Retroanálisis: Golden Sun: La edad perdida

Es curioso comprobar que, entre las numerosas entradas de los blogs de gamefilia, es bastante habitual ver cada uno o dos meses un análisis de Golden Sun. Esto da una idea del nivel de popularidad de este juegazo deGame Boy Advance. Méritos le sobran, desde luego, pero es curioso comprobar que apenas hay entradas que hablen de la segunda entrega. Aunque pensaba hacer dos entradas, una de la primera entrega y otra de la segunda, ya he leído análisis muy buenos del Golden Sun original muy difíciles de superar, de manera que esta entrada se centrará en la secuela de Golden Sun: La edad perdida, aunque hablaré de la primera entrega a ratos, ya que para explicar la historia es imprescindible conocer la del original. Adentrémonos en la conclusión de las aventuras de un grupo de adeptos dispuestos a darlo todo para salvar su mundo.

El primer Golden Sun formaba parte de la primera hornada de juegos de Game Boy Advance y sorprendió a propios y extraños con un nivel de calidad inesperado. Camelot hizo muy bien su trabajo y nos regaló una aventura que, sin introducir nada nuevo en el terreno de los RPG, se hizo un hueco en el corazón de muchos jugones. Las razones son diversas:unos gráficos espectaculares para la época, un sistema de juego que combinaba combates y exploración de una manera excelente, sistema de batallas simple pero efectivo y una historia que, pese a contar con topicazos y personajes bastante planos, enganchaba y hacía las delicias de los seguidores del género. Quizá llegados a este punto, convenga hacer un breve resumen de la historia de Golden Sun. Intentaré ser breveporque lo que nos interesa es la segunda entrega.

Golden Sun empezaba una noche de tormenta en la aldea de Tale. Los habitantes del lugar son adeptos, personas que disponen de un poder llamado Psinergía que les permite, por ejemplo, mover objetos sin tocarlos. La historia arranca con el protagonista, Hans, adepto de tierra, saliendo de su casa impulsado por su madre, ya que una descomunal roca está cayendo desde el monte Aleph y los aldeanos, pese asus poderes psinérgicos, apenas pueden detenerla. Hans huye en dirección a la plaza del pueblo y en su camino se reúne con Garet, adepto de fuego y ambos siguen huyendo. Por desgracia, la roca termina por caer y en su camino arrastra al padre de Hans y a los padres y al hermano de Nadia, amiga y vecina de los protagonistas. Cuando Hans va a buscar ayuda se topa con Saturos y Menardi, individuos sospechosos que apalean a Hans y Garet sin miramientos, tras lo cual huyen.

Tres años después, Hans y Garet han mejorado sus poderes psinérgicos y reciben lecciones del erudito Kraden junto a Nadia. Como parte de su aprendizaje, Kraden les lleva al templo que hay en el monte Aleph donde,tras resolver unos acertijos, obtienen las cuatro estrellas elementaleslas cuales tienen el poder de romper el sello de la alquimia que hay enel mundo de Weyard. La alquimia fue sellada en el pasado ya que los seres humanos, en su ambición, estuvieron a punto de destruir el mundo con ella. Para liberar el sello de la alquimia, los cuatro faros elementales que están repartidos por todo el mundo de Weyard deben ser encendidos con las estrellas elementales.

Por desgracia, Saturos y Menardi reaparecen y les roban las estrellas a Hans y Garet, con ayuda de Felix, el hermano de Nadia al que creían muerto y Álex, adepto de agua que es su cómplice. De paso, secuestran a Kraden y Nadia y el robo de las estrellas desencadena una erupción. Hansy Garet escapan de la erupción por los pelos ayudados por el Sabio, unapiedra parlante con un ojo que tiene grandes poderes. El Sabio es el guardián de las estrellas elementales y les encomienda a Hans y Garet que recuperen las estrellas y eviten que los faros sean encendidos.La aventura está servida.

En su viaje, Hans y Garet conocen a Iván, adepto de viento que se une a su grupo. Posteriormente llegan al faro de Mercurio donde conocen a Mia,adepta de agua que también se une a ellos para impedir que el faro sea encendido. Por desgracia,a pesar de luchar y derrotar a Saturos, el grupo no consigue evitar que enciendan el faro y Saturos, con la colaboración del renegado Álex,escapa. El juego continúa con la persecución hasta el faro de Venus, donde Hans y compañía luchan contra Saturos y Menardi pero, a pesar de derrotarlos y esta vez acabar con ellos, el faro de Venus también es encendido. La aventura está en su punto álgido cuando Hans y sus compañeros parten en un barco para continuar su viaje. Y en este punto terminaba Golden Sun, dejándote con cara de tonto y con ganas de sabercomo acababa la historia.

Golden Sun: La edad perdida se hizo desear pero por fin llegó al mercadoy cerró todos los interrogantes de la primera entrega. La secuela mantiene muchas de las características del original, como el motor gráfico o el sistema de batalla, pero introduce nuevas psinergías, nuevos Djinns, nuevos personajes y un largo etcétera que detallaré más adelante.

A nivel gráfico La edad perdida cumple con solvencia. El apartado gráfico es muy bueno, a pesar de reutilizar el de la primera entrega, aunque este ya era excelente de por sí. Distinguimos tres aspectos muy diferenciados: por una parte, los pueblos, aldeas, ciudades y mazmorras,lugares amplios, llenos de detalles y personajes y animales paseando por ahí que dotan al juego de dinamismo. Los entornos son una gozada para la vista y da gusto pasear por los lugares de La edad perdida. En segundo lugar tenemos el mapa general, a través del cual nos desplazaremos. Aquí la cosa flojea un poco, pues el entorno, aunque grande, está muy pixelado y puede hacer un poco de daño a la vista. Además apreciaremos una gran desproporción entre el tamaño del escenarioy nuestro personaje, pero dado que estamos ante una portátil, es disculpable. En tercer lugar tenemos las escenas de batalla, con personajes grandes y detallados (aunque algo pixelados), enemigos bien recreados y soberbios efectos en forma de explosiones, chispas, rayos y demás que son una pasada para lo que Game Boy Advance podía ofrecer. Ambos juegos comparte motor gráfico pero el resultado es, en ambos casos, de lo mejor que podía dar de sí GBA.

A nivel sonoro la cosa se mantiene al mismo nivel que el gráfico, con melodías perfectas que te sorprenderás tarareando y de gran calidad a pesar de venir de una Game Boy. Hay temas memorables, como el que suena cuando recorremos el mapa del mundo, el de las batallas o el de algunas ciudades puntuales, pero el nivel general es soberbio. Repiten algunas melodías de Golden Sun (como el eterno tema del desierto), pero se agradece la cantidad de nuevas partituras. Los efectos de sonido van a la zaga, con chasquidos y efectos para las batallas y balbuceos para lasescenas de diálogo, que dan el tipo pero no sorprenden.

El sistema de control es sencillo pero efectivo: andar, examinar, correry poco más en los mapas y pueblos. En las escenas de batalla, contamos con los comandos típicos: atacar, psinergía (magia), objeto, defender y huir. Más clásico y fácil de utilizar imposible. Las psinergías pueden emplearse fuera de la batalla y son imprescindibles para superar los puzzles del juego. Al plantel de psinergías de la primera entregar (mover, revelar, elevar, congelar, etc) se añaden una buen puñado que nos dan nuevas habilidades: atar cuerdas, secar agua, meternos bajo tierra, hacer estallar cosas… La lista de nuevas habilidades es bastante larga y tendremos que estrujarnos los sesos para superar las mazmorras.

Golden Sun: La edad perdida es un juego mucho más largo, difícil y exigente que el original. Las mazmorras son más complicadas, las nuevas psinergías dan mucho juego, el mapeado es muchísimo más grande (tendremos incluso la posibilidad de recorrer el mudno a pie o en barco), los enemigos son más fuertes… La edad perdida es el típico caso de secuela que consigue ser supeior en muchos aspectos al original.

Entre el plantel de novedades nos reencontramos con los Djinn, pequeños bichejos que cuentan con el poder de los cuatro elementos: tierra (Venus), fuego (Marte), agua (Mercurio) y viento (Jupiter). Como en Golden Sun, los Djinn potencian las habilidades de los personajes, des dan nuevos poderes y les permiten realizar espectaculares invocaciones en los combates. Como es de suponer, hay nuevas invocaciones, aunque esta vez tendremos que encontrarlas, ya que estarán dispersas en forma de pequeñas tablas, algunas a la vista pero la mayoría muy escondidas. Las nuevas invoaciones requerirán asignar nuevos distintos tipos de Djinn, lo que nos obligará a buscar a estos bichejos si queremos disfrutar de sus ventajas.

También repite el sistema de clases, ya que según el tipo de Djinn que asignemos a un personaje tendrá una clase u otra, con sus psinergía y habilidades diferentes. La lógica nos puede decir que lo normal es asignar los Djinn de tierra al adepto de tierra, pero si empezamos a hacer combinaciones de Djinn otorgaremos nuevas habilidades al personaje en cuestión. Las posibilidades, si bien no son ilimitadas, si son muy variadas y podemos pasarnos un buen rato haciendoexperimentos.

Pasemos ahora con la historia. Golden Sun terminaba cuando más interesante estaba la cosa, de manera que su secuela prometía seguir conlas aventuras de Hans y compañía. Nada más lejos de la realidad, pues al empezar el juego seremos conscientes de que manejamos a otro plantel de personajes, que si bien aparecían en la primera entrega, estaban en el otro bando. De esta manera, el cuarterto protagonista está formado por Félix, adepto de tierra y hermano de Nadia, la propia Nadia, adepta de fuego, Sole, adepta de viento secuestrada por Saturos y Menardi en los últimos compases de Golden Sun y Piers, adepto de agua al que conoceremos en el primer tercio de partida. En el grupo también contamoscon Kraden, el erudito que inició todo el berenjenal, pero como el viejo no es controlable y solo se dedica a hablar, tampoco molesta demasiado. Como antagonistas están Agatio y Karst, ésta última hermana de la fallecida Menardi. A pesar de que Félix y compañía tienen el mismoobjetivo que Karst y Agatio, éstos no confían mucho en nuestro protagonistas y se producirán conflictos. Para rematar el asunto de vez en cuando nos toparemos con Álex, cuyos objetivos no están del todo claros.

A pesar de que conforme vaya avanzando la aventura conoceremos a un buenplantel de personajes, de Hans y compañía, los hérores del Golden Sun original, no sabremos nada hasta que esté bien avanzado el juego. El momento del reencuentro es épico, pues por fin se resuelven muchas dudas, como el afán de Félix por encender los faros. Además, Hans y compañía se unirán a nuestro equipo y, si habéis jugado al Golden Sun original, podréis importar nu nivel, objetos, Djinn y habilidades mercedal cable link o a un larguísimo password.

Uno de los peros que sele puede poner a este juego son los diálogos, casi siempre interesantes, pero muy largos e insufribles en ocasiones. Y, desde luego, para disfrutar al 100% de La edad perdida es casi imprescindible haber jugado al Golden Sun original. 

CONCLUSIONES

GoldenSun: La edad perdida es un juegazo que termina de manera sobresaliente la historia que se empezó a contar en el Golden Sun original. Es un juego mucho más grande, largo y ambicioso que su precuela, pero carece del factor novedad del que dispuso Golden Sun. De todas maneras es un videojuego soberbio que ha envejecido muy bien y al que da gusto volver ajugar. A pesar de ser una segunda parte, lo cierto es que La edad perdida es más una conclusión del original y no es descabellado considerar a los dos juegos como uno sólo partido en dos. Esta segunda parte, ya está dicho, es más larga y difícil, pero conserva el espíritu de la primera.

Con el E3 ahí mismo solo me queda esperar que haganalgún anuncio de Golden Sun 3, del que se habló un poco el año pasado ydesde entonces nada. Faltará ver si saldrá en DS o acabará en el catálogo de la futura 3DS. El tiempo lo dirá. De momento, siempre podremos recordar y disfrutar las dos soberbias entregas de Golden Sun en Game Boy Advance.