[MEMORIAS DEL PASADO] SAGA STREETS OF RAGE

La justicia ha llegado a la ciudad…es hora de limpiar las calles.

sor
Hoy tengo el honor de hablaros de una saga mítica que ha calado hondo en el corazón de muchos gamers, si amigos, no es otra que Streets of Rage, más conocida en Japón como Bare Knuckle. Este sencillo Beat´m Up nos trasladará a escenarios plagados de maleantes a los que deberemos dar estopa de la buena para así conseguir pasar de fase, nada complejo ¿verdad? pero ahí reside el poder de esta saga, ofrece una jugabilidad para todo el público y os aseguro que conquistará a todo aquel que la juegue ya que la palabra viciante describe perfectamente a este juego. Bueno, después de esta breve introducción os invito a recorrer estas calles, pero eso si, no será un paseo.
sor1
La historia nos situará en una ciudad por la que campan a sus anchas matones de poca monta (con aspecto de punkys en su mayoría) que siembran el terror por donde pasan. Todo esto es por culpa de un mafioso llamado Mr. X (el gran némesis de este juego) que lidera el crimen organizado. La ciudad está en plena decadencia y nadie se atreve a hacerle frente a Mr. X y sus secuaces hasta que entran en acción tres jóvenes y valientes policías Axel, Adam y Blaze que tratarán de pasarle los pies a ese terrible villano.
Estamos hablando de la primera entrega y como es lógico presenta los gráficos más flojos de la saga, aunque presentan un nivel de detalle tanto en el modelado de los personajes como en los escenarios envidiable para muchos juegos de su época. Luces multicolores, efectos de brillo en los cristales y otros objetos con un nivel admirable, sombras…vamos una maravilla.
sor2
Esta segunda entrega narra el retorno del malo maloso Mr. X para poder volver a apoderarse de la ciudad y volver a sumirla en el caos y la anarquía por segunda vez. Pero nuestros protagonistas están preparados, Axel, Blaze y dos nuevas incorporaciones Skate el hermano menor de Adam que es secuestrado por Mr. X y Blaze un fornido luchador de wrestling nos ayudarán a impedir que Mr. X se haga de nuevo con el control de la ciudad.
Gráficamente el juego ha sufrido un importante lavado de cara que se nota nada más empezar a jugar. El modelado de los personajes es muy superior al de la primera entrega, se pueden distinguir con claridad la definición de los músculos, la ropa, la cara (que ya no es un simple amasijo de pixels) etc. Los escenarios tienen una calidad que quita el hipo, llenos de sombras con un nivel muy notable, efectos lumínicos mejores que los de la primera parte (que ya de por si eran muy muy buenos) y son hasta el doble de grandes que los de SoR 1. Es por todo esto el título de la saga con más reconocimiento por la crítica especializada.
sor3
Tras frustar los planes de Mr. X y creer que habíamos acabado con él de una vez por todas nos enteramos gracias a un excéntrico personaje llamado Dr. Zan de que una bomba nuclear ha sido puesta en la ciudad por el malvado Mr. X para borrarla del mapa. Volveremos a encontrarnos otra vez con Mr. X, pero esta vez lo encontraremos muy cambiado…Axel, Blaze, Skate que tras lograr rescatar a su hermano Adam vuelve a la carga y el misterioso Dr. Zan tendrán que hacer frente a Mr. X que no dudará en llevarse todo por delante para cumplir sus malignos planes.
El juego logra exprimir a la perfección las capacidades de la consola de 16-bits de Sega, gráficamente es el mejor de la saga aunque no suponga un gran salto gráfico como lo fue del SoR 1 al SoR 2. El modelado de los personajes es superior a lo visto anteriormente, los ragos faciales se podrán apreciar a simple vista, el sombreado del personaje está muy bien, en la ropa se podrán ver partes más claras y oscuras con sombras, etc. El tamaño de los escenarios es incluso mayor que los de la segunda entrega y tendrán un nivel sorprendentemente bueno superiores a cualquier escenario de las anteriores entregas.
Comparación de la mejora gráfica de la saga Streets of Rage.
1
Streets of Rage
2
Streets of Rage 2
3
Streets of Rage 3
Los 3 puntos fuertes que han hecho a esta saga lo que es.
1º – Su jugabilidad, que si bien no era nada revolucionaria recogía lo mejor de los juegos de peleas y lo convertía en una serie de fases en las que tenías que sobrevivir a oleadas de bandas callejeras que te hacían la vida imposible en más de una ocasión para llegar al ansiado final y poder verte cara a cara con el jefe final del juego Mr. X. Una jugabilidad simple pero efectiva.
2º – Su capacidad para enganchar a cualquier persona, da igual que tengamos 20 años como 30 y tantos, consigue tenerte pegado a la pantalla hasta que te pases el juego de cabo a rabo y aún más. Muchos juegos que tienen una muy buena jugabilidad no van de la mano con la capacidad de mantenerte viciado horas y horas y esta saga lo ha logrado con creces. Que venga alguien y me diga que no es un vicio echar unas partidas con otro amigo repartiendo caña.
3º – Su increíble banda sonora, de lo mejor (por no decir lo mejor) que se ha oído en la época de los 16-bits. Esos pegadizos temas tremendamente influenciados por la música electrónica como el Dance, House o Techno en sus primeras dos entregas y ya entrando en una nueva era de la música electrónica con géneros más estridentes como el Minimal o Hardcore en su última entrega.
Creditos finales.
Bueno, me despido, espero que os gustara este pequeño viaje en el tiempo para rememorar esta gran saga que tantas horas y horas nos dio en el pasado, tanta horas y horas nos da en el presente y os aseguro que más horas y horas nos dará en el futuro, porque juegos como estos no merecen ser desterrados en el baúl de los recuerdos.