SILENT HILL ORIGINS

Las pesadillas siempre tienen un principio y un lugar…Welcome to Silent Hill.

Image Hosted by ImageShack.us

Konami nos trajo esta aterradora entrega para la PSP en el 2007 y la verdad es que poco o nada tiene que envidiar a sus anteriores entregas que salieron en su hermana mayor la PS2. En esta ocasión se vuelve a los orígenes de la saga, visitando por primera vez ese extraño pueblo alejado de la mano de Dios llamado Silent Hill. Tengo que nombrar a la desarrolladora del juego, que en este caso es Climax Studios, verdaderos genios que han demostrado que con esfuerzo y ganas de hacer las cosas bien se pueden hacer grandes joyas para cualquier plataforma, y ellos lo han logrado con creces. Bueno, dejémonos de charlas y entremos en Silent Hill, seguidme y nos os separéis, en este pueblo es muy fácil perderse…

 

La historia nos sitúa en el pellejo de un curtido camionero llamado Travis Grady, el cual se topa con una extraña niña mientras circulaba por las inmediaciones de Silent Hill. La niña desaparece, Travis detiene su camión y recorre a pie la carretera principal que conduce a Silent Hill para ver si logra dar con ella y asegurarse de que se encuentra bien. Sigue caminando entre la niebla hasta que llega a la entrada del pueblo con un enorme cartel que le da la bienvenida, pero de pronto se percata de que una casa está siéndo engullida por el fuego. Entra rápidamente para comprobar si hay alguien dentro y encuentra a la niña tumbada en el suelo, con graves quemaduras que han dejado su cuerpo irreconocible, a su alrededor extraños grabados rojos brillan de una forma fantasmal. Travis corre con la niña entre sus brazos mientras la casa comienza a desmoronarse. Logra llegar hasta la puerta principal, pero al llegar al exterior de la casa deja a la niña en el suelo y comienza a sentir un agudo dolor de cabeza, oye sirenas, muchas sirenas pero no ve ningún coche de policía ni de bomberos por los alrededores. El dolor de cabeza aumenta segundo a segundo hasta que cae desplomado al suelo. Luego sólo ve niebla, una niebla blanquecina que lo envuelve todo, se encuentra tumbado en un banco en una de las calles que forman el corazón de Silent Hill. Pronto descubrirá que buscar a esa misteriosa niña sólo le traerá problemas ya que los habitantes de Silent Hill no son nada hospitalarios…

 

Gráficamente el juego es un claro ejemplo de como exprimir con ganas la capacidad gráfica que la PSP puede dar, algo que todavía no se ha conseguido al 100% pero que se sigue intentando con tesón. El tamaño del mapeado es envidiable, los escenarios desapacibles e invadidos por la soledad están magníficamente recreados, los efectos lumínicos y de sombras son simplemente sorprendentes y se producen a tiempo real, el diseño de los horrores que pululan por Silent Hill son muy originales, los personajes principales tienen muy buenos modelos, vamos que cumple sobradamente en este aspecto sin lugar a dudas.

 

Bueno bueno bueno, llegamos al tema de sonido, ya os lo imagináis ¿no? pues si amigos/as otro trabajo excelente de mano de Climax Studios y el genio Akira Yamaoka. Sonidos de gritos que nos pondrán la carne de gallina, pasos que muchas veces no sabremos de donde proceden, golpes con armas cuerpo a cuerpo y pistolas recreadas lo más fielmente posible, ese sonido desesperante que nos indica cuando hay monstruos cerca de nosotros, etc. Un hurra por Climax Studios. Ahora le toca al señor Yamaoka, un músico con talento y creatividad para dar y regalar. Esos temas tan desapacibles pero a la vez tan relajantes, que nos situarán en el juego rápidamente (como el sobervio tema de Alessa Theme que nos acompañará nada más bajarnos del camión para buscar a la niña) sólo se puede volver a aplaudir el trabajo realizado por Yamaoka con su inconfundible estilo influenciado por la música industrial (término utilizado para definir diferentes estilos de la música electrónica y experimental).

 

En cuanto a jugabilidad no nos vamos a encontrar nada nuevo que no hallamos visto en los anteriores Silent Hill. Una cámara y un sistema de control bastante peculiares que desesperarán a muchos y otros no. La cámara jugará a veces en contra nuestra ya que suele ser bastante imprecisa y nos dejará vendidos en más de una ocasión ante los ataques de los monstruos. Pero vamos, nada que pueda asustar a cualquier jugón curtido en esta saga. Volverán esos extraños puzzles sin sentido aparente en su mayoría pero que nos hará pensar (por poco que sea ya que no son nada complejos) e investigar por todos sitios.

Ahora llegamos al punto débil de este juego…su durabilidad. Ésta rondará las escasas cinco o seis horas de juego, siete como mucho. Hay varios finales como en todo Silent Hill pero que no se alarme nadie por la duración, es corto pero no hay lugar para el aburrimiento, es muy intenso y nos dejará más que satisfechos, de eso que no le quepa duda a nadie, es un juego magnífico que no debería faltar a nadie que posea esta consola. También tengo que recordar que se encuentra disponible para la PS2, pero la voy a obviar en favor de la PSP ya que en esta consola cumple su cometido a la perfección, mostrándose bastante deficiente en su versión para la PS2.

 

Bueno, me despido y a todo el que no tenga este juego teniéndo la PSP sólo decirle que se está perdiéndo una experiencia única, como pocas veces se ha visto en un juego creado para ella. Además se puede conseguir a un precio bastante asequible para la época de crisis en la que nos encontramos…xD

 

Me despido y os dejo con el tema principal de la BSO del Silent Hill Origins ¡espero que os guste!