obtenga las pruebas que demostrarían la culpabilidad de los rusos.

Gran cagada por parte de la presidenta porque Jack Bauer se convierte en una bestia vengativa que no tarda en fugarse y lanzarse prácticamente solo contra la ciudad entera para obtener justica (o más bien, venganza).Nada ni nadie puede detenerle y sistemáticamente empieza a aniquilar a todos los implicados. Chloe se ve incapaz de detenerlo, pues Jack siempre va dos pasos por delante. Con la ayuda de Cole Ortiz, consigue sacar a Dana Walsh del lugar donde la retienen para obtener las pruebas contra los rusos. Una vez las obtiene, demuestra que es un hombre despiadado y la ejecuta a sangre fría sin piedad.

La cosa solo acaba de empezar pues Jack consigue capturar al hombre que mató a Renee. Asistimos a una de las escenas más duras que he visto en 24, ya que Jack descarga toda su furia en este hombre (que de inocente no tiene un pelo, pero bueno…). Jack recurre a métodos de tortura en los que la obtención de información queda en segundo plano en detrimento de la venganza: tenazas, cortes, alcohol en las heridas e incluso un soplete son muestra de la bestia que se ha despertado en Jack. Para rematar la faena, Jack destripa al agente ruso a lo vivo para obtener la tarjeta sim del móvil del susodicho y que le lleva a un viejo conocido: Charles Logan.

Mientras la presidenta intenta tapar la historia de los rusos como puede (pues Jack envía las pruebas a una periodista), Charles Logan se vanagloria de sus capacidades de manipulación… justo antes de ser secuestrado por un furibundo Jack Bauer. La escena del secuestro es impagable, como un Jack Bauer acorazado de los pies a la cabeza y un Charles Logan más acojonado que nunca. Jack le saca a Logan los nombres de los conspiradores rusos y después se larga (no sin antes estrangular un poquito al afable imbécil de Logan).

Como es de suponer, Jack no pierde el tiempo: va a la ONU y se carga a todos los rusos sin miramientos, dejando al líder de la delegación rusa ensartado en su propio bastón. Su venganza ha sido consumada…o no,porque gracias a un micrófono que le ha puesto a Logan, descubre que el mismísimo presidente ruso es el responsable de todo…incluido el asesinato de Renee.

Jack termina de enloquecer y se dispone a asesinar al mismísimo presidente ruso. Mientras tanto, Chloe, ayudada por Cole y el informático Arlo consigue por fin encontrar a Jack y corre para impedir que cometa una locura. Por su parte, Dalia Hassan descubre la implicación de los rusos y se lo dice a la presidenta Taylor, que intenta razonar con ella para que siga firmando el tratado de paz. Dalia se cabrea cosa mala y la presidenta, que en este punto ya te cae fatal, añade otro clavo a su atúd al amenazar a Dalia con arrasar su país si no firma el tratado.

Asistimos entonces a la firma del tratado en una escena de tremenda hipocresía política: la presidenta Taylor que ha encubierto un asesinato y ha amenazado a una de las partes para que firme, el presidente ruso Yuri Suvarov, que ha orquestado el asesinato de una de las partes y la pobre Dalia Hassan, que va a firmar porque está asustada por el futuro de su país.

Mientras tanto, el bueno de Jack parece que ha entrado en razón gracias a Chloe (aunque en su cabreo también la estrangula sin miramientos, aunque la deja viva, menos mal). Jack tiene las grabaciones que prueban la culpabilidad del gobierno ruso, Charles Logan y la propia presidenta de los Estados Unidos. Por desgracia, para hacer creíble la detención de Jack y revelar las pruebas, Chloe se ve obligada a pegarle un tiro a nuestro amigo Bauer. Como de costumbre, Jack sobrevive al disparo pero queda muy malherido. Para más inri, Chloe no consigue que las pruebas sean expuestas y llegan a manos de la presidenta Taylor.

Cuando todo parece perdido, la presidenta ve un vídeo que Jack ha grabado a su hija para explicarle todo lo que ha hecho y, carcomida por su conciencia es incapaz de seguir adelante en un tratado de paz que está manchado de sangre por todas partes.

Asistimos a los minutos finales de 24 que, como era de esperar, no podía terminar bien. Charles Logan opta, bajo mandato presidencial, por liquidar a Bauer de una vez por todas, aunque al confesar la presidenta sus crímenes opta por pegarse un tiro para asegurar la muerte de Bauer. Por suerte, in extremis, Chloe localiza el lugar donde van a ejecutar a Jack y la propia presidenta, arrepentida del todo, detiene la ejecución. En esta escena final, Jack parece resignado, aunque a pesar de que le han disparado y apuñalado lucha hasta el final con todas sus fuerzas.

La presidenta Taylor se disculpa entre lágrimas con Jack y asegura que va a entregarse. Por desgracia, la matanza que ha ejecutado Jack no va a quedar impune, ni por norteamericanos ni por rusos, de manera que Jack tiene que desaparecer para siempre. Así que una vez más Jack se ve obligado a huir, a quedarse solo, a renunciar a todo a pesar de que le ha salvado el culo a la presidenta, a la CTU y a todo Estados Unidos una vez más. 

CONCLUSIONES

El final de 24 es triste, si, pero no tanto como yo esperaba. Yo hubiese firmado por una muerte heroica de Jack Bauer, pero está claro que demasiada gente habría puesto el grito en el cielo al ver morir a semejante héroe.

Tenía miedo de que esta temporada final tuviera un bajón en la calidad del guión, pero lo cierto es que el día 8 es tan intenso como todos los anteriores. Por suerte o por desgracia, las aventuras de Jack Bauer han llegado a su fin y a título personal se han retirado a tiempo, pues la serie se marcha dejando el pabellón bien alto.

Con actuaciones muy buenas, guiones soberbios, escenas de acción a mansalva y una tensión constante que te mantiene en el borde de la silla, 24 es y será una de mis series favoritas aunque haya terminado. Descansen en paz Jack Bauer y todo el repertorio de personajes que le han acompañado durante estos 8 intensísimos días. Echaré de menos ese reloj digital que desgranaba las horas poco a poco y que tan característica ha hecho a la serie. Esta entrada, plagada de spoilers, lo siento, es mi homenaje personal al final de las aventuras del personaje interpretado por Kiefer Sutherland. Gracias por todos los buenos y tensos momentos que me ha hecho pasar. Un saludo.