Un dia de mierda, Solid Caim estuvo en apuros, anecdota personal leanla, identifiquense con ella y cuenten

Saludos GEARS, tenia una entrada preparada totalmente diferente a la que en estos momentos redacto pero que por situaciones de la vida que uno no puede controlar, las cosas cambian, asi que he decidido contar mi anecdota.

Yo soy un hombre serio, muy estricto con la limpieza y el aseo, en cuanto a asuntos del aseo personal y principalmente a Hacer del cuerpo (Sinonimos: Cagar, Poposear, Del 2, Tirar piedras, Sentado en el trono, etc)

Intento en toda medida realizar esta accion solamente en mi hogar pero hoy comprobe una verdad cientifica que se aplica en estos casos,"cuando la mierda viene para afuera, no hay que la detenga".

Pues si señores, hoy fue uno de esos dias en que la necesidad corporal pudo mas que la reserva personal, me encontraba en mi lugar de trabajo (un edificio gubernamental) conversando con una compañera sobre topicos legales, cuando senti que mis intestinos y estomago se comunicaban entre si informando sobre una evacuacion de caracter urgente.

Desde la hora del almuerzo supe que mi digestion andaba algo indispuesta pero pense "cuando llegue a casa, me echo tremenda cagada", pues que equivocado estaba.

Hubo un tiron dentro de mis tripas qe mi hizo saber que sino encontraba un baño pronto, me iba a cagar en mis pantalones y no de miedo precisamente. Como pude tome fuerzas para levantarme de mi silla a pesar de los calambres y el sudor frio, asi, apretando nalgas baje a paso apresurado los 3 pisos que hay desde la oficina hasta los baños, al llegar lo primero que hice a lo James Bond fue revisar el perimetro, observar si los baños estaban limpios y que no hubiera moros en la costa. (pregunto: de donde coños salio la palabra moros?, que es un moro en si? buen tema para una proxima entrega.

Luego del All Clear en mi cabeza, disimuladamente cerre la puerta y puse seguro con tal de que ningun compañero me fuera a agarrar con los pantalones abajos literalmente, me sente en el inodoro y se desato la tormenta que llevaba en mis entrañas, puedo decir que experimente la gloria en ese momento, pero solo era el preludio del infierno que se me venia.

– Como costumbre particular, tengo la mana de quitarme los pantalones al momento de hacer del 2-

Cuando ya estaba terminando, senti que alguien intentaba abrir la puerta que yo habia cerrado, el temor de ser burlado publicamente se apodero de mi,  el usuario indignado de encontrar los baños cerrados hizo esfuerzos suficientes para conseguir su objetivo, de un golpe violo la seguridad del recinto que me habia acompañado hasta el momento, una vez dentro el intruso, contuve mi respiracion e inmovilice mi cuerpo tratando de pasar completamente despercibido pero claro, el olor de la cagada que me habia echado era capaz de tumbar cualquier camuflaje.

Una vez satisfecha su necesidad abandono el baño dejando las puertas abiertas de par en par.

Ya era el momento de la retirada pense, cuando me dispongo a tomar el rollo de papel higienico, en un movimiento impropio lo golpee con mi codo (ya que el espacio diseñado para estos lugares parece estar inspirado en Hobitts) y que se cae el rollo en el inodoro quedando este completamente inutilizado.

Un corrientazo recorrio cada una de las vertebras de mi columna mientras un grito de ira contenido en mi boca hacia que mi cara pareciese un pez globo.

Coooooñññññññññññññoooooooooooo, Verrrrrrrgaaaaaaaaaaa y ahora que hago?, era el grito dentro de mi, calmate decia mi vocecita interna (aquella que todos tenemos y que despues de tantos videojuegos tomo el tono de voz de Solid Snake), hay que conseguir papel y salir de esta, retire mi boxer y quede solamente con mi camisa de botones azul cuadrados y de fina tela, pense sobre el dia que la compre, pero me dije concentrate, coño, no es el momento de pensar pendejadas.

La operacion Papel Higienico habia iniciado. Despues de tanto jugar Splinter Cell, algo tenia que haber aprendido de Sam Fisher, con mucho sigilo abri la puerta y asome uno de mis ojos, todo parecia despejado, tome una bocanada de aire, eso si, con mi camisa en la boca porque esa mierda estaba hedionda y sali.

Los pocos centimetros que separaban una puerta de otra en esos momentos parecian metros, una sola persona que me viera y la burla iba a ser de por vida, abri la primera puerta con la esperanza de ver a mi rollo salvador, pero en ese momento otro corrientazo recorrio mi columna, coooooññññññññoooooooooo, no habia ppppaaaaaappppppeeellllllll, alze mi mirada al techo y le prometi a Dios que si habia papel en el siguiente cubiculo, seria un mejor samaritano, prometi no patear a mas perros y que no me masturbaria mas (claro en esa promesa tenia los dedos cruzados), al abrir la puerta, un rayo de luz brillo sacandome de mis pensamientos mas oscuros.

Habia conseguido la mitad de mi objetivo, tenia que tomar el papel, limpiar mi trasero y salir cagando leches de ahi, cuando me dispuse a regresar a mi cubiculo observe como una sombra se dirigia hacia mi posicion, cual gacela en peligro introduje mi cuerpo al estrecho cubiculo y cerre la puerta tras mi esperando que el nuevo intruso no descubriese mi presencia pero algo estaba por salir mal.

Mi pantalon colgaba de la puerta del primer cubiculo donde se dirigia este nuevo usuario, quien extrañado de tal situacion lanzo una pregunta al aire, hay alguien aqui?, mi pulso se acelero y mi cerebro decia quedate callado, la pregunta volvia ser formulada, hay alguien aqui?, no conteste, vi que mi interlocutor se dirijia a donde estaban mis pertenencias ante lo cual no pude seguir camuflado, alze mi voz y le dije: compañero eso es mio, el hombre salto de la sorpresa al encontrar al dueño de esas cosas a 2 cubiculos de distancia, creo que tal impresion hizo que olvidara la necesidad de su cuerpo y salio disparado por la puerta.

Una vez mas, el sigilo fue mi aliado, me diriji a paso ligero a mi lugar inicial completando asi mi objetivo, ya limpio (finalmente) me coloque mis pantalones, me diriji al lavabo, lave mis manos con mucho jabon y espere, que esperastes Solid? pensaras, a un nuevo invasor, eso espere, al verlo entrar al cubiculo, sali y le eche seguro a la puerta, camine unos cuantos pasos y me quede debajo de una sombra esperando, no habian pasado 5 minutos cuando el invasor a quien me habia tocado responderle regreso con 3 compañeros mas, intentaron abrir la puerta del baño pero no pudieron, me imagine la impresion de quien estaba en el baño en esos momentos.

Al salir, una serie de carcajadas acompañaron el momento mientras apodos tales como "el cagon, el pajero, etc" resonaban por el aire, el amigo no sabia que pasaba pero todas las pruebas lo apuntaban como quien habia estado en el baño hacia muchisimo rato.

Tome una bocanada de aire, sintiendo que pese a mi suerte un poco torcida habia salido bien librado de aquella odisea a la que me habia enfrentado y me quedo esta leccion:

 

"Nunca cagues en baños publicos"

 

Espero les haya parecido graciosa esta anecdota y se apunten a contar algunas de ustedes donde el bochorno paso a su lado pero por suerte no los toco.

Semper Fi

SC